COMUNICACION INTERGENERACIONAL

COMUNICACIÓN INTERGENERACIONAL 

Y PERSONAS MAYORES: PROPUESTAS DE INTERVENCION.

 

RESUMEN

 

         Se realiza una revisión del proceso de comunicación y de su influencia en las relaciones familiares, la imagen social de la ancianidad y las iniciativas de acercamiento generacional.

         La puesta en marcha de un programa de acercamiento de la infancia, adolescencia y de adultos a las personas mayores pretende modificar las imágenes estereotipadas negativas de la vejez, presentando la ancianidad como una etapa más de desarrollo personal y fomentar las conductas activas evitando los sentimientos de inutilidad de las personas mayores.

         Una actividad “cuentacuentos” de doble sentido entre niños y abuelos; el intercambio de valores sociales y culturales a través de un taller de literatura con adolescentes y mayores; la creación del Cau d´Art como vehículo de expresión, participación y convivencia entre personas de todas las edades: tres intervenciones positivas para la comunicación entre generaciones.

 

Palabras Clave:  Comunicación intergeneracional. Acercamiento generacional.

 

 COMUNICACIÓN, FAMILIA Y RELACIONES INTERPERSONALES.

 

         En estos tiempos de enorme desarrollo de los sistemas de comunicación, tanto cualitativa como cuantitativamente, resulta paradójico la necesidad de estudios de intervención para mejorar las relaciones humanas y, en concreto, las relaciones entre generaciones.

         No es novedad la dificultad para la comunicación entre grupos de población de distintas edades, basada en las diferencias existentes en el lenguaje, la educación, el acceso a la cultura, las corrientes de pensamiento y filosóficas existentes en cada momento y otros aspectos sociológicos que influyen en dichas  relaciones.

         Con relativa rapidez a lo largo del siglo XX se ha ido trasformando una cultura patriarcal, de familias extensas con estrechas relaciones entre sus miembros, a una cultura de familia nuclear, donde los familiares se encuentran distribuidos en varios hogares, unidos por lazos emotivos y afectivos, y con una reciprocidad de intereses, relaciones y servicios.

         Los cambios que se están produciendo en la nueva era de la comunicación, de la que ya hemos hablado, están afectando  al individuo, a la familia y a la sociedad en general, no sólo en nuestro país sino también en otros países. Dichos cambios afectan a la familia en su tamaño (familia nuclear), en la reducción y modificación de las funciones familiares, en su organización y relaciones interpersonales con tendencia al individualismo y a la autonomía.

No existe evidencia de que la movilidad geográfica haya influido en un desarraigo entre las distintas generaciones. Así, las transformaciones culturales y sociales no parecen haber destruido las bases de la familia que funciona como escuela de relaciones y solidaridad intergeneracional (Bazo y Maiztegui, 1999).

Las redes de comunicación, y especialmente el teléfono, adquiere un especial significado en esta época de nuclearización familiar, como medio de comunicarse los diferentes miembros de la familia, con los amigos o con la sociedad en general.

 Los desplazamientos geográficos están siendo sustituidos progresivamente por los nuevos instrumentos de comunicación electrónica (telefonía móvil, redes de comunicación informática, televisión interactiva...) estableciéndose unos nuevos códigos de conducta.

 

 

 

EL PROCESO DE COMUNICACIÓN.

 

La comunicación puede definirse como un proceso de transferencia de  algo propio a otra persona, contribuyendo así a las interacciones sociales. La importancia de la misma radica en su carácter bidireccional. El comunicador emite  unos mensajes o señales, utilizando uno o varios canales de expresión, verbales o no verbales, que pueden ser  recibidos e interpretados de forma consciente o inconsciente por el destinatario o por cualquier otro receptor.

Flórez Lozano (1999) analiza perfectamente las características del proceso de comunicación, y muy especialmente aquellos aspectos relacionados con las personas mayores, enfermas y sus familias.

         En la comunicación verbal es importante la valoración del contenido (semántica) y de la forma (sintaxis) que inciden en la capacidad de producción y comprensión. Pero como se ha indicado antes la comunicación es interactiva y la información no lingüística ejerce una notable influencia sobre la percepción de un mensaje.   

La dimensión pragmática del lenguaje se refiere a las reglas que rigen el lenguaje en un contexto determinado, e incluyen las facultades de comunicación de tipo lingüístico (uso de actos del habla, facultades de tomar turnos, facultades sobre un tema, reparación de la conversación, facultades de presuposición) y no lingüístico (aspectos paralingüísticos y extralingüísticos) (Newhoff y Apel, 1997)

Aproximadamente el 75% de la comunicación humana es no verbal. Esta comunicación no verbal incluye el lenguaje corporal, el lenguaje proxémico o del espacio circundante, el paralenguaje y otros canales de comunicación sensorial como el olfato o el tacto.

El lenguaje corporal incluye la postura, la expresión facial y los gestos, que transmiten información sobre nuestros sentimientos, intenciones y actitudes. Este lenguaje gestual es el mejor “descodificado” y entendido incluso por personas con pérdida de su capacidad intelectual como los enfermos de demencia.

