él escribe
 

Donde ya no existe un ciclón

tampoco existe un ojo.

Así pues, las tormentas, las crisis

y los sufrimientos de la vida

son una forma de encontrar el ojo.

Pero cuando todo parece estar

en contra nuestra,

entonces encontramos el ojo.

 

    -Bernadette Roberts-