PROCESIÓN PASIONARIA DE SANTIAGO

No se conocen datos exactos sobre la fecha en que comenzó a celebrarse la procesión pasionaria de la Parroquia de Santiago Apóstol de Ciudad Real.

Sin embargo, en las ordenanzas de la Hermandad del Cristo de los Ojos Vendados redactadas en 1694, aparece la siguiente referencia: "...la santa efigie del Santísimo Cristo de los Ojos Vendados, la cual sale en la procesión que se celebra el Jueves Santo en la tarde con título de la Santa Espina..."  

Esto indica que ya en el siglo XVII se celebraba la procesión pasionaria de Santiago el Jueves Santo por la tarde, y que por aquel entonces era conocida como Procesión de la Santa Espina", nombre que aún aparece en alguna reseña de prensa de principios del siglo XX.

Tanto en el acta de graduación de cofradías de 1727 como en el censo del Conde de Aranda de 1770, aparecen tres cofradías de penitencia en la Parroquia de Santiago, que son las hermandades del Ecce Homo, Ecce Homo Sentado (como también era conocido el antes citado Cristo de los Ojos Vendados) y el Stmo. Cristo de la Caridad.

Curiosamente, no figura en este censo la Hermandad de la Santa Espina, de la que se tienen referencias anteriores y que incluso daba nombre a la procesión, lo que podría indicar que dicha cofradía se encontrase disuelta en aquellos años.

De los datos expuestos se desprende que en la procesión del Jueves Santo por la tarde figuraban hasta mediados del siglo XIX cuatro hermandades: Cristo de los Ojos Vendados, Ecce Homo, Cristo de la Caridad y Santa Espina.


 Más tarde, hacia 1864 se fundó la Hermandad del Niño Jesús, que abriría la pasionaria. Todas estas cofradías tenían en común el color rojo en las túnicas de los cofrades. En la primera década del siglo XX se produjo una gran reforma de nuestra Semana Santa. Las hermandades se renovaron completamente, sustituyendo sus antiguas túnicas, enseres y pasos por otros nuevos de mayor valor. Esto ocasionó que hubiera años en que algunas cofradías no pudieran salir en procesión, e incluso alguna de ellas, como la Hermandad del Cristo de los Ojos Vendados, se disolviese. Tras este proceso, y desde 1911, la pasionaria de Santiago estuvo formada por las cofradías del Niño Jesús, Ecce Homo, Cristo de la Caridad y Santa Espina.

En 1929 se añadió, cerrando el cortejo procesional, la Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores como hermandad de Semana Santa, ya que anteriormente sólo procesionaba el Viernes de Dolores.   

En la Guerra Civil fueron destruidos los pasos de la parroquia, a excepción de la imagen del Niño Jesús, así como la mayoría de enseres y túnicas de sus hermandades. Tras la contienda, las cofradías se reorganizaron a excepción de la Hermandad de la Santa Espina, disuelta al perderse la reliquia a la que daba culto.

La procesión quedó formada, por tanto, por las cuatro cofradías restantes.

En el año 1960 se constituyó una nueva hermandad en la Parroquia de Santiago, la Santa Cena, que se integraría en la procesión desde 1964, entre el Niño Jesús y el Ecce Homo.

La crisis de los años 70 supuso la desaparición de otra hermandad, en concreto la del Niño Jesús. Posteriormente, entre 1977 y 1984 abrió la pasionaria la nueva Hermandad del Niño Jesús del Amor Divino, con una imagen distinta a la anterior, pero ésta también se disolvería, quedando las cuatro cofradías actuales: Santa Cena, Ecce Homo, Cristo de la Caridad y Virgen de los Dolores.   

La siguiente novedad fue la incorporación en 1998 del paso de palio de María Santísima del Dulce Nombre, perteneciente a la Hermandad de la Santa Cena, aunque la lluvia impidió su salida y no pudo hacerlo hasta el año siguiente. 

Entre los años 2000 y 2006, la antiquísima imagen del Niño Jesús que durante muchos años abrió la procesión, volvió a participar en ella, en este caso precediendo al paso de la Virgen de los Dolores, e integrado en dicha cofradía. A partir de 2008, es la Hermandad del Ecce Homo la que procesiona una antigua imagen del Niño Jesús, llevado a hombros por jóvenes cofrades.

Actualmente, la procesión pasionaria de la Parroquia de Santiago la componen cuatro hermandades y seis pasos.

A lo largo de los siglos, la procesión se ha suspendido en numerosas ocasiones. En los últimos tiempos, se produjo la suspensión en 1908 a causa de la lluvia. Al año siguiente, de nuevo la lluvia impidió la salida, pero las hermandades se añadieron a la procesión oficial del Santo Entierro el Viernes Santo por la tarde junto a las cofradías de la pasionaria de San Pedro y las propias de dicha procesión.

También hubo de suspenderse la procesión por la lluvia en los años 1915 y 1925.

En 1936 no se celebró ninguna procesión de Semana Santa en Ciudad Real a causa de las numerosas dificultades que rodeaban a las cofradías. A partir de aquí se abre el triste paréntesis de la Guerra Civil.

La pasionaria de Santiago no se volvería a celebrar hasta 1941, y desde entonces la lluvia ha obligado a suspender la procesión en los años 1944, 1947, 1958, 1985, 1998, 2002 y 2007.