La expresión facial, que revela emociones: alegría, tristeza, ira, sorpresa, repulsa, temor; el contacto visual y la mirada, transmisores del estado anímico, son canales de expresión no verbal que utilizamos con frecuencia.

La utilización del espacio circundante o territorialidad influyen en nuestro comportamiento y en las relaciones interpersonales. Estos aspectos conductuales se manifiestan muy especialmente en las personas mayores.  La percepción y uso del espacio social como factor de comunicación entre personas de distintas edades deben ser matizados puesto que se producen desde espacios vitales diferentes (Perlado, 1993). Los jóvenes disponen de un espacio físico propio; los adultos poseen su espacio de relación extendido a través de los medios de comunicación; los mayores ocupan un territorio diferente con extensión de la consideración de hogar a espacios vecinales circundantes.

Para conseguir una comunicación eficaz es necesario que las personas de cada edad salgan de su espacio y adopten el concepto de comunidad, participando en la búsqueda de soluciones colectivas. La solidaridad entre generaciones es entendida como una cuestión de comunicación, como una forma de comportamiento que hace posible las relaciones entre grupos de edades diferentes.

Los aspectos paralingüísticos tales como el tono de la voz, las inflexiones, el ritmo, los suspiros... son claves para determinar no sólo lo que se dice sino cómo se dice.

Otros canales sensoriales como el tacto o el olfato tienen importancia para la comunicación no verbal. El  sentido del tacto transmitirá información  que podrá ser interpretada de forma diferente según la localización, la intensidad y las características del contacto. El olfato puede trasmitir información relacionada con la comunicación interpersonal o entre la persona y el ambiente.

         Cerca de un 90% de las personas de más de 75 años presentan algún déficit sensorial o neurológico que puede afectar a la comunicación tales como la presbiacusia o la afasia, que en algunos casos pueden solucionarse con un audífono o con una intervención logopédica.

 

 

 COMUNICACIÓN E IMÁGENES DE LA ANCIANIDAD.

 

Tanto la expresión como la impresión juegan un papel fundamental en las relaciones interpersonales. En un principio la impresión se basa en el aspecto expresivo del lenguaje; pero podemos recibir una impresión aún cuando la persona que la trasmite no intente expresarse, y atribuir propiedades o realizar juicios influidos emocionalmente a través de la percepción inmediata (Delay y Pichot, 1976).Los medios de comunicación como la prensa, la radio y la televisión facilitan el contacto con el “mundo exterior” a  las personas mayores e incapacitadas (Abellán y Barroso, 1992) y contribuyen en ocasiones a la formación de estereotipos sociales que distorsionan en ocasiones la realidad.

La publicidad en los diversos medios de comunicación crea modas y estereotipos a través de un lenguaje repetitivo que condiciona. El culto al cuerpo, la belleza física, la vitalidad, el poder, el dinero, el éxito laboral... representan generalmente las metas a alcanzar.

La imagen social de las personas mayores se caracteriza por la existencia de unos estereotipos negativos (Lehr, 1980; Kart, 1990; Fernández Ballesteros, 1992), que se muestran de forma más acusada en la población joven, si bien las personas mayores los utilizan igualmente al referirse a “los viejos” (Kalish, 1991).

         Se ha propuesto el término “ageism” o “viejismo” (Palmore, 1990; Vega y Bueno, 1995) para designar a este conjunto de estereotipos relacionados con la vejez que constituyen un importante objeto de estudio de la Gerontología Psicosocial, que muestran diferencias significativas transculturales (Rubio et al. 1999), y cuya imagen y atributos, discriminatorios e injustificados, no se corresponden con el comportamiento real de las personas mayores.

         Incluso frente a estos estereotipos negativos de la vejez (aislamiento, pobreza, mala salud) aparecen también una imagen estereotipada con aspectos positivos como representación de lo tradicional, lo auténtico, de respeto o ternura.

         En ningún caso las personas mayores, consideradas como grupo, presentan unas características homogéneas. Todo lo contrario, la diversidad, si cabe, es más manifiesta que en etapas anteriores. Así la percepción de posibilidades de relaciones sociales tras la jubilación viene determinada por factores como la edad, el sexo, el estado civil o el nivel de estudios (Meléndez Moral, JC, 1999).

         De hecho encontramos que un 14% de las personas mayores con autonomía para las actividades cotidianas prestan ayuda a otras personas de su edad que lo necesitan y un 35% de las personas mayores prestan ayuda familiar a hijos y/o nietos bien en tareas domésticas o en el cuidado de estos últimos (INSERSO, 1995). Un caso especialmente evidente en España es el papel de las abuelas cuidadoras con mejor disposición y disponibilidad para la relación con la generación de sus nietos y la realización de actividades.

