RESEÑAS HISTORICAS

La actual Hermandad del Ecce Homo, tiene su origen en el siglo XVII, y quedo establecida en la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol de Ciudad Real. Fue conocida indistintamente de varias formas, siendo las más conocidas las de: Hermandad del Ecce Homo en Pie, y Hermandad del Ecce Homo de Santiago.  

  (Actualmente como Hermandad del Santísimo Cristo Ecce Homo ¨PILATOS¨ Ciudad Real).

Aún desconocemos el momento exacto de la fundación de la Hermandad del Ecce Homo de Ciudad Real. El dato cierto más antiguo del que disponemos sobre su existencia es de 1696. Y aparece en un escrito del cura párroco de Santiago Apóstol de Ciudad Real Don Juan de Macaia y Estrada que durante el proceso para la aprobación de las ordenanzas de la Congregación del Ecce Homo de los Ojos Vendados, remitió una carta al Consejo de la Gobernación Eclesiástica del Arzobispado de Toledo, con fecha del 4 de enero de 1696, en la que mostraba su conformidad a su aprobación. Más adelante manifestó que otras antiguas hermandades de su parroquia habían desaparecido... y después en este escrito textualmente dice: las que permanecen son una de la Santísima Espina de Nuestro Salvador, y otra del Santísimo Ecce Homo en Pie, que está en uno de los colaterales del altar mayor, distinta de la Santísima Imagen contenida en estos autos…”

Lo dicho indica que ya contaba con cierta antigüedad, y que al igual que la de la Santa Espina participaba en las procesiones de la Semana Santa.

Notas: En el año 1694, cuando la citada Congregación, realizo el escrito de petición, manifestó que ya en la procesión del Jueves Santo de ese año de 1694, había tomado parte en la entonces llamada Procesión de la Santa Espina, que es la que entonces daba nombre a la Pasionaria de Santiago. De igual forma que durante gran parte del siglo XX, esta procesión se conoció con el de Procesión de Pilatos, por ser esta la Hermandad más representativa de la citada procesión etc.

Años más tarde, siendo cura párroco de Santiago don Marcos González y Sarabia, pero con anterioridad al año 1731, al construirse un nuevo retablo para el altar mayor, la Imagen del Ecce Homo en Pie, fue colocada en un retablo barroco en la Capilla de San Benito de dicha iglesia, compartiendo capilla con las imágenes del Cristo de la Caridad y la  del Ecce Homo de los Ojos Vendados, en la que perduraron hasta el siglo XX.

Cuatro años después en marzo de 1731, los miembros de la Hermandad del Ecce Homo en Pie, se reunieron para confeccionar unas ordenanzas, por las que regirse, por ello el 8 de marzo de ese mismo año el notario don José  Caldera y Velasco, en presencia de los hermanos y del cura párroco de Santiago don Marcos González y Sarabia, redacto unas sencillas ordenanzas compuestas de ocho constituciones, entre ellas: se decía que salía en la procesión del Jueves Santo; que vestían túnica de bocací de color encarnado que era el propio de su parroquia; que alumbraban con hachones de cuatro libras de cera; que contaba con hermanos y hermanas etc.

El 13 de marzo de 1731 el señor notario con un poder de la Hermandad, presento las ordenanzas y su solicitud de aprobación ante el Consejo Eclesiástico de la Gobernación del Arzobispado de Toledo. Consejo desde el que se pidió informe al Sr. Vicario de Ciudad Real y Campo de Calatrava don Juan Francisco y Alonso Jiménez, que lo remitió de forma favorable el día 15 de junio de 1731.

Días después las ordenanzas fueron aprobadas por el citado Consejo, siendo entonces Arzobispo de Toledo don Diego de Astorga y Céspedes (que lo fue de 1720 a 1734).

En el año 1770,  por orden del Conde de Aranda, se realizó un censo cofradías, hermandades y gremios.

En el que sobre esta hermandad del Ecce homo se dice: Hace anualmente una función la Hermandad del Santo Ecce-Homo, establecida en la Parroquia del Señor Santiago, por los hermanos vivos y difuntos, con vísperas, misa cantada y cuadrante, cuyos gastos con la merma de la cera que luce en la procesión de Semana Santa, ascenderán a 220 reales a corta diferencia, los que pagan entre todos los hermanos. Y el hermano mayor se reduce lo que tiene que gastar a 150 reales, según prudente cómputo, en poner luz a su Majestad los días de fiesta, y en dar un refresco a la Hermandad.”

