Castro La Corona o El Castrón (Arancedo)


   El castro de Arancedo está situado en la colina de La Corona cerca del caserío conocido como el Castro de Arriba, topónimo que viene a indicar su situación.

   Fue descubierto en el año 1950 por Jesús Martínez Ron, (aunque tengamos que decir que el hombre no supo que es lo que había encontrado) que poseía un trozo de monte en la zona que ocupa el castro, andaba el hombre con la idea de construir una vivienda y recordó que en ese monte que poseía había visto unos muros, así que con el fin de conseguir piedra para hacer la casa se puso a deshacer aquellas paredes, eran los restos de las antiguas construcciones celtas, que había en su propiedad, el caso es que deshaciendo esos muros encontró unas cuantas monedas que anduvo enseñando por el pueblo, la noticia del hallazgo de aquellas monedas llegó a oídos de entendidos que comprobaron que eran romanas, la cantidad encontrada nadie se pone de acuerdo hay quien habla de unas diez o doce y quien dice que fueron cerca de treinta, algunas de ellas se encuentran en el Museo Arqueológico de Asturias, otras se han "perdido" de mano en mano.
Esta gente experta reconoció el terreno y observaron unas cuantas construcciones circulares de pizarra.

   Este castro de La Corona, aunque menos conocido que el de Coaña, presenta características similares a éste, del que se diferencia por sus mayores dimensiones, y según los entendidos, por su importancia e influjo. Las monedas romanas encontradas en el son de la época de Tiberio y Augusto (inicios del siglo I d. C.), que nos viene a confirmar la presencia de los romanos por los lares de Arancedo.- Se supone que sus fundadores fueron los Cibarcos, del que ha quedado algún topónimo en Arancedo como el barrio de Caborcos y que estuvo poblado desde mediados del siglo I hasta el siglo II d. C.


   Las excavaciones que efectuó un equipo de expertos de la Diputación Provincial a principios de los años 50 permitieron descubrir calles urbanas, habitaciones y recintos fortificados. También fueron encontrados restos de cerámica que se encuentran en el Museo Arqueológico Provincial. La tierra y la vegetación lo cubrieron nuevamente tras el cese de las excavaciones.