CUENTOS Y POESÍAS INFANTILES




EL CUENTO QUE NO QUERÍA SER CONTADO

Autor David Gómez Salas

A mi hija Sandra

 

Un cuento, que no quería ser contado

estaba en mi mente almacenado.

Pero en un sitio no ubicado,

por eso este cuento no era hallado

 

Los cuentos que aprendo los tengo enumerados,

pero este cuento travieso se cambiaba de lugar

y de esta forma pudo evitar,

que un número le fuera asignado.

 

Cuando en orden alfabético, a los cuentos los formaba.

se ponía atrás de la letra Z y después se movía

a otro lugar, antes de la letra A, por eso no lo encontraba.

 

Me puse a contar todos los cuentos que sabía.

Conté todos los cuentos, sin orden, al azar.

A ver si, por casualidad, este cuento así salía

de su escondite mental, para poderlo contar.

 

No se si ya les conté el cuento que no quería ser contado.

Solo se que lo intenté, ustedes lo habrán notado.


AMENAZA MUNDIAL

Autor David Gómez Salas (El Jaguar)


A los niños enojones

 

Un rey enojón se puso a gritar:

Señoras y señores

con tantos seguidores

un ejército puedo formar.

 

Enojones y gritones,

aquí se pueden inscribir,

hagan una fila, sin empujones

y prohibido sonreír.

 

Los enojones se formaron,

todos sin sonreír.

Seremos millones, imaginaron,

al mundo haremos sufrir.

 

El mundo dominaremos,

nadie se divertirá,

caras feas veremos

y alegría nunca habrá.

 

Un enojón emocionado,

sonrió descontrolado.

Como la traición, todos la vieron,

de la fila lo corrieron.

 

Otro enojón, concluyó:

Sin empujones y sin gritos,

esto no tiene sentido,

mejor no participo.

 

Para no relatar caso por caso,

el final de este cuento, les diré:

No hubo ejército, fue un fracaso.

 

No se cumplió la amenaza,

ningún acuerdo alcanzaron,

entre ellos mismos se enojaron,

y cada quien se fue a su casa.


EL ÁRBOL QUE CANTA

Autor David Gómez Salas (El Jaguar)


A  mi nieta Ximena y todos lo niños


Te voy a contar un cuento

sobre un árbol inocente.

Como siempre, en un cuento,

el relato nunca miente.


Conozco un árbol artista

al que le gusta cantar,

siempre está en la pista

y nunca deja de bailar.


Para que duermas mi encanto,

este árbol va cantar

y para escuchar su canto,

los ojos debes cerrar


Duerme, duerme: angelito. 

Sueña, sueña, sin cesar.

Soñando podrás jugar,

sin dejar de descansar.


EL GATO

Autor David Gómez Salas


Era tan flojo un gato,

que decían “se hacía pato”.

Dormía de noche y día,

excepto cuando comía


Un día cayó al pozo 

y el pobre gato se ahogó.

Esta vez “hacerse pato”,

parece no le sirvió.


Recuerda niño bonito, 

el flojo se mata solito.


EL PATO

Autor David Gómez Salas


Era tan entrometido un pato,

que todos le advertían:

“la curiosidad mató al gato”

y el pato, ni caso hacía.


Hasta que este curioso pato,

un día puso la geta

enfrente de la escopeta

del cazador de Irapuato.


Aprender solo por experiencia,

tiene sus consecuencias.


¿PORQUÉ HUELEN LAS PERSONAS?

Autor David Gómez Salas (El Jaguar)


Los que ayudan a los demás

son personas muy felices,

que emiten gratos aromas

para todas las narices.


Los que favores reciben

y ni siquiera “gracias” dicen,

por mal agradecidos, presiento:

¡Les apestará el aliento!



DUERME, BEBÉ, DUERME (
Canción de cuna)

Autor David Gómez Salas (El Jaguar)


Dedicada a mi nieto sobrino Lucciano


Duerme, bebé, duerme.

Duerme, con tranquilidad.

Diosito te cuida siempre,

quiere tu felicidad.


La luna y las estrellas

salen de noche a pasear,

en cuanto cierres los ojos

ellas te van cantar.


Duerme, cariño santo.

Te cuido con ilusión.

Escucha bebé, mi canto;

escucha mi corazón.


Duerme, Lucciano, duerme.

Duerme, con tranquilidad.

Diosito te cuida siempre,

quiere tu felicidad.


