* "CONTROVERSIA Y PUNTO FINAL" - PASQUÍN de JUAN CARLOS ESTEBAN - Ruindad de un pseudo investigador

 
“Carlos Gardel, controversia y punto final” de Juan Carlos Esteban, Monique Ruffié y Georges Galopa - Ediciones Corregidor 2010

Un pasquín vergonzoso

En esta última desafortunada publicación, absurda y controvertible desde el título, el aspirante a investigador Juan Carlos Esteban parece haber decidido abandonar sus primeros aprontes investigativos, para lanzarse entusiastamente a la chismografía gardeliana, al estilo de Lucho Avilés.

Me pregunto si este señor hace en serio estos “sesudos” y ampulosos análisis o solamente se divierte poniendo a prueba la lucidez mental de sus lectores.

Cabe agregar que NINGUNO DE SUS ABSURDOS  “ESTUDIOS MATEMÁTICOS” CUENTA CON EL AVAL DE ALGÚN PROFESIONAL ACREDITADO, sino que sólo son producto de un distorsionado fanatismo.

Lo más asombroso es que ninguno de los investigadores francesistas serios haya descalificado sus disparates. ¿Lo leerán? Cuesta creerlo.

Más que ocuparse de buscar documentos, hechos, y todo lo que la historia provee a fin de sostener una hipótesis de trabajo, lo que hace es zaherir, lastimar la reputación, el concepto, el honor, el crédito, la dignidad y la fama de quienes investigamos honradamente, provocándonos daños que van mas allá de lo soportable socialmente.

Es lamentable que los investigadores franceses, que han hecho aportes importantes sobre la genealogía de la familia de Berta Gardes, se hayan prestado a compartir en un mismo libro las tergiversadas, injuriosas, manipuladas, difamatorias y falaces expresiones de tan desubicado comentarista.

El Sr. Esteban ha prescindido de ciertos cuidados que son elementales para evitar el desprestigio y la deshonra de terceros.

Dejando de lado la investigación propiamente dicha, se ha extendido en agravios e injurias, especialmente sobre mis trabajos o mi persona, que se suman a otras innumerables notas publicadas con aviesa intención infamante en Internet.

Ante el injusto y permanente hostigamiento cibernético, agregado a la publicación del libelo de reciente aparición de este señor, que insiste en adjudicarme expresiones, identidades y actitudes que me son completamente ajenas, ante la imposibilidad de dedicar mi tiempo a responder a la catarata de ofensas públicas, o desmentir actitudes que me endilga con intención aviesa, me he visto en la necesidad de recurrir a la justicia, iniciándole querella por calumnias e injurias (art. 110 del C.P.).

Menciono a continuación las notas de su autoría que considero opinables, carentes de veracidad, u ofensivas hacia mí u otros investigadores. Es decir, TODAS.

Reproduzco algunos de los comentarios vertidos por el Sr. Esteban, indicando título de la nota a la que pertenecen y número de las páginas que la componen:

Pags. 26, 27…, "Gardel y el ADN"

En el orden local es suficientemente conocida la gestión del Centro de Estudios Gardelianos ante la jueza Schafrick, con resultados negativos.
El CEG y sus miembros, han demostrado, con pruebas documentales, en colaboración con las autoridades francesas, LA CERTEZA MÁS ABSOLUTA DEL ORIGEN FRANCÉS DE CARLOS GARDEL.”

El Sr. Esteban no explica por qué razón, si las autoridades francesas tienen “la certeza más absoluta del origen francés de Carlos Gardel”, no inscribieron su defunción en la partida de nacimiento de Charles Romuald Gardes.

Págs 28, 29…,  "La Política del doble juego"

“La dudosa intención de los Orientales en realizar el examen de ADN de Gardel…”
... “Para desgracia, a las nuevas iniciativas iniciadas a nivel oficioso, por el Dr. Perrota, las han desairado, el sábado 25 del corriente, a través de un nuevo Sitio, sorprendiendo, con un inamistoso y rencoroso editorial tendiente, deliberadamente, a sabotear, ex profeso, cualquier iniciativa positiva.”

¿A qué editorial inamistoso se refiere el Sr. Esteban, a qué Sitio concreto, quién desairó las iniciativas, quién las saboteó? ¿Desde cuándo un supuesto editorial en un supuesto Sitio puede impedir al Dr. Perrota, o al Sr. Esteban, ponerse en contacto con los abogados designados por las autoridades uruguayas para representarlos? Según se ha visto, el Dr. Perrota abandonó el trámite apenas tuvo una respuesta concreta. Y el Sr. Esteban parece haberse decidido a dejar de actuar de tábano del Dr. Perrota, ante el riesgo de que la iniciativa oficiosa prospere…

Además omite explicar, por qué el CEG rechazó la propuesta del Dr. Nelson Sica, Presidente de la Academia del tango de la R.O.U., de hacer una apelación conjunta, por instituciones argentinas y uruguayas, al fallo denegatorio de la Jueza Schafrick.

Págs 30, 31…, "Profesionales, Títulos y Solvencia"
 
“En el PRÓLOGO a un libro cuyo título hago esfuerzos por desentrañar, el escribano Carlos Arezo Posada – ex vicepresidente de la Sociedad de Escribanos del Uruguay, se explaya en un BLOG, que dirige la vocera oficiosa, fundamentando al también escribano Freddy González Araujo.
En primer lugar se puede apreciar que dicha persona no se molestó en Consultar la Ley …”

En primer lugar, se puede apreciar que el Sr. Esteban es muy poco preciso en sus informaciones. El Dr. Carlos Arezo , Presidente de la Fundación Carlos Gardel, no es escribano sino abogado.
Fue 10 años edil en Tacuarembó, en dos períodos Presidente de la Junta. Y en 2000 de la Mesa Permanente del Congreso Nacional de Ediles. – Es el actual Director General de Cultura, Turismo, Deporte y Juventud de su Departamento, Radioemisor desde 1987, titular de las Radios: AM “Tacuarembó” e “Ibirapitá”. Y de FM “Armonía”.
Directivo de la Asociación de Radios del Interior, de la que fue Presidente dos años.-
Periodista radial y televisivo.- Proyectos suyos dieron lugar a la creación de la “Fiesta de la Patria Gaucha”, y la “Semana Gardeliana”.-Desde 1996 tiene en su estudio un interesantísimo “Museo de la Ciudad y el Campo”, denominado “Memoria del pago”.
Ha escrito para muchos medios. Y en el año 2008, Editorial “De la Plaza”, editó su libro titulado “De Sepé a Gardel” de 350 páginas, con historias vivas de Tacuarembó.
Agreguemos que es un experto en documentación uruguaya.
 
 

Quien sí es escribano y fue vicepresidente de la Sociedad de Escribanos del Uruguay, es el señor Freddy González Araujo.

En segundo lugar, cabe preguntarse si el Sr. Esteban tendrá la misma solvencia para opinar sobre la documentación uruguaya de Carlos Gardel, que la demostrada para definir la personalidad del Dr. Arezo.

La profesionalidad, los títulos y la solvencia, en su caso, brillan por su ausencia.

Págs. 32, 33, 34…, “La Franqueza que Faltaba”

Es reconfortante que al menos el Profesor Agapo Luis Palomeque, sea merecedor de elogios por parte del Sr. Esteban, por
“su esfuerzo, durante años, para procurar que las autoridades del vecino país concretaran la iniciativa, ante el Gobierno Argentino, de realizar el estudio del ADN, sobre los restos de Carlos Gardel”.

Lástima que no sea merecedor también, por parte del CEG, institución a la que el Sr. Esteban pertenece, de apoyo para la realización de una apelación conjunta, entre argentinos y uruguayos, al fallo denegatorio de la jueza Schafrick sobre el estudio de ADN.

