* 1ra CÉDULA LEGAL DE GARDEL II- Los papelones de Ana Turón

ANA TURÓN : “Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago…”

Cuando hace un par de años, habiendo sido invitada por la Sra Turón a hacer comentarios en su blog, inserté uno, diciendo que el libro de los criminalistas Raúl Torre y Juan José Fenoglio no podía considerarse “francesista” porque si bien sus autores afirmaban la legitimidad formal del testamento ológrafo, mostraban su imparcialidad dejando en claro que para determinar la identidad biológica de Carlos Gardel era necesario un estudio de ADN (1), la Sra Turón no sólo eliminó mi comentario, sino que cambió la configuración de su blog para que no se pudieran incluir libremente más comentarios.

En setiembre de 2012, en nota titulada “El Morocho del Abasto” versus “El pibe chorro”, se refirió a un artículo de mi autoría, compartido con Ricardo Ostuni, sobre el que afirmaba erróneamente que el prontuario de 1915 no había sido “sometido a peritaje alguno por los expertos en la materia y autores del libro “Carlos Gardel, investigación criminalística”, de los Dres Raúl Torre y Juan José Fenoglio. Por el contrario. una de mis primeras acciones había sido enviar dicho prontuario a estos especialistas para su evaluación. Cuando solicité, primero privadamente y luego a través a través de Facebook, que la nota fuera rectificada por dar una falsa información, o se me permitiera el “derecho a réplica”, fui bloqueada en todas sus páginas.

Llama mi atención entonces, que quien tiene semejante actitud discriminatoria, critique al diario “El País” de Montevideo cuando éste la ningunea con razón, ya que en sus comentarios no hace más que evidenciar su falta de ecuanimidad y conocimientos sobre el tema planteado.

“Buscar roña”, “buscarle pelos al huevo” o “buscarle la quinta al pata al gato”, son modismos que nos ayudan a definir una patología descalificatoria común a la mayoría de los defensores del fraude del Gardel francés, generalmente usada para defender desde la ignorancia lo que no se puede defender con argumentos.

Las notas recientemente publicadas por la Sra Ana Turón, referidas a importante documentación gardeliana, como el prontuario de 1915 o la primera Cédula legal argentina de Carlos Gardel, dados a conocer en el transcurso del último año, dan un cabal ejemplo de esta lamentable práctica.

De disparate en disparate, esta señora arguye:

1)  Que la primera Cédula Argentina legal obtenida por Carlos Gardel no fue la primera porque “es ampliamente conocida la gestionada en 1915, días antes de su viaje a Brasil”. Sin embargo, se contradice a sí misma porque había descalificado la validez de esa cédula “trucha” en una nota anterior, a la vez que hacía una “negación”(2) al hablar del prontuario de 1915 de “El pive Carlitos”.

2)  Por otra parte, afirma que publicar el facsímil de un auténtico documento gardeliano, dejando en claro que se trata de una “copia” (como fue siempre aclarado) es un “engaño”, pero increíblemente no considera engaño, ni califica de mala fe, el ocultamiento, la adulteración y la manipulación hecha por diferentes pseudo investigadores francesistas, de documentos que son vitales para conformar la verdadera biografía de Carlos Gardel. Agreguemos que ella conocía que el facsímil de la Cédula de Gardel estaba en venta desde seis meses antes de ser adquirido por Industrias Culturales Argentinas y confiesa que ella misma lo hubiera comprado de haber sido más barato.

3)  No conforme con esto, acusa al cronista de El País (quien como es lógico en un tema tan complicado, no diferencia entre fecha de registro de Nacionalidad y otorgamiento de la primera cédula legal), de falsear ex profeso de la fecha “8 de octubre” (3), ignorante de que la fecha “4 de noviembre” (expedición de la primera cédula), fue corroborada por diferentes investigadores y publicada en los numerosos libros de su nutrida biblioteca (de la que parece no saber interpretar los textos(4)):

Gardel: la biografía. Julián Barsky, Osvaldo Barsky. Taurus, 2004, página 290.

Héctor Ángel Benedetti. Editorial Planeta. 2000. Página 249

Carlos Gardel: A la Luz de la Historia. Nelson Bayardo. Biografías Aguilar, 2000. Páginas 221

Gardel: páginas abiertas. Eduardo Payssé González. Ediciones de la Plaza, 2004. Página 53.

Tango: Una Historia Viva. Luis Enrique Gómez Chaparro. Editorial ABC, 2005. Páginas 209.

Repatriación de Gardel. Ricardo A. Ostuni. Ediciones Corregidor, 1998. Página 142., etc. etc. etc.

4)  Si la Sra Turón hubiera solicitado al Sr. Sergio Peluso(4), actual propietario del documento cuestionado, con quien se comunicó telefónicamente desde su audición radial, que le permitiera observar el original de la primera Cédula Legal Argentina de Carlos Gardel, hubiera podido apreciar que debajo de la fotografía de Carlos Gardel, figura, testimoniando la fecha en que fue otorgada: “Fotografía tomada el 4 de 11 de 1920”.

Para esta señora entonces, parece ser más importante explayarse en charlatanerías descalificatorias sin sustento, que corroborar la exactitud de la información recurriendo a las fuentes. Su afán por minimizar lo evidente para intentar sostener una historia falsa resulta patético.

Para poder expresar mi disenso, e invocando el valor intrínseco del “Derecho a réplica”, solicito a la Sra Turón la publicación de mi respuesta en sus páginas.