(El nombre de Lucciano se puede cambiar por el nombre del bebé al que le cantan)


BAM BIRIBÁN BOM BIN (
Canción de cuna) 

Autor David Gómez Salas

Dedicada a mi nieta Sofía


Este conjuro se llama 

Bam Biribán Bom Bin 

y lo inventó el mago 

Kam Kirikán Kom Kin.


Que vive en el reino

Dam Diridán Dom Din, 

donde todos sueñan lindo

al cantar   ♫ Bam Biribán Bom Bin ♫ 


Por eso duerme angelito querido,

no temas a fantasmas,

ni a brujas malolientes.

Duerme alegre y sonriente,

cantando el conjuro siguiente:

 

♫  Bam Biribán Bom Bin  ♫ 

♫  Kam Kirikán Kom Kin   ♫

♫   Dam Diridán Dom Din  ♫


El efecto es poderoso,

te dará sueño al cantar  

y si lo escucha tu abuelo

él se pondrá a roncar.


Fam… Firifán… Fom… Fin.



REGALOS

Autor David Gómez Salas

Dedicada a mi hija Edith


Una mamá pensaba

mientras la casa barría

¿Que regalos les daría?

A dos hijos que tenía.


Esa idea la seguía

cuando cocinaba ó planchaba,

estudiaba ó dormía,

trabajaba ó comía.


Una linda Hada color rosa,

se apareció de repente

y le dijo, muy sonriente,

piensa ya, en otra cosa.


Poderes mágicos, tengo.

Todo te puedo dar,

directo del cielo, vengo.

Y te quiero ayudar.


La varita mágica, agitó.

Y aparecieron dos mil cajitas.

Para la niña estudiosa,

fueron mil cajitas color rosa.


Para el niño deportista,

campeón de… no se que;

fueron mil cajitas, de color café.


Lo que las cajitas contenían

fue un secreto superior,

A la fecha nadie sabe que había

en su interior.


Los tontos dijeron que nada había,

que eran cajitas vacías,

por eso los niños reían

cuando las cajitas abrían.


Los avaros dijeron

que contenían algo muy valioso.

Quizás oro, joyas ó dinero;

por eso estaban dichosos.


Otros dijeron, que tenían un milagroso viento,

que similar a la inteligencia

está en todas partes, proveyendo:

Amor, salud, buen humor y paciencia


La verdad sobre lo que había

dentro de las cajitas,

la sabe el Hada, y no yo.


VAMPIRITOS

Autor David Gómez Salas (El Jaguar)

A los niños desvelados


Por ser muy desvelados 

los seres se transformaron

y todos ellos quedaron feos

y desdibujados.


El gato tenía cara ratón, 

el perro cara de sapo, 

el ratón cara de león, 

el canario cara de pato.


¿Y los niños, también se transformaron?


Ojeras enormes les salieron

y después ciegos quedaron. 

Los colmillos les crecieron 

y ¡VAMPIROS! se volvieron.



BRUJAS DE LA NOCHE

Autor David Gómez Salas

(Dedicada a los niños del ejido Juan Sarabia)


Una vez, en la quietud de la noche,

escuché, de pronto, extrañas cosas.

Eran voces tenues y misteriosas,

chillonas y con tono de reproche.


Pensé que a unas brujas, oía. 

Una brujita chillona

y una bruja regañona, 

entre ellas discutían: 


—Bañarse no tiene razón—  

Dijo la bruja más pequeña,

pienso que la mugre es buena

y me brinda protección. 


—Tendrás un aroma mejor—

Contestó la bruja mayor,

a todos les gustarás,

por el rico jabón de olor.


—No quiero oler bonito—  

El jabón es peligroso,

es mortal y no es sabroso,

por eso murió mi papito.


Él no se quería bañar,

Lo obligó la niña Malena,

lo mojó a la malagueña

y no le dio tiempo de saltar.


— ¿Saltar?—de inmediato comprendí,

que no eran brujas trasnochadas,

ni fantasmas los que hablaban 

las causas de las voces que oí.


Eran pulgas que arribaban

a mi cabeza sucia, sin lavar

y para dejarlos de escuchar,

corriendo me fui a bañar.


LA CASA EMBRUJADA

Autor David Gómez Salas (El Jaguar)

Dedicado al Museo José Guadalupe Posada en Aguascalientes, México.  José Guadalupe Posada, mexicano, pintor y grabador extraordinario. Artista popular, creador de “La Catrina”, un esqueleto vestido, que expresa los sentimientos del pueblo mexicano


Conozco una casa embrujada,

está en el Jardín del Encino.

Ahí vive una señora delgada,

que tiene un sombrero muy fino.