La Hermandad del Santo Ecce-Homo, es la actual nuestra.

Cara a la Semana Santa “En 1786, el Alguacil Mayor de Ciudad Real, Don Manuel García Pavón, dispuso traer, a su costa, 700 varas de holandilla encarnada (percalina). Con ellas se hicieron 55 túnicas que cortó el maestro Don Juan Baquero y las cosió, con la asistencia de seis oficiales, en las casas del Alguacil, el cual también costeó las libras de cera necesarias para 55 hachas que labró Don José Malagón."

En realidad, el rasgo no fue otra cosa que un adelanto del Alguacil, pues, “se obligaron los hermanos a pagar la nueva túnica el día de San Juan de aquel año, y la cera, en Santa María de Agosto”.

Antiguamente solo hombres podían pertenecer a la Hermandad (como en todas) y vestían túnicas de percalina con larga cola y alto capirote.

El 8 de febrero de 1846, siendo cura párroco de Santiago Don José María Toledano, se reunieron los miembros de la Hermandad en la sacristía de Santiago, con el propósito de reformar la Cofradía del Santísimo Cristo titulado del ¨Ecce-Homo¨ y se redactaron unas nuevas ordenanzas.

En la noche del Jueves Santo de 1897, se produjo un acontecimiento notorio para la Hermandad el cual fue hecho constar por Don Gaspar Capiña, y fue que hallándose una señora en cama con una enfermedad de gravedad, cuando la Imagen del Ecce Homo, paro delante de su casa, esta se encomendó al Señor, sanando a los pocos días. Por este motivo, su esposo, Don Vicente Ruiz conocido comerciante de la ciudad, dono para la Imagen del Ecce Homo una capa de terciopelo adornada con agremanes y cordones de oro. Esta capa le fue colocada al Ecce Homo en la Semana Santa de 1898, y la lucio hasta el año 1912.

En el año 1910 los miembros de la Hermandad junto con el cura párroco que fue de la Iglesia de Santiago Apóstol de Ciudad Real, Don Juan Antonio León y Espadas (fallecido el 22 de febrero de 1910), se vieron obligados a reformar esta y adquirir un nuevo paso, por lo que en octubre de ese año se llegó a un acuerdo con el escultor de Valencia Don Federico Zapater Guillar, para que este esculpiese el nuevo paso, que contaría con cinco imágenes, y no dos como el primitivo (el Ecce Homo y Pilatos). Por su parte el cura párroco de Santiago en aquel momento Don Teodoro Espadas y Díaz, se comprometió y así fue, en pagar el de su bolsillo la Imagen del Ecce Homo.

En la Semana Santa de 1911, la Hermandad: estreno nuevo paso y titular (desde entonces portado a dos hombros interiormente) y alumbrado el paso mediante lámparas o faroles de acetileno, y sus hermanos estrenaron nuevas túnicas, que son desde entonces el modelo actual.

En 1912 la procesión del Jueves Santo por la tarde está compuesta por la Hermandad del Ecce Homo (que incluía la imagen del Niño Jesús), la Hermandad del Cristo de la Caridad y la Hermandad de la Santa Espina.

En el año 1913, los hermanos estrenaron para acompañar al Señor en la procesión faroles portátiles de acetileno (realizados por el artista local Don Francisco Murcia), siendo estos los primeros de este sistema en la Semana Santa de Ciudad Real.

Por su parte la Imagen del Ecce Homo, estreno unas potencias y corona de espinas en metal plateado, y una nueva capa o clámide, esta regalo del entonces Hermano Mayor Don José Martin Serrano, siendo estos dos elementos con los que procesiona la actual Imagen, aun hoy en día.

La clámide, (CAPA corta y ligera que usaron los griegos, principalmente para montar a caballo, y que después adoptaron lo romanos “RAE”) fue confeccionada y bordada en Sevilla por Doña Concha Requena en 1912.

En 1919 era Hermano Mayor Don Amalio Moreno.

En los años veinte del pasado siglo, la Hermandad estreno un estandarte pintado por el artista Don Wenceslao Muñoz, que aunque en muy mal estado conserva la Hermandad.

En 1928 era Hermano Mayor Don Ángel García Simón.

En 1930 era Hermano Mayor Don Julián Alcázar González.

En los años 30, se incorpora a la Procesión la Hermandad de la Virgen de los Dolores.

En 1933 era Hermano Mayor Don Lorenzo G. Romero.

En 1934 fue elegido Hermano Mayor Don Lorenzo Sánchez de León.