“Por parte del Centro de Estudios Gardelianos consideramos agotado y llegado a su “Punto Final”, cualquier debate, que pretenda reinstalar una polémica que ha llegado a su término.”

 

¿En qué mundo viven?

Págs. 35, 36, 37, 38…, “Escudarse detrás de su profesión”

En la página Gardel Web, el Sr. Esteban publica esta misma nota, a la que agrega una pequeña introducción antes de analizar el libro del Escribano Freddy González Araujo, que fue suprimida en el deplorable libelo:

“Dice un proverbio muy conocido que, lo que "Natura no da, Salamanca no Presta". También un filósofo popular -E.S.Discépolo- proclama que "la moral la dan por moneditas"...
Ya sospechaba que el escribano Freddy Gonzalez Araujo le tocó, en suerte o desgracia, ser tributario de ambos adagios.
Ya intuía que tanta invocación a la ética y a la honestidad profesional, escondía la ambivalente condición de profesar y ejercer las condiciones opuestas. Ambas lo llevan a un paso de presentarse ante un tribunal de Ética, que lo juzgue y sancione para ejercer tan magno magisterio,
Pasemos a analizar su último libro. "CAR-GAR LOS-DEL"...

El hecho de que haya suprimido el párrafo anterior en el libelo, no lo exime de culpa, ya que el mismo sigue publicado en internet. No se ocupó de hacerlo eliminar de la página, ni ofreció una disculpa en el mismo lugar donde radicó la ofensa.

Dice luego, refiriéndose al libro del Escribano González Araujo:

“En la página 35 de su lamentable exposición…”
“El escribano Araujo falta a la verdad…”, “No dice la verdad cuando afirma que el certificado y la registración en el Consulado era “Supletoria” de la Partida de Nacimiento”

El Sr. Esteban tiene derecho a considerar el tema desde el punto de vista de otros profesionales del derecho, pero no es ético acusar al escribano Araujo de mala fe o de que sus opiniones no tienen una base ética.

Insiste en negar el valor de la Partida “Supletoria” en la página 71, diciendo que “se han sumado PSEUDO-JURISTAS que confunden ex profeso, a una Partida de Nacimiento, regida por la ley de febrero de 1879 con un SALVOCONDUCTO, válido por un año…”

Sin embargo, el reciente retiro de la página del Ministerio de Educación de la mención de Toulouse, como supuesto lugar de nacimiento de Gardel, así como la eliminación del nombre de Berta Gardes como el de su madre natural, ante la presentación, por parte del Dr. Israel Alvarez de Armas, de la Carta de Ciudadanía Argentina otorgada al ciudadano uruguayo Carlos Gardel en 1923, aceptada por la justicia de este país, que, evidentemente, no consideró su documento oficial uruguayo un “salvoconducto”, da la razón al Escribano Araujo.

El Sr. Esteban no tiene derecho a enlodar la justa fama de profesional honesto que al Sr Freddy Gonzalez Araujo le llevó una vida ganar. Esa fama que las leyes custodian y amparan.

Pág 42, 43, 44, 45, 46..., “Aportes al estudio Biográfico a Carlos Gardel”

“Por último, debemos señalar que el año 2007 ha sido pródigo en la destrucción de efímeras fábulas de corta duración y menguada argumentación, habiendo terminado, todas ellas, en grotescos papelones…”
… “presunta escolaridad de Gardel en Montevideo, indocumentado y carente de registros y matrículas que lo acrediten como alumno...”
… “Este año termina con un resultado aciago para las pretensiones “revisionistas” de un “Gardel Oriental”, en manos de historiadores “amateurs’, carentes de argumentos documentados para sostener una frágil historieta, que hace tiempo abandonó su condición de tal, para convertirse en un pasatiempo irresponsable”.

A pesar de los espeluznantes vaticinios del Sr. Esteban, lo único que sigue en pie es su incapacidad para presentar alguna escuela alternativa de Buenos Aires en la que hubiera podido ser tomada esa fotografía, ya que está indiscutiblemente demostrado que no corresponde a ninguna de las escuelas en las que cursó el niño francés Charles Romuald Gardes.

El Sr. Esteban no exhibe registros o matrículas sobre la escuelita donde aparece fotografiado Carlos Gardel con sus compañeritos de primer grado. Omite informar sobre el lugar físico donde hubiera podido estar esa hipotética escuela a la que habría asistido Charles Romuald Gardes en Buenos Aires, su supuesta nominación o antecedentes que permitan suponer su existencia…

De ESA escuela en especial, no tiene NADA, NI ESCUELA.

Págs. 47, 48..., “El ADN o la comedia que se recicla

No deja de conjugar el verbo “agraviar”, en primera persona del singular, del plural y en imperativo: Yo agravio, nosotros agraviamos, ¡Agravien todos a quienes se atrevan a poner en duda uno sólo de los puntos de la "verdad revelada" por el Centro de Estudios Gardelianos!!


“Nadie, sensatamente, puede darles crédito y desde nuestro lado, la historia científica acopiada nos inhibe de debatir en un laberinto “kafkeano”, limítrofe a la paranoia”.

Sigue agraviando a los investigadores Avlis y Bayardo…

… “Y es aquí donde percibimos que hay un fondo de hipocresía, porque seguramente ellos saben que todo es una leyenda “rocambolesca”, pergeñada por Avlis y decorada por Bayardo y Cía.”

… “Su alumna más aventajada no ha desoído los consejos del “Viejo Vizcacha” y más allá de protestas ... se despacha con frases ambiguas... que en buen romance significa ganar tiempo, mientras practica su deporte favorito: Reciclar la fábula”.

… “Pero la ira la encegueció al conocer el demoledor alegato científico (¿Científico?)
sobre “La última Fábula”, publicado en Gardel Web, y arremetió, como es su costumbre, proponiendo un debate verbal, de carácter público, como si la manzana de Newton y la ley de gravedad, fueran todavía, materia de discusión. Claro, finge olvidarse de lo esencial, pretendiendo distraernos, con espejitos de colores”.

Lo cierto es que, desde entonces, el C.E.G y sus integrantes huyen de un debate público que parece aterrarlos.

Sin embargo, en la pág. 155, la dualidad del Sr. Esteban queda en evidencia cuando insinúa que fueron las autoridades Uruguayas quienes
se cerraron a un debate que afecte sus intereses privados y al mismo tiempo, pretenden distraernos, resucitando, periódicamente, remozados proyectos, de amplia difusión, que prometen estudios de ADN y otros “estudios” sobre la escolaridad de Gardel, con que oxigenar el mito”.

Es el Centro de Estudios Gardelianos quien rechaza la propuesta de una apelación conjunta, hecha con la colaboración y apoyo de la Academia del Tango de la R.O.U, a la desafortunada negativa de la jueza Schafrick a la realización de un ADN a los restos del cantor Carlos Gardel.

Ver en la página del Centro de Estudios gardelianos, como su presidente teatralizó su intención de apelar el desafortunado fallo de la jueza Schafrick:

“…cabe añadir que lo grave del caso es que estas “versiones” son acompañadas de una acción de lobby encarada como política oficial del gobierno uruguayo, como es notorio. Es por ello, que nuestro Centro apelará este fallo, lo que se concretará los próximos días, a través de nuestros representantes legales, Dres. Héctor Molina, Paula Molina y Carlos del Mazo Bustamante.”

