La Vida

La fuerza de la Vida

LA VIDA

Esta es la Vida Eterna que te conozcan a Ti Padre y a tu enviado Jesucristo.

Este conocimiento no es un saber cualquier cosa, sino una profunda penetración en el Ser de Dios que es Amor.

Conocer el Sumo Bien es Amar.   Amar a Dios es conocerlo como somos conocidos por Él, Es decir perfectamente.

Amar a Dios es cunplir sus mandamientos, amar al hermano como Cristo nos ha amado.

Todo este conocimiento tiene un desarrollo a lo largo de la vida humana, nuestro vivir y existir en la tierra, de generación en generación.

Pero este vivir ha tenido unA PLENITUD EN CRISTO ENCARNADO, cima de la historia, resumen de todo el Amor de Dios, mostrado en la Creación, en todas sus obras, en la historia toda de Salvación, realizada por Amor al hombre.

Los mandamientos de Dios son, como todo el Antiguo Testamento, una preparación, que a su vez forman parte de la Plenitud de la Revelación manifestada en el Nuevo Testamento, en Cristo Jesús, Señor Nuestro.

Los  10 Mandamientos, pues, de la Ley de Dios, nos conducen necesariamente al PIE DE LA CRUZ DE CRISTO, mejor dicho aún, A LOS PIES DE CRISTO CRUCIFICADO, en cuyos brazos abiertos brilla el Amor de Dios. Es decir, el amor escondido en la ley se ha revelado plenamente y puesto de manifiesto en Cristo Crucificado.

 

Por eso San Juan exclama,(1Jn,3…)

EN ESTO HEMOS CONOCIDO EL AMOR, EN QUE DIO SU VIDA POR NOSOTROS.

Y en otro sitio: Nadie tiene más Amor que el que da 

su Vida por sus hermanos.

Ya Jesús de Palabra y en sus obras nos había abierto su Corazón en el Sermón de la Montaña, exponiendo a la multitud cómo era este Corazón suyo. Decía:

·         Bienaventurados los pobres, los humildes, los sencillos, LOS PUROS Y LIMPIOS de corazón, los pacíficos, los mansos, los veraces, perseguidos por  la justicia, los que no devuelven mal por mal sino bien por mal……………………y todo lo demás del sufrimiento y amor al prójimo…..

 

PERO, como dice San Juan: al pie la Cruz hemos conocido el Amor de Dios, pues aquí, Cristo, El Cordero de Dios, ha dado su vida por mí. En la Cruz brilla el Amor de Dios a los hombres, pues ha dado su vida no sólo por mí, sino para que el Mundo Viva.

En esto consiste el Amor a Dios en que guardemos sus mandamientos…………pero nadie se salva por cumpli la ley, sino por ceer en Cristo Jesús, en el poder de Dios que lo resucitó y lo hizo para nosotros Justicia, Redención y Salvación.

Así pues, al pie de la Cruz, también conocemos que no podemos cumplir los mandamientos, pues no podemos con la cruz,…no podemos con nuestras fuerzas, nosotros sí nos bajamos de la cruz cuando somos sometidos a la burla y al escarnio, a la mofa y al dolor, a los golpes, a la traición, a la mentira y a la insidia……….Pero Cristo, tentado por todos estos males, por las insidias del Pueblo y del Diablo, no bajó de la Cruz……para que se viera que este Amor viene de Dios.

La justificación nos viene de la fe y por el Amor de Dios que en Cristo Jesús se entregó en pago por nuestros pecados a la muerte y muerte de Cruz, obediente al Padre y no a los hombres ni a la voz del diablo mentiroso.

 

Como dice el Salmo 68………

Que por mi causa no se avergüencen
los que te buscan, Dios de Israel.
Por ti he aguantado afrentas,
la vergüenza cubrió mi rostro
.

Acércate a mí, rescátame,
líbrame de mis enemigos:
estás viendo mi afrenta,
mi vergüenza y mi deshonra;
a tú vista están los que me acosan.

La afrenta me destroza el corazón, y desfallezco.
Espero compasión, y no la hay;
consoladores, y no los encuentro.
En mi comida me echaron hiel,
para mi sed me dieron vinagre

 



            Estar al pie de la Cruz no es sólo arrodillarse ante un Crucifijo y rezar, sino, por ejemplo, arrodillarse a los pies de tu Esposa y pedirle perdón, someterse a su voluntad siempre que no seas empujado a un acto, pensamiento o deseo, manifiestamente malvado y perverso, opuesto a los mandamientos de la Ley de Dios…., ES no devolver mal por mal. No bajarse de la Cruz es devolver bien por mal, amor por odio.Es humillarse como el se humilló a si mismo….considerando a los otros como superiores a ti, no buscando tu propio interés sino el de los demás.

