Japón

No existe mucha información acerca de los orígenes de las peonzas en Japón. Durante siglos las peonzas fueron un juguete muy popular en Japón y actualmente continúan siéndolo. Las peonzas japonesas están hechas de madera, bambú, conchas o frutos secos y tienen una gran variedad de formas y tamaños. La forma de las peonzas japonesas depende del material y lugar donde fueron fabricadas, algunas incluso tiene agujeros que producen un zumbido cuando giran.

Para girarlas se utiliza bien la mano, o bien una cuerda. La fabricación de peonzas es objeto de un artesanado tradicional. Los artesanos se distinguen por su originalidad; fabrican incluso peonzas pateras que dejan peonzas pequeñas al girar y fueron pasatiempo de niños y mayores
durante muchos años. 

 Los niños japoneses juegan con koma durante todo el año, pero son un juguete especialmente popular en el Día de Año Nuevo llamado "Oshogatsu". Esto es debido en parte a la letra de una popular canción japonesa que dice: “Vamos a volar una cometa y girar un trompo durante el oshogatsu". De hecho, los periódicos y programas de televisión presentaron los juegos con peonzas como una actividad de Año Nuevo y las jugueterías trabajaron para fomentar su comercialización. En otras estaciones, había muchos juguetes y cosas que hacer, pero las tiendas de juguetes tenían muy pocos artículos para vender en invierno. También el hecho de que como la peonza se levanta mientras gira, la gente lo asocia con la frase japonesa de "pararse sobre una pierna", que connota a una persona que se reconoce como un adulto responsable. La peonza, por lo tanto, tiene una imagen positiva. Así girar una peonza o lanzar una cometa se convirtieron en un juego popular en el Día de Año Nuevo.

Se cree que en el siglo VIII las peonzas fueron introducidas en Japón desde China vía Koma (o Goma), uno de los nombres japoneses para el reino coreano de Koguryo, aunque algunos descubrimientos arqueológicos han puesto en duda esta teoría.

Así, durante el periodo Nara (710-794) las peonzas fueron un entretenimiento de la corte gobernada por la familia Fujiwara que estaba asentada en la ciudad de Nara, de ahí el nombre del periodo.

Más tarde y durante el periodo Heian (794-1185) eran un símbolo de distinción de la nobleza, asentada ahora en Kyoto que la utilizaba en las ocasiones especiales. 

La primera mención escrita de una peonza en Japón fue en un documento del siglo X. La primera vez que se dibujó claramente la forma de una peonza fue en el siglo XII.

En el siglo XIV hay constancia de que los niños de las clases acomodadas ya jugaban a las peonzas delante del templo como se describe en la epopeya épica histórica Taiheiki (太平記?) (Crónica de la Gran Paz) .

Sin embargo no fue hasta el siglo XVII las peonzas llegaron a ser una forma de diversión del pueblo llano y más tarde llegaron a ser juguetes de niños.

En el periodo Edo  (1603-1867), llamado así por ser ésta la capital, fue una época de esplendor de las peonzas. Se realizaron en varios materiales (bambú, madera o metal) y aquí encontramos las primeras Bei-goma (derivado de Bai, concha y Koma, peonza). La parte inferior de la concha era rellenada con arena o barro y recubierta por cera o pintura. 

El periodo Edo se caracterizó por ser una época en la que las artes florecieron con gran intensidad, así fue testigo del renacimiento de una cultura urbana de extraordinaria riqueza, diversidad y originalidad. Esta prosperidad fue el resultado tanto de la transformación creativa como de la comercialización de formas culturales que en el pasado estaban reservadas a la nobleza y actualmente se extendieron a otros estratos sociales como símbolo de distinción. En el siglo XVIII con la llegada de la estampa xilográfica policroma y debido a que podían ser producidas de una forma barata y en grandes cantidades, hicieron posible la producción y el consumo de arte a una escala previamente desconocida en Japón. Conocidas popularmente como ukiyoe, «imágenes del mundo flotante», las xilografías conmemorando la belleza y fama efímera de las cortesanas y actores de Edo así como las atracciones estacionales de los lugares pintorescos de la ciudad se convirtieron en el distintivo del arte de Edo. Aunque en este periodo las élites del país se preocuparon del mecenazgo a artistas, la aparición de la estampa xilográfica permitió popularizar el arte a mayor número de persona  Estas producciones artísticas también realizaron obras de famosos lanzadores de peonzas y estampas de diversas habilidades realizadas con peonzasi Este periodo también se caracterizó por la gran imaginación en la fabricación de las peonzas.

