sitios Arqueologicos

 

A casi mil años de que el sitio arqueológico mas importante de la región de Zacatecas y el norte de mexico conocido como la

Quemada fuera abandonado, y a casi 500 que es estudiado,  no se tiene datos suficientes  para definir su origen, filiación, o propósito, acaso ¿este es el lugar de donde Mixcoatl partió para fundar tula?... o es entonces, el sitio de donde 300  años después Xolotl partió para repoblar la abandonada ciudad de Quetzalcoatl… ¿en verdad es el mítico Chicomoztoc?, ombligo del mundo, donde la pareja primordial creo el primer sol… acaso los nueve niveles de su acrópolis representan el mítico y temido Mictlan, infierno precolombino, que los mexicas situaban en el norte… las investigaciones lejos de marcar una  guía, formulan nuevas teorías que se anteponen a sus
predecesoras, contando hasta el momento con al menos 10  que son apoyadas por siertos grupos. En algunas se sugiere que Tuitlán (la Quemada) y Alta Vista, eran colonias Toltecas y Teotihuacanas respectivamente, mas no acaban de esclarecer el porque Tuitlán, tiene sus inicios  en 250 d.c. y Alta Vista alrededor de el año 1 d.c., fechas mucho anteriores al apogeo de las culturas centrales.

Otra teoría mencionan que un repentino cambio climático  que solo afecto a la región, la volvió factible para una colonización sureña, y al termino nuevamente repentino, se volvieron por donde llegaron. Otros investigadores  proponen agrupar ambas ciudades (Alta vista y Tuitlán) en una cultura sola nombrándola “cultura Chalchihutes”, otros han decidido que se trataba de dos culturas diferentes  nombrándolas “cultura Chalchihutes” y “ cultura Tuitlán”,  algunos acreditan su fundacion a la migración mexica,como lo menciona este texto del siglo XVI:

 

"...los toltecas y los mexicas o nahoas, y todo los otros prosiguieron su camino por los llanos o páramos para descubrir tierras... Fueron a dar en un valle entre unos peñascos donde lloraron todos sus duelos y trabajos porque padecían mucha hambre y mucha sed, y en ese valle había siete cuevas que tomaron por sus oratorios... Estando allí los toltecas con los demás dicen que su Dios de ellos les habló aparte mandándoles que volviesen allí de donde habían venido... lo cual oído los toltecas antes partiesen de allí primero fueron a hacer sacrificios en aquellas siete cuevas, y hechos, se partieron todos; y fueron a dar al pueblo de Tullantzingo, y de allí después pasaron a Xicotitlan que es el pueblo de Tula". (Fray Bernardino de Sahagún. 1577).

 

en fin podríamos seguir enumerando teorías, sin llegar a una totalmente aceptada, pero fuera de teorías tenemos los hechos , Lo comprobable es que la reguon fue habitada por una “civilización” muy antigua, los hallazgos de puntas de flechas, puntas de lanzas, cerámica y utensilios de madera, los guajes y m

etates sobre piedra plana están situados entre los 6,000 años de antigüedad, todo al estilo arcaico. Los datos paleolíticos nos señalan que en el lugar existieron mamíferos de gran tamaño como lo fueron los Mamuts que vivían en las ciénegas del lugar. Los cambios climáticos de la última glaciación registrada ente los años 14,000 donde comenzó a descender hace 8,000 años, causó cambios importantes para la aparición de la flora y la fauna por estos lugares, pero para los años 3,000 estos ya habían desaparecido por la escasez de alimentos o algún incidente natural que hizo desaparecer a esta gran fauna, los animales mayores que sobrevivieron se localizan en el norte de América denominados bisontes, seguramente protegidos por sus travesías que hacen a grandes distancias protegiéndose de la escasez de alimentos o por los cambios climáticos, estos desarrollaron un poder muy alto de aclimatación y sobrevivencia.

 

La agricultura era incipiente por lo que los antiguos pobladores eran recolectores y pequeños cazadores, aprovechaban la piel de los animales para cubrirse y para varios usos cotidianos, lograron construir canastas de fibras naturales, sus herramientas eran de piedra, madera y hueso, sus casas eran las cuevas y refugios terrestres. También podemos estar seguros que los constructores de Alta Vista y La Quemada tenían grandes conocimientos, Alta vista con su localización definida por el calendario solar, y la Quemada con la cosmovisión de los antiguos escrita con piedras y construcciones.

