* "Tengo de ARGENTINO tanto como de FRANCÉS; es decir, NADA ABSOLUTAMENTE" - 1933

Dijo Gardel:
“-Tengo de argentino tanto como de francés; es decir, nada absolutamente. La verdad es que soy natural de Montevideo, capital del Uruguay, mi patria. Allí pasé mi infancia y parte de mi juventud...”
 
 
Reproducción de la nota aparecida en la revista:

“POPULAR FILM”, Nº 336 DEL AÑO 1933

SEGUNDA SALIDA A LA PANTALLA DE CARLOS GARDEL


Aunque parezca extraño se está discutiendo la nacionalidad de Carlos Gardel, como antes se discutió – y se discute aún – la del navegante Colón.
Varios pueblos se disputan la gloria de ser cuna del famoso artista.
En Burdeos, en Perpignan, en Toulouse se asegura que Gardel nació allí.
Un periodista francés, aprovechando la estancia del cantador de tangos en el estudio Paramount de Saint Maurice, ha querido aclarar, de una vez para siempre, esta cuestión.

He aquí lo que dice el aludido reporter galo:

“Cuando le indiqué a Carlos Gardel que me resultaba muy extraño que teniendo un tipo tan magníficamente argentino, hubiera nacido en Francia, según aseguran algunos, Gardel, sonriendo, me replicó:
“ ¡Qué quiere usted...! Cuando se afirma en mi presencia que soy nacido en Francia, por la que siento tan viva simpatía, me limito a responder: “Naturalmente. Creo que así los dejo complacidos y contentos sin yo perder nada por eso.
“- Pero en realidad, usted es argentino...”
“- Tengo de argentino tanto como de francés; es decir, nada absolutamente. La verdad es que soy natural de Montevideo, capital del Uruguay, mi patria. Allí pasé mi infancia y parte de mi juventud. En Montevideo organicé mis dos primeros conciertos, en el que me acompañaron dos camaradas de mi misma edad. Yo cantaba y mis amigos mes acompañaban con una guitarra y un bandeón (sic), instrumentos no muy nuevos, porque no teníamos dinero para procurarnos otros mejores."
“Luego fui a Buenos Aires, donde me presenté como cantor “amateur” de canciones típicas de la Argentina, dando conciertos en todas las sociedades locales. Por entonces empecé a componer mis propias canciones.”

Después el simpático artista, me confiesa con su habitual franqueza:
“- Yo no he estudiado nunca música. El canto es en mí algo intuitivo. Imagino el aire de una canción, y, cuando creo haberle dado estilo, ambiente, me decido a realizarla. Por lo demás, no he logrado explicarme jamás como es posible que yo cante con esa facilidad que me reconoce todo el mundo, sin conocer una nota.”

La intuición suple, en los individuos privilegiados, al conocimiento. Hay casos sorprendentes de intuición y otros de precocidad. Individuos que pintan, sin conocer el dibujo; que hacen versos, sin conocer la métrica.

No existe un cantador de estilos americanos que pueda comparársele. hay en Gardel una inspiración, un gusto depurado, que vence por encima de las demás cualidades que puedan tener otros artistas de su clase.

Carlos Gardel acaba de actuar ante la cámara en un film dirigido por Louis Garnier en el estudio de Saint Maurice. Se titula la nueva cinta “Espérame”. El compositor Marcel Lattés ha realizado técnicamente cuatro aires de estilo genuinamente argentinos, que el propio Gardel, protagonista del film, le ha inspirado.

Trabajan en "Espérame" con el gran artista, la cancionista Goyita Herrero y la bailarina Lolita Benavente, dos muchachas bonitas y célebres.

“Espérame” quedará incorporado al cinema hispanoamericano, porque sus intérpretes son seres de nuestra raza. Y no sólo por esto, sino por la atmósfera que rodea al film, por el fondo de la acción, por el asunto en que se refleja el carácter y las costumbres de los pueblos de hispanoamérica, de la América latina y española.
Los que vimos A Gardel en la anterior película de la Paramount, “Luces de Buenos Aires”, estamos seguros de que triunfará plenamente en su segunda salida a la pantalla.
*************************************
 
Carlos Gardel hace estas declaraciones a la revista barcelonesa, después de haber confesado en tres ocasiones en su propio país, haber nacido en Tacuarembó.
Ver:
El tema de la edad de Gardel es uno de los más controvertidos porque está directamente relacionado con su verdadero origen y su imposible asimilación a un niño nacido en Toulouse en 1890: Charles Romuald Gardes.
 
Comments