* EL ATOMO NOUS

El átomo Nous es el Maestro constructor de nuestro Templo Interior, según la alegoría masónica. El mora en la sangre más pura del corazón, en un lugar secreto del ventrículo izquierdo y de allí ejerce autoridad absoluta sobre todo el universo atómico humano. Luego, el estudiante que quiera proseguir en la Senda Iniciática, precisa despertar la atención de Nous por sus anhelos. Eso se realiza con mística, devoción, búsqueda, inquietud espiritual, oración, recogimiento y entrega al Cristo Intimo.

El cuerpo físico de un hombre, examinado desde el exterior, parece bastante sólido. Sin embargo, cuando es examinado con la vista interna no pasa de una envoltura gaseosa, se percibe entonces, que él funciona como una especie de muralla protectora contra fuerzas y energías extrañas que intentan invadir y llegar hasta el Intimo. Observe bien el estudiante cuán importante es, entonces, conservar los pensamientos en paz y armonía. Toda vez que un pensamiento de odio, envidia, orgullo, codicia, etc. penetra o sale de nuestro cuerpo causa grandes estragos a los fieles servidores atómicos. Eso explica el origen último de muchas dolencias sin causa aparente.

Nuestra educación, recibida en casa y escuela, desde pequeños, nos enseña a pensar para fuera haciendo que nos olvidemos de nosotros mismos. Eso crea una situación lastimosa, haciendo que raramente nuestro pensamientos provengan del Intimo. Generalmente, en más del 90%  del tiempo, es nuestra mente la que se manifiesta. Aquí, se abre otro vasto horizonte e infinitas perspectivas. La educación espiritual verdadera tiene dirección radicalmente opuesta a la educación intelectual. Por eso, quien quiere progresar en el Camino Espiritual, tarde o temprano comprenderá que deberá renunciar y abandonar la vía intelectual. Comprenderá, como dice la alegoría alquímica, que debe quemar los libros y purificar su mente.

Si somos arquitectos de nuestra propia vida, en el momento que pasáramos a tener conciencia de esas simples verdades, podremos adecuarla de acuerdo con las órdenes y la voluntad del Intimo y no a partir de los conceptos elaborados por nuestra mente. Los terapeutas corporales saben que el cuerpo físico de una persona siempre revela la naturaleza del carácter y de la personalidad de su dueño. Nosotros preferimos decir, en último análisis que el cuerpo físico de una persona cuenta la historia de sus átomos.

LOS ATOMOS DEL ENEMIGO SECRETO

En la parte inferior de la columna vertebral mora el Enemigo Secreto, que tiene bajo su comando ejércitos enteros de átomos infernales. Es ese átomo que se opone a la voluntad del Intimo. En la guerra que mantiene constantemente con las huestes de Miguel, el Angel Atómico Guerrero, que mora en la superior de la columna, casi siempre sale vencedor.

El hombre vive prisionero de la atmósfera del mundo de maya porque él, el Enemigo Secreto, Lucifer o Satán, extiende sus dominios hasta el plano mental del hombre. Siempre que nos proponemos a mantener pureza en
pensamientos y sentimientos, por ejemplo, él suelta sus legiones atómicas para desviar nuestros propósitos.

Los átomos inferiores o moradores de los infiernos atómicos jamás responden a la Voz del Intimo. Eso nos recuerda el hecho de que, análogamente, la humanidad jamás atiende a los dictados de sus profetas y Cristo que vienen a la tierra de tiempo en tiempo. Todo nuestro karma está ligado a los átomos negros. Todas las malas acciones practicadas por el hombre, en el fondo, tienen orígenes en esos átomos, vivas inteligencias que moran en nuestros propios universos atómicos. Cuando el estudiante,
mediante la Iniciación, vence las potestades negras (representadas o sintetizadas en su EGO), entonces estará apto a ser recibido en los Templos de Sabiduría que existen en los mundos internos (atómicos).

Todo aquel que se propone seguir la senda iniciática, encontrará, en el debido tiempo, su guardián del Umbral de los misterios. Ese guardián fue creado por nosotros mismos. El es lo que somos internamente. Por ser
de naturaleza elemental, puede adquirir la figura de aquello que más nos asusta. La Prueba del Guardián del Umbral es decisiva para aquellos que quieren la Iniciación; quien fracasa, cae esclavo del guardián interior.

La ciencia del enemigo secreto domina el mundo de hoy. Si todos los hombres pusiesen mayor atención a lo que piensan, y después, a lo que materializan, a través de la palabra o de la acción, sería posible una gran transformación interna y externa. Además, infelizmente, ya es un poco tarde para grandes cambios voluntarios. Los Maestros del Círculo protector de este mundo saben que esta humanidad está perdida, ya fue juzgada y condenada y la sentencia está en ejecución. A medida que avanzamos en
años en este III milenio, avanzamos también para una Gran Catástrofe, prevista para el año 2043.

Hoy, cambios pueden ser posibles aislados e individualmente. Más no se puede negar, que el poder del enemigo secreto es muy grande. Es preciso mucho trabajo práctico, mucha meditación y mucha oración para alterar
esa situación. Por eso mismo que insistimos en la parte práctica. Es preciso practicar y practicar mucho. Unos cuantos minutos diarios no son suficientes. Dos horas diarias al comienzo, son suficientes. Más, después, a medida que cada cual fuera comprendiendo la naturaleza de su propio trabajo interno, es preciso ir aumentando ese tiempo.

