* ARMANDO DEFINO - Artífice del fraude

Por Martina Iñiguez 

LA MANIOBRA MEDIÁTICA

 

El 24 de Junio de 1935, muere en Medellín, según certificación de defunción expedida por la oficina de Catastro y Estadística de Medellín, doblemente autenticada por los gobiernos de Colombia y Argentina, con fecha 14 de diciembre del mismo año:
Carlos Gardel, uruguayo, de 48 años de edad.
El titular de la sucesión a favor de Berta Gardes es:
Charles Romuald Gardes, francés, 44 años de edad.
La polémica generada como consecuencia de esta evidente anomalía propició la aparición de numerosos testigos a favor de una u otra nacionalidad.

Apenas dos días después de haber anunciado la tragedia, el 27 de junio de 1935, el diario “Crítica” de Buenos Aires anuncia en grandes titulares: 

 

“LA MADRE DE CARLITOS QUIERE QUE LO TRAIGAN A LA ARGENTINA”

 

“Con Voz Entrecortada por el Llanto hoy lo Pidió por Teléfono Desde Toulouse”

 

“Esta mañana comunicó su deseo al apoderado de su hijo, Sr .A. Defino.

En Compañía del Mismo, Que se Trasladará A Francia, Vendrá la Anciana a Esta Capital.”

 

¡Primera gran contradicción!

Porque poco después el texto de CRITICA continúa diciendo:

 

 “Hoy por la mañana tuvo lugar una conversación telefónica profundamente emocionante  entre el Sr. Armando Defino, apoderado general en la Argentina de Carlos Gardel, y la madre de éste último, la Sra. Berta Gardel, que reside actualmente en Toulouse, Francia.

A las 9.30 horas de la mañana llegó a las oficinas de la All América Cables el Sr. Defino, acompañado de uno de nuestros redactores, con el objeto de comunicarse con la madre de Gardel, para expresarle la condolencia del pueblo porteño por la trágica muerte de su inolvidable y famoso hijo y para hacerle saber la iniciativa de CRITICA, referente a la repatriación de los restos del cantante fallecido”.

 

 

El texto deja en claro que la maniobra ya estaba en marcha antes de que Defino hablara con Berta.
 
 
En la nota periodística mencionan a Berta Gardes como Berta GARDEL, prueba de lo poco que se conocía hasta ese momento sobre la supuesta madre del cantor. Es evidente que Defino, a pesar de ser el entrevistado no dijo a los periodistas que el apellido verdadero de la supuesta madre de Gardel era Gardes. Tampoco mencionó en esa ocasión que Gardes sería el verdadero apellido del cantor. ¿Lo sabía o se enteró recién cuando llegó a Toulouse y Berta le informó que su apellido era GARDES y que su hijo francés había nacido recién en 1890?

 

Defino no telefoneó a la “señora Berta GARDEL” en presencia de la prensa para expresarle sus condolencias, sino para “hacerle saber” que debía autorizar inmediatamente el traslado de los restos a Buenos Aires. Esta ciudad era la única que le garantizaba el manejo personal de los trámites sucesorios.

 

La comunicación se corta, Defino está muy nervioso y el cronista agrega:

“Y al transcurso de un instante doloroso de inquietud, la inquietud por la vieja que está en nuestras mentes, vuelve a exclamar la voz de Defino, como hablando consigo mismo:

- Es imposible, no puede hablar, está rota, está deshecha la pobre vieja…

 

Cuando la comunicación se reinicia, el diálogo que reproduce el cronista es el siguiente:

“¡Mamita! ¡Mamita! Doña Berta. ¿me oye? – Vuelve a repetir De Fino. Y luego prosigue: -Soy yo, De Fino. Mire, UD NO HABLE, DÉJEME A MÍ que le tengo que decir muchas cosas. En primer lugar reciba en nombre de todo Buenos Aires el pésame, todos somos sus hijos ahora, créame, mamita, y tranquila, eh, tranquila!, ¡muy tranquila! hay que resistir nomás… YO ME EMBARCO EL LUNES EN EL MASSILIA, ¿me oye?, me voy en el Massilia a recogerla. Usted allá me espera, que me la voy a traer en el mismo Massilia. ¿Me oyó? Me voy en el Massilia a recogerla… Bueno, otra cosa muy importante… Aquí deja de hablar Defino y escucha ansiosamente…”

… “Después de una breve interrupción que indica que Doña Berta tiene la palabra, vuelve a hablar con voz temblorosa el representante: AHORA QUE SABEMOS QUE UD. MISMA QUIERE QUE SU HIJO DESCANSE EN LA ARGENTINA, en Buenos Aires, le ruego me envíe un telegrama autorizando para que gestione los trámites para traer sus restos No tenga cuidado, mamita, cuando nosotros regresemos a Buenos Aires, ya estarán los restos aquí… Ánimo, mucho ánimo, no se deje vencer por las circunstancias, la quiero ver más tranquila… Espéreme, adiós, mamita, adiós…”

Como se puede ver, Defino se preocupó por dejar en claro cuales serían los pasos a seguir, especifica “quiere que su hijo descanse en Argentina, en Buenos Aires…” A pesar de las dificultades de comunicación de la época, a poco más de un día de la muerte del cantor, antes de hablar con Berta ya había resuelto su viaje a Toulouse en su busca y reservado pasaje en el Massilia.
La comunicación tuvo por finalidad hacer público que Berta Gardes daba su consentimiento para que él manejara los trámites de repatriación. De haber sido un sentido mensaje de pésame, lo habría hecho privadamente.