Estas imágenes positivas de la “abuelidad” (Bazo, 1994;1999) contrastan con los estereotipos negativos del “viejismo”. La familia juega así un papel amortiguador de estas imágenes negativas y los abuelos complementan el papel de los padres en el proceso de educación de los hijos, proporcionando su tiempo, su afecto, su protección a los nietos y su ayuda, imprescindible en muchos casos, al equilibrio familiar.

 

 

 

INICIATIVAS DE ACERCAMIENTO ENTRE GENERACIONES

 

         Diversos autores recomiendan la introducción del conocimiento de la vejez y la solidaridad con los ancianos en los programas educativos y materias curriculares (Ulin, 1982; Sorgman y Sorensen, 1984).

         Diversas experiencias han abordado el tema de las relaciones intergeneracionales al objeto de modificar la percepción del envejecimiento en niños (Dellmann et al, 1986; Rich et al, 1983; Chamberlain et al, 1994), en adolescentes y jóvenes ( Allen et al, 1986) y en estudiantes de medicina y psicología ( Garrity et al, 1984; Wilson y Glamser, 1982; Abengózar et al, 1999).

         A la convocatoria de proyectos de iniciativas intergeneracionales efectuada por la Fundación La Caixa en el año 1993 se presentaron 633 proyectos. El 61% de ellos estaban dedicados a la cultura y educación; el 20% a la vida cotidiana; un 15% al ocio y actividades deportivas y un 4% al aprendizaje ocupacional y formación profesional.

         Los objetivos de tales proyectos, con carácter general se resumían en evitar el aislamiento intergeneracional y superar los factores de marginación de los mayores; y en la sensibilización de la sociedad hacia los valores de la solidaridad y relaciones intergeneracionales.

         Si bien únicamente 34 proyectos fueron catalogados como proyectos cuyo tema preferente fuera la comunicación, es obvio que la misma se encontraba implícitamente incluida en la mayor parte de los mismos.

         Estas experiencias ofrecen la posibilidad de reducir o abandonar los estereotipos negativos, ofreciendo una visión realista del envejecimiento.

         Se han estudiado los requisitos que en el caso de los mayores y adolescentes son valorados para la relación intergeneracional (Fundación La Caixa, 1994). Los mayores desean adolescentes con buenos modales, ilusionados y con ganas de vivir, maduros, responsables y cultos. Los adolescentes destacan como valores importantes en las personas mayores la comprensión, la vitalidad, la ilusión y los buenos modales. En ambos casos la buena presencia es la cualidad menos valorada por ambos grupos.    

         La experiencia de los mayores y la compañía mutua son los aspectos que se consideran más importantes en el intercambio de ayuda entre ambas generaciones.

 

 

 

 

 

MATERIAL Y METODO

 

ANTECEDENTES

 

Dados los antecedentes históricos, económicos y sociales de nuestros mayores, encontramos con frecuencia que a lo largo de su vida se les ha impedido, en muchas ocasiones, contar con las posibilidades y/o el tiempo suficiente para desarrollar sus propios intereses y aficiones, encontrándose ante la jubilación, sobre todo el sexo masculino, con que pierden su prestigio y los contactos que durante años,  y en ocasiones a base de muchos esfuerzos,  han tenido en su vida laboral, viendo como éstos en poco tiempo desaparecen, encontrándose con un  tiempo libre que tienen que ocupar sin saber cómo.

Pueden crearse sentimientos de inutilidad, soledad, depresión, que con frecuencia se agravan como consecuencia del cambio de valores producido en el ámbito familiar, valores totalmente contrarios a aquellos con los que fueron educados (cambio de la familiar patriarcal a la familia nuclear, estabilidad matrimonial, jerarquización de las relaciones padres – hijos, colaboración económica o productiva al núcleo familiar) y que han dejado relegados a nuestros mayores a un segundo plano.

Ante todo esto nos preguntamos ¿por que no dar a conocer la  jubilación como una etapa mas de la vida, con todas sus ventajas he inconvenientes a través de contactos continuos entre nuestro mayores y otras generaciones, para intentar atenuar los posibles efectos negativos que los actuales pensionistas están sufriendo y a su vez enseñar a los mas jóvenes que se trata de una etapa mas de la vida, como la adolescencia o la madurez, a la que todos debemos llegar brindándonos la jubilación la posibilidad de poder hacer y disfrutar de todo aquello que en muchas ocasiones hemos deseamos hacerlo a lo largo de nuestra vida laboral y que bien por falta de tiempo libre o carencia de recursos accesibles, no hemos podido hacer?.

 

 

OBJETIVOS:

 

Objetivos Generales:

 

·     Acercamiento entre primera infancia y adolescentes con nuestros mayores.

 

·     Intentar fortalecer e incrementar el sentimiento de utilidad de nuestros mayores.

 

·     Contribuir a reforzar o buscar el lugar de nuestro mayores en la nueva sociedad en la que les ha tocado vivir, así como su propio lugar en su familia.

 

·     Contribuir a que las otras personas, pertenecientes a otras generaciones, sepan ver primero la jubilación y posteriormente la vejez con sus ventajas e inconvenientes, como cualquier otra etapa de la vida.