Como vimos, es por el pensamiento que atraemos para nuestra esfera los átomos de Luz o de Tinieblas. El Intimo siempre nos reviewúa y nos juzga a través de nuestra aura o atmósfera. Si nuestra aura está cargada como Cielo ante la inminencia de la tempestad, el Intimo nos abandona pues,
sabe que su voz no será oída. Por tanto, tenemos que atraer y generar siempre átomos evolucionados, limpios y puros si quisiéramos  modificar para mejor, nuestro campo magnético y seremos oídos por Nous en nuestros anhelos iniciáticos. Esa prueba, o demostración de querer seguir la
Senda de la Iniciación, normalmente dura siete años.

Cuando niños ni repelíamos, ni atraíamos átomos del enemigo. Es de esa forma que ellos se protegen por algún tiempo de su influencia nefasta. Los niños son como elementales, son lo que son, ni buenos ni malos. En
realidad están más allá del bien y del mal de los adultos. Por eso se defienden de las influencias atómicas. En otras palabras podríamos decir que los infiernos atómicos de los niños están vacíos. Con la educación y con el pasar del tiempo ellos comienzan a atraer, para su bajo vientre, esos átomos, que, alojándose, establecen allí sus dominios
tenebrosos y, con eso, modifican su comportamiento. Son esos átomos que dan origen, más tarde, a los yoes psicológicos.

Los átomos no son atraídos únicamente en el comienzo de una vida. En realidad, traemos desde la infancia átomos satánicos muy antiguos. Los peores son aquellos provenientes de la Lemuria, porque fue en aquel tiempo que ciertos individuos sumamente sagrados nos dotaron de un órgano, denominado por el Maestro Samael Aun Weor como Organo Kundartiguador, cuya finalidad fue la de dar estabilidad geológica al planeta. Ese órgano tenía por finalidad captar, transformar y proyectar determinados
tipos de energía del cosmos para la superficie terrestre de la época.

Tal vez sea rápido hablar de eso, sin embargo, sepa el estudiante que el hombre, como los demás animales y plantas, también es un organismo de transformación de energías cósmicas. Y fue ese órgano humano o
kundartiguador (hoy no existe más físicamente) que transformó ciertos tipos de energía cósmica, dando, consecuentemente, dureza al suelo terrestre. De
lo contrario tendríamos  todavía hoy nuestras ciudades construidas en una atmósfera y suelo semejante a los pantanos.

Más no era de eso lo que queríamos hablar ahora, asunto que todavía demandará muchos párrafos en un futuro arcano. Lo que queremos destacar es que de la Lemuria heredamos nuestro psiquismo más denso. Esos átomos
antiguos son de difícil transformación, exactamente por su edad. El pasado del hombre dormita en la atmósfera de sus átomos blancos y negros, de acuerdo con las acciones realizadas. El pensamiento descontrolado tiene
la capacidad de despertar su energía y ésa se esparce primero por la atmósfera individual, de allí, se extiende por la atmósfera de los demás, iniciando una reacción en cadena.

Ejemplo; un artista con su música o pintura, de acuerdo con su obra, puede elevar o bajar la vibración de la atmósfera de una época o de aquellos que hacen contacto con su obra. Véase el caso del Renacimiento, en plena Edad Media, donde imperaba las tinieblas en Europa. En ese caso,
fue un acontecimiento  positivo. Hoy, tenemos el rock - una música de las bajas esferas y cuanto más pesado, más densa es su vibración y más inferior su influencia sobre nuestra mente y nuestras emociones. Lo mismo se aplica a las obras surrealistas, con sus colores bajos y densos.

Recuerde la música es energía sonora. Ella penetra y
va hasta donde otros tipos de energía no alcanzan. La música en tiempos de Pitágoras era usada para curar, desarrollar poderes y modificar estados de ánimo. La musicoterapia moderna es apenas un remoto y pálido
atávico de esa ciencia arcana.

La puerta de entrada de los átomos negros son los sentimientos y los pensamientos de odio, tristeza, depresión, rencor, envidia, ira, lujuria,
etc. Una persona se degenera muy rápidamente cuando cae o se entrega al dominio del Enemigo Secreto, o también denominado Satán interior, el Ego con sus mil caras, pues éste devora a sus víctimas en el horno de las pasiones y los deseos.

Siempre que alguien se debilita, se aparta de su Intimo, dejando, consecuentemente, de recibir su luz solar que infunde vida y ánimo (alma). El resultado de eso es la estadía en los infiernos atómicos.

El hombre tiene, dentro de sí, una fuerza capaz de transformarlo en Dios. Esa fuerza es de naturaleza atómica, eléctrica o sexual. Esa fuerza está radicada en el centro sexual en el arcano 7. Por ahora sepa el estudiante que
nuestras fuerzas creadoras existen para darnos Poder, Vida y Luz. La energía, fabricada en nuestro laboratorio sexual, cuando es sabiamente acumulada, y después de pasar por procesos alquímicos específicos, es una
riqueza capaz de ennoblecer nuestra vida, dándonos felicidad, vida y abundancia. Por otro lado, el destino de todo perverso es la dolencia y la miseria, física y moral, en esta o en otras vidas futuras.

La Sexualidad humana es la ciencia más sagrada que existe en el universo.