Mitos y creencias

Mitos y creencias acerca de la Sexualidad

Objetivo: Esclarecer los principales mitos asociados a la sexualidad

 

¿A qué consideramos mitos?

Los mitos tienen carácter social: son un conjunto de anhelos y creencias colectivas que ordenan la valoración social de un determinado relato o figura en una época determinada. También son individuales, puesto que cada persona otorgará a aquello aludido por el mito, una valoración propia y le asignará también un sentido, tanto a su propio accionar como al accionar de los demás.

Hay una ilusión, respecto a que el mito crea un concepto que debe ser comprendido como “natural” y “esencial”

Entre los más conocidos se describe el mito mujer = madre. En este caso, este mito generalizado puede operar impidiendo que cada mujer defina como propio, las diversidades de significado que pueda tener la maternidad.

El erotismo femenino ligado al amor romántico, es otro de los mitos que aún opera, aunque no en forma visible, ya que si el deseo sexual y el erotismo en la mujer se evidencian en demasía, no es” bien visto” como conducta femenina esperada.

La apreciación, en muchas ocasiones, que las elecciones amorosas de las mujeres tengan se basa en este mito. Asimismo, “ser bella” y “ser deseable” no son hoy, atributos que deban constituir inequívocamente, las principales condiciones de la seducción femenina.

Actualmente por ejemplo, en los medios de comunicación, las mujeres muestran su cuerpo, más para incrementar el deseo masculino que para hacer explícito el propio deseo. Se trata de cuerpos “deseables” más que personas “deseantes”.

Así, las creencias y prejuicios que forman parte de estos mitos muestran profundas contradicciones: por un lado, se presenta hoy una mayor libertad sexual para la mujer, pero al mismo tiempo, persisten algunas prohibiciones y sanciones.

Respecto a los mitos acerca de la sexualidad masculina se centran en la certeza de que un varón tendrá y estará obligado a un rendimiento sexual sin fallas, por ejemplo, tener trastornos de erección(disfunción eréctil ) descenderá del valor de su masculinidad, pudiendo en ocasiones obstaculizar la consulta médica

Otro mito que aún opera , desde un perfil socio-económico es describir al hombre fuerte y proveedor como el que otorgará seguridad y bienestar a su familia, a costa de salir siempre triunfante ante la adversidad, algo así como una nueva visión del caballero del siglo XVII.
También es un mito el temor que tienen los adultos que por recibir educación sexual se adelantará la edad del inicio de las relaciones sexuales.
La educación sexual no potencia que se tengan relaciones sexuales precoces.
 Otros mitos frecuentemente escuchados:                                                        
Mitos en torno a la sexualidad de la mujer adolescente
* La ausencia de himen prueba que una mujer ya no es virgen.
                * Una mujer que tiene la menstruación  no debe bañarse, ni tocar las plantas, ni hacer deporte, ni hacer mayonesa…
                * Cualquier mujer que lleve la iniciativa en las relaciones sexuales es una “rápida”.
                * La mujer debe esperar a que el  varón  le  brinde la posibilidad de tener placer sexual (orgasmo).
            * Hay vaginas, que no se adaptan a algunos  tamaños  de penes.
 
       Mitos en torno a la sexualidad del varón adolescente
 * El  varón  siempre sabe sobre sexualidad y sobre cómo llevar adelante las relaciones sexuales.
                 * Las bebidas alcohólicas son potenciadoras de la erección y del deseo sexual.
                * El  varón siempre está dispuesto y debe llevar la iniciativa en las relaciones sexuales.
                * Cuanto mayor ser el tamaño del pene, mayor placer  obtiene  el varón y mayor placer le proporciona a la mujer.
                * Cuando un hombre pierde su erección es porque no encuentra a su pareja sexualmente atractivo/a.
                * Un hombre siempre debe excitarse cuando se encuentra en una situación sexual.
  
Mitos en torno al rol de género
* La sexualidad comienza cuando se  tienen relaciones con penetración.
                * Las lesbianas lo son porque necesitan un hombre “de verdad”.
                * La homosexualidad es un vicio.
                * Se nota que una mujer es lesbiana porque se viste de marimacho.
                * Un niño no puede jugar con muñecas.
                

