Historias de circo

Un día en el circo.


El fin de semana pasado, estuve en un atractivo circo con mi familia. Había todo tipo de artistas e incluso un animal...: ¡¡¡El león!!! El domador del león era super bueno, consiguió domar al animal hasta lo alto de una torre.

También había un malabarista. Hacía todo tipo de cosas con los malabares. Después salió otro artista que hizo lo mismo, pero, a la pata coja, y pisando la cabeza del otro malabarista.

Al fin salio el gracioso payaso, que a toda la gente consigue hacer reir. Hubo un momento en el que cogió un monociclo y empezó a dar vueltas por el escenario y se acercó a nosotros. Tenía una flor en su traje y estaba llena de agua, la presiono y de repente salió todo el agua a la cara de mi madre y a la mía... ¡¡¡Fue divertidísimo!!!

Más tarde un trapecista salió al escenario y empezó a trepar por una cuerda hasta llegar al trapecio. Luego se empezó a balancear y se soltó, dio como cuatro mortales y se volvió a agarrar al trapecio.

Después de tanto artista se acabó la función. ¡¡¡A mi me gustaria ir otro dia mas al circo!!!












Accidente en el circo


El otro día estaba en el circo, vi jaulas llenas de leones; el domador les daba con un látigo para que le hicieran caso.

Los leones tenían cara de dolor y el domador les gritaba ¡salta!, ¡corre!, ¡ruge!. No fue nada divertido.


Luego salieron los trapecistas haciendo saltos y acrobacias en el aire. ¡¡¡Parecían volar!!! ¡¡¡Fue espectacular!!!

Pero, de repente uno se cayó, ¡Pensé que iba a morir! Todo el público se puso en pie del susto. Cuando vieron que no había muerto se pusieron muy contentos, ¡Menos mal que estaba bien, solo se rompió un brazo y una costilla!.


Luego hubo muchas más actuaciones muy divertidas.

Al final salimos fuera de la carpa y nos dejaron hacernos fotos con los animales y artistas.




Marta y Josué.



El maravilloso circo Bros.


Era una mañana calurosa, Many se levantó de la cama y oyó un ruido muy peculiar, era... ¡¡¡ Era el circo !!!

Many suplico a su madre que le llevará al circo, pero su madre se resistía. Al día siguiente Many se levantó y se encontró con que al lado de su desayuno había 2 entradas de circo. Esa misma tarde él y su madre fueron al gran circo de los hermanos Bros.

Cuando llegaron Many, se quedó sin aliento, una fascinante Koopa troopa estaba vendiendo entradas. Un toad domaba un champiñón.

Las gradas se llenaron en poco tiempo. Bowser se lanzó a una divertida chistera gigante. Mario y Luigi se peleaban con las princesas Daisy y Peach, en una bañera de agua con pirañas.

A Many le encanto ese espectaculo, asi que decidio irse a ese circo para ser un artista más. Apareció siendo el mejor escapista del mundo metido en cubos y tuberias.




MI VIDA INTERMINABLE.


Ayer fuí al circo de los horrores, pasé un miedo muy grande.

Al estar comprando las entradas, y la comida, había un chico con una motosierra, ¡Aquello era terrorífico!

Por fin, entré.

Caminando por los pasillos oscuros, que hay antes de llegar al circo.

¡Había zapatos colgados de las cuerdas, y tenían sangre!


Llegué al circo, y había un escenario con un fondo de almacén con cajas, yo creía que había alguna persona dentro de ellas.

De repente empezaron a salir demonios de las cajas, y empecé a gritar:

-¡Ahhh!, ¡Qué vienen!.


Me senté en las gradas, de repente salió niebla por toda la pista, y de entre la niebla salió  Nosferatu.

Después ví, como a un ángel, pero rojo, negro...¡Y chorreando sangre!,. Nadie más del circo lo vió, sólo yo. Era uno de los demonios de las cajas. Empezó a venir atravesando asientos. Me estaba dando un ataque de ansiedad. Yo gritaba y gritaba:

-¡Socorrooo!.

Pero la gente no me hacía caso, y el demonio llegó hasta mí. Se metío dentro de mi cuerpo, y me poseyó. Nadie lo oyó pero Nosferatu me dijo:

-¡Ven conmigo al infierno!.

Creía que mi fin iba a llegar, y así fué, el demonio me subió volando con Nosferatu.

Y aquí arriba estoy, contando mi historia espectácular, e interminable, que nunca acabará...











La increíble amistad de Claudia y Manu.