No solamente no apelaron, sino que rechazaron la propuesta uruguaya de una apelación conjunta diciendo:

“Puntualizando. Esta gente, que pretende cuestionarnos y plantearnos alternativas de igual a igual, ¿a quien o a quienes representan? A nadie. ¿Qué particular, en el Uruguay, tiene interés legítimo en el caso Gardel? Ninguno, y ellos menos que nadie.
¿Tienen, acaso, algún apoyo o delegación de su gobierno? En absoluto. El gobierno uruguayo-entiéndase bien, su propio gobierno- ni los escucha ni les cree, ya que jamás ha intentado- y puedo asegurar que jamás lo hará- reclamo formal de ninguna especie. Simplemente deja hacer, como ciertos imperios de antaño con sus corsarios. Si la operación sale bien son reconocidos. Si no, no. Así de simple.
Finalmente estoy convencido que el sólo hecho de dialogar con estas personas es un desprestigio, y significa darles entidad. Las conversaciones y cambios de ideas en este, como en cualquier otro tema, se deben manten
er con pares. Este no es el caso, por cierto. Tenemos muchos planes para realizar en este 75 aniversario de Carlos, y luego en el 120 de su nacimiento. No perdamos más tiempo.”

http://www.quienesgardel.com.ar/amisamigos.html

Dijo Francisco de Quevedo y Villegas:

"El valiente tiene miedo del contrario, el cobarde, de su propio temor."

El C.E.G. aúna los dos temores.

 
Pag. 49, 50, 51, 52..., "Gardel: De la fábula al sainete"

“el tema quedó relegado y en manos de Sitios de internet” residuales, manejados por personajes de segundo orden.”
... “contumacia e irresponsabilidad con que dichas personas cultivan nuevas fantasías, frente al desalojo que se va produciendo de sus primeras y caducas quimeras.
... “Se ha adormecido el espíritu crítico y han restablecido una necesidad inconciente en negar las certezas, con testimonios descabellados.”
... “los calificativos con que los premiamos, empalidecen frente a tanta desfachatez.”
... “nada se ahorran para merecer los adjetivos calificativos que a menudo se les endilgan y por lo que enseguida se escandalizan.”
... “Prefieren sentirse “víctimas”, antes que abandonar su pobre condición de mendaces carentes de toda credibilidad.”

¿Estará el Sr. Esteban hablando de sí mismo?

Pág. 53, 54, 55..., "Gardel: Lo bueno, si breve, dos veces bueno"

“para intentar disimular sus permanentes invenciones que rayan en la mentira.”
... “Después de mentir descaradamente sobre el pupilato de Gardes... “Jibariza”a un grandulón de 21 ó 23 años, disfrazándolo...”

¿Por qué en vez de aplicar lo de “breve y bueno”, se extiende tanto en chácharas irrelevantes, en diferentes páginas de internet, y en deplorables panfletos como el que estamos analizando?

Págs. 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64..., "Berthe Gardés o la demolición de otra fábula"

“la pretendida foto escolar en la escuelita montevideana de la calle Durazno…”
“resucita a través de uno de los “investigadores” de Gardel Oriental quien lo recrea ... en estos términos:... construyen una alternativa capciosa.
... “en su condición de “Aficionados”, huyen de un vergonzoso final, que ya lo presienten sobre la nuca.”

¿El final de quién…?
 Seguramente del cuento de que Anaïs era tolosana, de que recibió a Berta y su hijo  con su esposo Fortunato Muñiz, de que le dieron trabajo en el taller de planchado del que eran propietarios... 
No olvidemos el cuento de la visita que Paul Lasserre hizo a Berta después de la guerra para ofrecerle matrimonio...
Tampoco olvidemos el cuento de que Esteban Capot, con 7 años de edad, conoció a Gardel en Toulouse cuando éste tenía 3...
 
¿Quienes huyen de los debates por el temor a un vergonzoso final..?

Págs 65, 66, 67..., "La última fábula II"

... “alcanzó para terminar con las inconsistentes fantasías de la “Escuelita de Durazno”… “macarrónico” pseudo estudio en que se combina una amateur comparación arquitectónica…”
… “Para sus especulaciones no existe explicación racional alguna, pero caben, cómodamente en cualquier fabulación.”


El Sr. Esteban prefiere apoyarse en los hilarantes mamarrachos e inventadas "piletas de patio" del Sr Carcamo, de quien dice:

cuyo último y excelente estudio, reivindiqué, en “LOS AMIGOS DE GARDEL".
“k) A lo largo de distintos trabajos, como el del Sr. José Antonio Carcamo Vicencio, analista enjundioso y preciso…”

El comentario puede verse publicado en:
http://www.gardelweb.com/esteban/matematicas-y-funerales-de-escuelita.htm

El “excelente estudio” y “enjundioso trabajo” está publicado en:

PUNTOS DE COINCIDENCIAS
http://www.gardelweb.com/puntos-de-coincidencias-tema2.htm

La respuesta al disparate del Sr. Carcamo puede verse en:

CARLOS GARDEL Y SU ESCUELITA MONTEVIDEANA - Absurda refutación de Juan Carlos Esteban - Responde Martina Iñiguez

No existe explicación racional alguna que permita entender que el Sr. Esteban haya llamado “enjundioso” al irracional “análisis” del Sr. Carcamo. Lo hace inconcebible lo disparatado de la interpretación de una rotura de la página de una revista.
Se le aplican sus propias palabras:

… “Para sus especulaciones no existe explicación racional alguna, pero caben, cómodamente en cualquier fabulación.”

Págs 68, 69, 70, 71, 72…, "Carlos Gardel, el juicio sucesorio en Uruguay"

Después de malinterpretar a gusto leyes y opiniones afirma:

“Se han sumado PSEUDO-JURISTAS que confunden, ex profeso, a una Partida de Nacimiento, regida por la ley de febrero de 1879 con un SALVOCONDUCTO, válido por un año, que emiten los Consulados, para aquellos que declaran ser uruguayos, residentes en país extranjero…”

El comentarista Esteban no exhibe los títulos que lo convierten en “jurista acreditado” ni en "investigador profesional".
Se puede decir, a favor de los "pseudo juristas", que en ningún momento tuvieron necesidad de alterar el orden de los artículos de la ley 3028, 3030 del 21 de marzo de 1906 y su reglamentación del 17/1/1917, Capítulos II y III, para afianzar su tesis, como hizo el Sr. Esteban en la página 248 de su libro "“Carlos Gardel, antecedentes franceses"
Págs 73, 74, 75..., "El Gobierno Francés y Gardel"

El Sr. Esteban presenta un amable y diplomático acuse de recibo, como si fuera un reconocimiento de la calidad del lamentable libelo que se tuvo la desfachatez de enviar al Presidente francés, usufructuando la justa fama del mejor cantor de tangos argentino, de origen uruguayo.

Págs. 76, 77, 78, 79…, "Carlos Gardel y las Grandes Maniobras"

Ahora es el turno de acusar al Dr. Nelson Sica, Presidente de la Academia del Tango de la R.O.U. de ser un “consumado maestro en el arte de arrugar…”

Es que el atrevido Dr. Sica tuvo la audacia de expresar que la forma en que el Centro de Estudios Gardelianos actuó al presentar ante la jueza Schafrick una solicitud de ADN sobre los restos del cantor, no fue apropiada, ya que “No se puede decir a la Justicia que todo está resuelto, y luego hacer un pedido para resolverlo”.- Eso es lo que hizo en su solicitud el C.E.G.”