 

 

Objetivos Específicos con la 1ª Infancia.-

 

·     Intentar conseguir que sean los niños los que demanden a sus padres la presencia de sus abuelos, enseñándoles a escuchar y tratar a estos.

 

·     Intentar que desde pequeños se interesen por la vida y experiencia de sus abuelos, a través de las relaciones positivas mantenidas con los usuarios del Centro de Mayores.

 

·     Intentar conseguir que el abuelo se sienta escuchado y querido en su propia familia.

 

 

Objetivos Específicos con los Adolescentes.-

 

·     Conseguir que lleguen a un mayor conocimiento de unos y otros, tanto de sus hábitos de vida, aficiones etc., como de sus propios valores.

 

·     Analizar las razones del cambio de valores sociales.

 

·     Averiguar los puntos de coincidencia de las escalas de valores de las dos generaciones.

 

·     Contribución por parte de los mayores al conocimiento de los jóvenes de las tradiciones y costumbre de su propia ciudad y país.

 

·     Compartir actividades realizadas por ambos.

 

 

Objetivos Específicos con Adultos.-

 

·        Dar a conocer a los adultos del barrio el colectivo de tercera edad a través de las actividades y  aficiones  que se desarrollan en el centro de tercera edad, para que de esta forma pueda existir una mayor comunicación  y una mayor integración en la familia y sociedad a la que pertenecen.

 

·        Fomentar la participación activa en las actividades programadas por la Asociación de Vecinos.

 

 

RECURSOS:

 

Humanos.-

 

Las propias personas a las que va dirigido:

 

·        Personas Mayores: Los miembros del grupo de literatura del Centro 3ª Edad Pío XII de Alicante, así como participaciones puntuales de los miembros de otros grupos organizados en el Centro.

 

·        1ª Infancia: Alumnos de la Guardería de Educación Infantil (E.I.)

 

·        Adolescentes: Alumnos de 1º y 2º de BUP.

 

·        Adultos: Asociación y vecinos del barrio.

 

Técnicos de los Centros:

 

·        Profesores.

·        Educadores.

·        Trabajador Social.

 

Materiales.-

 

Los disponibles en los Centros que participen en el proyecto.

 

Económicos.-

 

El único gasto son los desplazamientos de las personas que participen.

 

 

ACTIVIDADES A DESARROLLAR:

 

Con 1ª infancia.-

 

1ª Etapa :

 

·        Entrevistas con las personas más influyentes en el  grupo de literatura para interesarles en el proyecto a nivel individual.

 

·        Reunión con el grupo de literatura donde se plantea el proyecto motivando a otras personas a participar en el mismo.

 

·        Entrevistas individualizadas a socios del centro pertenecientes al grupo de literatura “Gabriel Miró” seleccionando a aquellas personas mayores que cumplieran el siguiente perfil:  empatizar con la población infantil, capacidad de comunicación y expresión verbal, paciencia y capacidad de escucha.

 

·        Contactos con las Escuelas Infantiles de la zona, preferentemente publicas, interesándoles por el proyecto. A través de la trabajadora social se contactó con la dirección y trabajador social de la Escuela Infantil “Els Xiquets” y posteriormente con los profesores y educadores.

Se mantuvieron varias reuniones con los mismos para estudiar los objetivos a conseguir así como la metodología y técnicas a utilizar para la consecución de los mismos, así como concretar distintas actividades a desarrollar.

 

 

2ª Etapa :

 

Se seleccionaron tres personas de 3ª Edad para que se desplazaran a la Guardería, una vez a la semana durante el primer trimestre escolar.

Se estableció una convivencia  con grupos de diez niños durante una hora, para conseguir su confianza y simpatía, rompiendo el hielo del primer encuentro a través de contar cuentos e historias y despertar su interés.

 

 

3ª Etapa :

 

Vivir con ellos de una forma activa la fiesta de Navidad, contribuyendo con sus padres a preparar la misma, participando también otros grupos del centro como el de manualidades y la Coral.

Los miembros del taller de manualidades del centro participan en la elaboración de títeres y muñecos llevado a cabo en los talleres de la guardería por los padres de los niños, que servirían posteriormente como vehículo de comunicación en la fiesta de Navidad.

La propia coral de “jóvenes cantores” pertenecientes todas ellas a la tercera edad sería “un regalo más que aparecería del interior de la serpiente Kalakalú” (ver anexo I),  elaborada en los talleres mencionados.

 

4ª Etapa :

 

A partir del segundo trimestre, se establecieron dos  desplazamientos por semana. El viernes el “abuelo de Pio XII” le contará un cuento o historia.  El lunes será el propio niño el que cuente la historia que le haya contado su propio abuelo (paterno o materno) durante el fin de semana. De esta forma el niño demandará la presencia activa de su propio abuelo en su hogar, consiguiendo así uno de los objetivos del programa.

 

 

 

Con los Adolescentes (alumnos de 1º y 2º de BUP).-

 

1ª Etapa:

 

·        Entrevistas con las personas más influyentes en el  grupo de literatura para interesarles en el proyecto a nivel individual.

