56 días hasta
Tercera Evaluación

3. Los sectores económicos

Las actividades económicas de producción y distribución de bienes y servicios son muy diversas y las realizan las empresas o el sector público. Dada la gran variedad de las mismas tradicionalmente se han agrupado en tres categorías o sectores económicos:






1. Sector primario, que comprende aquellas actividades relacionadas directamente con los recursos naturales sin que éstos se transformen, dedicadas solamente al desarrollo de los mismos. Incluye la agricultura, la ganadería, la pesca, la minería, etc.








2. Sector secundario o industrial, que abarca todas las actividades
que transforman físicamente las materias primas o bienes en otros más aptos para el consumo. Estas actividades fabriles son muy diversas: energía, textil, metal, maquinaria, química, electrónica, automóvil, y un largo etcétera.

La clasificación tradicional incluye la construcción, pero debido a la gran importancia de esta industria y a sus particularidades, con frecuencia se la considera de manera independiente.


3. Sector terciario o de servicios, que engloba al resto de actividades no incluidas en las categorías anteriores, caracterizadas por proporcionar la prestación de servicios, y no bienes tangibles: comercio, enseñanza, sanidad, transporte, comunicaciones, turismo, banca, etc.





 
Estos tres sectores económicos están interrelacionados y se necesitan mutuamente.


En el caso de la agricultura, se necesitan una serie de herramientas y máquinas, abonos y semillas  que previamente se han producido en la industria; una vez obtenidos los bienes agrícolas vuelven a conectarse a los otros sectores: o bien se dirigen a la industria para su transformación (por ejemplo, las frutas para hacer mermeladas), o bien se comercializan en fresco a través de los servicios de almacenaje, transporte y venta al por menor.


También el sector industrial requiere para su actividad del sector primario, que le abastece de materias primas, y del terciario, para llevar sus productos desde las fábricas hasta el consumidor (comunicaciones, transporte, comercio, publicidad, etc.).


O pensemos en la prestación de un servicio, como puede ser el trabajo de un médico: para ejercer su actividad necesita disponer de material e instrumentos y un local, muebles, etc., obtenidos todos ellos en la industria. Además el médico tendrá que utilizar una serie de servicios adicionales, como la comunicación, el transporte o la formación.


Por otra parte,
la existencia de un sector de servicios suficientemente fuerte es imprescindible para el buen desarrollo de los otros sectores, debido a que incluye las infraestructuras básicas. Por ejemplo, un país que no cuente con una sólida infraestructura de servicios como el transporte, las comunicaciones, la banca o los servicios profesionales, difícilmente podrá desarrollar de forma eficiente su industria o el sector primario.


En relación a este tipo de infraestructuras, recientemente la Unión Europea ha aprobado un plan de construcción de ejes ferroviarios de alta velocidad para el transporte de mercancías en España, que podemos leer en la siguiente noticia del diario El País.


En principio se podría pensar que los tres sectores deberían estar equilibrados. Sin embargo, suele ocurrir que a medida que un país se desarrolla económicamente, pierde protagonismo el sector primario a favor de las actividades industriales y, sobre todo, de servicios. Es lo que se denomina terciarización de la economía.


El siguiente vídeo describe los sectores productivos y plantea algunos de los problemas que pueden surgir si no están equilibrados. Después de verlo, realiza la actividad 2 del apartado ACTIVIDADES.


Los sectores económicos

Vídeo adaptado del usuario de YouTube "canalseb"




Los sectores económicos en España y en Navarra



En el caso de España, la participación porcentual de los diferentes sectores en la actividad económica total ha evolucionado en los últimos 40 años de la siguiente forma:


Fuente
: elaboración propia a partir de datos del INE



En el gráfico se observa la pérdida de importancia relativa del sector primario en los últimos 40 años, que ha pasado de suponer un 11 por ciento del total de actividades económicas en 1970, a un 2,5 por ciento en la actualidad. También la industria ha sufrido un descenso relativo, aunque no tan acusado: en 1970 representaba el 34 por ciento de la actividad total, frente al 15,1 por ciento de 2009. La construcción es el sector que menos cambios ha experimentado en su participación sobre el total, aunque ha registrado un incremento desde el 8,7 por ciento en 1970 hasta el 10,7 actual. Por último, el sector servicios aumenta de manera significativa en términos relativos, pasando del 46,3 por ciento al 71,7 en el periodo.



Los gráficos siguientes muestran la estructura de la actividad económica en España y en Navarra en el año 2009. Se puede apreciar una mayor especialización de la economía navarra en el sector industrial que la media de España (27,5 por ciento frente al 15,1), en detrimento de una menor participación del sector terciario en Navarra, ya que los otros dos sectores, primario y construcción, presentan porcentajes similares.




Fuente: elaboración propia a partir de datos del INE


Fuente: elaboración propia a partir de datos del Instituto de Estadística de Navarra




El siguiente documento, elaborado por la Cámara de Comercio de Navarra, presenta los principales datos que describen la actividad económica de esta comunidad en el año 2006.