Como el C.E.G. había afirmado que apelaría la sentencia denegatoria del pedido de ADN, el Dr. Sica propuso apelar el fallo de Jueza Schafrick, haciendo una presentación conjunta de los sostenedores de ambas teorías.
Su propuesta fue rechazada por el presidente del Centro de Estudios Gardelianos, Sr. Enrique Espina Rawson:

http://www.quienesgardel.com.ar/amisamigos.html


Págs 80, 81, 82, 83, 84, 85..., Acerca de la Escolaridad de Carlos Gardel – Por Guada Aballe - Colaboró Juan Carlos Esteban

La nota comienza con la siguiente afirmación:

“El presente trabajo está en línea con el propósito de enriquecer documentalmente el conocimiento de la niñez de Carlos Gardel y, en particular, su trayectoria escolar que transcurre, íntegramente, en Buenos Aires.”

La autora, investigadora irreprochable, menciona buena parte de la documentación escolar correspondiente al hijo francés de Berta Gardes.

Omite mencionar el lugar donde fue tomada la fotografía que constituye el más importante documento comprobatorio de la existencia de la escuelita en la que el cantor cursó primer grado “C”, ubicada en la calle Durazno 337 (numeración antigua) del barrio sur de Montevideo.

Puesto que afirma que la trayectoria escolar documentada con certificados del niño Carlitos Gardes transcurrió íntegramente en Buenos Aires, cabe preguntarse qué identidad le atribuye al niño fotografiado en Montevideo.

En la página 85, al facsímil publicado se le ha agregado un letrero que dice: “Aprendiz de tipógrafo. Colegio Saleciano” (sic), que no corresponde a la publicación.

El error de ortografía (Salesiano se escribe con “ese”), habitual y reiterado del Sr. Esteban, lo identifica como autor de la adulteración.

No es la primera vez que el Sr. Esteban recurre a este tipo de adulteraciones para afianzar su tesis
 
Al facsímil de la izquierda el Sr. Esteban le agregó el letrero que dice "Aprendiz de tipógrafo. Colegio Saleciano"(sic) que no figura en la publicación original.
Ver: *

* MANIPULACIÓN DE JUAN CARLOS ESTEBAN
Sobre la documentación oficial uruguaya de Carlos Gardel


Págs 86, 87, 88, 89, 90..., "De la “Jibarización”a la elasticidad de las Fechas"

Apreciaciones falaces y tergiversadas varias sobre mis investigaciones:  … “La Señora del PITO…”, “La técnica de “corrernos el arco” del nacimiento de Uruguay… “La liviandad con que manejan, lo que hoy, es un sainete desopilante”.

La descalificación parece haber sido la única finalidad de este libelo amarillista.
Es una publicación vacía de información fidedigna, en el segmento de autoría del Sr. Esteban.

Págs 92, 93..., "Gardel, historia de la frazada corta"

... “Dice o manda decir la vocera oficiosa... la vocera oficiosa en un “gesto que la distingue”... una trampa mortal, que la vocera oficiosa no advirtió, enredada en sus tantos macaneos.”

Todo lo que siempre he publicado referido al Sr. Esteban, le fue primero enviado a su correo personal. En cambio, de sus publicaciones infamantes siempre tuve conocimiento al navegar por internet, o a través de terceros, ya que jamás tuvo la honradez de informarme directamente, omisión que prueba lo malintencionado de su proceder.

Págs 94, 95, 96, 97…, "La última fábula. Escolaridad de Gardel en Montevideo"

Se refiere exclusiva y despectivamente a mi investigación sobre la escolaridad de Gardel llamándola “fábula”, tergiversando conceptos, sacándolos de contexto, distrayendo con divagaciones opinables.

Evade sistemáticamente dar una explicación sobre el lugar concreto donde se supone fue tomada la fotografía de Carlitos con sus compañeritos de primer grado, según su versión.


Págs 98, 99…, "Gardel: La Escuelita"

Sigue refiriéndose a mi trabajo de investigación, aunque sin mencionarme específicamente y sin brindar alternativa sobre el lugar en el que se supone fue tomada la fotografía de la que habla.
Ni siquiera se pone de acuerdo consigo mismo porque afirma en el punto:
c) "La foto corresponde a la escuela de Talcahuano 678, Capital…"
Efectivamente, Charles Romuald cursó 1º B en el el colegio de Talcahuano 678.
No hay registros ni certificados que acrediten que cursó 1º C.
 
Sin embargo, en el punto siguiente, el Sr. Esteban afirma muy suelto de cuerpo:
d) “El marco izquierdo de la puerta del aula, lleva impreso 1º C, señalando el grado que estaba cursando(Carlitos)- práctica habitual de identificación fotográfica, en los colegios argentinos”. (?)

¿No se da cuenta el Sr. Esteban de que el edificio de la escuela que menciona es COMPLETAMENTE DIFERENTE al que vemos en la fotografía de Carlitos Gardel?


Fotografía escolar de Carlitos Gardel en la Escuela No 27 de Durazno 337, Montevideo, cuando estaba cursando 1º C, como afirma el mismo Sr. Esteban en la página 99 de este libelo y en la página 145 del libro "Tango, Vigencia y Crepúsculo"







Fotografía de la Escuela de Talcahuano 678.
En esta imponente escuela, Charles Romuald Gardes cursó 1º B, según dicen sus certificados y reitera en varias oportunidades el Sr. Esteban.

 
Queda claro que sus afirmaciones son, cuando menos,
contradictorias.

 
Una vez más, el Sr. Esteban hace gala de una notable imprecisión.
 
Págs 100, 101…, "Gardel: Historia de un Disparate"

Parece que el Sr. Esteban, no está lo suficientemente dotado como para notar la diferencia entre ambos edificios a simple vista. Debería usar gafas o, eventualmente, una lupa.

Se refiere específicamente a mi trabajo, sin especificar de donde tomó las declaraciones que me atribuye:
“… quien da fe de semejante “Disparate” está imposibilitada de testimoniar en nombre de tan noble “Principio” porque está devaluada. (incendios, indocumentaciones, desapariciones, estafas, 3 etc), exijan Pruebas Documentales o se resignen a convivir con el “Ridículo”.

3 Remite a una nota escrita por él mismo en la que falsamente y a sabiendas, a pesar de mis reiteradas desmentidas, me sigue atribuyendo expresiones que jamás formulé.

Págs 102, 103…, Gardel: Las Cosas en su Justo Pito

Se refiere a mí en toda la nota: “La vocera oficiosa de Tacuarembó, mimetizada por un conocido NICK salió prestamente…”, adjudicándome declaraciones de personas anónimas con las que según él, me mimetizo o disfrazo. Me adjudica la autoría de todo lo falso o supuesto que a favor del Gardel oriental se dice o se dijo en internet o en libros de autores diversos desde antes de que yo naciera. Publica, haciendo gala de una indiscreción poco caballeresca y falta de respeto a la privacidad, frases de una carta que le fue enviada en forma personal y privada a otra persona, sacándolas de contexto.

Págs 104, 105…, "Gardel: Breve Historia del Ridículo"

Sigue haciendo empecinadamente el ridículo descalificando, tergiversando, sacando frases de contexto:

“La vocera oficiosa oculta…” “…Ignora o esconde…”, “…protagonizando una grotesca fuga de sus anteriores afirmaciones.”… “si se trata de escamotear la inexistencia de registros del fantasma de Valle Edén, la autora de la nota termina prisionera de sus propios “enredos”.

Fantasma que curiosamente pudo ser fotografiado con sus compañeritos delante del aula donde cursaba primer grado “C”, como él mismo afirma, sólo que… fue en una escuelita de Montevideo.

 
Págs 106, 107, 108, 109…, "Carlos Gardel: El Negro que Faltó a la Cita"

“El pez por la boca muere” …”superficialidad y amarillismo”, …”no hay peor cuña que la del propio palo, la autora de la nota…”, Los “descubrimientos” aportados últimamente por la “investigadora” han sido desairados…”, “… las conclusiones, que se pretenden “científicas”, están descalificadas a la luz de la historia”.