 

·        Reunión con el grupo de literatura donde se plantea el proyecto motivando a otras personas a participar en el mismo.

 

·        Contactos con los Institutos del Barrio, para interesarles en el proyecto. A través de la trabajadora social del Hogar se contactó con la dirección y profesores del Instituto de Enseñanza Media. Se mantuvieron varias reuniones con los mismos para estudiar los objetivos a conseguir así como la metodología y técnicas a utilizar para la consecución de los mismos, así como concretar las distintas actividades a desarrollar.

 

 

2ª Etapa:

 

·        Aplicación de un cuestionario a los escolares de 1º y 2º de BUP (ver anexo II) para conocer la imagen de la tercera edad, su interés en conocer este sector de población y sus propios intereses y aficiones.

 

·        Charlas coloquios con los alumnos, donde se le haga llegar el perfil de nuestros mayores, haciendo posible  la desaparición de ciertos prejuicios que existen sobre  este colectivo.   

 

·        Reuniones con los mayores, para saber que opinan de los jóvenes y poder informarles sobre aquellos aspectos mas desconocidos para ellos, motivándoles para participar en el proyecto.

 

·        Charlas coloquio con la participación de ambos y moderadas por un técnico, para  hablar de los distintos valores de cada uno, y que a su vez dieran paso a mesas redondas sobre temas concretos y más reducidas en número de participantes

 

·        Participación en actividades concretas, realizadas bien por el Centro Pío XII o bien por el Instituto para facilitar el contacto y conocimiento de ambas generaciones. Realización de un aula experimental de literatura promovida por la profesora de esta materia donde se conjugaba la literatura tradicional con expresión corporal, luminotecnia, escenografía, interesando a los niños en la literatura clásica. Esta actividad se abrió al colectivo general de socios del hogar.

 

·        Participación de los alumnos del IEM en  las actividades del grupo de literatura del hogar, tanto en las reuniones literarias como en la publicación de la revista de tercera edad.

 

 

 

METODOLOGIA Y TECNICAS:

 

·     Dinámica de grupo.

·     Animación Sociocultural.

·     Entrevista.

·     Observación.

·     Investigación Social a través de la aplicación de cuestionarios.

 

 

 

Con los adultos (asociación y vecinos del barrio).-

 

·     Apertura, de una forma permanente del Cau d´Art a todo el barrio para que cualquier persona que lo desee, pueda participar activamente en el mismo y simultáneamente comprobar las ganas de vivir y lo mucho que les queda por hacer a nuestro mayores.

El Cau d´Art es una actividad cultural recreativa, definida por sus creadores como “teatro-poético-mágico-musical”. Se realiza todos los viernes por la tarde desde Octubre hasta Mayo, con una duración aproximada de dos horas.

Sus objetivos son:

* facilitar al centro de mayores una actividad cultural periódica a un coste mínimo.

* Que los propios mayores hagan posible su realización.

* Apertura y participación sistemática de la población.

Es un espectáculo totalmente libre y espontáneo, admitiéndose cualquier expresión artística (baile, poesía, mímica, música, teatro, proyecciones de actividades personales fuera del centro, etc). La participación de los socios del centro de mayores se complementa con la participación de familiares (hijos, nietos) y de la población general.

Los recursos necesarios para el desarrollo de esta actividad se concretan en:

* un director-coordinador-presentador (en nuestro caso se concretó en un pensionista del centro con habilidades en este sentido).

* Marco físico (escenario, megafonía, piano, equipo musical) que invite a la participación.

* Un músico pianista capaz de acompañar a las canciones con la dificultad de no haber ensayado de antemano. Hemos contado para la realización de esta actividad con la colaboración inestimable de la Peña Lírica Alicantina y de su director musical el maestro D. José Garberí.

* Publicidad en los medios de comunicación de la actividad.

 

·        Apertura al barrio, para que las personas que pertenecen al mismo pueden exponer en la exposición que con motivo del final del curso monta nuestro Centro, consiguiendo simultáneamente que la mencionada exposición tenga una mayor difusión y despierte un mayo interés a otros segmento de población, facilitando un mayor conocimiento de los mayores.

 

 

 

 

 

 

 

 

DESARROLLO DEL PROYECTO Y RESULTADOS:

 

 

Con 1ª Infancia:

 

El proyecto fue muy bien acogido tanto por el sector de los Mayores, como por los educadores, Trabajador Social y población infantil del Centro  E.I. “ELS XIQUETS”.

La segunda etapa del proyecto que estaba planificada para que durara todo el primer trimestre, para hacer posible que los niños tuviesen el tiempo suficiente para querer al “abuelo de Pío XII”, se redujo a un mes, dando paso a la 4ª Etapa, en la que se pudo comprobar como el niño demandaba a sus padres para que durante el fin de semana invitasen a su abuelo a comer o a casa, y así tener la oportunidad de hablar con él, para poder contar el cuento al lunes siguiente al “abuelo de Pío XII”.