Pero llevamos este tesoro en vasos de barro. Imperfecto es ahora nuestro conocimiento, parcial la sabiduría incoada en nuestro espíritu hasta que Yo venga, dice el Señor, refiriendose a San Juan en el evangelio, pero, en el apóstol, a todos nosotros.

Cada vez que cometemos pecado, el vaso se rompe y se derrama el tesoro… -…pero el que ha nacido de Dios no peca

 

Y si pecamos, también Dios reconstruye al que vuelve con corazón contrito y humillado, por que su Gracia es fuerza, es Amor que reconstruye:

 El Señor salvará a Sión,

reconstruirá las ciudades de Judá,

y las habitarán en posesión.
La estirpe de sus siervos la heredará,
los que aman su nombre vivirán en ella. (Sal 68)

También el Salmo 105 nos ayuda así:


¿Quién podrá contar las hazañas de Dios,
pregonar toda su alabanza?

Dichosos los que respetan el derecho
y practican siempre la justicia.

Acuérdate de mí por amor a tu pueblo,
visítame con tu salvación:
para que vea la dicha de tus escogidos,
y me alegre con la alegría de tu pueblo,
y me gloríe con tu heredad.

Hemos pecado con nuestros padres,
hemos cometido maldades e iniquidades.
Nuestros padres en Egipto
no comprendieron tus maravillas;

no se acordaron de tu abundante misericordia,
se rebelaron contra el Altísimo en el mar Rojo,
pero Dios los salvó por amor de su nombre,
para manifestar su poder
….

 

 

 

Y más aún La Palabra misma en S. Juan, cuando dice así:

1Jn 3,18-24

 

El mandamiento de la fe y el amor

Hijos míos, no amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras. En esto conoceremos que somos de la verdad y tranquilizaremos nuestra conciencia ante él, en caso de que nos condene nuestra conciencia, pues Dios es mayor que nuestra conciencia y conoce todo.

Queridos, si la conciencia no nos condena, tenemos plena confianza ante Dios. Y cuanto pidamos lo recibimos de él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada.

Y éste es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesucristo, y que nos amemos unos a otros, tal como nos lo mandó. Quien guarda sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en él; en esto conocemos que permanece en nosotros: por el Espíritu que nos dio.

 

….Y la Iglesia responde:

 

R/. Quien guarda los mandamientos de Dios permanece en él, y Dios en él; en esto conocemos que permanece en nosotros: por el Espíritu que nos dio. Aleluya

…………….--------------------------------------- Cuando el Espíritu habite en vosotros………

 El Don de Cristo está todo entero a nuestra disposición, y se halla en todas partes, pero se da a proporción del deseo y de los méritos de cada uno. Este Don está con nosotros hasta el fin del mundo; él es nuestro solaz en este tiempo de expectación….

 

En el grupo de los .creyentes todos pensaban y sentían lo mismo; pues el Espíritu único del Padre y del Hijo, que, con el Padre y el Hijo es el único Dios, había creado un solo corazón y una sola alma en la muchedumbre de los creyentes:


Por lo que el Apóstol dice que esta unidad del Espíritu en el vínculo de la paz ha de ser guardada con toda solicitud, y aconseja así a los Efesios: Yo, el prisionero por el Señor , os ruego que andéis, como pide la vocación a la que habéis sido convocados.


Sed siempre humildes y amables; sed comprensivos, sobrellevaos mutuamente con amor; esforzaos en mantener la unidad del Espíritu, con el vínculo de la paz

Dios acepta y recibe con agrado a la Iglesia como sacrificio cuando la Iglesia conserva la caridad que derramó ella el Espíritu Santo: así, si la Iglesia conserva la caridad del Espíritu, puede presentarse ante el Señor como una hostia viva, santa y agradable a Dios. (san Fulgencio de Ruspe, obispo, a Mónimo)
........................

 

Y San Gregorio de Nisa dice cómo hemos de purificarnos para poder recibirlo en nuestra Vida.

 

En su homilia 15 sobre el Cantar de los cantares, se expresa así:

 

Por eso dijo: Les di a ellos la gloria que me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno; yo en ellos y tú en mi para que sean completamente uno. Por lo cual todo aquel que ha crecido hasta transformarse de niño en hombre perfecto ha llegado a la madurez del conocimiento. Finalmente, liberado de todos los vicios y purificado, se hace capaz de la gloria del Espíritu Santo; Este es aquella paloma perfecta a la que se refiere el Esposo cuando dice: 
Una sola es mi paloma, sin defecto.

