Unidades‎ > ‎

Estados Unidos

1-   INTRODUCCIÓN


Estados Unidos fue el único Estado beligerante que salió reforzado del conflicto mundial. Alejados del terreno de operaciones militares, no hubo destrucciones en su suelo, tuvo unas pérdidas humanas muy inferiores a las del resto de los contendientes y, además, la demanda comercial de sus aliados hizo subir su PNB de 95.000 a 215.000 millones de dólares entre 1930 y 1945. Tras la guerra, EE.UU. se había consolidado como potencia económica mundial, dispuesta a conseguir el liderazgo de los países capitalistas, que tenían por delante la difícil tarea de la reconstrucción política y económica.

2-   LA SUPREMACÍA ECONÓMICA DE EE.UU.


Durante los quince años posteriores a la guerra mundial, hasta la creación de la  CEE y la recuperación económica del Japón, EEUU ejerció, sobre todo en el mundo capitalista, un dominio económico sin rivales. Con el 3% de la población del planeta, EEUU se aseguró en este período más de la mitad de toda la producción mundial. Además, en el plano monetario, el dólar no tenía competidor. La solidez de la moneda norteamericana se basaba en el hecho de que EEUU poseía los 2/3 de todo el oro mundial y en la firmeza de su economía. La clave de esta superioridad debe buscarse en el control de la tecnología de punta, en la productividad de sus empresas y en el dominio de eficaces métodos de gestión empresarial. En definitiva, EEUU no sólo controlaba la mayor parte de producción industrial, de los medios de pago y del comercio mundial, sino que también disponía de unos excedentes alimenticios capaces de asegurar la supervivencia de una buena partes de la Humanidad.

Esta supremacía económica americana se consolidó en las décadas comprendidas entre 1950 y 1970, durante las que EEUU protagonizó un período de casi treinta años de crecimiento ininterrumpido.

Cartel de publicidad de Coca Cola en 1950

Los economistas han coincidido en resaltar diversos factores como causas de este boom económico. A grandes rasgos, cabe señalar:

a) El incremento de la población, que tuvo lugar una vez superado el trauma bélico. Este crecimiento demográfico, resultado del aumento de la natalidad, se conoce como el baby boom y afectó tanto a EEUU como a Europa Occidental y Japón entre 1950 y los inicios de los años sesenta. Este crecimiento hizo aumentar la demanda de productos y, al mismo tiempo, el aumento de mano de obra sirvió para estimular las inversiones y la producción.

    b) La existencia de unas fuentes de energía y unos recursos naturales abundantes y a buen precio. El petróleo y las materias primas para las industria, producidas en los países subdesarrollados, se mantuvieron a unos precios bastante bajos hasta 1973-75, lo que, sin duda, favoreció unos costes de producción industrial reducidos para sus compradores.

c) La aceleración de un progreso científico y técnico, que estimuló el crecimiento de nuevos sectores industriales. Cabe mencionar el campo de la siderurgia, la electrónica y de la química.

d) El nuevo papel desempeñado por los Estados capitalistas, que estimularon el desarrollo de la economía elaborando una planificación económica que optimizara los esfuerzos de modernización.

e) El aumento del comercio internacional, que tuvo lugar después de la guerra mundial fue también un factor que relanzó la producción. Las viejas tendencias proteccionistas fueron retrocediendo a favor de una mayor apertura hacia el libre comercio, que se vio favorecida por una nueva regulación del sistema monetario internacional (acuerdos de Bretón Woods)                                                           Cartel de propaganda de la empresa General Motors en la década de los cincuenta  

  

f) El aumento y la diversificación del sector de los servicios, que fue, junto con el industrial, el gran protagonista del crecimiento económico. Así, un porcentaje cada vez mayor de la población se ocupó el sector terciario (comercio, turismo, etc.).

Esta nueva etapa reforzó aún más la tendencia a la concentración empresarial. Entonces, más que nunca, la internacionalización de los mercados, y la necesidad de grandes centros de investigación, de servicios, de estudios y de técnicos altamente cualificados favorecieron el surgimiento de empresas gigantescas que superaban el marco estrictamente nacional. Son las llamadas multinacionales, que se caracterizan por la importancia que las filiales extranjeras han adquirido en relación a la empresa matriz (el 30% del negocio de IBM está fuera de EEUU) y por sus implantación en numerosos países (160 en el caso de IBM).


3-   LA TRANSFORMACIÓN DEL MODELO ECONÓMICO


A principios de los setenta, una crisis de larga duración transformó profundamente el sistema económico mundial. El modelo económico consolidado tras la Segunda Guerra se sustituyó por un sistema económico de servicios, en el cual, las industrias clásicas cada vez tuvieron menos importancia en el procesamiento  de los productos brutos, Paralelamente, un nuevo complejo económico, basado en la revolución científico-técnica y las transformaciones que provocó la extensión de la informática, se impuso.

La crisis petrolera de 1973


Causas de la crisis:

·         El aumento de las tensiones económicas en el mundo desarrollado. El modelo económico de posguerra había configurado una división del trabajo caracterizada por la hegemonía de EEUU y el dominio del dólar en los mercados financieros del mundo.

No obstante, durante los años setenta la situación sufrió modificaciones a causa de la recuperación industrial y económica de Europa Occidental y Japón. Los países europeos y Japón pasaron, de ser receptores de capital y de productos americanos, a convertirse en duros competidores en los mercados mundiales de capitales y mercancías. En esta competencia, europeos, y Japoneses se vieron favorecidos por costos inferiores de la mano de obra y por la renovación del aparato productivo, consecuencia del proceso de reconstrucción de la posguerra. La producción de EEUU perdió importantes posiciones en los mercados internacionales y en el propio mercado interno.

