Enfoque antropologico

A partir del método experimental inductivo que empleaba en hospitales, Lombroso establece que los delincuentes con delitos graves en común tienen genéticas. como ser:
Potuberancia en la frente
.
Pómulos salientes.
Ojos achinados.
Protuberancias en el craneo.

El criminal nace con diferencias del sujeto "normal". Es diferente a las personas normales por causas geneticas.
rompiendo los fenomenos inhibitorios. Los individuos determinados para el delito sobrepasan los frenos inhibitorios que tienen personas normales.

Tipologia Lombrosina:


  

En EL HOMBRE DELINCUENTE, Lombroso establece una tipología:

DELINCUENTE EPILÉPTICO:
El individuo que sufre una eplilepcia y comete a causa de esta enfermedad un delito. Generalmente comete delitos violentos. Una caracteristica de estos delincuentes es que siempre utilizan armas blancas para cometer los delitos... Por ejemplo para diferenciarlos de un impostor que quiere escudarse en su epilepsia en un delito violento, debe ver si es cuchillo ingreso varias veces en un mismo ángulo. Ya que es la carasterística de estos delincuentes si acuchillan lo hacen en el mismo lugar y en el mismo ángulo. Desde el punto de vista clínico y los fenomenos electroencefalográficos, se reconocen cuatro subdivisiones, la que afecta a estos delincuentes es la epilepsia mayor o Gran Mal. ES INIMPUTABLE.


EL DELINCUENTE HABITUAL

Es la persona que observa un género de vida delictiva al extremo de llegar a constituir un tipo permanente de personalidad criminal. Puede ser delincuente profesional, pero por lo menos una parte considerable de su actividad es de carácter criminoso. Es imputable.

DELINCUENTE LOCO

Es aquel en que el delito es la manifestación o revelación de una anomalía mental, de su individualidad psíquica anormal. El delito en éstos no es más que un episodio en su anomalía mental, es considerado criminalmente  inimputable. En esta clase de delincuentes se considera al   alienado,   al alcohólico, al histérico (ataca mas a mujeres).

DELINCUENTE LOCO-MORAL

Estado psicopatológico que impide o perturba la normal valoración de la conducta desde el punto de vista moral, pero dejando subsistente la capacidad cognoscitiva y volitiva. Es imputable.

DELINCUENTE NATO O ATÁVICO

Persona que esta determinada a cometer delitos por causas hereditarias.  Se basa en que la constitución biológica de ciertas personas les lleva inexorablemente a la delincuencia. Presenta rasgos como ser:  protuberancia en la frente, pómulos y mentón salientes, labios partidos y algunas veces microcefalia.  Es imputable. 

DELINCUENTE OCASIONAL

Se trata de un delincuente primario, poco o nada peligroso, generalmente exento de defectos psicológicos, pero susceptible de convertirse en habituales. No tiene frenos inhibitorios. Esta clase de delincuentes no puede refrenar sus impulsos, ante la ocasión reacciona por impulso. Es imputable. El delincuente ocasional se puede -a su vez-clasificar en:

PSEUDOCRMINAL.

Es ocasional, no es un criminal, las circunstancias hacen que cometa el delito.

CRIMINALOIDE.

Persona que esta empezando a delinquir por sugestión del ambiente

DELINCUENTE PASIONAL

Aquel en que el delito prorrumpe tempestuosamente, como un huracán psíquico, anulando la voluntad e impidiendo la sana y normal recepción de los acontecimientos. Paradeterminar su imputabilidad o inimputabilidad se requiere en todo caso un atento análisis psicológico.

DELINCUENTE PROFESIONAL

Es el que participa regularmente y como medio normal de vida, en una cultura criminal perfeccionada y dotada de un cuerpo de aptitudes y conocimientos especializados. Es imputable.


Anexo: “La delincuente femenina”



Lombroso sospechaba que las mujeres destinadas a cometer crímenes desarrollaban una fuerza inusual, en tanto que las prostitutas se dedicaban a este comercio debido a su particular belleza. Tales planteamientos resultan difíciles de reconciliar con la observación directa, y Lombroso, tras años de estudiar fotos de delincuentes femeninas, de medir sus cráneos y cuantificar sus bíceps y tatuajes, se encontró prácticamente donde había empezado. Los signos inequívocos de degeneración, como deformaciones craneales o hirsutismo simiesco, se manifestaban en muy contadas ocasiones. Con el tiempo, Lombroso cayó en la cuenta de que las delincuentes femeninas mostraban menor cantidad de signos de degeneración por la simple razón de que eran menos evolucionadas que los hombres. Con lo cual, las mujeres primitivas resaltaban menos entre los restantes miembros de su sexo. Dedujo que, puesto que las mujeres son, por naturaleza, más sumisas ante la ley que los hombres, la infrecuente criminal femenina ha de ser genéticamente masculina. Por ende, las mujeres condenadas sufrían un doble ostracismo: el legal y el social. Lombroso dice: “En consecuencia, esta doble excepción hace de la mujer criminal un verdadero monstruo”.
Comments