 

Pues+++---------En la liturgia se realiza la más estrecha cooperación entre el Espíritu Santo y la Iglesia. El Espíritu Santo prepara a la Iglesia para el encuentro con su Señor, recuerda y manifiesta a Cristo a la fe de la asamblea de creyentes, hace presente y actualiza el Misterio de Cristo, une la Iglesia a la vida y misión de Cristo y hace fructificar en ella el don de la comunión.

  

 también San León Magno nos enseñaba de esta manera:

 

En esto consiste, en efecto, el vigor de los espíritus verdaderamente grandes, esto es lo que realiza la luz de la fe en las almas verdaderamente fieles: creer sin vacilación lo que no ven nuestros ojos, tener fijo el deseo en lo que no puede alcanzar nuestra mirada. ¿Cómo podría nacer esta piedad en nuestros corazones, o cómo podríamos ser justificados por la fe, si nuestra salvación consistiera tan sólo en lo que nos es dado ver?

Así, todas las cosas referentes a nuestro Redentor, que antes eran visible, han pasado a ser ritos sacramentales; y, para que nuestra fe fuese más firme y valiosa, la visión ha sido sustituida por la instrucción, de modo que, en adelante, nuestros corazones, iluminados por la luz celestial, deben apoyarse en esta instrucción.

 

Pues 

En verdad, nosotros no sabemos llegar a Dios.  Es Dios quien sabe muy bien como llegar a nosotros, es decir, a cada uno de nosotros, de los miles y miles de millones que Dios ha llamado a la existencia desde el principio.

 El conoce los corazones…..y sabe lo que nos hace falta.

 

..Pero en esta vida, todos andamos por el mismo camino…hacia Dios…

 

San Agustín lo expresa  así:

Fijaos en los que tienen hambre, en los que están desnudos, en los necesitados de todo, en los peregrinos, en los que están presos. Todos éstos serán los que os ayudarán a sembrar vuestras obras en el cielo... La cabeza, Cristo, está en el cielo, pero tiene en la tierra sus miembros. Que el miembro de Cristo dé al miembro de Cristo; que el que tiene dé al que necesita. Miembro eres tú de Cristo y tienes que dar, miembro es él de Cristo y tiene que recibir. Los dos vais por el mismo camino, ambos sois compañeros de ruta. El pobre camina agobiado; tú, rico, vas cargado. Dale parte de tu carga. Dale, al que necesita, parte de lo que a ti te pesa. Tú te alivias y a tu compañero le ayudas.

 

Y la Iglesia responde…

R/. Esto te pide el Señor: Partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, vestir al que ves desnudo, y no cerrarte a tu propia carne. Aleluya.
V/. La religión pura e intachable a los ojos de Dios Padre es ésta.

 

 ¿Por qué?.......

 

Nos ayuda el Sal 90, así:

 

“Se puso junto a mí: lo libraré;

lo protegeré porque conoce mi nombre,

me invocará y lo escucharé.

 

Con él estaré en la tribulación,

lo defenderé, lo glorificaré,

lo saciaré de largos días

y le haré ver mi salvación.”

 

Si Él se ha puesto junto a mi es para que Yo viva ya para Él

 

Rm 12,1-2

Os exhorto hermanos, por la misericordia de Dios, a presentar vuestros cuerpos como hostia viva, santa, agradable a Dios; éste es vuestro culto razonable. Y no os ajustéis a este mundo, sino transformaos por la renovación de la mente, para que sepáis discernir lo que es voluntad de Dios, lo bueno, lo que le agrada, lo perfecto.

V/. Lleva en el corazón la ley de su Dios. Aleluya, aleluya

 

……………………………………Estamos edificados sobre piedra, para Ser Morda de Dios:

  

Ef 2,19-22

Ya nos sois extranjeros ni forasteros, sino que sois ciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios. Estáis edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, y el mismo Cristo Jesús es la piedra angular. Por él todo el edificio queda ensamblado, y se va levantando hasta formar un templo consagrado al Señor. Por él también vosotros os vais integrando en la construcción, para ser morada de Dios, por el Espíritu.

.

 ¿Qué consecuencias sacar para saber como  vivir?


Por San Pablo nuevamente  encontramos la Luz en la Palabra de Dios:         Ef 4,23-24


Esto es lo que digo y aseguro en el Señor: que no andéis ya, como es el caso de los gentiles, que andan en la vaciedad de sus criterios, con el pensamiento a oscuras y ajenos a la vida de Dios; esto se debe a la inconsciencia que domina entre ellos por la obstinación de su corazón: perdida toda sensibilidad, se han entregado al vicio, dándose insaciablemente a toda clase de inmoralidad.

