* GARDEL EN EL ABASTO - 1902 - Por Martina Iñiguez

Carlos Gardel cantaba en la fonda "El Pajarito" en 1902
 
La fonda "El pajarrito", de Podestá y Calori, fue demolida después de ese año.
En 1903 fueron inaugurados un frigorífico y una fábrica de hielo junto al Mercado de Abasto, que eran exigidos por la Municipalidad en base al modelo higienista que surgió en esa época en la ciudad. Como la población, y por lo tanto el consumo, aumentaban, fue necesaria la construcción de un corralón entre las calles Guardia Vieja, Lavalle, Gallo y Agüero para el depósito de los carros y caballos. Desapareció entonces la fonda "El Pajarito". 
 
 
 
A tres días de la muerte de Gardel Capot hace declaraciones al Diario "Crítica"; sabía que tenía que fortalecer la creencia de que Gardel era francés y mintió al decir que lo había conocido en Toulouse.

No imaginó que con el tiempo, sus otras afirmaciones confirmarían que hablaba de un niño varios años mayor que el hijo francés de Berta.

La nota dice:

"-En ese entonces (está hablando de cuando volvió de Gral Roca a fines de 1899) Carlitos estrenaba sus primeros pantalones largos.

La noche que salió vestido de hombrecito, se fue de farra con otros chiquilines y volvió a su casa al alba  

Después frecuentó numerosos cafés y restaurantes situados en los alrededores del Mercado de Abasto.
-Se hizo muy amigo del dueño de una fonda llamada "El pajarito", que le enseñó gran
cantidad de canzonetas napolitanas. Carlitos revelaba una hermosa voz, que era la admiración de los puesteros y de la gente que habitualmente frecuentaba esos parajes."
 
La fonda "El pajarito" , en la esquina de Lavalle 3102, figura en Guía Kraft en 1902 como de Podestá y Calori. Ya no figura en 1903.
  
Charles Romuald Gardes seguía pupilo en el Colegio Pio IX.
 
En el libro "Del tiempo de Carlitos", la investigadora Guada Aballe, al referirse a Ceferino Namuncurá , que fue compañero de dormitorio del hijo francés de Berta, dice:
"Ceferino fue un niño alegre y divertido, y muchos testimonios dan cuenta de ese detalle."
..." Los testimonios sobre el carácter alegre de Ceferino abundan; también acerca del esmerado cuidado que ponía en su persona, a tal punto que jamás en su ropa se veían roturas, desgarros, manchas o ausencia de botones."
 
Dice el investigador Avlis en su libro “Alegato por la verdad” – pag 61

"El anciano sacerdote argentino Bonetti, de muy antigua permanencia en el Colegio “San Carlos” (murió allí nonagenario en 1961), preguntado especialmente por el presbítero uruguayo Dr. Fernando Fagalde acerca de la posibilidad de que Gardel hubiese estado en aquel centro docente, contestó rápida y terminantemente: “Gardel ¿aquí? No creo. Yo lo hubiera sabido. Si estuvo, habrá sido un solo día. Y tampoco creo esto”.

Si agregamos a esta declaración que el “Carlitos Gardes” allí inscripto no figura entre los inscriptos en las clases de canto de 1901 y 1902, resulta evidente que no podía tratarse del cantor Carlos Gardel.

 

Armida Tagliasachi en su libro:

“La figura de Ceferino Namuncurá, Aborigen de la toldería”, pg.29 y 30, dice:

“De acuerdo con datos provenientes del mismo colegio se desprende que Carlos y Ceferino aprendieron a cantar con el mismo maestro salesiano (José Spadavechia) e integraron el mismo coro entonando sus primeras canciones en las funciones que se efectuaban en el salón de actos de la escuela...”

La autora agrega “...el alumno que se menciona como Gardes no se distinguía por su voz según una declaración que efectúa al diario Esquiú un profesor de canto del colegio, que afirma no recordar ningún alumno Carlos Gardes con una voz buena y delicada, pero sí a Ceferino Namuncurá. Como se puede deducir, es llamativo que Carlitos no figurara como un alumno distinguido en esta disciplina."

 

¿Cómo es posible que haya abundantes testimonios sobre Ceferino y no se conozca un solo testimonio sobre el carácter, los amigos o la buena voz del alumno Carlos Gardes? La razón no puede ser más que una: que no se trataba de Carlos Gardel sino del francés Charles Romuald Gardes.
 
Comments