En 1935 la Hermandad estreno dos gallardetes conocidos como las águilas (SENATUS), diseñados por Don Felipe García Coronado, que fueron confeccionados por las monjas franciscanas, y la parte metálica por el artista local y maestro hojalatero Don José María Murcia.

Nota: estos gallardetes se salvaron de la destrucción cuando la guerra, y desde 1935 siempre han ido acompañando al estandarte guía de la Hermandad.

En 1936 estallo la Guerra Civil, y la provincia de Ciudad Real quedo bajo la autoridad republicana, que anulo las hermandades. El paso del Ecce Homo, al igual que el resto de pasos de Ciudad Real fue destruido, pudiéndose salvar solo la Capa del Señor, estandartes, gallardetes y túnicas, las potencias y corona.

La capa del Señor y algún estandarte se pudieron salvar ya que en la casa del Hermano Mayor sita en la calle General Rey nº 3 se guardaron entre los colchones para que no fueran descubiertos y destruidos.

Terminada la Guerra Civil, en marzo de 1940 la Hermandad se reorganizo, y participo en la única procesión que ese año se pudo celebrar, la del Santo Entierro.

Cara a la Semana Santa de 1941, y estando como Hermano Mayor Don Lorenzo Sánchez de León se creó una comisión para  fomentar y recuperar las procesiones de Semana Santa. Esta Comisión adquirió varios pasos con los fondos de una suscripción popular, de escaso valor artístico, entre ellos el del Ecce Homo, que fue realizado por los alumnos de las Escuelas Salesianas   de Barcelona, Paso que costó 11.875 pesetas, compuesto de cuatro imágenes, de talla en madera para vestir, y le fue entregado a la Hermandad junto a unas sencillas andas adquiridas en Tomelloso por 1.200 pesetas, pero sin haber contado con esta. Con este paso la Hermandad del Ecce Homo, tomo parte en la procesión del Jueves Santo, al igual que la del Cristo de la Caridad, siendo así la primera pasionaria restaurada.

Como este paso no gusto a los miembros de la Hermandad, estos desde 1942, comenzaron a realizar gestiones para adquirir un nuevo paso, con más calidad y más a su gusto. Siempre a semejanza al destruido durante la guerra.

En 1943, se le encargo al escultor sevillano Don Antonio Illanes Rodríguez,  ejecución de la nueva Imagen del Ecce Homo, la de Pilatos y la del soldado romano, que se estrenaron en la Semana Santa de 1944. Pero la idea de la Hermandad era el completar el paso, y que este contase con cinco imágenes al igual que había tenido el destruido en 1936.

Hay que recordar nombres como: Don Cecilio López Pastor, Don Andrés Arteche, Don José Cid, Don Marcelino Abenza y Don Cesar Crespo.

Que han estado al frente de la Hermandad, con una gran dedicación e ilusión.

En 1948, la Hermandad en cargo al escultor sevillano Don Antonio Castillo Lastrucci, la ejecución de las nuevas imágenes del escriba judío y del niño portador de la palangana, además de un paso tallado sin parihuela y sin dorar. Todo ello lo estreno la Hermandad en la Semana Santa de 1949. El paso completo quedo de continuo en la Iglesia de Santiago.

El actual paso, con una composición similar al de 1911, es de mayor tamaño y mayor valor artístico.

En 1954, el paso fue dorado en el interior de la Iglesia de Santiago, por un dorador madrileño, que fue ayudado por un señor de Ciudad Real cuyo nombre era Don Ángel Pérez Bermúdez.

En 1959, la Hermandad estreno un estandarte pintado por el pintor de Ciudad Real, Don Juan Bermúdez Calahorra.

En los años sesenta del pasado siglo, la Hermandad se veía crecida y en buen momento y pensó adquirir un paso de la Flagelación del Señor, para así contar la Hermandad con dos pasos, para ello realizo varias gestiones, pero al final no se llevó a cabo este proyecto.

En 1963, la Imagen del Ecce Homo estreno una nueva túnica de terciopelo blanco confeccionada y bordada por las monjas adoratrices de Ciudad Real. Y su paso quedo como único paso de la Semana Santa de Ciudad Real portado a hombros.

Desde 1966 hasta 1984 fue Hermano Mayor Don Vicente Castillo Serrano, que ya había pertenecido durante algunos años a la Junta Directiva de la Hermandad y que tuvo la dificultad de hacer frente a una etapa difícil, puesto  que en Ciudad, Real se vivieron los peores momentos para la Semana Santa en general (finales de los 60 y principios de los 70), debido supuestamente a una falta de identificación y participación en algunas cofradías de nuestra ciudad.