En conclusión aunque nunca conozcamos el nombre que dieron los constructores a sus ciudades, podemos estar seguros de la grandeza que llegaron a tener ta solo caminando por sus calzadas.

 

 

 

 

Zona Arqueológica Alta vista

El nombre de esta zona arqueológica, proviene de su descubrimiento en Jos terrenos de un antiguo rancho denominado Afta Vista o Buena Vista, muy cerca det poblado minero Chalchihuites, del que adquirió su segundo nombre. A su vez, esta última palabra es un vocablo de origen náhuatl Chalchihuite que significa piedra verde.

 

Esta ciudad prehispánica constituye un centro ceremonial y astronómicc de la cultura Chalchihuites, misma que se extendió desde los años 200 a; 1100 de nuestra era, por el noroeste del Estado de Zacatecas y el sur de Durango, sobre los valles aledaños a flanco oriental de la Sierra Madre Occidental.

 

los estudios arqueo-astronómicos en el sitio, indican que la ubicación de Alta Vista-Chalchihuites está asociada a su cercanía con el Trópico de Cáncer y que es muy probable que su establecimiento y desarrollo sean producto de grupos de sacerdotes-astrónomos provenientes de Teotihuacan, interesados en localizar en el norte de Mesoamérica "al lugar donde el sol inicia su retorno al sur": el Trópico de Cáncer
 
 
Se ha comprobado que Alta Vista fue diseñada y edificada mediante una triangulación precisa en el paisaje, a partir de la Sierra de Chalchihuites: la cumbre del Picacho Pelón 11 km al este; el cerro Chapín 7 Km. al suroeste y la colina del Pedregoso ubicada 5 Km. al noreste, permitiendo con ello observar el desplazamiento anual del sol y así anticipar los cambios de las estaciones en el transcurso del ciclo agrícola. En la cima del Cerro Chapín se encuentran dos petrograbados de círculos-cruces con cuentas calendáricas muy semejantes a los encontrados en la metrópoli de Teotihuacan y sus alrededores.
 
 
51 fechas de carbono catorce recuperadas en el sitio arqueológico, señalan la fundación del asentamiento hacia el 450-47C d.C. y su esplendor entre los años 700 y 750 de nuestra era. Existe evidencia arqueológica del incremento del sacrificio humano, incendios y abandono de este centro ceremonial entre 850/900 d.C.
 
 
Se localiza a 229 km al noroeste de la ciudad de Zacatecas, o bien a 170 km al sureste de la capital de Durango. Desde la ciudad de Zacatecas, se conduce por la carretera federal 45 hasta la ciudad de Sombrerete. De aquí, debe continuarse 50 km por la carretera estatal que se dirige a Jiménez del Teúl para llegar así a Chalchihuites.
 
 
 
 
 
 
 
 

Zona Arqueológica la Quemada


Al sur de la ciudad de Zacatecas, en la enorme llanura que se extiende dentro del municipio de Villanueva, destacan las impresionantes y famosas ruinas de La Quemada o Tuitlán, que dominan el paisaje del alto valle del río Malpaso-Juchipila. Los edificios cubren y rodean las cumbres sur, noroeste y noreste del Cerro de los Edificios. Las estructuras arquitectónicas yacen sobre basamentos construidos con lajas de toba riolítica, que fueron adosándose a diferentes niveles sobre la roca madre. Las enormes cortinas de lajas que forran las laderas de este macizo montañoso, funcionaron como muros de contención de extensas terrazas que soportaron las estructuras monumentales y permitieron la ampliación de los espacios arquitectónicos


Descripción del sitio

Un aspecto singular de Da Quemada lo consti­tuye la red de caminos empedrados y pavi­mentados que conectó a los conjuntos arqui­tectónicos entre sí y con distintos puntos en el valle. La zona arqueo­lógica se distribuye en cuatro sectores princi­pales, entre los que destacan la Acrópolis y la Ciudadela. El prime­ro abarca todo el sec­tor meridional del cerro y es donde se localizan las construcciones ma­yores. Para acceder a él se construyó la Cal­zada Mayor, un camino pavimentado de 35 metros de ancho que parte de la planicie sur-occidental y asciende por espacio de 400 metros.

