Inicio

Web del Movimiento El Safari de la Vida

AFRICA - Ismael Lo


 
Pincha en este enlace para leer todas las Cartas de Nobody:

 
El Safari de la Vida
Comprando este librito vas a colaborar a que podamos seguir transmitiendo algo que es mucho más que un mensaje sobre la ayuda a  los africanos.
Ayúdanos a divulgar la urgencia de África, pero también ayúdate a entender una realidad que va mucho más allá de lo comprensible. El continente negro encierra situaciones que no casan con la lógica del ser humano, unas por su amargura y otras por la ignorancia y dejadez con que han sido tratadas pero, de todas ellas, la que más clama justicia es la del silencio. No podemos, no puedes, seguir haciendo como que no pasa nada, porque sí pasa, y muy grave. Millones de niños y niñas mueren cada año (miles cada día), por hambre, sed o afecciones perfectamente curables con un mínimo esfuerzo médico. Cientos de miles  vagan solos porque sus padres no pudieron resistir el envite de la vida y abandonaron este mundo sin solución de continuidad para sus pequeños. Y otros muchos millones sonríen en la adversidad mientras sus ojos nos dicen que no saben por qué pasamos de ellos como si fueran invisibles.
Por lo que más quieras, haz que circule el mensaje de que ha llegado la hora de decir ¡basta! y ponerse manos a la obra. Y no esperes que lo hagan los demás, si no sabes por dónde empezar en este librito encontrarás algunas claves interesantes para hacerlo. Y si ya lo has leído, por favor, haz por regalarlo, difúndelo o si quieres  préstalo, cualquier cosa menos quedarse de brazos cruzados.  
Visita este enlace: Libros

Cosas de África
 
 
Si quieres leer más mensajes claros, directos  y  muy contundentes sobre África, visita el blog del periodista Javier Bleda.

Síguenos en Twitter


No esperes a los dirigentes; hazlo solo, de persona a persona
Madre Teresa de Calcuta
 
Tú mismo debes ser el cambio que deseas ver en el mundo
Ghandi
 

ÁFRICA 
No puedes seguir mirando hacia otro lado
 
Cuando pienses en África has de hacerlo en positivo, porque será la esperanza de imaginar que sí se puede hacer algo lo que te llevará a luchar  por ello con todas tus fuerzas. África está viva y sus habitantes ansían poder demostrar al resto de la Humanidad que son mucho más que personas a las que tener lástima, sólo esperan tener la oportunidad de demostrarlo.
Pero no olvides tampoco que en el gran continente negro hay millones de personas cuyas miradas encierran temor a lo desconocido, a ese Primer Mundo en el que la gente tiene tanta prisa que no puede pararse a pensar en ellos, los nacidos en el continente más rico del planeta y, al mismo tiempo, el lugar donde la miseria gusta señorearse. Triste ironía de un mundo que se cree cuerdo.

 El mensaje más claro y directo que  se ha escrito sobre la cooperación con África
 
 

¡¡Ayúdanos a difundirlo!!

 

Puede que estés cansado de escuchar cosas malas y desgracias sobre África, que las campañas de las ong te tengan hastiado y que pienses que con la crisis mundial primero hay que barrer para casa y después ya se verá, todo esto es lógico, nadie te lo puede echar en cara porque somos humanos. Sin embargo, a pesar de que todo esto pueda ser cierto, debes hacer una pequeña reflexión para encontrar la diferencia entre ser un humano y ser humano.

 

Pretendemos que el mensaje escrito en el librito El Safari de la Vida, sobre la ayuda urgente a África, pueda dar la vuelta a España y llegar a todas sus ciudades y pueblos. Nuestra intención es que lo lean tantas personas como sea posible y pasen a ejercer la acción directa sin pérdida de tiempo. Su lectura te hará comprender muchas cosas y se hará imprescindible cuando por fin decidas ponerte manos a la obra y dejar de mirar para otro lado.

 

Necesitamos tu ayuda porque la única forma de implicar a más personas es el boca a boca y que les pidas que lean este librito, solo eso. Estamos seguros que, una vez lo lean, su visión sobre África y los africanos va a cambiar, y también creemos firmemente que comprenderán la necesidad de aplicar el amor a sus vidas en relación a los demás seres humanos.

 

Si no has leído todavía El Safari de la Vida pídenos un ejemplar y comprenderás el porqué de nuestra insistencia en difundirlo. Y si ya lo has leído y crees que merece la pena el esfuerzo, entonces solicítanos más ejemplares para tus familiares, amigos, clientes o compañeros y compañeras de trabajo o de estudio. Pero deberás tener en cuenta una cosa, si te es posible has de pedir a cada persona el importe del librito, a no ser que quieras regalarlo. Es interesante que te lo paguen porque ese pequeño gesto significa un interés de partida, demuestra que la persona a la que se lo ofreces tiene su corazón abierto a los que más sufren.