Esa elegante dama,

que le dicen “La Catrina”,

dotada de gracia y nobleza,

me recuerda a mi madrina.


Presume joyas y riqueza,

es flaca y huesuda.

Cree tener gran belleza,

pero es calavera, ¡sin duda!


Cuando “La Catrina” nos miente,

como adulto la tratamos,

le seguimos la corriente

¿Para que nos complicamos?


Los niños no tenemos temor,

no hay diablo, ya sabemos;

por eso aún de noche queremos:

Jugar, regalos y amor.


EL NÚMERO UNO

Autor David Gómez Salas (El Jaguar)


Una vez el número uno,

en un enorme espejo se vio.

Y al pensar que no era único,

su ego lo entristeció.


El espejo era mágico

y enseguida reaccionó.

Le mostró al número Uno,

la imagen del número Dos.


El Uno, con soberbia,

al número Dos criticó.

Dijo: está muy retorcido,

no está recto como yo.


Así, el menor de los enteros

concluyó ser el mejor.

Ignorando que cada símbolo,

representa un valor.


https://books.google.com.mx/books?id=H-1_DQAAQBAJ&pg=PT126&lpg=PT126&dq=%22David+G%C3%B3mez+Salas%22&source=bl&ots=_D2cuf-Z42&sig=wK3es3G1i2ivAt94ue_8v8za414&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwimkoCU2rPRAhVj04MKHYtmC5I4HhDoAQg9MAY#v=onepage&q=%22David%20G%C3%B3mez%20Salas%22&f=false


La ranita Tapachulteca

Autor David Gómez Salas (El Jaguar)

Una ranita en el río Coatán
al huir de una mazacuata,
saltó para Cacahuatán
y cayó en Rosario Izapa

Ya en esa zona arqueológica
la ranita se sitió segura.
Vio cientos de monumentos,
relajada, sin premura.

Y con sonrisa de oreja a oreja,
la ranita agradecida, 
inventó esta canción 
que hoy te canto, mi vida.

Baila mi angelito lindo,
y no dejes de cantar. 
Salta como ranita, 
corre y juega, sin parar.

Disfruta tu linda tierra;
saborea el aire, el sol y la tarde.
Regocíjate con la lluvia, 
y goza el amor de tus padres

Los  niños de Tapachula y
Tuxtla chico,  son muy afortunados.
El arte olmeca y el maya;
en Izapa, viven mezclados.



La leyenda de SASIR

Autor  David Gómez Salas

Niñas y niños,  para invitarlos a sonreír
les voy a contar un cuento.
Se llama “La leyenda de SASIR” 

Hace mil años, vivía en mi jungla
y fui a ver un singular torneo,
se llama “La risa que causa mas risa”.
Gana quien que provoca más  carcajeo.

Concursaron guacamayas, chachalacas,
quetzales, tucanes,  monos araña, 
manatíes, caimanes, jabalíes, jaguares
tejones  y el que se le dio la gana.

A pesar que la sonrisa más grande 
fue la del caimán, 
ganó  “SASIR” un monito araña.
Su gran sonrisa, rodeaba su cabeza y
así reía por adelante y atrás, 
en forma natural, sin trucos, sin mañas.

Saltaba, bullía y con gran ritmo vibraba.
Al reír, sus blancos dientes bailaban;
simultáneamente reía y cantaba.

El público se moría de risa, no se contenía
la cabeza perdía...
Para mantener la mía, la pegué a mi cuello con saliva.

En las  tribunas y  sitios que ahí había
Vi cabezas con los ojos cerrados, que reían 
Cuerpos que, por la risa, sobaban su  barriga; les dolía.

Ese día, en mi selva, durante  seis horas seguidas,
rieron los arboles, el agua, el suelo
la piedra,  el subsuelo
el aire,  las nubes y hasta el cielo

 Así nació la leyenda de “SASIR”, el monito araña.
Campeón en hacer reír y héroe de esta hazaña.



Asalto al castillo

Autor David Gómez Salas

Una reina dijo a su hermano:
es necesario escalar
esa montaña blanca
para poder atacar.

Era un castillo café oscuro
de una enorme riqueza.
El objetivo deseado,
el móvil de la proeza.

Su hermano un año más joven
que su ambiciosa hermana,
fue convencido fácilmente
para realizar la hazaña.

Cuando no hubo vigilantes,
una escalera fue usada
como torre de asalto
y comenzó la escalada.

Arriba del refrigerador
se realizó el combate.
Y acabaron con el castillo
¡Un pastel de chocolate!


