Relatos Cortos

Desde pequeño me gustaba escribir, por desgracia o por suerte jamás he conseguido ningún reconocimiento más allá de algunas palabras de los profesores. O, si vuelvo la vista hacia el pasado, cuando mi principal preocupación era esperar que llegasen las cuatro de la tarde para poder ir a la calle a jugar, alguna que otra vez gané ‘certámenes’ de cuentos en el colegio, pero estos fueron escritos a medias con otros compañeros. No recuerdo muy bien de qué iba la primera, algo sobre dos chicos que mataban un oso o algo así. Sí recuerdo que el chaval se llamaba Manolo., y la acabamos con la siguiente frase “Durante toda la semana fueron tan famosos como las garras de un oso” La otra se tituló “Adán, el vampiro”. E iba sobre un vampiro, pero no recuerdo mucho más de ella, aparte que eran dos o tres folios doblados y con algunos dibujos para acompañar el texto.

Tras eso, mis inquietudes escritoras estuvieron bastante dormidas, la verdad. En el colegio, el instituto, dejó de primar escribir cuentos y pasamos a comprender más sobre gramática, oraciones, literatura, y estilos. Fue en tercero de ESO cuando de nuevo, una profesora me animó a escribir, ella, como sabéis algunos, fue Purificación G. G. Y fue por un texto que aún hoy conservo. En su clase de Lengua y Literatura, casi todas las semanas nos mandaba una redacción sobre algún tema que nos prefijaba el libro de texto. Y la verdad es que aquello me encantaba, incluso en los exámenes había redacciones. En los dos siguientes años no tuve profesores que fomentaran mi capacidad creativa, pero, yo ya había empezado con una pequeña novela, que tenía buena pinta cuando la inicié -que por suerte aún hoy conservo uno de los primeros manuscritos de la misma-pero, que acabé por ‘destrozarla’ añadiendo demasiados detalles, esa novela es A Través de Gaia. La novela en una de sus primeras versiones la presenté a un concurso literario, pero, con el nombre de mi amigo que fue el que hizo todo el papeleo. No gané nada con ella, o eso me dijo.

Al poco de presentarla, empecé con otra novela que se la enseñé a este amigo y no le gustó, entonces la dejé abandonada en un cajón, de ella, también conservo aún una fotocopia, pero, que ahora tampoco me gusta a mí. La sinopsis de ésta podría definirse como un grupo heavy que pacta con el diablo para conseguir fama.

Tras esta en segundo de bachiller, el profesor Ramón B. me dijo una frase que me marcó: “Escribes muy bien, pero no te da para aprobar”. Y, es que en ese año, una parte del examen era ‘comentario crítico’ y resumen de un texto, en el que yo, daba todo lo que podía, pero, como en la parte teórica ni estudiaba demasiado, ni me esforzaba no podía aprobar. Además, si a eso le añadimos que él pedía que se hicieran los ejercicios diariamente y yo no los hacía, pues, por eso no me daba para aprobar. Tras aquellas historias, entré en la universidad y volví a dejar de un lado la escritura hasta que comencé con las, ya citadas, Odiseas, y tiempo después con el blog, y por fin a principios de Mayo del 2007 y tras un sueño, con otra novela, esta vez para presentarla a un concurso de novela corta, que al final no presenté. Esta novela no era otra que: ‘El Rincón de Los Vencidos’. Una historia sobre un chico y una chica universitarios que se enamoran como tantos otros.

Más tarde pensé que esa novela no estaba preparada para ningún concurso de novela corta, había que pulirla demasiado, y eso fue lo que intenté hacer, cuando conseguí estar más o menos satisfecho, aquel concurso había pasado, pero, mi novela había crecido y, en mi opinión, tenía potencial para convertirse en una novela de verdad, y no una novela corta para un concurso. Y eso es lo que estoy haciendo desde entonces, intentar Conseguir una novela con la que esté orgulloso. Hoy podría decir que la tengo completa, pero, no estoy orgulloso y la estor ‘retocando’ (ya se sabe lo que pasó con la primera que retoqué).

Esas primeras versiones de ERDLV la leyeron algunas bloggers, y algunos amigos, a muchos les gustó y me dieron consejos para seguir. A otros les gustó menos, pero también me dieron consejos. La última versión, la que estoy retocando ahora, sólo han tenido oportunidad de leerla una o dos personas,
Que no sé que habrán echo, pero me gustaría que esperasen a cuando esté acabada. Mientras escribía esta comencé con otra, Perdido, que la escribía (como todo lo que hago, y quizás eso sea un fallo) sin saber que pasaría en el renglón siguiente. Ésta iba a ser sustituta de ERDLV pero, acabé por colgarla íntegra en El Rincón (blog), y la acabé ahí. Desde que soy blogger casi todas mis pequeñas novelas o cuentos han sido publicados en él.

Por eso, en este apartado no podía dejar de nombrarlas. Para resumir, y explicar un poco más de cada una he creado sus páginas propias. Dentro de “Escritas en El Rincón” he nombrado algunas de las más largas, pero si alguien tiene interés el resto está en el blog):


A través de Gaia
Escritas en ‘Rincón Vencidos’
Perdido
El Rincón de Los Vencidos
Quizás mañana más…

 

(Hasta que cree las respectivas páginas de las citadas novelas en esta os dejo Perdido y el primer capítulo de El Rincón de Los Vencidos. Cuando cree las páginas correspondientes las moveré a ellas)
Ċ
Josemy Valverde,
13 abr. 2009 3:31
Comments