2017. AÑO EMILIO HERRERA






ACTOS





THOMAS GLICK, EMILIO ATIENZA Y EL PRESIDENTE DE PORTUGAL, DR. MARIO SOAREZ, DURANTE LOS ACTOS DE HOMENAJE EN LOS QUE SE PROCLAMÓ A HERRERA HIJO PREDILECTO DE GRANADA, HONOR QUE COMPARTE CON AYALA Y F. GARCÍA LORCA.
En 1993, los restos de Herrera fueron repatriados desde Ginebra a Granada con máximos honores y el reconocimiento de sus conciudadanos.

Artículos

El Juramento, artículo de Rafael Argullol, publicado en El País el 4 de mayo de 2013. Aproximación entrañable a los aspectos éticos de su personalidad, que son de los más atractivos.
 
 
 

Entrevista en el diario El Mundo, 24-7-2011, sobre la figura histórica de Emilio Herrera.

 

 

PERFIL BIOGRÁFICO DE EMILIO HERRERA


EMILIO HERRERA LINARES

(Granada, 1879-Ginebra, 1967) 

Emilio Herrera Linares nació en Granada el 13 de febrero de 1879, del matrimonio entre Rita Linares Salanava y Emilio Herrera Ojeda. de ella heredó su facilidad para el dibujo, su sensibilidad e imaginación; de él su interés por la Ciencia.
Sus primeros años fueron tiempos difíciles en la historia de Granada sacudida por tres tragedias consecutivas: el terremoto del 25 de diciembre de 1884, una epidemia de cólera y las inundaciones ocasionadas por el río Darro a su paso por la ciudad, en 1885. Sus estudios en el Instituto de Granada pusieron de manifiesto su aptitud para las ciencias y después de una frustrada experiencia en la Universidad ingresó en la Academia de Ingenieros Militares de Guadalajara de la que saldría con el título de Ingeniero militar y el grado de primer teniente en 1900. En estos años de formación inició su vinculación a la ciencia aeronáutica que le ocupó toda su vida y en la que llegó a ser un profundo y riguroso especialista.

Emilio Herrera perteneció a la generación de 1914, integrada por científicos e intelectuales que alcanzaron su plenitud en los años de la II República, entre los intelectuales debemos mencionar a Manuel Azaña, Ortega, Marañón, Salvador de Madariaga, Américo Castro y entre los científicos a Enrique Moles, Blas Cabrera, Miguel Catalán, Arturo Duperie Vallesa, Esteban Terradas, Lorente de No y Enrique de Rafael. Todos ellos europeizados y europeizantes. La ciencia española, imbuida del regeneracionismo del 98 identificó modernización con europeización y ambas con la necesaria incorporación de los avances industriales y tecnológicos como requisito imprescindible para el progreso social y económico. En este contexto es fácilmente entendible que los tecnólogos españoles más avanzados de la época, Leonardo Torres Quevedo y Emilio Herrera llegaran a la aeronáutica porque ésta era una ciencia plena de modernidad con inmensas posibilidades de progreso para España.

Emilio Herrera, asiduo colaborador de prestigiosas revistas científicas nacionales e internacionales, llegó a reunir una amplia relación de títulos científicos y técnicos: Ingeniero militar (1900); piloto de aeróstato (1905); piloto de dirigible y avión en la primera promoción de pilotos militares españoles (1911); miembro del Instituto Aerotécnico Argentino (1926);
vicepresidente de la Sociedad Matemática española (1920), cargo desde el que colaboró activamente en la organización de la visita de Einstein a España; diseñador, fundador y director del Laboratorio Aerodinámico de Cuatro Vientos (1920); proyectó la unión aérea mediante dirigibles entre España y América del Sur (1918); promotor del Convenio Iberoamericano de Navegación Aérea (CIANA) de 1926; vocal de la Real Sociedad Geográfica de España (1927); vocal del Consejo Superior Aeronáutico (1927); interventor técnico del Estado en el Consejo de administración de la Compañía Transaérea Colón creada para la realización de su proyecto de unión aérea de España con América del Sur; fundador y director de la Escuela Superior Aerotécnica de España (1928); ingeniero aeronáutico (1931); experto internacional de aviación por la Sociedad de Naciones (1931); representante de la aeronáutica española en la Conferencia de Desarme de la Sociedad de Naciones (1932); Académico de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de España (1932); Director General de los Servicios Técnicos y de Instrucción de la aviación republicana (1936/39); general de ingenieros (1938); ingeniero adjunto a la dirección de L`Office National de Recherches Aéronautiques (ONERA, París, 1946); revisor de documentos atómicos en la UNESCO (1955); fundador y presidente del Ateneo Iberoamericano de París (1957).