 

Un periodista de línea dura al servicio de los africanos y enganchado por África...

 

Javier Bleda, el autor del librito, es un periodista que suele hacer pocos amigos con sus escritos, sólo hay que ver su currículo judicial con bastante más de cien querellas a sus espaldas por escribir cosas que no siempre han gustado a todo el mundo, aunque hasta ahora increíblemente ha conseguido librarse de la cárcel. Conoció África por primera vez hace más de veinte años y, desde entonces, no ha dejado de estar en contacto con el continente negro subyugado por sus gentes, sus paisajes, sus colores, su fuerza y también, cómo no, por el dolor y la impotencia ante tanta pobreza e injusticias. Ha realizado trabajos para diferentes gobiernos africanos comprobando, finalmente, que unos quieren hacer cosas y no pueden y otros, los más, pueden hacerlas y no quieren.

 

Desde el primer momento, Javier Bleda se sintió espiritualmente unido a África, como le pasa a tantas personas que la conocen, y poco a poco fue descubriendo un mundo de sensaciones totalmente desconocido: “He visto gente que vive con nada y gente que muere por casi nada. He sobrevivido a graves enfermedades, pero no he soportado ver irse a tantos por un suspiro. He tenido en mis manos las posibilidades y en mis brazos la desesperación. He sentido el miedo, pero no he compartido el horror. He conocido la justicia y no he comprendido la injusticia por norma. He dejado que los niños se acerquen a mí, sin zapatos, sin padres, sin ilusiones. He saludado a la muerte y no me ha contestado, estaba ocupada. He encontrado a Dios en África mirando hacia arriba, hacia el Norte. He estado en África y existe, aunque no lo queramos creer”.

 

Escrito para quienes se miran al espejo y ven reflejada una persona, escrito para ti

 

A pesar de las circunstancias actuales, las personas nacidas en el Primer Mundo somos afortunadas por tener la posibilidad de llevar una vida digna llena de comodidades. Damos por hecho que cada día vamos a comer, que si tenemos un problema de salud lo vamos a resolver, que el acceso a la educación es obligatorio, que de una u otra manera disponemos de un techo y que nuestros derechos están muy por encima de nuestras responsabilidades.  Por supuesto, también entendemos que los servicios públicos y las infraestructuras han de estar a la altura de las circunstancias, que la seguridad está garantizada, que la justicia funciona y que la corrupción es solo cosa de los telediarios. Todo esto lo damos por hecho, pertenecemos al Primer Mundo.

 

Pero, ¿qué pasaría si, de repente, de un día para otro, comer fuera más cosa de suerte que de certidumbre?, ¿qué pasaría si lo que ahora no consideramos más que una pequeña molestia pasajera, como pueda ser una simple diarrea, llevase a nuestros hijos a una muerte segura?, ¿qué futuro nos plantearíamos si viéramos la educación a la misma distancia que la Luna?, ¿qué ocurriría si nuestro techo fuese de chapa vieja bajo un calor insoportable, midiera tanto como una de nuestras habitaciones actuales y, para colmo, bajo él tuviésemos que refugiar a toda nuestra familia?, ¿qué sentiríamos al saber que nuestros derechos han sido suprimidos  y nuestras obligaciones aumentadas? Y si todo esto nos puede parecer irreal, ¿qué haríamos si nuestras carreteras fueran intransitables y el camino a recorrer fuera un mundo?, ¿qué pensaríamos si nuestra seguridad, y la de nuestra gente, dependa de todo menos de nosotros mismos?, ¿qué opinaríamos si la justicia fuese solamente algo de lo que hemos oído hablar?, ¿cómo sobrellevaríamos dar por hecho que la corrupción ha pasado a formar parte de nuestra vida, y especialmente de la de nuestros dirigentes?

 

Por todo esto, y por todo lo que tú sabes, es por lo que te pedimos que actúes ante la ineficacia, que no te calles dando razón de ser a un silencio cómplice. Que revises tus valores y comprendas que haces falta. Que no pienses que tu ayuda es una gota en un océano, sino que sin tu gota el océano no sería. Que te impliques por África no dejando pasar un solo día sin que al final del mismo tengas la satisfacción de haber hecho algo, por pequeño que sea.  Lee el librito El Safari de la Vida, comprende su mensaje y actúa en consecuencia, tu yo interior no se arrepentirá, y esperamos que tú tampoco.

Si quieres contactar con Javier Bleda puedes escribirle un email a: javierbleda@elsafaridelavida.org

 
Pincha en este enlace: Libros