CONFIA EN JESÚS (ORACIONES PARA SER UN BUEN LIDER)

Amado Dios, ponme en el camino de un mayor desarrollo de mi liderazgo. Revélame el sueño de mi vida. Pónlo en mi corazón y enciende mi pasión por él. Mientras me ayudas a crecer, enséñame a abrazar todo el proceso de desarrollo. 

Dame paciencia cuando la necesite y pasión cuando sea adecuado. 

Enséñame a ver más allá de mi vida y deseo. Y cuando esté listo, muéstrame el cuadro completo como lo hiciste con José. 

Amén. 

YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA, EL QUE ME SIGA NUNCA MORIRA.

                    

                          

                     
 

VENGAN A MI TODOS LOS QUE ESTEN CANSADOS QUE YO LES DARÉ DESCANSO, ECHEN EN MÍ SU CARGA DE MISERIA Y LES DARE LIBERTAD

REPITE CONSTANTEMENTE: JESÚS, YO CONFÍO EN TI. 

JESUCRISTO. 

Amado Dios, revélame mi verdadero nivel de influencia sobre los demás. Muéstrame mis debilidades para someterlas a ti por tu gracia. 

Fortaléceme para que pueda servirte mejor por medio del liderazgo, y aumenta mi influencia hacia los demás. Enséñame a ser sal y luz para los demás, no para mi beneficio personal, sino para añadir valor a los  demás. Por sobre todo, dame el poder para poner en primer lugar mi familia cuando se trata del liderazgo. Permite que mi influencia comience con el modelo de una vida fiel. 

Amén

  

 


Amado Dios, sé que tienes un propósito para mi vida. Te pido que me reveles o me confirmes ese propósito cada día. Ayúdame a comprometerme por completo en la situación en que me has puesto en esta etapa de mi vida, para relacionarme con la carga que pongas en mi corazón. Guíame para que progrese en obediencia a tu llamado. Y te ruego que pongas en mí la habilidad de Nehemías para conducir y dirigir a la gente en el cumplimiento de tu visión. 

Amén.

Amado Dios, dame el oído de Samuel, un oído atento. Ayúdame a callar delante de ti para escuchar tu voz dulce y apacible. Y dame un corazón puro y obediente, que me impulse a vivir una vida coherente delante de mi gente. Cuando te haya escuchado, cuando tenga algo digno de decirse, te ruego que me des gracia delante de mi gente para que pueda añadir valor a sus vidas. 

Amén.

 

 

Amado Dios, Jesús nos enseño a orar, «no nos metas en tentación», y esa es ahora mi petición a ti. Protégeme de los deseos de pecar, lo que te deshonraría y me desacreditaría. Perdóname los pecados cometidos. Ayúdame a edificar la confianza con mi pueblo para guiarlo con integridad y con un corazón de siervo. 

Amén.

 

 
Amado Dios, ayúdame a tener una actitud correcta hacia las personas que están bajo mi influencia. Conviérteme en un dador, no un recibidor. Ayúdame a ver el potencial que tú has dado a cada persona, según sus dones y talentos, y dame la capacidad y el deseo de ayudarles a alcanzar su potencial. Enséñame a respetar a las personas en un nivel más profundo a fin de llevarlos al nivel más elevado, no para provecho mío, sino
para el de ellos y por tu causa. Amén.  

Amado Dios, quiero impactar significativamente la vida de las personas. Dame un corazón que esté en verdad preocupado por los demás. Ayúdame a edificar relaciones firmes, sinceras, y muéstrame oportunidades en las que pueda dar de mí para mejorara otros. 

Amén. 

Amado Dios, deseo que me uses como instrumento de estímulo en la vida de otros. Te

ruego que me ayudes a sentir continuamente tu amor por mí de modo que pueda tener

seguridad en mi relación con los demás. Y dame un ojo que discierna las necesidades

de los demás, para poder servirles así como lo hizo Bernabé. Amén

Amado Dios, tú sabes lo que es mejor para mí. Ayúdame a ordenar mi vida según tu voluntad, no según la mía. Muéstrame las personas en quien debo invertir, y ayúdame para ser un líder eficaz en sus vidas y en la mía. Amén.