7. LA ALIMENTACIÓN

Dependiendo del tamaño, propiedades y forma del combustible son posibles unos sistemas u otros.

Si por ejemplo tenemos pellet, no son necesarios grandes sistemas de transporte y acumulación. Aunque si se quiere mayor autonomía o si la potencia es alta, la instalación será mayor. Dadas las características del pellet, su transporte es fácil mecánicamente o por succión.


Las turbinas de succión implementadas en las calderas sobre una tolva de tamaño variable son capaces de aspirar pellet desde un tanque de lona, o geotanque subterráneo, o silo situado a una distancia de 20 metros. En estos casos, un accionamiento mecánico en el silo lleva el combustible hacia el cabezal o cajetín por donde pasa una corriente de aire generada por un tuboflex de entrada y otro de salida que arrastra el pellet contenido hasta la tolva.



Los sistemas mecánicos de transporte de pellet son los más comunes y existen muy variados. De canal inclinado, de sinfín paralelo o canal paralelo y codo ascendente, con agitador o no, ....

En la mayor parte de casos existe una tolva de tránsito hasta el quemador, de algunas decenas de litros de capacidad, equipada con sensores de carga de combustible. Su misión es la de garantizar el abastecimiento continuado al quemador. Sus sensores de carga actúan sobre el motor extractor del silo


Para la astilla el tema difiere. Son necesarios sinfines y canales de mayor envergadura. Removedores y anti-cúpula en silo y tolva. Motores más potentes y tolvas intermedias de mayor capacidad.

Más aquí