·         La crisis del sistema monetario internacional. Las relaciones económicas de posguerra se organizaron en Bretón Woods; se crearon organismos financieros internacionales: FMI, Banco Mundial, GATT, con hegemonía estadounidense; se ubicó al dólar como moneda de reserva internacional, convertible en oro.

Las modificaciones en el sistema económico internacional, a comienzos de los setenta hicieron perder confianza en la solidez del dólar. Los Bancos Centrales prefirieron convertir en oro las reservas que tenían en dólares.

La concentración de dólares que tuvo Europa, producto de su crecimiento y de la inversión extranjera, generó un desequilibro entre las reservas de oro y el dólar circulante. Esto, agregado a los gastos de la guerra de Vietnam, la competencia económica de otras naciones desarrolladas y las inversiones de las multinacionales en el extranjero, llevó a que, en 1971, el presidente Nixon decretara la inconvertibilidad del dólar. Se inició de esta manera, un proceso devaluatorio (un 8% en 1971 y un 10% en 1973).

Esta desvalorización trajo la revalorización de otras monedas fuertes, con repercusiones negativas para las exportaciones manufactureras europeas, que tuvieron que competir con un dólar más barato.

La inestabilidad del sistema monetario internacional se acentuó, evidenciándose la inviabilidad del modelo de organización económica basado en la supremacía de un solo país.

·         La crisis del petróleo. En 1973, Egipto y Siria invadieron Israel el día de la fiesta judía del Yom Kippur.

El apoyo decidido de Estados Unidos a Israel en el conflicto y la neutralidad del resto de Occidente llevó a los países árabes a utilizar el petróleo como arma contra el Estado judío y Occidente. Para ello, la OPEP decidió aumentar el precio de los barriles de petróleo.

El incremento del precio del petróleo perjudicó a las economías industriales de diversas maneras. Por un lado, provocó un estancamiento generalizado de la producción, especialmente en los sectores más dependientes del petróleo. Por otro, disparó un proceso inflacionario a causa de los mayores costos de producción y al aumento del déficit en la balanza de pagos. Consecuencia inevitable de lo anterior fue el aumento del desempleo.

4-   EL SISTEMA POLÍTICO


El sistema político norteamericano ha sufrido relativamente pocas transformaciones durante los más de dos siglos de existencia de EEUU. La constitución en vigor continúa siendo la de 1787, que, aunque con notorias modificaciones, se ha convertido en todo un símbolo para la democracia norteamericana. Esta Constitución establece un Estado federal, constituido por cincuenta Estados y otros territorios que, como Puerto Rico, constituyen un Estado libre asociado. El sistema institucional se basa en la división de poderes:

  •                       El poder ejecutivo de la Unión está en manos de un gobierno al frente del cual se halla el presidente de la República.
  •                       El poder legislativo recae en el Congreso Federal, formado por la Cámara de Representantes y por el Senado.
  •           El poder judicial federal tiene como órgano máximo el Tribunal Supremo, instituido en 1869.

El sistema norteamericano es fundamentalmente presidencialista a causa de los poderes excepcionales de los que disfruta el presidente.

La estructura política federal se repite en cada uno de los Estados de la Unión, que poseen: su propia constitución, su gobierno que tiene atribuciones bastante amplias y su propia ley electoral. Al frente de cada Estado hay un gobernador y dos Cámaras, que tiene el poder legislativo. El Estado Federal, por su parte, se reserva las competencias en lo que respecta a relaciones exteriores, moneda, ejército, guerra y paz.

Su sistema político es esencialmente bipartidista y el juego electoral se centra en dos grandes partidos: El partido Demócrata (simbolizado por un burro) y el Partido Republicano (simbolizado por un elefante), que coexisten con un cierto número de pequeños partidos, cuya influencia electoral es muy escasa.

Los dos partidos son más bien unas amplias coaliciones de intereses electorales, que rígidas estructuras de partido con una ideología y un programa concretos. Su implantación y solidez es más importante a nivel local que federal, donde tan sólo tienen un papel importante en la elección del presidente. El partido Republicano representa los intereses de los grandes industriales, comerciantes y agricultores, defiende una concepción de la sociedad basada en la libre iniciativa sin poner ningún tipo de obstáculo a la libre competencia. Los demócratas  tienen el apoyo de los Estados del sur, de los sindicatos y de las minorías marginadas (negros de las grandes ciudades, católicos, judíos, etc.) y presentan un programa de carácter más social, destinado a proteger a los menos favorecidos y a igualar las grandes diferencias sociales.

El sistema electoral norteamericano, pese a garantizar plenamente el funcionamiento democrático, tiene también sus limitaciones:

  •                   El abstencionismo creciente de los electores
  •                   La gran influencia de los medios de comunicación, dada su capacidad de alzar o de hundir a un candidato.    
  •          El coste muy elevado de la campaña electoral.
  •                   La existencia de los llamados lobbies, es decir, de organizaciones que tienen la función de influir sobre los miembros del legislativo o del ejecutivo en un sentido favorable a los intereses que representan.

Los medios de comunicación y la influencia sobre la opinión pública

 

Bowling for colombine.ppsx

 
 
5-   BIBLIOGRAFÍA

Tomado de: 

  • “Historia IV. El Mundo Actual”. Pilar Corral y otros. Ed-. Santillana.
  • “Actual. Historia del Mundo Contemporáneo”. Margarita García, Cristina Gatell. Ed. Vicens Vives
Imprimir solo texto




La supremacía económica de los EE.UU.

Pulsa sobre la imagen para trabajar con  archivo sobre la película Bowling for Columbine

Preguntas sobre "Bowling for Columbine"
Comments