Algún abuelo de los niños perteneciente  al  Centro de mayores , sobre todo hombres (no hay que olvidar que normalmente la mujer tiene un mayor acercamiento como consecuencia de ayudar en la atención de los propios nietos), nos decía cómo desde que los mayores del Centro iban a la guardería de sus nietos, su hija o nueras les invitaban a comer los domingos y que el nieto hacia callar a todos mientras el respondía a sus preguntas.

         En alguna ocasión excepcional, hubo que mantener alguna entrevista individual, tanto los técnicos como el propio abuelo, para lograr integrar al niño a esta nueva situación.

         En cuanto la preparación y participación en la fiesta de Navidad del “Xiquets”, fue un éxito total, donde los mayores, juntamente con los padres se convirtieron durante dos horas en niños, para disfrutar mayores y pequeños todos juntos de esta fiesta tan entrañable (ver anexo I). Fue mayoritaria la participación de sus propios abuelos en estas fiestas, lo  que hasta ese momento había sido excepcional.

 

 

Con los Adolescente.-

 

También en esta ocasión el proyecto fue bien acogido tanto por profesores como por alumnos, así como por el sector de 3ª Edad.

Los cuestionarios se aplicaron al 100 % de la población, considerando como tal, a dos clases de 1º y dos de 2º de BUP, siendo un total de cuestionarios de 188 (ver resultados en anexo III). Hay que destacar que más del 85% de los adolescentes manifestaron  interés por conocer el mundo de nuestros mayores y por participar con ellos en alguna actividad.

         Se realizaron cuatro  charlas coloquio dirigidas por un profesor del Instituto y un Trabajador Social de nuestro Centro, una en cada clase. Dando paso esta actividad, a que en grupos mas reducidos  (15 adolescentes y 5 personas mayores), se mantuviesen tertulias, en unas ocasiones en el Instituto y otras en nuestro Centro, sobre diferentes temas p. ej. aficiones de cada uno, de literatura, de cines, de la historia de Alicante, de la forma de vivir de nuestros mayores en su época, etc. En total se celebraron diez tertulias.

         La participación, en la aula experimental de literatura, por parte de la 3º Edad hizo según sus propias palabra “volver a rejuvenecer, aunque fuese por unas horas”, o “comprobar como la literatura clásica se puede ver a través del prisma de la época”.

         En cuanto los adolescente era fácil oírles decir como nada tenía que ver la idea que anteriormente tenían de las personas mayores,  con la imagen obtenida en la actualidad, máxime si pensamos que un 56.7% manifestaban estereotipos negativos previamente (“ya han hecho todo lo que tenían que hacer”; “son un rollo”).

         Creo que no nos confundiremos si decimos que gracias al desarrollo de este proyecto, unos y los otros se conocieron mas, rompiéndose muchos estereotipos forjados previamente.

 

 

Con los adultos

 

Podemos afirmar que el Cau d´Art ha cumplido ampliamente los objetivos para los que fue creado, en unas cuotas inimaginables. La asistencia al Cau d´Art está próxima a las doscientas personas, debiendo limitarse en ocasiones la entrada por el aforo del salón.

 

 La evaluación realizada del programa destaca:

·     Respecto a los socios del centro. Se ha comprobado que el Cau dÁrt permite el desarrollo de la creatividad (muchos mayores inventan sus propios números), dando lugar a la espontaneidad en toda su extensión, superando el sentido del ridículo, y haciendo posible la total participación del pensionista. Es un vehículo para dejar traslucir las aptitudes y cualidades, a menudo encubiertas y en ocasiones reprimidas, en parte por el ambiente social en que han vivido, contribuyendo a su desarrollo dentro del ámbito de la convivencia.

·     Respecto del centro. La asistencia a este acto es masiva, siendo los propios socios quienes a finales de septiembre solicitan el comienzo del mismo. Permite la consecución del objetivo del Centro como lugar de participación y comunicación.

·     Respecto a la población general. Permite un conocimiento de las inquietudes de los mayores, de su participación en las actividades socioculturales, y contribuye al cambio de imagen de los centros de mayores como centros cerrados con actitudes pasivas.

·     Permite el intercambio de valores culturales entre distintas generaciones.

 

A la exposición final de curso concurrieron 48 artistas expositores consiguiendo la participación de  vecinos del barrio (cerca de un tercio de los trabajos expuestos). Este intercambio se plasmó con posterioridad en la invitación a participar en las exposiciones programadas por la Asociación de Vecinos.

 

 

 

DISCUSION

 

         Es necesario desde el punto de vista sociológico modificar los estereotipos negativos de la vejez, al igual que los de otras etapas de la vida como la adolescencia y juventud.

         Los medios de comunicación pueden dar una visión distorsionada de la realidad y esas “imágenes” condicionadas afectan a la comunicación interpersonal, especialmente entre generaciones.

         La vejez debe ser contemplada como una etapa más del desarrollo personal. Si bien es verdad que la edad se asocia a un mayor deterioro físico, psíquico y funcional, esto es más bien debido a la variable Salud, desde su perspectiva holística, y no tanto a la edad cronológica, que en muchos aspectos es irrelevante.

