Acuarios‎ > ‎Peces de agua dulce‎ > ‎

Peces de agua fría



Los peces de "agua fría" que encontramos en los acuarios son peces que pueden vivir con la temperatura ambiente y no necesitan termocalefactor ya que pueden soportar temperaturas más bajas que los peces tropicales. Su temperatura ideal oscila entre los 15 y los 22 ºC. Hay varias especies que podemos introducir en los acuarios pero la más común es el carassius auratus, más conocido como carpa dorada o goldfish. Esta especie del orden de los ciprínidos cuenta con numerosas variaciones, algunas tan sorprendentes que no parecen que sea la misma especie.
Son peces que pueden llegar a alcanzar los 20 cm de longitud por lo que deben mantenerse en acuarios de más de 60 litros. Su origen se encuentra en el este de Asia  aunque han sido reproducidos con éxito en todo el mundo. Esta especie puede llegar a ser muy longeva (cuentan que algún ejemplar ha llegado hasta los 50 años), aunque lo normal es que duren 10-15 años (depende de la variedad) si están bien cuidados y tienen buena genética.

Variedades de carpas doradas:

Todas las carpas doradas proceden de un ancestro común que a lo largo de la historia mediante sucesivos cruces y selecciones ha ido dando lugar a las numerosas variedades que hay hoy en día. Se han conseguido ejemplares de distintos colores y combinaciones tales como rojo, negro, blanco, amarillo, etc. También se ha condeguido que tengan aletas dobles, en forma de velo, incluso que carezcan de aleta dorsal. Lo mismo podemos decir de su cabeza y ojos, obteniendose variedades con la cabeza tipo "león" y ojos muy saltones que en ocasiones forman sacos globosos muy llamativos.
Aquí no vamos a ver todas las variedades que existen, pero sí algunas de las más comunes, como las siguientes:











































Alimentación:


Las carpas doradas son muy activas en todas las épocas del año, aunque más aún en los meses cálidos del año. Se les debe dar de comer una vez al día, dos si son peces muy glotones. Como en todo existen opiniones y también hay quien prefiere darles pequeñas tomas de alimento varias veces al día. En lo que estamos todos de acuerdo es en que hay que tener cuidado de no sobrealimentarles (es mejor que pasen un poquitín de hambre que no que se atiborren). En cuanto al tipo de alimentación, son animales omnívoros. Aceptan bien tanto alimento seco como fresco (vivo o descongelado). La mayoría de los preparados comerciales vienen bastante bien ya sean en escamas, granulado, etc. Al ser omnívoros no es raro que si hay plantas acuáticas las mordisqueen un poco, no pasa nada, normalmente lo que buscan son pequeñas algas que sirven de complemento a su dieta.

Reproducción:


No es difícil la cría de carpas doradas en los acuarios. Es necesario tener un acuario lo suficientemente grande para albergar las parejas reproductoras y un poquito de suerte. Para una pareja de reproductores necesitamos un acuario de unos 60 litros mínimo (o de 60 cm. de largo). Lo primero es saber distinguir el macho de la hembra, en esta especie es relativamente sencillo. En el macho reproductivo, en los opérculos aparecen unos pequeños tubérculos del tamaño de la cabeza de un alfiler a modo de "granos" que se extienden también sobre los radios de las aletas pectorales. Después de la época reproductiva estos tubérculos suelen desaparecer. En la hembra estos "granitos" sobre los opérculos no existen aunque en raras veces pueden aparecer pero de menor tamaño y más escasos. Además en la zona anal de la hembra aparece el ovopositor, el órgano encargado de la puesta de huevos y que tiene forma de protuberancia o tubito que sale hacia afuera, al contrario que el macho que carece de este órgano y que en esta zona presenta más bien una hendidura hacia adentro.
La época más apropiada para la reproducción es la primavera, cuando empieza a subir la temperatura del agua. El macho persigue insistentemente a la hembra presionado su cabeza contra el abdomen de la hembra. Finalmente la hembra suelta los huevos que son fertilizados por el macho. Los huevos son de pequeño tamaño y el número puede variar entre 50 y 500. Los huevos fertilizados adquieren una tonalidad crema opaca, mientras que los no fertilizados son de color blanco. Tienen una sustancia pegajosa que les hace adherirse a las paredes, piedras u objetos del acuario donde fueron puestos. La temperatura debe estar en torno a 24 ºC, dependiendo de ello tardan entre 2 y 4 días en eclosionar (si la temperatura es mayor en dos días eclosionan los huevos, si es algo más baja tardan cuatro).
Una vez que nacen los alevines deben ser retirados del acuario donde están los padres ya que pueden ser devorados por ellos. Mi experiencia para no tener que estar pendiente y andar pescandolos por todo el acuario es retirar con mucho cuidado los huevos (la piedra u objeto donde estén pegados) y ponerlos en un recipiente a parte más pequeño y esperar a que eclosionen en el nuevo "acuario guardería". Al nacer tienen adherido el saco vitelino, una bolsita que les sirve de reserva alimenticia y que les suele durar un par de días. Después
tendremos que alimentarles. Para ello primeramente debemos darles una comida en polvo que venden en las tiendas que es especial para alevines. Esto durante las primeras dos semanas, despues si ya han aumentado de tamaño, lo mejor según mi experiencia es darles nauplios vivos de artemia. Con este alimento vivo crecen muy bien y sanos. La artemia salina es un pequeño crustáceo que vive en aguas saladas. Sus crías son muy pequeñas (se ven con dificultad) y sirven como alimento ideal para las crías de cualquier especie de pez. En las tiendas venden sobres de huevos de artemia preparados con la cantidad justa de sales para que solo tengamos que ponerl la mezcla en una botella de agua y esperar a que eclosionen los huevos dando lugar a los nutritivos nauplios, una vez que ocurre esto filtrarlos y ponerlos en agua dulce para darselo a nuestros alevines. En la sección de peces tropicales, en la cría de Betas o Combatientes doy más detalles sobre esto.
Pasados ya unos meses podemos empezar a dar de comer a nuestros alevines la comida normal que damos habitualmente a los peces (escamas, granulado, etc.). Según vayan aumentando de tamaño les podemos trasladar a un nuevo acuario.


Comments