EL SACERDOCIO DE CRISTO ES SEGUN EL ORDEN DE MELQUISEDEC

                                                     Vuelve a la página principal  

El Salmo 110 es posiblemente el salmo más citado en el Nuevo Testamento. Este salmo comienza diciendo lo siguiente: "JEHOVA dijo á mi Señor: Siéntate á mi diestra, En tanto que pongo tus enemigos por estrado de tus pies." En Mateo 22:41-45 Cristo interpretó este versículo así: "Y estando juntos los Fariseos, Jesús les preguntó, Diciendo: ¿Qué os parece del Cristo? ¿de quién es Hijo? Dícenle: De David. El les dice: ¿Pues cómo David en Espíritu le llama Señor, diciendo: Dijo el Señor á mi Señor: Siéntate á mi diestra, Entre tanto que pongo tus enemigos por estrado de tus pies? Pues si David le llama Señor, ¿cómo es su Hijo? Y nadie le podía responder palabra; ni osó alguno desde aquel día preguntarle más."

 Jesús se identificó a sí mismo como el Señor del cual el salmo110 habla. Este es un salmo mesiánico. En el versículo 4 dice: "Juró Jehová, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre Según el orden de Melchîsedec." Este salmo profetiza que el sacerdocio del Mesías era diferente al sacerdocio levítico. El sacerdocio del Mesías iba a ser según el orden de Melquisedec. El sacerdocio de Melquisedec antecede al sacerdocio levítico y por lo tanto es superior a este. El autor de la epístola a los Hereos enfatiza este elenmento al decir: "PORQUE este Melchîsedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, el cual salió á recibir á Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo, Al cual asimismo dió Abraham los diezmos de todo, primeramente él se interpreta Rey de justicia; y luego también Rey de Salem, que es, Rey de paz...Mas aquél cuya genealogía no es contada de ellos, tomó de Abraham los diezmos, y bendijo al que tenía las promesas. Y sin contradicción alguna, el menor es bendecido por el mayor." (Hebreos 7:1,2,6,7)

 La conclusión es meridianamente clara: Melquisedec es superior a Abraham y el sacerdocio de Cristo es superior al sacerdocio de Leví. Para justificar tal declaración, el apóstol afirma lo siguiente: "por decirlo así, en Abraham fué diezmado también Leví, que recibe los diezmos; Porque aun estaba en los lomos de su padre cuando Melchîsedec le salió al encuentro." (Hebreos 7:9,10)

 Luego el apóstol dice lo siguiente: "Si pues la perfección era por el sacerdocio Levítico (porque debajo de él recibió el pueblo la ley) ¿qué necesidad había aún de que se levantase otro sacerdote según el orden de Melchîsedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón? Pues mudado el sacerdocio, necesario es que se haga también mudanza de la ley. Porque aquel del cual esto se dice, de otra tribu es, de la cual nadie asistió al altar. Porque notorio es que el Señor nuestro nació de la tribu de Judá, sobre cuya tribu nada habló Moisés tocante al sacerdocio. Y aun más manifiesto es, si á semejanza de Melchîsedec se levanta otro sacerdote, El cual no es hecho conforme á la ley del mandamiento carnal, sino según la virtud de vida indisoluble; Pues se da testimonio de él: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melchîsedec. El mandamiento precedente, cierto se abroga por su flaqueza é inutilidad; Porque nada perfeccionó la ley; mas hízolo la introducción de mejor esperanza, por la cual nos acercamos á Dios. Y por cuanto no fué sin juramento, (Porque los otros cierto sin juramento fueron hechos sacerdotes; mas éste, con juramento por el que le dijo: Juró el Señor, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote eternamente Según el orden de Melchîsedec:) Tanto de mejor testamento es hecho fiador Jesús." (Hebreos 7:11-22)

De acuerdo al apóstol, bajo el nuevo pacto ha ocurrido un cambio de sacerdocio; por lo tanto el sacerdocio levítico quedó abrogado "a causa de su debilidad e inutilidad". Los que servimos a Cristo bajo el nuevo pacto, no celebramos las fiestas asociadas con el sacerdocio levítico ya que ese sacerdocio es obsoleto bajo el nuevo pacto. El santuario del nuevo pacto está en el cielo, no en la tierra. El sacerdocio del nuevo pacto no es segúm el orden de Leví, sino según el orden de Melquisedec. La Jerusalén del nuevo pacto es la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos (Gálatas 4:26) y no la Jerusalén terrenal. El diezmo y el sábado, al igual que los sacrificios antecedieron al sacerdocio levítico y formaron parte del sacerdocio de Melquisedec. El sacerdocio de la iglesia Católica es según el orden de Leví y no según el orden de Melquisedec.Por eso la misa es un sacrificio cruento y la mesa donde se ofrece la ostia (que según ellos representa el cuerpo de Cristo) es un altar de sacrificios. Aquelos que insisten en seguír el orden levítico, son muy cónsonos con la doctrina Católica. Inclusive, en su judaismo carente de fundamento escritural, rebajan a Cristo a un Dios generado por el Padre. Lo mismo afirma el catolicismo. Los tales van de camino a Roma.

 Invito respetuosamente a todos a servir a Dios bajo el nuevo pacto, en el nuevo santuario, en la nueva Jerusalén y en el nuevo sacerdocio según el orden de Melquisedec que tiene a Cristo como cabeza. Satanás no encuentra que más inventar para arrastrar cautivos. No seas uno de ellos.

 Aquellas personas que insisten en celebrar las fiestas solemnes del sacerdocio según el orden levítico, sirven a Dios bajo un sacerdocio obsoleto, un santuario obsoleto y la Jerusalén equivocada. Por tal razón muestran un énfasis en utilizar Hebreo o Arameo en sus conversaciones. Han inventado el" Hebspañol" (mezcla de Hebreo y Español) o el Aramspañol (mezcla de Arameo y Español), lenguas confusas que dejan perplejos y confundidos a muchos, pues no los entienden. Hoy en día escucho personas que dicen: "No entiendo la mitad de lo que estos hermanos dicen". Lo mismo ocurrió en Babel.

Comments