Pàgina d'inici

EDUCACIÓ COMPENSATÒRIA
 

“Sense cooperació dels seus membres la societat no pot sobreviure, i la societat d' homes i dones

 ha sobreviscut ja que la cooperativitat dels seus membres ha fet possible la supervivència...

No va ser un individu avantatjat aquí i allà qui va fer allò, sinó el grup”

(Ashely Montagu, 1965).
 
 
 
 
http://www.transformandolaescuela.es/

BLOC:  EDUQUEM CAMINANT

Raconet de Josep Lluis (Totterreny)

 PROGRAMACIÓ D'EDUCACIÓ FÍSICA: MÉS QUE JOCS

ELS MILLORS  CONTES: CONTES PER REFLEXIONAR
 PER AL CORREDOR: CÓRRER PER MUNTANYA I ASFALT 
 BLOC D'EDUCACIÓ FÍSICA: MÉS QUE JUGAR
LA MEUA  CUINA: PAREM TAULA
BLOC RACÓ DE LA PAU: JUGUEM EN PAU
  
 

ciutadania crítica bloc envers el món de l'ensenyament

 

BLOC D'ÀNGELS SENZILLAMENT ESPECIAL
 
 
 
 
 
II Jornades de Compensació Educativa:
 “Aprendre junts per viure junts”
 28-04-2010
       
 Ramón Flecha  amb el coordinador del Seminari Benvinguts

RAMON FLECHA. QUI ÉS?
 
Ramón Flecha amb la ponència: "Les actuacions
 educatives d'èxit a Europa"
 
 29-04-2010
Auxi Sales en les II Jornades de Compensatòria
 
 
INDICADORS INCLUSIVITAT ! ! ! !
 
INDICADORS ESCOLA INCLISIVA (adaptat Index inclusió)
 
 

1. Liderazgo. 2. Ambiente Escolar.3. Programación y Participación.4. Currículo, Instrucción y Evaluación.5. Planificación de Programa y Desarrollo del IEP.6. Implementación de Programas y Evaluación.7. Soportes para Cada Estudiante.8. Asociaciones de Familia y Escuela.9. Planificación Colaborativa y Enseñanza.10. Desarrollo Profesional.11. Planificación para la Mejora Continúa de las Mejores Prácticas

 
 
 «la parábola del invitado a cenar»
  
La profesora de pedagogía dijo a sus discípulos:“El maestro de una escuela se puede comparar a un prohombre muy respetado que sabía cocinar muy bien y que preparó una cena para un grupo de amigos”. Al ver la cara de sus extrañados discípulos, la profesora siguió explicando: “Un prohombre de una ciudad se encontró con un viejo conocido a quien no veía desde hacía mucho tiempo. El prohombre tenía previsto celebrar el día siguiente una cena con un grupo de amigos y amigas que también lo conocían y que tampoco sabían nada de él desde hacía muchos años, y lo invitó a cenar. El prohombre era buen cocinero y preparó una cena espléndida: entrantes variados, guisos de toda clase y un pastel con frutas confitadas. Todo regado con vinos del Priorat y cava del Penedés. El mismo día de la cena, cayó en la cuenta de que su viejo amigo –no recordaba demasiado bien el porqué- tenía que tener mucho cuidado con lo que comía y que seguramente nada de lo que había preparado con tanto cuidado le iría bien. Le telefoneó enseguida […] explicándole lo que pasaba, y le dijo que lo sentía mucho, que más valía que no fuera a la cena y que ya le avisaría cuando celebrara otra. Otro prohombre de la misma ciudad se encontró en la misma situación. También había preparado una cena espléndida para sus amigos y había invitado a un viejo conocido de todos con el que se había encontrado un par de días antes. La misma tarde de la cena, otro de los invitados le hizo caer en la cuenta de que, por si no se acordaba, el viejo amigo no podía comer de todo. El prohombre, que se había olvidado de ello, corrió a telefonear a su amigo para preguntarle si aún tenía el mismo problema y para decirle que no se preocupara, que fuera de todos modos, ya que él le prepararía un plato de verdura y pescado a la plancha. Curiosamente, un tercer prohombre de la misma ciudad, también muy respetado, se encontró con un caso idéntico. Cuando ya lo tenía prácticamente todo a punto, se acordó de que aquel a quien había invitado a última hora […] tenía que seguir una dieta muy estricta. Entonces cambió el menú deprisa y corriendo: seleccionó algunos entrantes que también podía comer su viejo amigo, guardó los guisos en el congelador para otra ocasión e improvisó un segundo plato, también espléndido, pero que todo el mundo podía comer; también retocó el pastel, y en vez de fruta confitada le puso fruta natural. Llegada la hora de la cena, todos juntos comieron de los mismos platos que el anfitrión les ofreció”.
Después de esta larga explicación, la profesora preguntó a sus discípulos: “¿Cuál de estos tres comensales de última hora se debió de sentir más incluido en la cena con sus viejos amigos y conocidos?”
“Sin duda, el tercero”, respondieron unánimemente los discípulos, sin vacilar un solo momento.
“Efectivamente”, corroboró la profesora de pedagogía. Y siguió con la lección, diciéndoles: “Una escuela selectiva sólo quiere a aquellos discípulos que pueden comer el menú que tiene preparado de antemano: un currículum prefijado. En cambio, una escuela inclusiva es muy diferente. Ni siquiera se conforma con preparar un menú especial –un currículum adaptado- para un estudiante que tiene problemas para comer el menú general, es decir, el currículum ordinario, genera. Una escuela inclusiva es aquella que adecua el menú general para que todo el mundo pueda comerlo, para que sea un currículum común”. Y concluyó: “En una escuela inclusiva, detrás de cómo y de qué se enseña hay unos determinados valores que configuran una forma muy determinada de vivir”.