Manipulación del precio del gas en EEUU por parte de dos grandes empresas


Presentada una demanda contra los gigantes  Halliburton y Schlumberger por manipular el precio de los servicios de la fracturación hidráulica     Laurel Brubaker Calkins – 2 de agosto de 2013

Halliburton Co., Schlumberger Ltd (SLB) y Baker Hughes Inc. (BHI) han sido acusadas de conspirar para subir los precios y hundir a sus competidores en el floreciente mercado estadounidense de los servicios de fracturación hidráulica.

Las acusaciones contra algunos departamentos de estas compañías están relacionadas con el anuncio realizado el 25 de julio por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos de que está investigando la “posibilidad de que existan prácticas anticompetitivas” en el sector de la fracturación hidráulica de la industria de los servicios para campos petrolíferos, de acuerdo con la demanda colectiva presentada en el tribunal federal de Corpus Christi (Texas).

En declaraciones realizadas el 31 de julio por Robert C. Hilliard, abogado que representa a Cherry Canyon Resources LP, sociedad tejana perteneciente al sector del petróleo y el gas, dijo: “Los acusados se pusieron de acuerdo para restringir y manipular la oferta con el fin de elevar los precios e incrementar su cuota de mercado” a los niveles que registraban estas compañías antes de que el boom de la fracturación hidráulica atrajera a competidores independientes que hicieron bajar los precios. “Y lo lograron.”

La demanda persigue obtener una triple indemnización por los daños y perjuicios especificados.

Según consta en la demanda, las tres compañías son las mayores proveedoras de servicios de fracturación hidráulica que cotizan en Bolsa y controlan entre las tres alrededor del 60 por ciento del mercado estadounidense. Cherry Canyon presentó la demanda en nombre de todos los clientes que contrataron servicios de fracturación hidráulica a los demandados desde el 29 de mayo de 2011.

Cuota de mercado

Halliburton y Baker Hughes, ambas con sede en Houston, revelaron que estaban siendo investigadas a las pocas horas del anuncio del Departamento de Justicia. Schlumberger, que tiene su sede en Houston y en París, no ha revelado públicamente si está siendo objeto de investigación.

Según se indica en la demanda, alrededor del 90 por ciento de todos los pozos terrestres de los Estados Unidos requieren ahora cierto grado de fracturación hidráulica, una tecnología que consiste en inyectar agua y minerales a presión en un pozo para incrementar su producción de petróleo y gas.

Aunque hay numerosas empresas más pequeñas en el sector de la fracturación hidráulica, los precios y la cuota de mercado de las compañías demandadas se han incrementado mientras que la cuota de mercado de las empresas independientes se ha reducido, dice Hilliard en su declaración.

Joao Felix, portavoz de Schlumberger, se negó a hacer comentarios sobre la demanda. Beverly Stafford, portavoz de Halliburton, y Erica Bundick, portavoz de Baker Hughes, no respondieron ayer inmediatamente a los mensajes telefónicos o de correo electrónico en los que les preguntaban qué opinaban de la demanda.