Reglas del Dominó

publicado a la‎(s)‎ 2 oct. 2012 11:27 por Mariano Castel   [ actualizado el 19 ene. 2013 9:32 ]

Historia del dominó

        El dominó es un juego de mesa que puede considerarse como una extensión de los dados. Aunque su origen se supone oriental y antiquísimo no parece que la forma actual fuese conocida en Europa hasta mediados del siglo XVIII, cuando lo introdujeron los italianos.

Cómo jugar al dominó por parejas o a compañeros:

        El juego de dominó consta de 28 fichas rectangulares, con dos caras, una aparece en blanco y es común a todas ellas, permaneciendo por esta cara la ficha sin descubrir, y la otra dividida en dos extremos con la impresión de puntos representando los diferentes números del cero al seis, y cubriendo todas las combinaciones.

        Las jugadores se sientan alrededor de una mesa, jugando como pareja los jugadores enfrentados, es decir sentados en una mesa los jugadores Norte, Este, Sur y Oeste (orden de juego), jugarán como pareja, y por tanto con igual interés sobre la puntuación de ambos, los jugadores Norte-Sur contra Este-Oeste.

        Las fichas son revueltas boca abajo sobre la mesa y cada jugador coge sus siete fichas, que levantará y colocará frente a sí mismo sin que los demás jugadores puedan visualizar las fichas que le han tocado en suerte. Para elegir el jugador que sale hay dos maneras:

            1)      Sale el jugador que posea el doble seis entre sus fichas y utilizando éste como salida (salida más informal, y muy común en partidas                 que no son de campeonatos oficiales). 

            2)      Se sortea, previo al reparto de fichas, la salida entre los jugadores, pudiendo elegir la ficha de salida, el jugador que en suerte le ha tocado salir (partidas oficiales o de campeonato según federación). El sorteo se realiza levantando cada jugador una ficha de las que están sobre la mesa boca abajo, siendo el agraciado para salir aquel con la ficha de puntuación más alta, sumando ambos extremos, o en caso de empate aquél que posea la ficha con mayor puntuación en los extremos. Por ejemplo, habiendo empate entre las fichas más altas a siete puntos, saldría el poseedor de la 5-2 frente al de la 4-3, al tener la mayor puntuación en uno de sus extremos (en este caso el 5 prevalece frente al 4). Este procedimiento de sorteo es muy común en el juego de dominó, por ejemplo para sortear las parejas en caso de que se convenga entre los jugadores (las dos fichas más altas contra las dos más bajas), las sillas, o lo que se convenga.

        Una vez iniciado el juego, el jugador en sentido inverso a las agujas del reloj, jugador a la derecha del salidor, colocará una ficha a su elección dentro de sus posibilidades siempre que case con uno de los extremos en juego, es decir sea del mismo palo. En caso de no tener posibilidad de colocar ficha lo hará saber al resto de jugadores mediante la palabra: “paso”. No se permitirá el pase teniendo opción de juego, es decir si al menos el jugador tiene una ficha que case en uno de los extremos sea conveniente o no para su juego, por lo que si se advierte dicha circunstancia, la partida se anulará o será penalizado con la puntuación convenida en su contra. Jugada una ficha por el jugador o bien si ha habido pase, será el turno del jugador siguiente en el orden ya advertido, así hasta que se produzca una de las siguiente circunstancias, que dan fin al juego de dominó:

        Dominó: Un jugador domina la partida, es decir, se queda sin fichas por jugar al gastar sus siete fichas en juego. En este caso el juego es ganado por el jugador y su pareja, quienes se anotan la puntuación del resto de fichas sin jugar de los tres jugadores restantes, como puntos ganados.

        Cierre: Restando fichas a los cuatro jugadores se imposibilita la continuidad de la partida al estar jugadas las siete fichas de una palo y figurar ambas en los extremos (el juego entra en una ronda de pases sin fin, pues aún teniendo todos los jugadores fichas no pueden jugar ninguna). En esta situación de cierre o “tranque” se contarán los puntos de ambas parejas por separado, siendo vencedora aquella pareja con menor puntuación (no gana el jugador que coloca la última ficha o ficha de cierre). En este caso se apuntarán, en positivo o negativo, los puntos que sumen las fichas no jugadas, de acuerdo a lo dicho anteriormente de puntos ganados o perdidos. En caso de empate, ninguna pareja será la vencedora, corriendo el turno de salida al siguiente jugador.