Las peonzas fueron especialmente populares durante el periodo Genroku (1688-1704) que transcurre dentro del llamado Periodo Edo y fue tal su éxito que se intentó regular el juego y, sobre todo, las apuestas que éste generaba. Al final, esto hizo que los adultos perdieran el interés y así, a finales del periodo Edo se había convertido ya en un juego casi únicamente para niños.

En el periodo Meji (1868-1912) la popularidad de las peonzas Bei-goma hizo que la industria de juguetes fabricara este tipo de peonzas a gran escala. 

Durante el periodo Taisho (1912-1926) una enorme cantidad de Bei-goma fueron fabricadas en Japón. La existencia de nuevos materiales permitió realizar dibujos de personajes famosos en las peonzas. Así en esta época en las peonzas Bei-goma se grababan con los nombres de los jugadores profesionales de béisbol y los luchadores de sumo que eran muy populares entre los niños del área de shitamachi ("ciudad baja") de Tokio desde los años 20 hasta principios de 1930.

En el periodo Showa (1926-1989) debido a la escasez de materiales debido a la II Guerra Mundial se volvieron a utilizar peonzas realizadas con conchas y recubiertas de barro. En torno a 1950 se realizaron peonzas en hierro de forma plana para poner los nombres de personajes de baloncesto y otro tipo de héroes de la época.

A finales del siglo XIX Japón empezó a enviar a jóvenes a Alemania para aprender sobre los procesos de la industria alemana. A su vuelta a Japón y con ese aprendizaje estos jóvenes convirtieron a Japón en la segunda nación más exportadora del mundo, lo que también se tradujo en la exportación de juguetes. A finalizar la II Guerra mundial Japón se hizo con el mercado mundial de fabricación de juguetes de bajo coste.

En Japón son especialmente populares las peonzas de Hakata en la región de KyushuSe las conoce como Hakata koma y pronto se hicieron populares en todo el país debido a su excelente estabilidad, y siguen teniendo un impacto en las peonzas tradicionales de otras regiones de Japón. El aspecto más singular de las peonzas Hakata koma es el núcleo de hierro que forma el eje de la peonza y que está insertado dentro de la madera y así puede garantizar una gran fuerza de rotación y un tiempo de giro más prolongado, lo que lo convierte en una opción popular entre los niños para las batallas en las que se mide la duración de giro de la peonza. También estos núcleos proporcionaron una mayor estabilidad, hasta el punto de poder mover las peonzas de una mano a otra, y esto dio lugar a actuaciones acrobáticas de peonzas.

Documentos antiguos revelan que las peonzas de madera comenzaron a aparecer en Hakata a fines del período Muromachi (finales del siglo XIV). El Hakata koma, tal como lo conocemos actualmente, nació a fines del siglo XVII, en el período Edo, después de que se insertaran ejes de hierro en las peonzas de madera. 

La calidad de las peonzas Hakata koma hizo que se originaran actuaciones con peonzas acrobáticas para delicias de los habitantes de la región de Kyushu, pero pronto estos espectáculos de peonzas llegaron a Kioto y Osaka. Uno de los mejores jugadores que mostró su habilidad desde muy joven fue Ichitaro, y los registros indican que incluso actuó para el emperador en el año 1701. Ichitaro pasó varios años caminando por el país ofreciendo diversas actuaciones, y él es una gran razón de porqué las peonzas Hakata koma se extendieron por todo Japón.

Actualmente el arte de la fabricación de peonzas es una artesanía tradicional e incluso ha sido designado como un activo cultural intangible por la Prefectura de Fukuoka.
Comments