Sigue tratando de descalificar mi trabajo con argumentos irrelevantes. Afirma como un dogma que las fotos escolares en las que no aparecen niños negros no pudieron corresponder a Montevideo, ignorando que también en Buenos Aires vivían niños negros.

Págs 110, 111, 112,113…, "La Escuelita y los Últimos Escombros"

Nota llena de acusaciones falsas e interpretaciones intencionalmente maliciosas. Descalifica a autoridades escolares montevideanas que colaboraron con mi investigación:

“…les permitió inventar la ausencia de toda matriculación, que hubiera podido desenmascarar la falsa escolaridad del Gardel “oriental”…, “… sucesivos ridículos, pusieron a los “investigadores” sobre una pista segura…”,…”los autores uruguayos escamotean…”, “… lo que es más grave es que los “investigadores incluyen, deliberadamente, en forma borrosa e ilegible la misma foto escolar…”, … “ha sido manipuleado, “… la presunta escolaridad de Gardel en Montevideo surge de adulterar groseramente, la fecha de una fotografía.” “Esta investigadora y sus colegas son duchos en el arte de alterar, retitular, o cambiar escenarios fotográficos.”

Afirmaciones vagas, falsas o tendenciosas, jamás precisa
dónde están publicadas esas supuestas “alteraciones” que nos atribuye.

Págs 114, 115…, "Gardel; Afro Descendientes en Uruguay"

Me adjudica opiniones de participantes anónimos de un foro basura, del que es habitué: “…la posición de una conocida opinóloga, que afirma, no sé con que títulos… “…esa vocera oficiosa…”, “La señora de marras…”, “…si bien la autora se oculta tras un NICK…”

Págs 116, 117, 118…, "Omitir es una forma de mentir"

“…la Señora Martina Iñiguez, imprudentemente se obstina en comprometer a la Comisión de Cultura, de la Cámara de Representantes del Uruguay con la pretensión de que se analice su estudio…”
Fui invitada a exponer mis estudios, lo publicaron los diarios:

Nuevos documentos sobre Carlos Gardel reactivan la polémica sobre el lugar de nacimiento del mítico cantante

… “a sabiendas, falta a la verdad...”, “…descubierto el fraude…”, “propósito avieso de falsear y ocultar una historia real…”. “omitir es una forma burda de la mentira.”

Advierte a los lectores sobre supuestos procedimientos míos reñidos con la más elemental norma de ética informativa y propósitos aviesos que me atribuye por cuenta propia. Afirma maliciosamente que hubo “omisiones”, a sabiendas de que la fecha que dice omití, está publicada en otras notas de mi autoría. Específicamente en la que reproduzco la entrevista a Berta Gardes, realizada por la revista “La Canción Moderna”, Junio 6 de 1936.
Así como la referencia a Marín puede verse en la página:
 
Parece creer que cada nota debe contener todo lo dicho, escrito, publicado o investigado sobre Gardel durante más de 70 años. (Salvo que la nota corresponda a un investigador francesista)

Págs. 119, 120, 121, 122, 123, 124, 125, 126…, "Las Matemáticas y los Funerales de la Escuelita"

“La fábula de la fugaz escolaridad de Gardel en Montevideo”, “saturada de falsedades”… Despliega acusaciones mendaces a través de interpretaciones absurdas y pseudo estudios matemáticos que, por lo erróneo de los elementos que toma para hacer sus comparaciones, no constituyen más que mamarrachos matemáticos y atentados a la lógica, como cuando pretende comparar porcentualmente las medidas del patio escolar donde Gardel fue fotografiado con las de OTRO patio diferente, que correspondía a la misma escuela a la que asistió Gardel, pero que AL NO TRATARSE DEL MISMO, NO ADMITE ESA COMPARACIÓN.

No se pueden obtener conclusiones veraces utilizando información falsa.

OPINA SIN TENER TÍTULOS HABILITANTES Y NO MENCIONA AVAL DE NINGÚN PROFESIONAL ACREDITADO.


Finge creer que
“el lugar físico donde se materializó la fotografía, no autoriza a abrir una discusión…”
Se niega a admitir que “el lugar físico donde se materializó la fotografía” constituye la prueba fundamental de que Gardel ya asistía a la escuela, cuando Berta Gardes no había llegado todavía a Buenos Aires con su hijo francés.

Págs 127, 128, 129…, Gardel y “La Divina Comedia”

“La reiterativa diputada Argimón y la devaluada “pretendida miembro” de la Academia del Lunfardo…”, “embriagó de vanidad a ciertos profesionales de la aventura”, “El oblicuo trajinar de la autora quedaba desenmascarado…”

Afirma mendaz, reiteradamente y sin ofrecer prueba alguna, que me adjudico títulos.

Págs 130, 131, 132, 133…, "Las Matemáticas y los Funerales de la Escuelita"

El Sr. Esteban continúa tratando de desvirtuar la investigación haciendo disparatadas comparaciones pseudo-científicas con ELEMENTOS ERRÓNEOS. Sigue faltando el aval profesional.


Págs 134, 135, 136… , "Gardel: Las Alegres Comadres de la Calle Durazno"

“un afamado y conocido “Trío”, se presentó al Parlamento Oriental, con un estrafalario “Estudio” sobre la escolaridad.
“Desafortunadamente la comisión redactora comenzó falseando la verdad”.
"A la Comisión Parlamentaria le resultó RISIBLE la Presentación de “Las Tres Gracias”…
“… se explica la hilaridad de los legisladores, ante tamaños despropósitos. También es absolutamente coherente que se haya archivado semejante disparate después de 6 meses de indigestas naderías.”
“La explicación que ensayan “LAS ALEGRES COMADRES”…
“la tragicomedia en que se vio atrapada las Sra Iñíguez que, si no consigue la bendición a su Estudio”…
“SEGURAMENTE NO LE VA A ALCANZAR LA VIDA – parafraseando a “El Oriental”- ESPERANDO QUE LA CITE LA COMISIÓN DE CULTURA”.

Las “Tres Gracias”o Alegres Comadres” a quienes zahiere, son las entonces: Directora del Museo Pedagógico de Montevideo, Sra María Hortiguera, Directora de Educación Primaria de Montevideo Carla Cirilli - ambas con más títulos habilitantes para opinar sobre el tema que el Sr. Esteban- , además de la querellante.

El resentimiento del Sr. Esteban fue la consecuencia de que hayamos recibido una invitación de la Comisión de Cultura del Parlamento Uruguayo que nunca solicitamos, en tanto el Sr. Esteban llevaba
5 años rogando ser escuchado sin que se le haya remitido nunca ni siquiera un acuse de recibo, prueba inequívoca de la falta de credibilidad que merecía a los parlamentarios.

Se presentó inmediatamente después con el Presidente y Vicepresidente del Centro de Estudios Gardelianos, habiendo publicado en los periódicos que serían recibidos por la Comisión de Cultura (Afirmación mendaz). Tuvieron que dejar sus “descargos” en Mesa de Entradas. Un verdadero papelón corroborado por diferentes publicaciones de la prensa escrita.

Págs. 137, 138, 139…, "Gardel: Papelón, Desconcierto o Frustración"

… “el CLUB DEL CLON”, revirtiendo la cuestión…, “esas personas presentaron triunfalmente al Parlamento Uruguayo, el descubrimiento de la célebre escuelita de Montevideo, de la cual HOY no quedan ni los cimientos…”, “cuyo libreto es propio de un teatro de enredo. Carece de seriedad.”
“No vale la pena perder un minuto de tiempo y especular, a 112 años del evento, sobre el tema…”
“LAS TRES GRACIAS” que presentaron la fábula de la escuelita montevideana…”, “Han caído así en su propia trampa”.
“Mientras tanto, la calesita transporta la leyenda de los viejos cuentos de Avlis, Payssé y Bayardo, ya, deshilachados, esperando la mano de algún distraído, que se quede con la sortija de otros tantos cuentos.”