Pero él que era una persona de principios arraigados y que profesaba una gran devoción al Santísimo Cristo del Ecce Homo, trato de resolver los continuos problemas que se iban planteando, no sin pasar, en ocasiones, momentos de gran preocupación que superó gracias a su ilusión y a su trabajo por y para la Hermandad, contando además fundamentalmente con el apoyo de toda su familia.

En el año 1970, se produjo un hecho histórico, tanto para la Hermandad del Ecce Homo, como para la Semana Santa de Ciudad Real. Y fue que un grupo de jóvenes, algunos de ellos hijos de miembros de la propia Hermandad, sacaron el paso de ¨Pilatos¨ sobre sus hombros. Creando así la figura del llamado Hermano Costalero, este hecho ocurrió antes que en Sevilla se crease la primera de costaleros no pagados, hecho acaecido en 1972.

Además los Costaleros de ¨Pilatos¨, desde 1970 comenzaron a mecer el paso cuando se le cataba una saeta, colocándolo cara al cantaor. Y a realizar un saludo a la Virgen del Prado ante su Camarín.

En febrero de 1984 falleció el Hermano Mayor Don Vicente Castillo Serrano, y le sucedió en el cargo su hijo, Don Jesús Vicente Castillo González.

En 1985, al igual que ocurrió con los otros pasos de la Pasionaria de Santiago, el del Ecce Homo, se vio obligado a abandonar la Iglesia, debido a las obras de restauración del templo, quedándose   tapiada la puerta por la que se venía saliendo y fue depositado en un almacén. Una vez terminadas la obras de restauración de la Iglesia, el paso del Ecce Homo, al igual que los de las otras hermandades, ya no pudo regresar a la Iglesia, ni le fue permitida a la Hermandad el colocar al culto la Imagen del Ecce Homo.

En 1992 y tras distintos avatares el paso completo del Ecce Homo, quedo permanente depositado en el guardapasos que construyo el Ayuntamiento. Saliendo desde el, ya ese año, también estreno un nuevo estandarte pintado por Don Jesús Cerro Casado.

En 1993 debido al mal estado en que se encontraba la estructura de madera de las andas o parihuela, un miembro de la hermandad realizo un nuevo armazón.

En 1996 estreno un nuevo estandarte con una pintura de Antonio Ciseri (1871) presentación de Jesús por Pilatos al Pueblo, pintado por Pilar Muñoz.

En 1998 fueron aprobados los nuevos Estatutos de la Hermandad.

En el año 1999, la Imagen del Ecce Homo, volvió a Santiago, aunque solo fue para estar presente en el triduo que se celebró en su honor, y que desde entonces, cada año se celebra.

Ese año en julio de 1999 se celebraron elecciones de Hermano Mayor y Junta Directiva, saliendo elegida la candidatura encabezada por el Hermano Mayor, Don Jesús Vicente Castillo González.

En este mismo año se comenzó el proceso de restauración de todas las imágenes que componen el paso. 

En el año 2000, el Lunes Santo, y después de su  restauración en Sevilla por el escultor e  imaginero Don Manuel Carmona Martínez, la Imagen del Ecce Homo volvió definitivamente a estar en la Iglesia de Santiago Apóstol de Ciudad Real. Tras el Triduo celebrado en honor al Cristo,  se colocó la imagen del Titular de nuestra Hermandad en un pedestal en la Capilla del Baptisterio (antigua capilla de San Benito),  donde ya estuvo al culto la primitiva imagen desde el siglo XVIII al XX.

En el año 2001 dio comienzo el proceso de restauración y dorado de todo el “Paso” por los maestros doradores sevillanos Don Antonio Moreno Serrano y Don Manuel Rodríguez Cotán. Este proceso termino en 2006.

En este mismo año, la Hermandad creó su propia banda infantil de tambores bajo la dirección de Don Carlos Oraá Sánchez-Cano. La banda al no poder salir en la procesión el Jueves Santo del 2002 por la lluvia, se estrenó saliendo en la Procesión de Jesús Resucitado de ese año.

En el año 2003 fue elegido nuevo Hermano Mayor, Don Antonio Oraá Sánchez-Cano, que fue reelegido en mayo de 2007 y en Octubre de 2011.

En el año 2006, el “Paso” estreno unos nuevos faldones con el escudo de la Hermandad en su delantera y bordado en oro por los talleres San Eloy, de Córdoba.

