Textos‎ > ‎Textos expositivos‎ > ‎

Las abejas - comunicación


        Cuando la abeja recolectora retorna a la colmena después de descubrir un botín, en medio de gran efervescencia1, la rodean de inmediato sus compañeras, que le tienden las antenas para recibir polen del que trae, o ingerir néctar que regurgita2. Seguida entonces por sus compañeras, la abeja ejecuta danzas. He aquí el momento esencial del proceso y el acto propio de la comunicación. Según los casos, la abeja se entrega a dos danzas diferentes. Una consiste en trazar círculos horizontales de derecha a izquierda, y luego de izquierda a derecha, sucesivamente. La otra, acompañada de una continua agitación del abdomen, imita más o menos la figura de un ocho: la abeja corre adelante, describe un giro completo hacia la izquierda, vuelve a seguir de frente, da otra vuelta, a la derecha, y así sucesivamente. Después de las danzas, una o varias abejas abandonan la colmena y se dirigen en línea recta a la fuente de alimento que la primera visitó. Ahítas3, vuelven a la colmena, donde se entregan a nuevas danzas, lo cual provoca numerosas partidas, de suerte que luego de unas pocas idas y venidas cientos de abejas se apiñan en donde la recolectora descubriera alimento. Así, la danza en círculos y la danza en ocho aparecen como verdaderos mensajes, merced a los cuales es señalado el descubrimiento a la colmena.

Émile Benveniste, Problemas de lingüística general I, México, Siglo XXI, 1991.

1.        Efervescencia: fig. agitación, ardor, acaloramiento de los ánimos.

2.        Regurgita: de regurgitar. Expulsar por la boca, sin esfuerzo o sacudida de vómito, sustancias sólidas o líquidas contenidas en el estómago o en el esófago.

3.        Ahítas: padecer indigestión, hartarse.

 


Comments