Afirma: “No vale la pena perder un minuto de tiempo y especular, a 112 años del evento, sobre el tema…”
Pero dedica 226 páginas a tratarlo al mejor estilo de una comadre de barrio, comprometiendo con su actitud, la credibilidad de los investigadores franceses.
No consigue asumir su propio papelón, desconcierto y frustración.

Págs. 140, 141, 142, 143, 144… , "La Sorpresiva Metamorfosis de la “Escuelita”

Nota llena de tergiversaciones maliciosas de principio a fin.

Finaliza la nota con un poco creíble COLOFÓN: “Con este trabajo, cerramos el ciclo interminable de fabulaciones y engaños con que nos aburren los Escribas del “Homo Dúplex”. Confieso el desgano y aburrimiento con que encaré el análisis de este disparate sin fin. El tema, hace tiempo que no da para más. Pero ante la certeza que por su irresponsabilidad son capaces de insistir ante los estrados Parlamentarios, creí conveniente desenmascarar, cuanto antes, el nuevo despropósito”.

Lo cierto es que lo mueve el temor a la credibilidad que está alcanzando la verdadera escolaridad del tacuaremboense Carlos Gardel.
Hago mías algunas de sus palabras:
“Con este trabajo, respondo al ciclo interminable de fabulaciones y engaños con que nos aburren los Escribas" de la "Historia Oficial". "Confieso el desgano y aburrimiento con que encaré el análisis de este disparate sin fin. El tema, hace tiempo que no da para más. Pero ante la certeza que por su irresponsabilidad son capaces" de continuar con la difamación de quienes defendemos la investigación rigurosa, objetiva y honestacreí conveniente desenmascarar, cuanto antes, el nuevo despropósito titulado "Carlos Gardel, Controversia y Punto Final".

Silencia que como consecuencia de las elecciones realizadas en Uruguay, los integrantes de la Comisión de Cultura que escuchó mis argumentos, fueron reemplazados por nuevos parlamentarios electos.

Este señor no estuvo presente en la sala parlamentaria (no se le permitió la entrada)donde se mostraron las pruebas de la escolaridad de Gardel en Montevideo, por lo que su “versión” sobre lo allí expuesto, es solamente obra de su obsesivo temor al descrédito al que lo va llevando su propia soberbia.


Págs. 145, 146, 147, 148… "José Antonio Carcamo y las Coincidencias"

En descargo del Sr. Carcamo, cabe decir que al no estar seguro de que sus apreciaciones fueran correctas, pidió la opinión de los "especialistas" en el foro Gardel de la página Todo Tango sobre su análisis sobre la escuelita de Durazno y Médanos y los Sres José pedro Aresi y Juan Carlos esteban aplaudieron su "enjundioso trabajo".
Ambos hicieron gala de su ignorancia, ya que nunca se preocuparon por conocer la información sobre la escuelita de la calle Durazno a la que cualquier persona interesada puede acceder en el Museo Pedagógico de Montevideo. Se diría que para informarse  recurrieron al Tarot.

Me recuerdan la fábula de Tomás Iriarte “El Oso, la Mona y el Cerdo”.
 
…“Bajo medidas absolutamente caprichosas y arbitrarias citadas por la autora del engendro oriental, …deducidas de un plano prácticamente ilegible…” (No son más que divagaciones arbitrarias, de un comedido señor que no posee siquiera información sobre el tema y opina sobre lo que él mismo no vio, ya que lo considera ilegible. Tampoco posee títulos que lo habiliten a opinar como lo hace, además de haber demostrado en otros “análisis” -también aplaudidos por el Sr. Esteban- no saber utilizar siquiera la regla de tres simple).

Pero el Sr. Esteban recomienda su lectura porque “estos mismos guarismos, nos permitieron a nosotros, plenas coincidencias (Qué seriedad!), aplicando, en una segunda operación, el Sistema de Proporciones de Participación Porcentual, de cada segmento…” 

Llegar a la conclusión  de que DOS PATIOS DIFERENTES son diferentes, utilizando el "Sistema de Proporciones de Participación Porcentual", es como pretender haber logrado establecer las diferencias entre un colibrí y una ballena, a través del mismo sistema.
Conclusión:  el Sr. Esteban mide con un elástico.

Págs 150, 151, 152…, "Gardel; Martina “Samaniego” y la decadencia inevitable"

Poco tiempo tardó el Sr. Esteban en olvidar el COLOFÓN recientemente enunciado para lanzarse nuevamente a desplegar su patología difamatoria, su distorsionado razonamiento y su absoluta falta de ética y educación.

El colmo del absurdo es que me acuse de adjudicarme títulos “mimetizada en diversos anónimos”, reiterando lo que expresara el 27 de de julio de 2010 en la página Gardel Web, punto 15:

“Auto titularse, como "Licenciada en Periodismo, oculta en un seudónimo."
Cuando de difamar se trata el Sr. Esteban es un  campeón del disparate.
Solamente podría adjudicarme un título de “Licenciada en periodismo”, dando mi propio nombre. Si me ocultara o me mimetizara en un seudónimo, a lo sumo, el título se lo estaría adjudicando al sujero anónimo o titular del seudónimo.
Quien pretenda ser creíble debe citar la fuente de donde tomó la información.
¿Dónde y cuándo me autotitulé “Académica”?
Sr. Esteban, usted no puede no saber que está faltando a la verdad y eso es dolo.

La nota completa puede verse en la página:
Pags. 153, 154, 155, 156, 157…, "Fuegos de Artificio - Las claves de la sinrazón"

“… la farsa está tan bien montada que no han descuidado ningún detalle…”, “se turnan banderilleros, capoteadores, etc. - para usar un lenguaje taurino- , encargados de irritar o entretener al ocasional forista, exhumando viejas leyendas, volver a cuestionar evidencias ya documentadas, fallos judiciales prescritos, alterar fechas, confundir fotografías, poner en duda documentos legalizados, etc.,etc..”

Engloba a todos los investigadores uruguayistas tildándolos de
“amanuenses, venales, aplicados a ganar espacios, prolongar el “DEBATE” y fomentar el desaliento.”
Nunca remite a las notas donde supuestamente aparecen las palabras que cita, obligación moral ineludible de todo investigador honesto.

Págs 158, 159…, "Gardel y los Opinólogos"

Más “elogios”:

“La autora de la “Resurrección de la Escuelita”… “La vocera oficiosa…” , “A la autora de la nota no le importa, rifar, una vez más, sus escrúpulos y dejar en ridículo y al desnudo, la totalidad de la HISTORIETA, pacientemente armada por los próceres de Tacuarembó.”

El inmenso trabajo de investigación realizado por Avlis, lo hizo merecedor de que una calle de Tacuarembó lleve su nombre.
¿Pensará el Sr. Esteban que le van a poner su nombre a alguna calle de Toulouse? Seguramente la moción correrá por cuenta de los investigadores Monique Ruffié y Georges Galopa, a quienes deja tan mal parados con la autoría compartida de este panfleto infamante.

Págs 160, 161, 162…, "Gardel y los dos rostros de la “Académica”

Me atribuye alevosamente la autoría de una nota injuriosa hacia Berta Gardes, que contradice toda mi prédica a favor de la madre adoptiva de Carlos Gardel, a sabiendas de que fue una publicación apócrifa, y aún después de haber acusado recibo de mi desmentida. Su conocimiento de que esta nota contradice todas mis afirmaciones está implícito en el título, que hace alusión a un “rostro” diferente al mío conocido.
Toda mi obra como investigadora o poeta tiende a la defensa de la mujer.

