* CARLITOS GARDEL, PIERINA DEALESSI Y EL "FRANCESITO"

A Gardel había que hacerlo francés, es lo que convenía a Armando Defino y a los sostenedores del fraude.
Para eso había que inventar testimonios que apuntalaran su nacimiento en Toulouse.

Había que convencer de que ya en la niñez lo llamaban “El Francesito”.(**)

 
Según la revista "GENTE", Junio 1977 (*), Pierina Dealessi dijo:

 

 

"Yo también viví en Uruguay 160. Tenía 12 años cuando vino Carlitos. Era un chico travieso y vivaz. Qué alto llegó. Quién diría..."

 

Cientos de páginas de internet repiten y difunden la siguiente falsedad:

 

“El francesito

La historia del “Morocho del Abasto” comenzó un 11 de diciembre de 1890 en una casa de la Villa Toulouse, la ciudad gris de los arcos rosa en el departamento de Haute-Garonne, hijo de Bertha Gardes, muchacha soltera de 25 años, de padre desconocido y bajo el nombre de Charles Romuald Gardes.
Tres años después doña Bertha se afincó en Buenos Aires con su oficio de planchadora y ocupó una vieja casa de la calle Uruguay 162, donde una pequeña de 12 años vecina del lugar comenzó a llamarlo “el francesito”. Se llamaba Pierina Dealessi.”

 

 

La biografía de Pierina Dealessi no ofrece dudas:

Nació en Italia el 25 de diciembre de 1894 (4 años después del nacimiento de Charles Romuald Gardes y 10 después del de Gardel). Era bastante menor que el cantante y su sustituto. Siendo una niña llegó a Buenos Aires y a los 12 años de edad se mudó a la calle Uruguay 162.

Es decir que, habiendo cumplido años cuando finalizaba el año 1906, transitó sus 12 años durante 1907, cuando Gardel, de ser el niño francés, tendría ya 17 años de edad y desde hacía alrededor de tres ya no vivía en la calle Uruguay 162, sino en Corrientes 1557, en la casa de Sofía Jacquemet de Beaux, madre de Anaïs Beaux, donde también fue acogida Berta Gardes.
Gardel ya hacía tiempo que había dejado atrás la infancia.

El supuesto testimonio de Pierina Dealessi es un invento más de la “Historia Oficial” o la gran actriz, tal vez por su avanzada edad, estaba bastante confundida.
 

 

(*) La edición de la revista Gente: “Carlitos Gardel como nunca se vio” contó con el Asesoramiento Especial de Enrique Espina Rawson.

(**) Con respecto al apodo de “El francesito” dice Ricardo Ostuni, pag. 105:
“No son pocos los autores que mencionan a Gardel con el apodo de “El francesito” por el cual, dicen, se lo conocía en los días de su infancia. Al respecto he realizado una prolija investigación tratando de establecer qué documentación fehaciente permitiría comprobarlo. Mi conclusión es que no existe ningún elemento de juicio, como no sea la fantasía creadora de algunos escritores.”

 
Comments