Vosotros, en cambio, no es así como habéis aprendido a Cristo, si es que es él a quien habéis oído y en él fuisteis adoctrinados, tal como es la verdad en Cristo Jesús; es decir, a abandonar el anterior modo de vivir, el hombre viejo corrompido por deseos seductores, a renovaros en la mente y en el espíritu y a vestiros de la nueva condición humana, creada a imagen de Dios: justicia y santidad verdaderas.


 Que nuestro final sea como reza la Iglesia, el día de la Ascensión del Señor:


Oramos con la Iglesia:

Concédenos, Dios todopoderoso, exultar de gozo y darte gracias en esta liturgia de alabanza, porque la ascensión de Jesucristo, tu Hijo, es ya nuestra victoria, y donde nos ha precedido él, que es nuestra cabeza, esperamos llegar también nosotros como miembros de su cuerpo. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

Resumiendo LA VIDA....

El Padre nos ha dado testimonio del Hijo, que es LA VIDA ETERNA QUE NOS REGALA A TODO EL QUE CREA EN ÉL.

El Amor a Dios y al Prójimo consiste en esto: En que guardemos los mandamientos de Dios. ....Y este es su mandamiento: QUE CREAMOS EN EL QUE ÉL NOS HA ENVIADO: SU HIJO JESUCRISTO, NUESTRO SEÑOR.

Porque, hermanos, no existe otra vida que merezca este nombre más que  LA VIDA ETERNA, QUE ESTABA EN EL Padre y se nos ha manifestado.

Por eso dice San Juan que el Padre nos ha dado testimonio de LA VIDA ETERNA; el que cree en el que resucitó a Jesús tiene este testimonio en su interior: El Espíritu Santo...porque el Espíritu Santo es LA VERDAD, Él clama dentro de nosotros con gemidos inefables: Abbá.

Esto es, pues, lo importante: LA VIDA ETERNA EN EL HIJO. Dirá, así, el Señor: El que cree en mi tiene VIDA ETERNA.

El que tiene al HIJO DE DIOS, ese tiene vida eterna. El que no tiene al Hijo, no tiene Vida.


                     1ª Jn 5, 4-12

....Porque tres son los testigos: el Espíritu, el agua y la sangre, y los tres están de acuerdo. Si aceptamos el testimonio humano, más fuerza tiene el testimonio de Dios. Éste es el testimonio de Dios, un testimonio acerca de su Hijo.

El que cree en el Hijo de Dios tiene dentro el testimonio. Quien no cree a Dios le hace mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo. Y éste es el testimonio: Dios nos ha dado vida eterna, y esta vida está en su Hijo. Quien tiene al Hijo tiene la vida, quien no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.


R/. Este es el que vino con agua y con sangre: Jesucristo. No sólo con agua, sino con agua y con sangre; el Espíritu es quien da testimonio,

porque el Espíritu es la verdad. Aleluya




        Como nos explica el Concilio V. II---- de esta  manera tan concisa y tan hermosa:     (LG.- 4..)


                                                                                    Consumada la obra que el Padre confió al Hijo en la tierra, fue enviado el Espíritu Santo en el día de Pentecostés, para que santificara a la Iglesia, y de esta forma los que creen en Cristo pudieran acercarse al Padre en un mismo Espíritu.

 Él es el Espíritu de la vida, o la fuente del agua que salta hasta la vida eterna, por quien vivifica el Padre a todos los muertos por el pecado hasta que resucite en Cristo sus cuerpos mortales...


                                                            Con ese sentido de la fe que el Espíritu Santo mueve y sostiene, el pueblo de Dios, bajo la dirección del magisterio, al que sigue fidelísimamente, recibe no ya la palabra de los hombres, sino la verdadera palabra de Dios, se adhiere indefectiblemente a la fe que se transmitió a los santos de una vez para siempre, la penetra profundamente con rectitud de juicio y la aplica más íntegramente en la vida.

(clásica de la mejor)




                                V/. El que tenga sed, que venga y que beba, y de sus entrañas manarán torrentes de agua viva.


<<<<volver a pp





LP
Ver imagen en tamaño completo
Ć
A la cena del cordero.mp3
(2268k)
Antonio Todoli,
8 mar. 2012 0:55
Ć
Al despertar.mp3
(5308k)
Antonio Todoli,
8 mar. 2012 0:57
Comments