Las notas originales de internet que continúan publicadas, dicen:
“Desde hace un tiempo, la Sra. Iñiguez, está tratando de enmendar su triste figura, olvidándose que del oprobio es imposible volver, sino es mediante una franca auto critica, que enmiende su ruin naturaleza, proclive a la diatriba y a la mendacidad sin disimulo.”
… “Sin embargo, su frondoso prontuario como difamadora, quedará indeleble.
Las Actas del curioso Congreso de Venezuela, y las congratulaciones de sus cortesanos y sus NICKS quedarán como testigos acusadores.”

La palabra “ruin” fue eliminada en el libro,
así como el párrafo que mencionaba una supuesta PRUEBA de mi participación en un hipotético Congreso Venezolano, lo que indica que comprobó su falsedad pero de todos modos publicó la nota apócrifa en el libro. (Conducta dolosa)

La nota original fue publicada en internet el lunes 11 de enero de 2010, con el título:

GARDEL: LA VERGONZANTE ACTITUD DE UNA DIFAMADORA
 
En la misma agrega mendazmente:
“3.- Esa misma diatriba figura, sin poderla desmentir, en los anales del Congreso, realizado en Caracas, Venezuela, entre los días 21 al 24 de junio del 2004, donde consta la ponencia de Martina, con sus datos filiatorios…”

No conozco Venezuela ni pude presentar ponencia alguna en un Congreso que nunca existió.
Seguramente, la “fuente informativa” en la que abreva el Sr. Esteban es la "Revista EL ALCAHUETE".


Págs. 169, 170, 171, 172…, Los Intereses Ocultos

Pretende modificar lo que es una reivindicación histórica convirtiéndola con espíritu avieso en un “negocio en el que entran muchos pesos espurios, estafados a la credulidad y la buena fe…”, y sugiriendo alevosa y mendazmente que hubo una campaña periodística financiada de la “Escuelita”, piloteada por mí. ¡Qué poder me otorga!!! (Siempre sin pruebas, por supuesto)

Págs 173 y 174…, "La Clonación Documental"

“… el negocio que le encomendaron…”, “…a ver qué Capítulo de la farsa les tocará exhumar, para mantener latente el interés turístico que alimente el Presupuesto de Tacuarembó”.

Insiste en negar la importancia de la irrebatible escolaridad de Gardel en Montevideo, atribuyendo a instituciones gubernamentales actitudes imaginarias, cuando para demostrar su falsedad lo único que tendría que hacer es explicar en que escuela de Buenos Aires fue tomada la foto escolar de Gardel y qué matrículas, registros o antecedentes acreditan que Charles Romuald Gardes asistió a la escuela donde fue fotografiado Gardel.
Los certificados conocidos de Charles Romuald Gardes NO CORRESPONDEN A LA ESCUELITA EN QUE GARDEL FUE FOTOGRAFIADO.

Págs 177, 178, 179…, "La Injuria como Método"

… O “ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio”…
Sorpresivamente, reconoce la poca credibilidad de la página Indymedia, a la que otorgó veracidad cuando le convino usarla para deshonrarme llamándome “notoria difamadora profesional” y sugiriendo que fui al menos una de las responsables de una publicación que lo alude, de la que ni siquiera conozco el contenido, ya que no lo reproduce. Hecho que no le impide incluirme en pluralizaciones altamente difamatorias. Es evidente que las injurias también son dirigidas hacia mi persona porque dice “su fábula sobre la escolaridad de Gardel quedó archivada por el Organismo al que apelaron (nuevamente pluraliza) en busca de oxígeno.”

Págs. 180, 181,182..., "C. Gardel, Osvaldo Soriano y el Revés de la Trama"

Pretende invalidar el valor de una carta escrita y firmada por el Maestro de Caro en la que afirma creer que Gardel era uruguayo, porque en el libro “El tango en mis recuerdos”, editado en 1964, no mencionaba la orientalidad de Gardel.
Omite que recién en 1967, con la aparición del libro “Carlos Gardel, El Gran Desconocido”, de Avlis, muchos conocedores del origen del cantor rompieron el silencio, implícitamente impuesto hasta ese momento en Argentina, sobre el fraude gardeliano.
Nunca una omisión puede tener más valor que una carta explícita firmada posteriormente.
De la amistad que nació entre Avlis y De Caro da testimonio Don Horacio Loriente
en la "Comunicación Académica No 1", de la Academia del Tango de la ROU:
"Sólo resta realizar algunas consideraciones de índole personal. Conocimos personalmente al maestro Julio De Caro pasando con él un día entero en la ciudad de Las Piedras con el inolvidable “AVLIS” como anfitrión cuando De Caro tocó el piano en la casa del Dr. Luis Alberto Trobo, interpretando entre otros sus tangos inéditos “Albéniz” y “Floreo porteño”. Nuestra amistad había surgido antes, en forma epistolar. De su trato cariñoso y de su bondad, de una amistad inquebrantable pudimos enorgullecernos, hasta que se convirtió solamente en un recuerdo el aciago día de su partida definitiva: 11 de marzo de 1980.
 
Juan Carlos esteban opina con total desparpajo: “Sin embargo, lo más grave es aquellos que aparentan avalar su origen uruguayo, porque, le transcribieron declaraciones incompletas o descontextualizadas, alterando el sentido original, con que fueron vertidas”, cuando es él quien incurre en tan criticable actitud.
 
Acusa a Nelson Bayardo de reproducir "frases fragmentarias atribuidas a Soriano por "Hector Olivera", como si se tratara de "inventos" del director cinematográfico de reconocida trayectoria, ESCONDIENDO lo publicado y firmado por Osvaldo Soriano, un gardeliano “cinco estrellas”, en la nota del 12 de enero de 1995 en “Página 12” , en la que expresa su convencimiento del origen tacuaremboense de Carlos Gardel y pondera la investigación llevada a cabo por Nelson Bayardo.
 
 
Págs. 183, 184…, "Ricardo Ostuni y la pericia del Testamento"

Así como en los casos anteriores el Sr. Esteban no quiso admitir que un destacado violinista, director de orquesta y compositor de tango como Julio De Caro y un escritor y periodista como Osvaldo Soriano sostuvieran su convencimiento de que Gardel era uruguayo, tampoco admite que un tercer argentino, escritor, poeta, investigador, historiador y ensayista de reconocida solvencia moral e intelectual como Ricardo Ostuni ponga en duda la validez de una pericia “por la sencilla razón de que hubiera tenido que desglosar el Testamento del Protocolo, donde está archivado, lo cual resulta imposible, al menos sin orden judicial”.

Parece no haber leído en el libro “Repatriación de Gardel”, los cuestionamientos que Ostuni hace, en las muchas páginas destinadas al análisis del testamento, a la validez formal del mismo.

Págs 185, 186, 187, 188…, "Un Aniversario y Dos Actitudes"

“pero lo más patético, por no decir grotesco, se consumó hace, hoy, un año con el pedido de Estudio de una presunta escolaridad de Gardel en Montevideo.” “… Consigna implícita de no menear fantasías irresponsables”.
(Estudio que nunca pudo rebatir)

Págs 203, 204, 205, 206, 207, 208, 209…, "Carlos Gardel y las Instituciones Religiosas"

Siete páginas destinadas a tratar de negar la escolaridad de Gardel en Montevideo, distrayendo con un episodio de la escolaridad de otro niño, el hijo francés de Berta Gardes -que nunca supo cantar-, en una escuela religiosa de Buenos Aires.
Como un ejemplo más de que los verdaderos investigadores cambian de opinión cuando la nueva información hallada lo amerita, reproduzco la respuesta que dio Ricardo Ostuni al director de la revista Melómanos Documentos, Orlando Montenegro Rolón el 12 de mayo de 2011:
"Entre mis errores, posiblemente, sea el que más me pesa, el haber creído al escribir mi libro Repatriación de Gardel, que el alumno que cursara en el Colegio Pio IX de los padres salesianos, era el cantor. Investigaciones posteriores mostraron con mucha certeza, la posibilidad de que Carlos Gardel hubiera pasado sus años escolares en una escuela montevideana de la calle Durazno."
 