El impresionante eje vi­sual y las dimensiones masivas con que fue trazada, en relación con otros monumentos de la zona arqueológi­ca, permiten señalar que esta obra pública representó la mayor in­versión de fuerza de trabajo a lo largo de la historia constructiva del asentamiento. Su finalidad probable fue magnificar la sacrali­dad del acceso al cen­tro ceremonial, morada de los dioses. El segundo sector, pre­sidido por la Ciudade­la, se localiza sobre las cimas noroccidental y noreste del cerro. Todo este conjunto es­tá delimitado por un muro de 4 metros de alto y 4 de espesor que cuenta con dos accesos, el primero sobre la ladera norte y el segundo hacia el noreste, a partir de una monumental esca­lera de setenta metros de longitud. Los dos sectores res­tantes se distribuyen en los flancos de la montaña sur y están compuestos por series de terrazas escalona­das cuyo uso original todavía se desconoce. Es posible que la ma­yoría de ellas fuese habitacional, pero otras pudieron albergar talle­res o utilizarse para actividades agrícolas.

 

Primer Nivel de la Acrópolis

Los conjuntos arquitectónicos de la Acrópolis fueron distribuidos en seis niveles, mediante grandes terrazas escalonadas. El primer nivel se asienta sobre el extremo suroeste, donde dos grandes muros en talud parten hacia el norte y oriente, mismos que sirven como cortinas de contención de una enorme Plaza Hundida. Esta plaza, que sirve de antesala al Salón de las Columnas, mide 67 x 64 metros y está delimitada en sus cuatro lados por banquetas elevadas. En re­gistros de siglos anteriores se reporta, un número indeterminado de columnas redondas erigidas en fila sobre la banqueta oriente, aunque ahora éstas han desaparecido por completo. Dos de ellas flanqueaban unas escaleras que salvan el desnivel entre la plaza y el vano de acceso al salón.

 

Segundo Nivel de la Acrópolis

En este nivel se encuentra el Juego de Pelota, estructura con un eje de orien­tación norte-sur, muros laterales de 2.70 metros de espesor (cuya altura original se ha calculado entre 3 y 5 metros) y una planta arquitectónica en forma de "I" latina (70 x 30 metros). Al norte se localiza la Pirámide Votiva, la de mayores dimensiones del sitio (12 metros de altura), con taludes co­rridos casi verticales en sus cuatro lados. En la fachada sur todavía conserva algunos peldaños de la escalinata que conducía a su cima. Hacia el costado oriente del segundo nivel hay un par de escaleras de donde parten dos caminos empedrados hacia la cima de la sierra de Las Palomas. El primero mide 25 metros de ancho, se eleva 30 centímetros sobre la superficie del terreno y recorre una distancia de 3 kilómetros, atravesando el río Malpaso hasta llegar al complejo de tres templos popularmente conocido como Pirámide de la Luna. La segunda calzada,.que desemboca en un gran basamento piramidal sobre la meseta del Sauz, tiene una longitud de 5 kilómetros, un ancho de 12 metros y su arroyo de circulación se encuentra 40 centímetros por encima del terreno.

 

Plaza de los Sacrificios

El quinto nivel de la Acrópolis descansa sobre una enorme plataforma compuesta por tres cuerpos escalonados con muros en talud, que en su flanco sur exhibe una escalinata muy empinada. Aquí se encuentra la Plaza de los Sacrificios, compuesta por plaza hundida, altar central y basamento piramidal de cinco cuerpos. Sobre los costados sur y este de la banqueta elevada que delimita a la plaza se construyeron enormes cuartos, y hacia el oeste otras edificaciones menores.

