La soja

    La soja constituye el principal cultivo oleaginoso que produce la Argentina y su producción se concentra fundamentalmente en la región pampeana. Su expansión a partir de la década de 1970 formó  parte del proceso de "Agriculturización" que consistió en fuerte crecimiento cerealero y oleaginoso.  La industria aceitera creció junto a la producción de la soja  orientadas hacia el mercado externo , alentadas por las políticas internas.
 
    El eslabón agrícola de este circuito se caracteriza por la existencia de un proceso de concentración de las explotaciones agropecuarias (incremento de las explotaciones grandes), una intensificación de producción, la difusión de la agricultura de contrato y la expansión de nuevas formas de trabajo empresarial, como los pools de siembras y los fondos de inversión.
 
    El eslabón industrial incluye la molienda de granos y la producción de aceites y  harinas oleaginosas.
 
    En la década de 1990 la industria aceitera experimentó una serie de transformaciones: fuerte automatización de los procesos, transformación de tecnología, concentración y mayor  transnacionalización con mayor presencia de capital extranjero.
 
    La cosecha se vende a la industria a través de un acopiador o una cooperativa agropecuaria. Un pequeño grupo exporta el 90% del total del aceite de soja. Vinculado con la comercialización se advierten nuevas formas organizativas del transporte: los corredores de exportación, es decir, sistemas multimodales que conectan ríos, puertos, autopistas y ferrocarriles que posibilitan una reducción de costos.
 
¿En qué consiste la concentración que experimenta el circuito de la soja en la etapa primaria y en la industrial?