         Es fundamental para percibir así la ancianidad fomentar intervenciones de comunicación intergeneracional que pongan de manifiesto actitudes positivas, generando un efecto “cascada” y a la vez una preparación para el envejecimiento de las generaciones más jóvenes.

         El desarrollo de nuestro proyecto de intervención así lo puso de manifiesto obteniéndose muy buenos resultados en las relaciones de  comunicación con niños, adolescentes y adultos con las personas mayores.

         Es evidente que este tipo de intervenciones están condicionadas por la selección previa de las personas mayores que intervienen en los programas, y que en otros contextos los resultados pueden ser diferentes, pero siempre encontraremos personas mayores activas, con necesidad e interés por la comunicación con personas de otras edades, y que sirvan como modelos de nuevos “estereotipos” positivos asociados al avance de la edad.

         Nos llamó la atención la rapidez con que los niños aceptaron a los abuelos del centro y especialmente la rapidez con que se convirtieron en vehículo de comunicación entre las generaciones familiares en aquellos casos en que las relaciones no eran muy fluidas.

         La imagen que los niños tienen de los mayores cambia con la edad. Conforme entran en la adolescencia estas imágenes son más negativas que la de los más pequeños, utilizando los estereotipos dominantes en la sociedad (Leeson, 1993; citado en Fundación La Caixa, 1994).

         Este cambio de imagen y de actitudes entre adolescentes y mayores es posiblemente uno de los logros más importantes. No pudimos cuantificar, aplicando un nuevo cuestionario, los cambios en las actitudes de los adolescentes, pero las valoraciones efectuadas por los técnicos tras las charlas, tertulias y participación conjunta fueron muy positivas.

         La existencia de un importante número de jóvenes que manifestaba no tener ninguna impresión cuando se encontraba con una persona mayor (66.8%), las respuestas a la pregunta “¿qué piensas de nuestros mayores?” con sólo un 31% de juicios positivos, contrastaba con el interés manifestado en conocer y participar con los mayores.

         La falta de relaciones y comunicación se sospechaba que podía ser la causa de estas actitudes `por lo que se hizo hincapié en fomentar la comunicación verbal, el análisis de temas de interés teniendo como base el taller de Literatura.

         Consideramos que la convivencia sociocultural es fundamental para adoptar actitudes “entre iguales” con las personas mayores. Las imágenes de fragilidad, aburrimiento, soledad y otros estereotipos desaparecen cuando se establecen relaciones interpersonales.   Este ha sido el caso del Cau d´Art y así lo demuestra su continuidad a lo largo del tiempo

         Si las generalizaciones son rechazables, en el caso de las personas mayores esto es mucho más evidente. Se envejece como se vive, y en este “continuum” biográfico cada persona es, o puede ser, artífice de su vejez.

         Compartir y comunicarse con aquellas personas que han vivido más que nosotros será fundamental para desarrollar una  visión positiva en los años venideros y así evitar la formación de “ghetos” destinados únicamente a las personas mayores, que fomentan el aislamiento social tan poco deseable.

         En conclusión, la frecuencia de contactos entre generaciones, con independencia de los existentes en el seno de la familia, y en contextos controlados de intervención psicosocial, mejora la imagen negativa estereotipada de la vejez, fomentando conductas activas en los mayores y un cambio de actitud en todas las edades más jóvenes.

 

 

 

BIBLIOGRAFIA

 

Abellán,A; Barroso, A: la correspondencia radiofónica como fuente de información y estudio sociológico de las personas mayores. Rev. Gerontol. 1992, 2 (3): 155-160.

 

Abengózar, MC; Cerdá, C; Pérez, J: Cambios actitudinales respecto al envejecimiento en jóvenes adolescentes: un programa de intervención.

Geriatrika, 1999, 15 (8): 372-377.

 

Allen, S; Allen, JG; Weekly, J: The impact of a practicum on aging and reminiscence on gifted students attitudes toward elderly. Roeper Review, 1986, 9: 90-94.

 

Bazo, MT; Maiztegui,C: Sociología de la Vejez. En: Envejecimiento y Sociedad.: una perspectiva internacional. Cap. 2 Colección Gerontología Social. Ed. Panamericana. 1999.

 

Berjano,E; Benlloch,V: Estudio de las relaciones intergeneracionales entre abuelas y nietos. Geriatrika, 1995, 11 (4): 46-50.

 

Chamberlain, VM; Fetterman, E; Maher, M: Innovation in elder child care: an intergenerational experience. Educational Gerontology, 1994, 20. 193-204.

 

Delay, J y Pichot, P. Manual de Psicología. 5º ed. Toray Massón. 1976.

 

Dellman, JM; Lambert, D; Fruit, D; Dinero, T: Old and young together: effect of an educational program on preschooler´s attitudes toward elderly people. Childhood Education, 1986, 62 (3): 206-212.