Págs. 215, 216, 217…, "Carlos Gardel y Paul J. Lasserre: Tipógrafos"

Al referirse a una nota de mi autoría dice:
“…justificación pueril…”, … “se lanzan a fabular…”, “…Una conocida cronista del Sitio oriental”

Para tratar de asimilar a Paul Lasserre (padre atribuido a Gardel por la “Historia Oficial recién después de que AVLIS mostrara al mundo con nombre y apellido al padre real de Carlos Gardel, el Coronel Carlos Escayola ) a las declaraciones de Gardel, cuando dijo a Segundo Bresciano en 1930, que “su padre era tipógrafo y tenía una imprenta”, afirma muy suelto de cuerpo:
"Según una investigación, en plena elaboración, llevada a cabo por Monique Ruffié de Saint-Blancat y Georges Galopa - prestigiosos estudiosos tolosanos - , podemos difundir con su autorización, el siguiente fragmento, inédito de su último trabajo, que cuando ellos lo dispongan lo darán a conocer plenamente.
En los archivos Departamentales de Haute-Garonne -confirman- figura Paul Jean Lasserre como LITÓGRAFO de profesión. Y en las listas de Reclutamiento cantonal de Toulouse Norte, figura bajo el N° 251 y tiene el N° de Matrícula 1151".

Lasserre era LINOTIPISTA. De fuente familiar - prosiguen - se conoce que trabajaba en la imprenta "SIRVEN" cuya entrada principal era el 76 de la calle Colombette de Toulouse, a poca distancia de la calle L´industrie donde residía su familia. Dicha Imprenta era muy famosa en aquella época por la calidad de sus trabajos (carteles, libros, etc) y constaba de dos casas. Una en Toulouse y otra en París."

Desconozco si el error es de los investigadores franceses o un ejemplo más de la permanente imprecisión del Sr. Esteban, que ignora que la linotipia y la litografía son dos técnicas de impresión muy diferentes.

Lasserre era LITÓGRAFO, Gardel fue
TIPÓGRAFO o LINOTIPISTA.
 
Los Escayola y Oliva fueron tipógrafos de oficio, DUEÑOS de las imprentas más antiguas de Tacuarembó

Págs 218, 219…, "Gardel: Aniversario de Una Exitosa Gestión"

Disfraza lo que fue un fracaso del Centro de Estudios Gardelianos: No haber sido recibidos por la Comisión de Cultura del Parlamento Uruguayo, e inventa una justificación falaz: “Ante el manifiesto fracaso del tan promocionado “descubrimiento” se optó por nuevos estudios, cambiando los asesores”, los planos y los patios o espacios…” (FALSO)
“Nos diriginos a sus promotores…” (No tengo promotores) “Donde la parte interesada se mantuvo en un sospechoso silencio…”
(Estaría de vacaciones…)
“Lo que queda, en responsabilidad de sus autores, es no desobedecer la Sentencia implícita de la Comisión de Cultura y agraviar a sus Miembros, ventilando, permanentemente, los restos de la “Escuelita”, como si nada hubiera ocurrido.”

Le molesta la credibilidad que ha alcanzado la investigación sobre la asistencia de Gardel a una escuelita de Montevideo, y el público aval de historiadores y arquitectos de reconocida solvencia:

Nota publicada en El Telégrafo de Paysandú, Uruguay, firmada por el historiador y  Arquitecto Rubens Stagno Oberti, Ganador del Premio a la Difusión de la Arquitectura, que otorga la Federación Panamericana de Asociaciones de Arquitectos, por su investigación de la historia de la arquitectura de Paysandú.
Historiador. Coordinador de la Red Patrimonio Paysandú, fue Vice-Presidente de la Delegación Uruguaya ante CARU en el período 2005-2010:


“Martina Iñiguez, poetisa e investigadora argentina, emprendió hace unos años un camino espinoso, como lo es el de hurgar en los misterios que encierra la verdadera historia de Carlos Gardel, desarticulando el tan mentado origen francés del cantor.
A la documentación que conocemos y difundida desde 1960, en esta misma línea de investigación, por
Erasmo Silva Cabrera (AVLIS), Nelson Bayardo, Eduardo Payssé Gonzalez, Ricardo Ostuni entre otros, esta noche del 24 de junio de 2011, Martina aportó a nuestro criterio pruebas irrefutables sobre las falsedades y contradicciones en que han caído los sostenedores del Gardel francés, pretendiendo identificar a Carlos Gardel con Charles Romuald Gardés, cuando en realidad se trata de dos personas con distintas madres biológicas y de distinta edad.”

… “Tal vez la mayor hazaña en el proceso de las investigaciones iniciadas por Martina, haya sido lo que esta noche del día de San Juan junto a los restos de la muralla, nos expuso sobre
la escuelita a la que asistió aquel niño que su madre adoptiva deja en el Barrio Sur al partir a Francia.
A partir de
una fotografía escolar que guardaba Berta Gardés, donde aparece un grupo de 56 niños varones que cursan 1er. Grado “C”, entre ellos Carlitos Gardel, contando con el apoyo de otros profesionales uruguayos, descubre que la escuelita es la No. 27 y estaba ubicada en la calle Durazno 337 de Montevideo, donde después se levantó el Teatro Astral (Centro Cultural Zhitlovsky).
Se encuentran los planos y se relacionan con el lugar donde fue tomada la foto. Habiendo total coincidencia en las proporciones, medidas, disposición de puertas, pasillo y claraboya que conforman aquel patio de la imagen.”
 

El Sr. Esteban finaliza su participación en el desafortunado libelo, con una perorata titulada: “Punto Final, Carlos Gardel, su Historia Documental”, haciendo abuso de comas, como es su costumbre, y afirmando con increíble ceguera:

“En consecuencia, la discusión de partes ha quedado, definitivamente , clausurada…”

Como en el juego de “El solitario”, con esta afirmación se hace trampas a sí mismo.
¿O significará que abandonó la búsqueda de la escuelita de Buenos Aires donde sueña que fue fotografiado Gardel con sus compañeritos de primer grado?

Su PUNTO FINAL, por reiterado inútilmente a través de los años, no es más que una larguísima fila de grotescos PUNTOS SUSPENSIVOS.........

El Sr. Juan Carlos Esteban ha dedicado casi íntegramente el libro “Carlos Gardel, Controversia y Punto Final” a zaherir a quienes no comparten su opinión. Prevalecen en sus páginas el encono y el resentimiento, resultado tal vez, de una soberbia y una vanidad heridas por una modesta escuelita de Montevideo en la que “El marco izquierdo de la puerta del aula, lleva impreso 1º C, señalando el grado que (el cantor Carlos Gardel) estaba cursando”. ( J. C. Esteban página 99)

En resumen, lo correspondiente a la autoría de Juan Carlos Esteban, que parece preferir la labor de infamador a la tarea de investigación, no es más que un gasto inútil de papel en chácharas ampulosas, cuya falta de contenido será difícil de igualar, a la vez que menoscaba lamentablemente el correcto trabajo de los investigadores franceses.
Comments