Habia una vez un equilibrista llamado Manu, muy alegre y curioso.

Este equilibrista, siempre que salía a actuar hacia reir y ponía contentos a todos los niños en el circo.


Un día, en Tarifa, mientras Manu actuaba, una niña llamada Claudia, se puso a llorar.             Los padres le preguntaron, qué le pasaba. Ella les respondió que el equilibrista la aterrorizaba,porque estaba en la cuerda floja con un balón, y tenía miedo de que cayese a la arena.


Manu la vio llorar, y cuando acabó el espectáculo, fue a consolarla.

Le preguntó qué le pasaba, ella le dijo que le aterrorizaba  verle en peligro, porque se podía caer a la arena, y hacerse daño.                                                                

Manu para que Claudia quitase el miedo, la ofreció ir a saltar a una colchoneta e intentar que se divirtiera, gracias a él.

A continuación, estaban brincando en la colchoneta, y unos amigos de Manu, vinieron a ofrecerlos que fuesen a comer con ellos, Claudia y sus padres aceptaron encantados.

Se lo pasaron genial, Claudia nunca olvidará esta experiencia.




La desaparición de la varita y el gorro.


Se acercaba el gran dia en el que los niños esperaban que llegara a su pueblo el gran circo Molde Town.

Cuando los niños entraban en el circo, vieron un emocionante, interesante

espectáculo en el que todo dependía de una varita y un gorro, era el gran mago Houdini.

Cuando llegó la hora del espectáculo, Houdini no encontraba su gorro ni su varita. Estaba desesperado.

Afortunadamente aparecieron Valeria la equilibrista y Alba la contorsionista,  dispuestas a ayudarle.

Se hartaron de buscar y buscar,  y a final ¡LO ENCONTRARON! fue el payaso Loki Macha el que lo había escondido todo.

¡Siempre gastaba bromas a todo el mundo!

Alba y Valeria saltaron de alegría al ver que Houdini pudo hacer su actuación.


Alba y Valeria






El asombroso tigre.


Hace 25 años en el  circo Mundial, había un atractivo tigre en pleno espectáculo. El tigre se escapó de su jaula y se subió a un gran cañón. Los domadores le intentaron calmar pero no pudieron.

Al tigre le encantaba asustar y en este caso, lo hizo.  Los niños se entretuvieron mucho mientras los domadores intentaban calmar al tigre, pero a la vez  también estaban muy asustados.

Todo el mundo que vio el espectáculo, salió encantado,  por ello, el circo Mundial pensó en hacer la entrada más cara, y fue subiendo y  subiendo el precio.... al final todo era más caro, pero a la gente,  no le importaba,  porque  valía la pena .


Nuria y Alex.




Vida entre leones


Un día nació un león en un pequeño circo.

Pasado un tiempo, cuando ya era mayor, empezó a entrenar para empezar a actuar.

Los domadores para educarle le estaba agobiando, golpeándole todo el rato con el látigo.

¡Estaba harto, de que le diesen!

Un día en la actuación atacó al domador y le lanzó contra la jaula. Del golpe tan fuerte que se llevó,  se rompió una pierna, 2 costillas y casi le cuesta la vida.

Rápidamente fue llevado hospital, le pusieron en una silla de ruedas y tuvo que estar 2 meses ingresado. Evidentemente, esto no le pareció gracioso

El circo tuvo que buscar un nuevo domador de fieras.

El pobre león por lo que hizo, fue vendido por un precio muy barato al zoo,donde pasó el resto de su vida. Tampoco a él esto le pareció gracioso.




El payaso y su bombín;


Había una vez un payaso que siempre llevaba un bombín, porque le daba vergüenza enseñar su calva.

Un día, por la tarde, cuando la gente ya había terminado de comer, fueron al circo para ver el peligroso  y emocionante espectáculo del payaso.

Llegó el momento, el payaso empezó a ponerse nervioso.Se tenía que subir a un monociclo y empezar a hacer piruetas. Le daba mucho miedo, porque nunca se había montado en algo de eso y no había ensayado antes, así que empezó a llorar.


El pobre payaso se sentía humillado y triste, porque toda la gente lo estaba viendo llorar, y además se le había caído el bombín, pero de repente... Un niño se acercó a el y le dio un besito en la mejilla. Se tranquilizó al momento, retiró el monociclo, y empezó a hacer reír a la gente con sus chistes y tonterías.

Por fin, el payaso descubrió que no hacía falta ser un gran acróbata o un equilibrista para impresionar a la gente, simplemente bastaba con ser el mismo.






Comments