Ricardo Ramón López Jordán

General Don Ricardo Ramón López Jordan
 

Editorial

Cuanta historia escondida esperando la luz, cuanta mezquindad como bandera de ocultamiento de la verdad, cuanta cuestiones ni si quiera olvidadas, porque no han sido aún conocidas, cuantos cartones pintados en nombre y defensa del pensamiento liberal de fines del siglo XIX, cuanta mentira, litros de tinta escrita en nuestra Historia Oficial, y a pesar de todo y de todos los que han intentado sumirlo en el más profundo olvido, el General Don Ricardo Ramón López Jordán se levanta desde el fondo de la historia entrerriana llevando aún en alto la bandera del federalismo y el coraje para defenderlo más allá del supremo sacrificio.-

Cómo, un paisano de su porte, que había dedicado su vida a la causa federal, hubiera podido soportar ver que tanto esfuerzo podía entregarse de la noche a la mañana a los unitarios porteños solo porque así se le había ocurrido a su jefe con las acciones en baja. La traición con el nombre de Pavón les había caido como un balde de agua fria a los entrerrianos que habían luchado a brazo partido contra la egemonía porteña. Como entender que ha pesar de haber perseguido en derrota a la caballería mitrista en esa desgraciada batalla, surgiera Mitre como el nuevo presidente argentino, porque a Urquiza así se le había ocurrido desoyendo a su pueblo.-

Después del dolor que causara a los entrerrianos la vergonzosa retirada de la batalla de Pavón, nuevamente el el escarnio de tener que organizarse en contra del federalismo paraguayo por el antojo de Mitre de puro lamebotas de los agentes ingleses que pululaban en Río de la Plata buscando adlateres para terminar con el Paraguay, única patria que desde el federalismo, no le debía un peso a la Baring Brothers o F.M.I. de aquellos tiempos.- A pesar de Urquiza, el pueblo entrerriano entendió que no podía participar de exterminio del Paraguay y se desbandaron las tropas en Basualdo y en Toledo en claro ejemplo de dignidad gaucha.-

Fueron muchos los años de opresión y de no ser escuchados, de tener que aguantar los candidatos a gobernador puestos a dedo por el dueño y tirano de Entre Ríos, de soportar injusticias y deguellos a quienes se permitieran pensar distinto, de soportar garrote y atropellos organizados por Fragueiro, el cobrador tercerizado de las rentas de Entre Ríos. Este fue el caldo de cultivo de las pasiones puestas de manifiesto en la revolución jordanista del 11 de abril de 1870, que muy a pesar de su jefe, terminó con la vida del estanciero de San José.-

Despues, y cuando la Legislatura provincial determinó que el nuevo gobernador constitucional debía ser López Jordán, nuevamente el oprobio de soportar la locura de Sarmiento, quien a cargo de la presidencia del pais, pisoteó la autonomia provincial invadiendo arteramente a la provincia de Entre Ríos.- Como buen entrerriano, Don Ricardo se puso al frente de sus aguerridos montoneros entrerrianos y se dispuso a defender su terruño amado.- No se las llevaron de arriba quienes intentaban acallar el grito federal que atronaba en nuestras cuchillas montieleras, fueron años de lucha y mucha la sange derramada, como para ser olvidada por un pueblo que aún hoy sigue luchando.-

Desde este humilde sitio hemos querido recordar la figura de Don Ricardo López Jordán, como un criollo homenaje a quien, junto a su pueblo, fue un ejemplo de lucha, de sana rebeldía, de gaucho coraje y de un alto patriotismo en defensa de sus ideales federales y de su gaucho Entre Ríos.-