Oceanía

En Nueva Guinea y en Borneo, los indígenas hacen girar peonzas después de la siembra; este ritual está destinado a estimular el crecimiento de los jóvenes brotes. En algunos lugares de Australia, se hacen girar grandes peonzas unas contra otras, en batallas de peonzas gigantes. Se puede decir que las primeras peonzas agujereadas de arriba a abajo y atravesadas por su eje tienen su origen en la primitiva civilización de los papúes.

A finales del siglo XIX, las peonzas pata de cama estaban muy extendidas entre los niños de Nueva Zelanda. Se hacían carreras de peonzas en las carreteras y yendo a la escuela, en trayectos que podían llegar a uno o dos kilómetros. Fabricaban peonzas pata de cama con mechas de Uno y los jugadores expertos llegaban a recorrer 15 metros o más ¡chocando con obstáculos, las peonzas podían alzarse y romper una ventana! ¡Como generalmente se grababa el nombre en la peonza, era inútil huir del lugar del crimen!

Comments