5.2. El Decamerón y la pintura.

        Sandro Boticelli, pintor cuatrocentista italiano, pintó varios cuadros ilustrando relatos del Decamerón. La Historia de Nastgio degli Onesti es de las más alabadas, ilustra el quinto cuento de la Cuarta Jornada (El infierno de los amantes crueles) en el que un joven, enamorado de una dama pero sin ser correspondido, contempla como un caballero y dos mastines persiguen a una joven y el caballero les da su corazón de comer a los perros.

    Los cuadros decoraban un arcón de bodas, están realizados con la técnica mixta sobre tabla y son de 1483, de la escuela florentina. Están expuestos en el Museo del Prado, de Madrid.

    Otros artistas como Pisanello, Pesellino, Signorelli, el Ghirlandaio, Filippino Lippi y Carpaccio también reinterpretaron el Decamerón. Destaca sobre los demás la famosa pintura de John William Waterhouse, A tale from Decameron.


        En los antiguos castillos italianos hay frescos que ilustran el Decamerón decorando las salas, en los muros exteriores de una vivienda de Stein am Rhein en el Cantón de Sciaffusa y como decoración de los muebles renacentistas. Se han hecho también numerosas ediciones ilustradas del Decamerón, como la magnífica de Celedonio Perellón con más de cien aguafuertes e ilustraciones del artista.

       Algunos artistas contemporáneos como Dalí, Manzú, Guttuso, Chagall, Masuo Ikeda o Petru Russu se inspiraron en el texto para crear algunas de sus composiciones.

 Salvador Dalí



Comments