 

Salón de las Columnas

El Salón de las Columnas (o Edificio de la Catedral) es un amplio recinto de 40 x 31 metros, cuyos muros miden aproximadamente 3 metros de altura y 2.70 de espesor. Al inte­rior de esta sala se hallan once co­lumnas redondas de 5 metros de al­tura, que sirvieron como soporte de una extensa techumbre. Para su época, puede considerársele una de las edificaciones mesoamerica-nas de mayores dimensiones en cuanto a área cubierta. Durante las excavaciones, al inte­rior se pudo detectar una secuen­cia de tres gruesos pisos de tierra que mostraban huellas de un des­gaste considerable, además de una cavidad poco profunda delimitada por un anillo de piedras ensambla­das, casi al centro del salón. Por debajo de los restos de la techum­bre colapsada a raíz de un incendio, se detectó una gruesa capa de hue­sos humanos quemados que corría paralela a los muros, con excep­ción de aquel donde se localiza el vano de acceso. Esta acumulación masiva de restos óseos (donde no aparecieron cráneos ni huesos de pies) representa una cantidad ma­yor al centenar de individuos, cuya osamenta posiblemente estuvo suspendida del techo en tres cos­tados de la galena cuando el espa­cio arquitectónico estaba en fun­ciones.

Dadas las enormes dimensiones de la techumbre que lo cubra com­pletamente y la ausencia de vanos y canales

de ventilación en sus mu­ros perimetrales, se puede propo­ner que el espacio interno del Sa­lón de las Columnas se diseñó pa­ra mantenerse en la penumbra, de­jando sólo acceder un poco de luz desde el exterior a través de-su gran acceso único ubicado al po­niente.

 

Gran Escalera Solar

En el tercero de los seis niveles que componen la Acrópolis, arranca una escalera monumental de 75 escalones y más de

20 metros de altura, conocida como la Gran Escalera Solar, la cual conecta con un andador que desemboca en un par de escalinatas menores, a su vez ascendentes hacia el sexto o último nivel. También en el tercer nivel se encuentra una extensa explanada artificial de forma rectangular, un grupo de ' cuartos aún sin explorar, un pequeño complejo de plaza cerra­da hundida, altar central y pirámide, y varios agrupamientos de fogones localizados durante las excavaciones del Proyecto La Quemada, dispersos desde aquí hasta las inmediaciones de la Pirámide Votiva, en el nivel inferior

 

.

 

 Plaza de los Maestros

El cuarto nivel se encuentra 20 m por encima de la explanada artifi­cial del nivel anterior y sirve como basamento del conjunto arquitec­tónico conocido tradicionalmente como Plaza de los Maestros, un extenso espacio con altar central que está delimitado por una plata­forma elevada sobre la que se construyeron cuartos. Al norte se encuentra una pirámide menor y al oriente el conjunto de el Cuartel

 

 Sexto Nivel de la Acrópolis

El sexto y último nivel integra una amplia plataforma que circunda la parte baja del crestón de roca desnuda que corona este sector del sitio. Sobre ella se encuentra el pequeño basamento piramidal asociado con las escalinatas que conectan con el enorme pasillo en eí que desemboca la Gran Escalera Solar. A esta misma altura, pero con dirección sudeste-noroeste, están colocados muros de contención que sirvieron para fincar otros basamentos cuyas fachadas miran en dirección poniente. Hacia la cara norte del crestón se encuentra una plaza cerrada hundida, en uno de cuyos extremos parte el camino enlajado o "calzada solar" (de 6.2 metros de ancho y 265 metros delongitud) que conduce directamente al complejo astronómico de La Ciudadela.

 

Ciudadela

Se compone por una plaza cerrada hundida circundada por una banqueta elevada, en cuyo costado sudeste se adosó la escalera donde desemboca la calzada pavimentada que conecta con la Acrópolis. Al centro de la plaza se encuentra un altar de 4 metros de altura y tres cuerpos escalonados, don­de se encontró un gnomon (elemento de medición solar) para hacer cálculos calen­dárteos del movimiento aparente del sol en el transcurso del año trópico. Hacia el cos­tado noroccidental se localiza una sala co-lumnaria con fogón central y varios cuartos anexados a uno de sus costados. En el ex­tremo oriente de la plaza se construyó un basamento piramidal de casi 4 metros de altura, en cuyo interior se localizó el entierro de un individuo con uno de sus miembrosln-feriores amputados. Los huesos largos fue­ron colocados cruzados sobre el tórax del personaje, y como ofrenda se le colocó una olla, cuatro copas dispuestas hacia los rum­bos cardinales y un espejo decorado con un mosaico de turquesa y especularita. Varios investigadores han asociado este depósito con el culto a Tezcatlipoca

 

Comments