Por su prestigio científico y humano fue nombrado ministro de Asuntos Militares de 1951 a 1960, en el gobierno de la República en el exilio que presidió Félix Gordón Ordás; y con posterioridad, fue designado por el presidente de la República, Diego Martínez Barrio, presidente del gobierno en el exilio de 1960 a 1961; y de nuevo ministro sin cartera, de Asuntos Militares, en el gobierno de Claudio Sánchez Albornoz. Puesto en el que se mantendría hasta su fallecimiento.


Entre otras muchas distinciones que le fueron concedidas destacan las siguientes:
Caballero de la Legión de Honor de Francia (Décret 19/VII/1906);

Caballero Gentilhombre de Cámara de S.M. Alfonso XIII (1914);

Comendador de la Orden de Cristo de Portugal (1923);

Comendador de la Orden de Isabel la Católica (1927);

Laureado de la Academia de Ciencias de Francia (1950).

La odisea científica y personal de Emilio Herrera fue símbolo de una época y de una generación.
Su carrera quedó truncada, como la de tantos otros científicos españoles, por la guerra y el impuesto exilio que le siguió. Fue un microcosmos en el cosmos intelectual de aquellos años que alcanzaron su plenitud durante la II República, imbuídos de modernidad ética, científica y política.



 TÍTULOS, DISTINCIONES Y CARGOS MÁS DESTACADOS DE EMILIO HERRERA LINARES.


                                                     TÍTULOS TÉCNICOS.
 
Ingeniero militar (1901).

Piloto de globo (1905).

Observador aeronáutico (1905).

Piloto de dirigible (1911).

Piloto de avión en la 1ª promoción de aviadores militares españoles (1911).

Ingeniero Aeronáutico (1931).

Académico de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de España (1932).

Miembro de la Sociedad española de Física y Química (1932)

General de Ingenieros (1938).


CARGOS MAS IMPORTANTES

Integrante y en algunos momentos comandante de la primera Compañía de Aerostación empleada en la Guerra de Marruecos en 1909.

Comandante de la primera escuadrilla de aviones empleada en la campaña de Marruecos de 1914.

Agregado al English Royal Flyng Corps en el frente del Somme durante la I Guerra Mundial (1917).

Miembro de la Sociedad Matemática española desde 1914 y Vicepresidente de la misma desde 1919.

Fundador y Director del Laboratorio Aerodinámico de Cuatro Vientos (1920).

Miembro del Instituto Aerotécnico Argentino (1926).

Miembro de la Sociedad Geográfica Nacional de España (1922) y Vocal de su Junta Directiva (20 de junio de 1927).

Vocal del Consejo Superior de Aeronáutica de España (1927).

Fundador y Director de la Escuela Aerotécnica de España (1928).

Asume interinamente la Jefatura del Servicio de Aviación (1930).

Miembro de la Comisión Nacional Asesora de la Aeronáutica Argentina (1932).

Nombrado Experto Internacional en Aviación por la Sociedad de Naciones (1931).

Representante de la aeronáutica española en la Sociedad de Naciones (Ginebra-1932).

Director General de los Servicios de Instrucción y Técnicos de Aviación (1937).

Representante español en la Conferencia Iberoamericana de Navegación Aérea (CIANA) de 1926.

Delegado de España en los congresos de la Conferencia Internacional de Navegación Aérea (CINA) de Roma, Bruselas, Varsovia, París y
La Haya.

Ingeniero adjunto a la dirección de Office National d'Etudes et Recherches Aéronautiques (ONERA, 1946).

Revisor de documentos atómicos en la UNESCO (1955).

Fundador y Presidente del Ateneo Iberoamericano de París (1957).
Ministro de Asuntos militares de 1951 a 1960, en el gobierno republicano presidido por Félix Gordón Ordás.

Designado por el Presidente de la República, Diego Martínez Barrio, Presidente del Gobierno de la República en el exilio de 1960 a 1961.

Ministro sin cartera, encargado de asuntos militares en el gobierno de Claudio Sánchez Albornoz. Se mantendría en este puesto hasta su fallecimiento en 1967.


DISTINCIONES HONORÍFICAS


Caballero de la Legión de Honor de Francia (Décret 19-VII-1906).

Caballero Gentilhombre de Cámara de S.M. Alfonso XIII (1914).
Caballero de la Orden de María Cristina (1920).

Comendador de la Orden de Isabel la Católica (1927).

Comendador de la Orden de Cristo de Portugal (1923).

Laureado de la Academia de Ciencias de Francia (1950).



ą
Emilio Atienza,
23 feb. 2017 14:34
Comments