        Mitos sobre falsos métodos anticonceptivos:
 * "Lavarse la vagina después de una relación sexual con agua u otras sustancias sirve como método anticonceptivo".

No es así, pues los espermatozoides  pueden subir  rápidamente  al cuello del útero.


             * "Tomar té de yuyos o plantas nativas sirve como método anticonceptivo".
Estos té no han demostrado ninguna eficacia cuando son utilizados para evitar un embarazo.

            * "Los inductores de la menstruación (productos que se adquieren en las farmacias),pueden provocar  el sangrado menstrual  cuando una mujer tiene un atraso, interrumpiendo el embarazo".
Esto es así solo si es debido a alguna irregularidad en su ciclo pero NO cuando está embarazada. Su uso no es conveniente sin indicación médica.
 Mitos sobre las pastillas anticonceptivas
• “La pastilla engorda”
Está demostrado que las pastillas anticonceptivas modernas prácticamente no modifican el peso corporal debido a su muy baja dosis, incluso en algunas mujeres se ha observado una ligera disminución de peso.
• “La pastilla puede producir acné o hacer crecer el vello”
El crecimiento del vello en los lugares típicos del varón, el acné y el aumento de la grasitud de la piel habitualmente provienen de una inadecuada cantidad o manifestación de las hormonas masculinas (que, en poca cantidad posee cada mujer) y no de un efecto producido por el uso de las pastillas anticonceptivas. De hecho las pastillas modernas con la incorporación de Drospirenona, llegan a tener un efecto favorable sobre el cabello y la piel.
• “La pastilla altera los nervios”
El estado de salud psicológica de una mujer posee mayor relación con su entorno (factores sociales, laborales, sentimentales, familiares, etc.) que con el efecto de las pastillas anticonceptivas o cualquier otro tratamiento con medicamentos. Podríamos decir que la pastilla, prácticamente, no tiene ninguna influencia sobre estos aspectos.
• “Si se toman medicamentos o se ingiere alcohol cuando se utiliza la pastilla, se pierde el efecto anticonceptivo”
Determinados tipos de medicamentos pueden influir en el mecanismo de acción de las pastillas anticonceptivas y, por lo tanto, disminuir su eficacia. No se ha demostrado que el alcohol en sí mismo interfiera en la eficacia de la pastilla anticonceptiva. Pero en caso de que la ingestión de alcohol provoque vómitos o diarrea, puede verse afectada la eficacia anticonceptiva. En cualquiera de estos casos es recomendable consultar al médico.
• “Después de usar pastillas anticonceptivas, se presentan dificultades para quedar embarazada”
Las pastillas son un método reversible, por lo que, suspendida la toma de las mismas se reinician los ciclos naturales prácticamente en forma inmediata.
• “Las mujeres que utilizan la pastilla deben realizar descansos periódicos en la toma”
Está demostrado que los llamados descansos son innecesarios y desaconsejables. Además de carecer de bases científicas pueden originar una serie de inconvenientes como, por ejemplo, los embarazos no deseados. La pastilla puede tomarse sin interrupción por años. Solamente deben realizarse los 7 días de intervalo sin toma de pastillas o tomar los placebos (pastillas de color diferente y sin sustancia activa).
 • “La pastilla produce cáncer”
Al contrario de lo que se cree, se sabe que los anticonceptivos hormonales presentan claros beneficios, disminuyendo el riesgo de cáncer de endometrio (mucosa interna del útero) de ovario y colón. Aun luego de suspender el uso de la pastilla, este efecto protector perdura más de 10 años. Por otro lado, no se ha comprobado que exista relación causal entre el cáncer de mama, u otros cánceres frecuentes en la mujer, y el uso de anticonceptivos orales de baja dosis, Pueden tomarse sin interrupción por años. Solamente deben realizarse los 7 días de intervalo sin toma de pastillas o tomar los placebos (pastillas de color diferente y sin sustancia activa).