En el año 2008, la Hermandad comenzó a procesionar con la Imagen de un Niño Jesús, datado a finales del siglo XIX, que es portado a dos hombros por jóvenes hermanos a partir de los 14 años. El “Paso” en que procesiona fue realizado por miembros de la Hermandad concretamente por Don Miguel Fernández-Bravo del Prado y con la ayuda y apoyo inestimables de otros hermanos de nuestra Hermandad.

En el año 2009, la Imagen del Ecce Homo estreno una nueva túnica de terciopelo blanco, confeccionada y bordada en hilo de oro por Don Jesús Díaz-Hellín Gude, de Alcázar de San Juan. Y la Hermandad celebro los cuarenta años de su actual cuadrilla de costaleros.

En 2010 se creó el Grupo Joven de la Hermandad.

En 2015 se adquirió un nuevo escudo para el soldado romano del paso, el original de 1944 desapareció misteriosamente en 1978.

 PASOS Y TITULARES CON QUE HA CONTADO LA HERMANDAD

La Hermandad del Ecce Homo, ha tenido a lo largo de su existencia cuatro imágenes titulares y otros tantos pasos.

La  primera Imagen del Ecce Homo, era del Siglo XVII y de talla completa, con unas medidas académicas, de la que desconocemos su autor. Y que salía acompañado de Pilatos, que señalaba al Señor con dedo acusador, llego hasta los primeros años del siglo XX. Siendo portado en unas sencillas andas, exteriormente a hombros de hermanos.

La segunda Imagen del Ecce Homo, fue la realizada por Don Federico Zapater y estrenada en 1911, cuyo paso lo componían cinco imágenes de 150 cm,  de tallas completas y policromadas: Ecce Homo; Pilatos; escriba judío; soldado romano y niño portador de la palangana. Siendo portado desde el interior a dos hombros, ya por personas pagadas.

La tercera Imagen del Ecce Homo, fue realizada en 1941, por los alumnos de la Escuela Salesiana de Formación Procesional de Barcelona. Este tercer paso estuvo compuesto de cuatro imágenes de tamaño normal y de talla para vestir: la del Ecce Homo; Pilatos; un soldado romano y el niño de la palangana. Siendo portado en unas sencillas andas, llevadas a hombros, cargando exteriormente por personas pagadas.

La cuarta Imagen del Ecce Homo (la actual), fue realizada por Don Antonio Illanes en 1944, que además realizo la imagen de Pilatos y del soldado romano. Estas tres nuevas imágenes, junto a la del niño de la palangana de 1941, fueron montadas en las andas de la Hermandad de 1911. Que siguieron siendo portadas a dos hombros por costaleros pagados.

NOTAS: en 1949 se estrenó el actual paso que fue realizado al igual que la imágenes: del escriba y del niño de la palangana, por Antonio Castillo Lastrucci.

El actual paso: Estrenado en 1949, es portado desde ese año  a dos hombros desde el interior por 32 costaleros, que hasta 1969 fueron pagados, y desde 1970 por la actual cuadrilla ya de hermanos.

Siendo la Hermandad del Ecce Homo, la única de las antiguas hermandades de Ciudad Real que siempre ha portado a sus distintos pasos a hombros. En el año 1911 es cuando comenzó a hacerlo desde el interior a dos hombros, creando así una forma propia de portar los pasos. Así mismo desde 1970 en que se creó la cuadrilla de costaleros voluntarios y hermanos, se  fue configurando un estilo; y un ritmo  y forma de caminar propio. Sin copiar a nadie. 

La Hermandad del Ecce Homo, siempre fue una hermandad con corto número de hermanos, siendo en la actualidad, cuando cuenta con más hermanos, llegando estos a unos 500.

La Iglesia de Santiago, Apóstol: es el edificio religioso más antiguo de Ciudad Real, siendo su primitiva planta del siglo XIII, y a través de los siglos se fue ampliando con otras capillas, la sacristía, etc.

La antigua capilla de San Benito: fue construida rompiendo el ábside de la nave del lado del Evangelio.  Su construcción se realizó a finales del siglo XV, durante el reinado de los Reyes Católicos, concretamente en el periodo de tiempo comprendido entre los años 1485  y 1491, antes de la toma de Granada en 1492, como lo atestigua el escudo de los reyes situado en la clave de la bóveda de la citada capilla. Posiblemente fueron los Reyes Católicos quienes propiciaron su construcción, pues estos fomentaron el culto a San Benito Abad  (480-547) construyendo monasterios; iglesias y capillas en su honor.