Acerca de la obra

"...el afamado, aplaudido y vitoreado Show de Terry and Fred..."

 

 

 

“El Último Café Concert” cuenta las aventuras de dos cómicos fracasados, Terry y Fred, quienes intentan llevar a cabo por última vez su show, mezcla rara de patetismo y genialidad, cuando un contrato millonario y unas revelaciones duras de afrontar se entrecruzan haciendo difícil distinguir la realidad de la ficción.”

 

Este sería el argumento sencillo de la obra que se sostiene dramáticamente como un thriller en el que el espectador no sabrá hasta el último momento qué misteriosa conexión se oculta entre el supuesto contrato millonario que Fred dice haber conseguido  y la confesión de Terry que ha sido abandonado por su amante. Un thriller, un culebrón, una comedia... fundamentalmente una búsqueda de generar un género o lenguaje nuevo a partir del entrecruzamiento de los ya existentes.

 

En la obra se intercalan la ficción del show, que ambos quieren sostener, con  la “realidad” de su relación que se les impone generando zonas grises donde es difícil para ellos  y para el espectador identificar si están actuando o no. Es, digámoslo, teatro dentro del teatro. Con un giro final que relativiza incluso aquella primera dicotomía: finalmente todo es ficción, todo es teatro.

 

En general, el clima de la obra es de un humor ágil, por momentos desopilante, pero matizado con situaciones más dramáticas, donde se trabaja desde la identificación o la máscara naturalista.

 

Hay además, conviviendo en la escena, otros tres personajes más: dos que no aparecen físicamente pero que articulan el drama, Sofía y  Otto, y un tercero que esta todo el tiempo en escena pero como una figura casi ausente, el baterista y cada uno de estos personajes es el doble de otro o, lo que es igual, tiene su doble. En definitiva, toda la obra esta cruzada por la problemática de los opuestos, del doble, del otro. Es comedia  y es tragedia, es realismo y espectáculo de variedades, es clown y es naturalismo.

 

inicio