DOSQ


Cuidamos de  tu imagen !!



Como ajustar tus vaqueros.


Después de horas de compras, por fin encuentras un par de jeans decentes, pero lo malo es que son demasiado anchos.

Quizás encontraste unos viejos mientras limpiabas tu clóset, pero están pasados de moda.

¿Son una causa perdida?
¡Para nada!

Con algunos conocimientos prácticos, puedes modificarlos por tu cuenta en la comodidad de tu casa.

 Si únicamente son anchos a la altura de la cintura, también puedes solucionar eso. Lo único que necesitarás es agua caliente, electrodomésticos de limpieza o una máquina de coser.


Encoger tus jeans utilizando calor




Lava tus jeans con agua caliente.

Evita lavarlos junto con otras prendas y tampoco uses un suavizante. Una lavadora de carga frontal puede ser más efectiva que una de carga superior debido a que la acción giratoria del tambor es la que encoge las fibras.

Si no tienes una en casa, ve a la lavandería de tu localidad.
Lava los jeans al revés, pues eso les desgatará menos.
Este método no funciona bien en jeans preencogidos o en los que contienen fibras sintéticas.[

1]
También puedes remojar tus jeans en una cubeta de agua caliente.

Empapa los jeans con agua y utiliza una cuchara de madera para sumergirlos por completo. Exprímelos una vez que el agua se enfríe.



Mete los jeans en la secadora.

Para ello, utiliza la configuración más caliente y déjalos durante el mayor tiempo posible.

¡Lee la etiqueta primero!

Si dice que no debe secarse en secadora, podrías encogerlos demasiado.

En este caso, lo mejor es que los seques al aire libre.[2]


Pruébate los jeans.

Deben sentirse al menos un poco más ajustados.

Asegúrate de poder caminar y correr mientras los llevas puesto y ten en cuenta que este método no es permanente.

Con el uso, los jeans volverán gradualmente a su forma cómoda “original”.[3]


Con cada lavado y secado al aire, la resistencia y apariencia de tus jeans disminuirán, así que evita usar este método en exceso.[4]



Hierve los jeans.

Este paso es opcional pero útil en los jeans difíciles de ajustar.

Utiliza una olla limpia y lo suficientemente grande como para que los pantalones quepan. Llénala con agua y hiérvela sin dejar de vigilarla cada cierto tiempo.

Si es necesario, agrega más agua y, una vez que esta hierva, baja un poco la temperatura.

A continuación, tapa la olla y sigue hirviendo los jeans a fuego lento por unos 20 a 30 minutos más.[5]