¿ERA MASÓN GARDEL? - Testimonios de Roberto Ughetti

Página en construcción

¿Era masón Gardel? De haberlo sido, sería una coincidencia más con su padre biológico, Carlos Escayola, reconocido masón.

Jorge Sturla, cotizado reportero del diario Crónica de Buenos Aires, realizó en 1971 un viaje a Medellín con la intención de averiguar la verdad sobre el nefasto hecho.

La información recogida fue publicada en una serie de notas.

Recibe la información de un testigo directo de los hechos de Medellín, Don Roberto Ughetti, quien con “admirable dinámica y lucidez mental fue fijando en la dimensión del tiempo, nombres, fechas, personajes y sucesos, sin ningún esfuerzo. Todo surgió cristalinamente, como de un joven manantial…”

CAPITULO 3


Don Roberto Ughetti evocó detalles importantes:“- Un hermano mío encontró el pasaporte de Carlos Gardel. Mediante su lectura supimos que Gardel no era argentino. Mi hermano Raúl, ya fallecido, descubrió que vuestro famoso cantante… ¡era uruguayo! En el pasaporte constaba que había nacido en Tacuarelo, provincia de Montevideo y nacionalizado en la Argentina. Su edad era 48 años.

¡Lo recuerdo como si fuera ayer!”

Jorge Sturla opina que “de todas las investigaciones emprendidas surge la comprobación, o presunción, de que Gardel fue iniciado en el ritual masónico en Francia o Estados Unidos…”

Rescata una serie de famosos personajes pertenecientes a la cofradía que en mayor o menor medida tuvieron que ver con la vida de Carlos Gardel:

Tito Schipa, Humberto Cairo, Enrique Muiño, Enrique de Rosas, Roberto Caseaux, Florencio Parravicini, Francisco Canaro, Samuel Castriota, ...

Termina diciendo que “son muchas las coincidencias en torno a la filiación masónica de Gardel. Pese a ello, hasta el momento, no pudo comprobarse la impresión.

Las personalidades citadas con antelación, la negativa a su entierro en el Cementerio de San Pedro, la ceremonia fúnebre de despedida y el acto realizado en la Iglesia de la Candelaria, ya explicadas en capítulos anteriores por Roberto Ughetti, y la presencia del Gran Maestro Masón en el Circo España la noche de su debut inclinan a pensar todo lo contrario…”

Marcelo O. Martínez agrega información sobre amigos de Gardel pertenecientes a la masonería.

( http://gardel-es.blogspot.com/2011/02/la-cancion-de-estrellita-lejana-tierra.html )

“…el colombiano Julio Garzón Nieto, interpretó al editor de "La Prensa de Nueva York" (en la película "El día que me quieras"), su profesión real. Entre 1930-1960 dirigió dicho diario, el más antiguo y más leído en habla española de esa ciudad.

Desde luego Garzón era un hombre muy influyente. Masón reconocido, perteneció a la Logia Masónica Del Capítulo 73 del "Triangle Royal Arch" de Virginia y fue Hermano y Maestro de la Logia 371 José Martí de la Gran Logia De Los Masones Libres y Aceptados De La Florida. Mantuvo estrecho contacto con el entonces presidente de Norteamérica, Franklin D. Roosevelt, y con la Primera Dama, Anna Eleanor Roosevelt, quien le recuerda y menciona en su libro de memorias.

Carlitos pasó varias deliciosas veladas en la casa de los Garzón, en Flatbush, Brooklyn... y Alfredo participó en Tango Bar, haciendo un papelito como guitarrista inmigrante, junto a su hijita Julia.”

y Alfredo (hermano de Julio Garzón) participó en Tango Bar, haciendo un papelito como guitarrista inmigrante, junto a su hijita Julia, de 10 años de edad. Julia pocos años más tarde sería mundialmente conocida como Julie Romero, cantante de la Xavier Cugat's Band, hermosa embajadora del mambo cubano por todo el orbe.”

... "Un dato llamativo es que Armando Vicente De Fino y su esposa arribaron a N.Y. en enero de 1936, a bordo del "Santa Rita", donde llevaban el ataúd con los restos del malogrado "Rey del Tango", con rumbo a Buenos Aires; una de las primeras personas con las cuales se reunieron fue Julio Garzón. ¿Acaso ese encuentro tiene alguna relación con los misteriosos rituales masónicos? ¿O sólo fue una visita de cortesía?"

CAPITULO 5

CAPITULO 6

  • El “Zorzal Criollo”, velado en la casa quinta de un sacerdote.
  • La “Paramount” cambió, posteriormente, el ataúd del cantor.
  • La agencia funeraria de José Rendón fió los siete féretros.
  • Valiente y humanitaria actitud del canónigo Enrique Uribe

El relato de Ughetti impresiona por su crudeza:

CAPÍTULO 7