Síntesis Aditiva

Gracias a Isaac Newton (1642-1727) sabemos que la luz blanca, al descomponerse, origina los siete colores del espectro visible: rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul, cianvioleta. La  suma de todos los colores del espectro luminoso recompone la luz blanca.
Para el color luz se utiliza un criterio de orden aditivo o, mejor dicho, de síntesis aditiva. Esto significa que a medida que sumamos color luz se restituye gradualmente el blanco.
Se le llama síntesis aditiva al obtener un color de luz determinado por la suma de otros colores. Thomas Young, partiendo del descubrimiento de Newton de que la suma de los colores del espectro visible formaba luz blanca, realizó un experimento con linternas con los seis colores del espectro visible. Proyectando estos focos y superponiéndolos llegó a un nuevo descubrimiento: para formar los seis colores del espectro sólo hacían falta tres colores, y además sumando los tres se formaba luz blanca.
El proceso de reproducción aditiva normalmente utiliza luz roja, verde y azul para producir el resto de colores. Combinando uno de estos colores primarios con otro en proporciones iguales produce los colores aditivos secundarios, más claros que los anteriores: cian, magenta y amarillo. Variando la intensidad de cada luz de color finalmente deja ver el espectro completo de estas tres luces. La ausencia de los tres da el negro, y la suma de los tres da el blanco. Estos tres colores se corresponden con los tres picos de sensibilidad de los tres sensores de color en nuestros ojos.
 
 
Color luz. Síntesis aditiva  Color luz. Síntesis aditiva

Prueba en el siguiente gráfico interactivo cómo obtener diferentes colores, con la teoría aditiva.