Martina Iñiguez


NOTAS

(1) El repudio a la realización de un estudio de ADN por parte de los sostenedores del Gardel francés indica claramente que no creen en su propia versión. 

(2)Negación (psicología)

La negación es un mecanismo de defensa que consiste en enfrentarse a los conflictos negando su existencia o su relación o relevancia con el sujeto. (En la teoría psicoanalítica freudiana, los mecanismos de defensa son estrategias psicológicas inconscientes puestas en juego por diversas entidades para hacer frente a la realidad y mantener la autoimagen). 

Se rechazan aquellos aspectos de la realidad que se consideran desagradables. El individuo se enfrenta a conflictos emocionales y amenazas de origen interno o externo negándose a reconocer algunos aspectos dolorosos de la realidad externa o de las experiencias subjetivas que son manifiestos para los demás. El término negación psicótica se emplea cuando hay una total afectación de la capacidad para captar la realidad. Ejemplo: Fumar provoca cáncer, pero la persona lo niega e incluso estima que es favorable para su salud porque le resulta placentero.

Solución Este mecanismo de defensa suele ser solucionado a través de visitas frecuentes a un psicólogo o psiquiatra y el mantener una buena relación inter-personal y familiar hacen que una persona posea una mayor salud mental.

3) Lo absurdo de la acusación reside en que el número 8 ni siquiera figura en el documento, ya que sólo aparece el mes de inscripción del registro. Entonces, ¿qué es lo que a su criterio se está ocultando?

4) En una evaluación internacional en comprensión de texto, Argentina obtuvo el puesto 58.

5) La primera Cédula Argentina legal de Carlos Gardel estaba expuesta, con otros documentos del cantor -a los que nunca se dio acceso a los investigadores uruguayistas-, en la vitrina del coleccionista Hamlet Peluso, como vemos en estas fotografías que fueron publicadas por la desaparecida página Gardel Web en mayo de 2006.



INFORMACIÓN ADICIONAL DEL INVESTIGADOR MARCELO MARTÍNEZ

La aparición de una copia de la cédula de identidad argentina de Carlos Gardel de 1920, en color, en alta definición, donde puede apreciarse el documento completo, por delante y por detrás, es uno de los grandes aportes investigativos que por fortuna nos dejó el 2013.

La existencia de la Cédula se mencionaba en publicaciones anteriores. Pero una cosa es tener referencias indirectas y otra bien distinta es corroborar su existencia y chequear los detalles a través de un facsímil de altísima calidad.

En dicha reproducción puede apreciarse que el trámite se inició durante el mes de octubre de 1920, pero sin especificarse si fue el día 8, en coincidencia con la fecha del documento expedido por el Consulado General del Uruguay. Otro elemento que apunta al día 8 es que la Cédula de Identidad Nº 383017 se renovó tres años después, un 8 de octubre (de 1923).

La fecha de emisión de las cédulas que se tramitaban en Argentina en aquellos años siempre figuraba debajo de la foto del interesado. En este caso en ese lugar dice: "FOTOGRAFIA TOMADA EL 4 DE 11 DE 1920" tal como puede verse a simple vista. Ni se trata de un rumor, ni es una fecha atribuible a Walter Santoro o a Martina Iñiguez, ni a los medios que le han dado difusión durante el 2013. 

Si bien son pocos los libros donde se menciona la Cédula, todos han coincidido en datarla "4 de noviembre de 1920". (1)

Asimismo, el parlamento uruguayo al votarse la ley Nº 16.742 (Publicada D.O. 20 mayo 1996 - Nº 24540), que en su artículo 1º declaró el 24 de junio de cada año "Día de Carlos Gardel", durante los alegatos de la Asamblea General, Cámara de Representantes, se argumentó —junto a otros múltiples documentos oficiales— la existencia de: "su cédula de identidad Nº 383.017, de 4 de noviembre de 1920". Esa referencia consta en el Diario de sesiones, Números 2501-2510. Uruguay. Asamblea General. Cámara de Representantes. La Cámara, 1995. Página 142.

EN RESUMEN:

Ya sea que se tome como referencia la fecha de gestión del documento (octubre) o la fecha de emisión del mismo (4 de noviembre), poco o nada modifica lo sustancial: que Gardel estaba reconocido legalmente como ciudadano rioplatense, tanto por las autoridades de Uruguay como de Argentina, desde el año 1920.

Patentiza la importancia del facsímil que, en primer lugar, verifica la existencia del documento, y en segundo, las fechas de trámite, emisión, y demás pormenores. Su relevancia es aún mayor si consideramos que muchos otros documentos vinculados a Gardel se han perdido, o continúan ocultos, con lo cual se entorpece la reconstrucción de una auténtica y precisa biografía.

La valiosa labor investigativa que desde hace más de una década viene llevando a cabo con tanta eficacia Martina Iñiguez, aquí con la ayuda del gran benefactor gardeliano Walter Santoro, ha permitido echar luz en otro punto oscuro, haciendo público un documento clave en la biografía del gran cantor.

Esperamos que ahora sí el original sea exhibido como corresponde, tras casi cien años de permanecer en las sombras. Esto último es lo que debería alertar y ocupar a quienes se consideren investigadores y defensores de La Verdad (con mayúsculas).

Marcelo O. Martínez

http://www.gardel.es

Madrid, 19 de noviembre de 2013.

Comments