Receta de Red Velvet Layer Cake

HERRAMIENTAS Y UTENSILIOS:

3 moldes de 18 cm de diámetro y de unos 3'5 cm de altura o 2 de 20 cm.


Amasadora o, en su defecto una batidora de varillas eléctricas (las hay por 30 €). No uséis la batidora de mano, por favor. No conseguiréis que los ingredientes se integren bien. 


BIZCOCHO                                                                                                                                            


INGREDIENTES


  • Es importante que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente.


187 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

413 gr. de azúcar blanco

3 huevos XL

420 gr. de harina de repostería*

23 gr. de caco en polvo 

1 cucharadita y media de levadura química

1 cucharadita y media de bicarbonato sódico

1/4 de cucharadita colmada de sal fina

360 gr. de buttermilk (suero de leche)*

2 cucharaditas y media de colorante rojo (Americolor, Wilton, Sugarflair)

1 cucharadita y media de vinagre de vino blanco

1 cucharadita y media de extracto de vainilla


*!TRUCO: Esta harina no es difícil de encontrar, no es ni la de la marca Gayo, que aunque la identifiquen con este nombre, ¡es de fuerza!, ni la que venden en mercadona, pues esta lleva levadura. 

Como no la encontré, la hice siguiendo los pasos de Bea, que consisten en mezclar dos cucharadas de harina de maíz (Maicena) por cada 200 gr. de harina común, aproximadamente. Hay que tamizar las dos harinas juntas unas 3 veces para que queden bien mezcladas.


*!TRUCO: El suero de leche se consigue dejando reposar una cucharada de zumo de limón durante 15 minutos en cada 250 gr. de leche desnatada.


PREPARACIÓN 


1.       Precalentar el honro a 170º durante al menos 10 minutos. 

2.     Engrasar 3 moldes de 18 cm de diámetro con mantequilla y harina o con spray desmoldable especial. Es importante el uso de 3 moldes de baja altura para que la masa tenga la jugosidad necesaria y que cada bizcocho suba por su parte, consiguiendo una tarta más alta en conjunto. Si se hace en un único molde, la masa no subirá tanto. Si el molde es más ancho, aumenta las cantidades. 

3.      Tamizar en un bol la harina, junto con el cacao, el polvo de hornear, el bicarbonato y la sal. Reservar.

4.     Mezclar el buttermilk con el colorante rojo, el extracto de vainilla y el vinagre. Reservar también.


MEZCLA DE LA MASA 


1.       Batir la mantequilla con el azúcar a velocidad media, hata que blanquee y doble su volumen, consiguiendo una mezcla esponjosa. 

2.      Bajar la velocidad y añadir los huevos uno a uno, mezclando cada uno con la mantequilla durante 1 minuto. No añadir el siguiente huevo hasta que el anterior esté completamente incorporado.

3.      Añadir los ingredientes secos (harina, levadura, cacao, bicarbonato y sal) en 3 veces y los líquidos (buttermilk, vinagre, colorante y extracto de vainilla) en 2 veces. Acabar de mezclar con los secos. O sea, Secos-Líquidos-Secos-Líquidos-Secos. 

_________________________________________________________________________________


4.       Dividir la masa en los moldes. Es importante que la cantidad sea igual en los tres para conseguir un corte perfecto. Podéis pesar los moldes de uno en uno para conseguir el mismo peso, pero yo prefiero añadir el mismo número de cucharadas de masa, ayudándome de una cuchara de helado. 

5.           Hornear durante 25 a 30 minutos o hasta que al insertar un palillo salga limpio (no abráis el horno antes de los primeros 20 minutos. Yo los horneo en la parte baja del horno, con calor arriba y abajo sin ventilador, pero depende de vuestro horno. En teoría, lo ideal es en la parte media. 

6.         Cuando estén hechos, dejar enfriar sobre una rejilla enfriadora . Si no tienes, utiliza la rejilla del horno apoyada en 4 latas de conservas u otro soporte lo suficientemente estable. 

7.             Cuando estén fríos envolver en papel film y dejar reposar toda la noche en la nevera. *


*!TRUCO: Los bizcochos están mucho más buenos y la miga está más asentada de un día para otro. 




 CREMA DE QUESO                                                                                                                           

  • La consistencia adecuada de esta crema es difícil de conseguir, por eso es importante que sigáis la preparación que os indico detalladamente y que utilicéis al menos la batidora de varillas eléctrica. 


200 g de mantequilla a temperatura ambiente

300 g de azúcar glas (superfino, tipo "icing sugar") tamizado

500 g de queso-crema (tipo Philadelphia, ¡la variedad light no!)*



1.      Batir a velocidad media la mantequilla en punto pomada con el icing sugar o azúcar glass (ni lo intentéis con azúcar común porque se notará el grano y será desagradable), hasta que blanquee y doble su volumen. 

2.       Añadir el queso-crema muy frío de golpe (yo lo meto 5 minutos en el congelador antes de ponerme a hacer la crema). Batir a velocidad mínima solo hasta que esté integrado, de lo contrario el espesor de la crema bajará. 


*!CONSEJO: Si os gusta el queso fuerte, podéis sustituir el queso philadelphia por queso en crema President, aunque disminuirá un poco la consistencia. 


MONTAJE


Para el montaje de los layer cakes, yo siempre utilizo un plato giratorio, es de mucha ayuda, pero podéis "espatular" la crema sin plato, aunque es un trabajo mucho más tedioso. También podéis rellanar los bizcochos y cubrir solo la parte de arriba para conseguir un naked cake, que están muy de moda, y queda precioso también. 


  1. Colocamos el bizcocho más feo, del revés, sobre una base de cartón, pegándolo con un poco de crema para que no se nos mueva. 
  2. Repartimos un poco de crema de queso sobre el bizcocho, formando una espiral con la manga desde el centro hacia fuera y alisamos un poco con la espátula para que quede recto. 
  3. Colocamos ahora el segundo bizcocho y presionamos ligeramente. Volvemos a cubrir con más crema. 
  4. Colocamos el tercer bizcocho. 
  5. Ahora cubrimos con muy poca crema para crear la capa tapa migas, tanto en la superfície de nuestra tarta como en los laterales. Para la superficie, colocamos la espátula, apoyada solo por uno de sus bordes, sobre el bizcocho y giramos el plato. La crema se extenderá sin necesidad de que movamos también la espátula. 
  6. Ahora repartimos la crema por los laterales. Rellenamos con la espátula los recovecos que hayan podido quedar entre los bizcochos y, a continuación, extendemos la crema, sin pegar la espátula por completo a los bordes y girando el plato, otra vez, 
  7. Una vez tenemos lista esta capa tapa migas, metemos la tarta en la nevera durante media hora para asegurar que no nos llevemos parte de esta capa al colocar la siguiente. 
  8. Ahora colocamos una capa más gruesa, primero en los laterales y luego en la parte superior.
  9. Para asegurar que esta capa quede bien lisa, podemos calentar la espátula o con agua caliente o bien con un soplete y pasarla ligeramente por los bordes. 
  10. Podemos hacer alguna forma con la espátula en la parte superior. 
Más información sobre conservación, acabado y variaciones en la entrada del blog: www.dulceriasconsorpresa.com