 

Fernández ballesteros, R: Mitos y realidades sobre la vejez y la salud. Barcelona. SG editores. 1992.

 

Florez Lozano, JA: La comunicación con la familia y el enfrmo de Alzheimer. En: JA Florez Lozano. El médico ante la familia y el enfermo de Alzheimer. IDEPSA. 1999.

 

Fundación La Caixa. Mayores y adolescentes. Estudio de una relación. Europa Solidaria. 1994.

 

Fundación La Caixa. Solidaridad Intergeneracional. Conferencias. Europa Solidaria. 1993.

 

Garrity, TF; Wilson, JF; Hafferty, FW: Improved medical care for the elderly: intervening in medical education. Journal of Community Psichology, 1984, 12: 369-378.

 

INFORMACION. Aprender a comunicarse. Buenos días. Suplemento semanal de información para las personas mayores. Martes 9 de noviembre de 1999.

 

INSERSO: Las personas mayores en España. Perfiles. Reciprocidad familiar. Ministerio de Asuntos Sociales. 1995.

 

Kalish, RA: La vejez. Perspectivas sobre el desarrollo humano. Madrid. Pirámide. 1991.

 

Kart, CS: The realities of aging: an introduction to gerontology. Boston. Allyn and Bacon. 1990.

 

Lerh, U. Psicología de la senectud. Barcelona. Herder. 1980.

 

Meléndez Moral, JC: Percepción de relaciones sociales en la tercera edad. Geriatrika, 1999, 15 (1): 18-22.

 

Palmore, EB: Ageism: negative and positive. New York. Springer. 1990.

 

Newhoff, M; Apel, K: Alteraciones en la pragmática. En: LaPointe, L.L.: Afasia y trastornos neurógenos del lenguaje. 2ª ed. Doyma. 1997.

 

Rich, P; Myrick, RD; Campbell, Ch: Changing children´s perceptions of the elderly. Educational Gerontology, 1983, 9 (5-6): 483-491.

 

Rubio, R; Lobos, F; Aleixandre, M; Cabezas, JL; Fernández, C; Castellón, A: Estudio trascultural sobre estereotipos relacionados con la vejez en España y Chile. Geriátrika, 1999, 15 (7): 44 – 53.

 

Sorgman, MI; Sorensen, M: Ageism: a course of study. Theory into practice, spr. 1984, 23 (2): 117-123.

 

Tryfan, B: family relations and informal assistance in the countryside. European Journal of gerontology,  1992, 1 (4): 251-258.

 

Ulin, RO: Agingh education in the public schools: a global perspective. Educational Gerontology, 1982, 8: 537-544.

 

Vega, JL; Bueno, B: Desarrollo adulto y envejecimiento. Madrid. Síntesis. 1995.

 

Wilson, RW; Glamser, FD: The impact of a gerontological intervention on osteopathic medical students. Educational Gerontology, 1982, 8 (4): 373-380.

 

 

 

 

                                      ANEXO

 

 

Artículo escrito por el Trabajador Social de la Escuela Infantil  “Els Xiquets” tras la intervención realizada con motivo de la fiesta de Navidad.

 

 

La E.I. “Els Xiquets” da la bienvenida a los “Jóvenes Cantores”

 

Pues verá usted, resulta que con motivo de la Navidad, La E.I. “Els Xiquets” había decidido traer un saco de regalos para los niños y dentro de ese saco venían cantidad de cosas alegres y algunas sorpresas.

Así que a golpe de bombo, platillo y llanto (el llanto como se sabe es una manifestación sonora que por lo común nos permite detectar dónde hay niños y eso es siempre motivo de alegría?), apareció el pirata Corremares con su saco de sorpresas y un monton de amigos que se había encontrado en sus viajes en busca de la Isla del Tesoro.

.....Destapamos el saco y empezaron a salir: caramelos, confetis, títeres y luego el Sr. Zancudo, la mujer de goma, el principe del Kurdistán, el Dragón Dum_Dum, la serpiente Kalú-Kalú...

Pero... ¡Oooohhh! (aún no se habíen acabado las sorpresas) de repente las voces de los “Jóvenes Cantores” empezaron a sonar y con ellas las de niños y mayores que había en la fiesta y la alegría fue mayúscula cuando nos explicaron que los “jóvenes cantores” formaban parte de la Coral “Antonio Masó” del Hogar Pio XII y que habían decidido “saltar la tapia” del Hogar y compartir la Navidad con nosotros y así pentagrama en mano y alegría en la voz, nos recrearon  con las mil y y una canciones del folklore popular.

Hay que decir que la experiencia de divertirnos juntos, cantar, quemar juguetes bélicos, niños y mayores,..... nos ha puesto el dulce en la boca y ahora nos sabe a poco, así que nos hemos planteado que en la tarea de educar nos hace falta que los jóvenes del Hogar (y todos los que se sientan jóvenes) nos echen una mano con sus canciones, sus cuentos, sus habilidades o simplemente con su presencia, para que la cosa no se quede sólo en un dulce y “porque” un NIÑO es cosa de todos.