¿Por qué tanta urgencia si su apresuramiento no iba a resucitar al cantor? ¿Por qué no respetar durante unos pocos días el duelo de la supuesta madre si estaba seguro de su francesismo?


Le dice al comenzar la comunicación: “Mire, Ud no hable, déjeme a mí que le tengo que decir muchas cosas…”
Cuesta creer que a una mujer que estaba rota, deshecha, que no podía hablar, lo primero que se le ocurrió decir fue que quería que los restos de su hijo descansen en Buenos Aires.

 

La nota evidencia la celeridad con que actuó el representante del ídolo, quien evidentemente estaba más nervioso y preocupado por resolver el problema del traslado de los restos antes de que actuara el gobierno de Uruguay, que aturdido por el dolor de la pérdida sufrida.

Le asegura a la “señora GARDEL” que los restos de Carlos estarán en Buenos Aires para cuando ellos regresen juntos de Francia, presumo que ya a sabiendas de que eso sería poco probable, pero con la convicción de que ese argumento la decidiría inmediatamente a trasladarse a la Argentina.

No menciona testamento alguno porque necesitaba asegurarse de que podría convencer a Berta de que decirse francés había sido una decisión de Carlos. Esperaba poder hacerlo personalmente.

El 28 de junio de 1935, al día siguiente de esta nota, aparece en CRITICA una entrevista a Esteban Capot, programada por Armando Defino en la que queda en evidencia que ni Defino ni Capot conocían la verdadera grafía del apellido de Berta GARDES, ni que Charles Romuald Gardes había nacido en 1890.
 
La trampa estaba en marcha…
 
 
ooooooooooooooooooooooooooooo
 
10 dias después, el 8 de de julio de 1835, La Canción Moderma repite la nota de CRÍTICA, pero esta vez, Armando Defino cometió el error de reproducir las palabras dichas por Berta Gardes:
 
"YO QUIERO QUE LOS RESTOS DE CARLITOS DESCANSEN EN SU PATRIA: LA ARGENTINA"

Ella sabía bien que quien se nacionalizó argentino fue el uruguayo y tacuaremboense CARLOS GARDEL, su hijo francés JAMÁS LO HIZO.
Si Carlos Gardel hubiera sido Charles Romuald Gardes, Berta no hubiera dicho que SU PATRIA ERA LA ARGENTINA.



 
 
El infatuado difamador Juan Carlos Esteban reconoció que de anularse lo que él llama ridículamente “salvoconducto” (*), la ciudadanía ARGENTINA CADUCARÍA AUTOMÁTICAMENTE diciendo en su nota "Gardel Nacionalidad":  
 
“Desde el punto de vista de las formalidades legales, si se lleva adelante la iniciativa de anular, por falsedad manifiesta el “SALVOCONDUCTO” N° 10052/20, que fue el instrumento de origen del cual emanó la documentación posterior, se habilitaría la discusión sobre la legitimidad de su ciudadanía argentina, O CADUCARÍA AUTOMÁTICAMENTE.”

(*) SALVOCONDUCTO: Documento expedido por una autoridad para que quien lo lleva pueda transitar sin riesgo por donde aquella es reconocida.

Ejemplo de salvoconducto, es una VISA, documento que permite a un extranjero transitar por un país diferente al suyo.

Es absurdo atribuirle a la documentación oficial de Gardel la calidad de “salvoconducto”, ya que un “salvoconducto” no autoriza a comprar propiedades, firmar contratos, acceder a cuentas bancarias, etc.

En cambio el DOCUMENTO DE IDENTIDAD es un documento primario emitido por una autoridad administrativa competente para permitir la IDENTIFICACIÓN PERSONAL DE LOS CIUDADANOS. Es OBLIGATORIO y fundamental para realizar trámites varios ya sea A NIVEL GUBERNAMENTAL O PRIVADO. 
 
El reciente retiro de la página del Ministerio de Educación  de la mención de Toulouse, como supuesto lugar de nacimiento de Gardel, así como la eliminación del nombre de Berta Gardes como el de su madre natural, ante la presentación, por parte del Dr. Israel Alvarez de Armas, de la Carta de Ciudadanía Argentina otorgada al ciudadano uruguayo Carlos Gardel en 1923, aceptada por la justicia de este país, que, evidentemente, no consideró su documento oficial uruguayo un “salvoconducto”, da la razón a los profesionales que determinaron la legalidad de la documentación uruguaya de Carlos Gardel.

 
 
Comments