        Terminado un juego irá corriendo el derecho a salida entre los jugadores en el sentido de juego del dominó, o sea en sentido inverso a las agujas del reloj, esta vez sí con libre elección de la ficha de salida, en contra de la salida obligada por doble seis. La partida termina cuando sean disputados los juegos necesarios hasta que una pareja alcance la suma convenida de puntos (por ejemplo 200 puntos).

Algunas cuestiones a tener en cuenta:

        Es común en partidas no oficiales redondear a la decena para llevar la cuenta fácilmente, por ejemplo perder por 32 puntos redondeamos a 4 puntos, 7 puntos a un punto, y 50 a 5 puntos. También en según qué sitios, contar los puntos en negativo como perdidos y no ganados (en este sentido no cambia nada el desarrollo del juego).

        La primera ficha debe ser colocada en el centro de la mesa, para que de esta forma pueda ser recordada por todos como salida a lo largo de la partida. Deberá colocarse de forma transversal si es un doble, y en caso de ser ficha a dos valores (salida abierta) con el palo mayor mirando al compañero. De esta forma se evitan posibles señas entre compañeros al poder tener convenios de indicaciones no válidas al colocar de una u otra forma la ficha de salida. En el dominó no oficial no se suele atender a estas últimas reglas de colocación si bien, siendo conocedores de las mismas, deberían ser utilizadas como norma de buena educación.

        Los dobles, de igual forma a lo largo del juego, se colocan de forma transversal a la cadena de fichas con la finalidad de que pueda ser localizados aquellos dobles que han sido jugados de un vistazo y de forma rápida para el jugador. Al ir formándose la cadena de fichas deberán realizarse giros para aprovechar la mesa sin llegar hasta los bordes, y aún estando también regulados los giros, conviene solo señalar que es buena práctica realizarlos siempre hacia la derecha de la ficha anterior (sentido inverso a la agujas del reloj).

        En determinados lugares se suele dar oportunidad al jugador que levantó cuatro o más dobles, de jugar las fichas o bien mostrarlas al resto de las mesa renunciando al juego y procediendo a dar de nuevo. Esta regla está basada en que se suele considerar un juego lo suficientemente malo como para estar perdido de antemano, si bien no tiene cabida en campeonatos oficiales debiendo jugar cualquier tipo de fichas que toquen en suerte. 

Enlace a una partida de Dominó a modo de ejemplo

Modalidades:

Existen multitud de modalidades si bien son dos las más reconocidas a nivel mundial:

        Dominó Internacional: El jugador al que le corresponde jugar en la primera salida se determina por sorteo, siendo el resto de salidas por turno. Se cuentan la totalidad de los puntos no jugados (tanto de la pareja perdedora como del compañero del jugador que domina). En caso de cierre se suman los puntos no jugados de los cuatro jugadores, y en caso de empate no se suman puntos y corre la mano.

        Dominó Latino: La primera salida la realiza el jugador que posea el doble seis, siendo el resto de salidas por turno. Se cuentan los puntos no jugados de la pareja perdedora (no se tienen en cuenta los puntos no jugados por el compañero del jugador que domina). En caso de cierre se suman los puntos no jugados de la pareja contraria, y en caso de empate gana la mano (pareja que salió). Además puede haber jugadas con puntuación especial (normalmente 25 puntos), en países como en La República Dominicana: Pase de salida (provocar el pase del segundo jugador con la ficha de salida), Pase redondo o corrido (provocar el pase de los otros tres jugadores de la mesa), y Capicúa (dominar con una ficha que pueda ser colocada por ambos extremos, salvo que sea un doble).

        Por supuesto existen más modalidades con diferentes combinaciones.

Particularmente suelo jugar al dominó internacional con primera salida por doble seis.

Ċ
Mariano Castel,
12 oct. 2012 11:19