Tejas de chocolate

  • Tiempo de preparación: 15 minutos entre el pesado, la mise en place y la cocción al fuego + 12' de horneado. 
  • Cantidad: para una bandeja o lata de 30 x 40 cm 

Ingredientes:

  • 35 gr de chocolate al 70% de cacao
  • 30 gr de agua
  • 60 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 gr de cacao en polvo 
  • 110 gr de azúcar normal blanco
  • 2 g de pectina NH
  • 35 g de jarabe de glucosa  (ligeramente calentado en el microondas) o glucosa atomizada o en polvo. 

Preparación: 

  1. Precalentamos el horno a 180ºC, con calor arriba y abajo sin ventilador. 
  2. Picamos el chocolate con la ayuda de un cuchillo y lo ponemos en un bol. 
  3. Vertemos el agua y la glucosa en un cazo y mezclamos ligeramente con una espátula de silicona. Agregamos la mantequilla, el cacao en polvo y el azúcar mezclado previamente con la pectina (al proceso de mezclar estos dos ingredientes se le llama encapsular; es importante para evitar que se formen grumos al calentar la mezcla). 
  4. Llevar a ebullición, removiendo un poco al principio para que se mezclen bien los ingredientes. 
  5. Una vez ha roto el hervor, verter la mezcla sobre el chocolate picado que teníamos reservado en el bol. 
  6. Dejar entibiar ligeramente para que gane elasticidad. Verter sobre un tapete de silicona o papel de horno dispuesto sobre una bandeja de horno y extender con una espátula a unos tres milímetros. Tiene una textura muy elástica, más o menos dependiendo de la temperatura a la que esté. Si veis que os cuesta mucho extenderlo (aunque no debería) podéis calentar la espátula con el soplete o agua caliente.
Horneado y enfriado:
  1. Hornear a media altura durante 10 a 12 minutos. Cuidado porque se puede quemar con facilidad. 
  2. Una vez transcurrido el tiempo, la mezcla seguirá teniendo aspecto de líquida pero se habrán formado burbujas en la superficie. Sacad del horno y dejadla enfriar completamente dentro de la bandeja y sobre una rejilla. 
  3. Una vez fría, adquiere la textura sólida y crujiente. Cortadla en pedazos irregulares y decorad lo que os apetezca.

Importante:  

  • Ni la glucosa ni la pectina se pueden sustituir por otro ingrediente. Lo utilizaré en más recetas y hay bastantes recetas en la web que los utilizan, así que no os será difícil darle uso. No tenéis que comprarlos exclusivamente para esta receta. 

Consejo de Adrián:  

  • Hay que tener cuidado respetando el tiempo de horneado, pues se quema fácilmente. 

Conservación: 

  • Lo ideal es hacerlo el mismo día en que se va a decorar y servir el postre, pero si os sobra lo podéis guardar en un recipiente hermético, cortado ya en trozos colocados entre los pliegues de una hoja de guitarra, una hoja de acetato o papel film. 
  • Podéis conservarlo durante una semana aproximadamente o hasta que empiece a humedecerse y perder solidez, aunque depende mucho del clima y la humedad que haya en cada sitio. Por ello, es preferible que el recipiente hermético lo guardéis en un lugar seco.