Como perros y gatos

Autor David Gómez Salas, el Jaguar
-
Una noche, en el basurero
Maulló un gato timorato
Y un perro callejero,
le ladró de inmediato
-
Varios curiosos se juntaron
Al gato y perro, rodearon
Comentaron, van a pelear
Pero gato y perro, jugaron
-
Miau, guau, miau, guau
Alegres convivieron
Carreras, saltos y juegos,
los amigos compartieron
-
Desde entonces, en mi barrio
Que bravo y violento, era
Hay menos narices rotas
Y menos tontas peleas


El mundo de las palabras

Autor David Gómez Salas

En el mundo de las palabras,
un griterío se oía.
Unas estaban contentas 
y otras muy ofendidas.  

Fue su rey Diccionario 
el causante de este lío.
Al nombre de cada palabra;
le dio una definición , este tío.

Hermosa estaba contenta
y presumida enfurecida.
Valiente estaba sonriente
y cobarde estaba que arde.

A un grupo de palabras las 
condenó a ser adjetivos;
no tendrían personalidad propia,
como las que llamó sustantivos.

¿Cómo no iban enojarse
con tanta arbitrariedad?
¿El mundo de las palabras,
se enfermó de humanidad?

Coincidencias en el año 2012

Cuento de lógica 

Para leer el cuento, haz click aquí:



El amigo Pedro

Para leer este cuento haz click en el enlace siguiente



¿Divertido o aburrido?

© David Gómez Salas, el jaguar.

Llevó a la cama a su niño, un papá muy preocupado. Y para ayudarlo a dormir, preguntó a sus cuentos memorizados ¿Quien quería ser contado?

Escoge a uno de nosotros, para que tenga sueños alegres — Expresó un cuento divertido.

Debe ser uno de nosotros, porque damos sueño y dormirlo es el objetivo — Dijo un aburrido.

El papá dudó y guardó silencio unos instantes, porque estaba confundido... 

Y el niño ya estaba dormido.


Vivir en la luna 

© David Gómez Salas, el Jaguar
-
Este año el día del niño será en cuarto menguante, luna risueña, que tanto me gusta. ¿Quien de niño no comió pastel, alguna vez, sentado en la sonrisa de la luna?
-
Los niños juegan felices en los mares de la luna. Nadan en el Mar de Lluvias, pedalean en el Mar de Nubes y  corren en el Mar de Crisis. Los niños presumidos van al cañón del eco y gritan muchos halagos y ¡Que fortuna! escuchan sus alabanzas en los cuernos de la luna; los más comelones preparan y comen enormes tortas de queso y no tienen sobrepeso; para los niños gritones ruidosos hay chiclosos, dulces de leche pegajosos, que se adhieren en los dientes, suavizan los gritos y saben deliciosos. Es un paraíso fascinante de dulces, golosinas y queso.
-
En la luna se pueden dar grandes saltos pues hay poca gravedad; se tiene menos peso para soñar, volar, correr, cantar y jugar sin detenerse jamás. 
-
¡Oh! que blanco, sabroso y  bonito lugar, lleno de cráteres y dunas;  área bella como ninguna  provoca que muchas personas divaguen y vivan en la luna.   


CORTINA DE HUMO

© David Gómez Salas
-
Les voy a contar
exactamente los hechos.
Lo haré de manera precisa,
fui más que testigo ocular.
-
Para no hacerla de emoción,
empezaré el relato.
Incluye a dos mujeres
y un hombre que “se hizo pato”
-
Recuerdo que en una ocasión,
afuera de una alberca, estaba.
Y llamó mi atención
la familia que llegaba.
-
Era un señor tranquilo,
como cuarenta años, calculo.
Caminaba muy seguro
y usaba lentes oscuros.
-
La esposa era más joven,
jugaba con agilidad.
Imagino que deportista era,
corría con velocidad.
-
Su hija, una linda niña,
Más o menos de cinco años,
a su mamá sonreía
y daba brincos de alegría.
-
La señora muy segura
a la alberca se tiró,
unos cuantos metros nadó
y a la orilla regresó.
-
Cuando flotaba en el agua,
en el muro se apoyaba.
Y para compartir su gozo
a nadar, invitó a su esposo
-
Como el esposo no se animó,
llamó a su tierna hija.
Y le dijo algo al oído,
que a la niña le encantó.
-
Papá, dijo la niña:
voy a meterme a la alberca,
sobre mi mamá montaré,
así también yo nadaré.
-
El esposo, fuera del agua
a la señora preguntó:
¿Estás segura, mi amor?
¿No sientes algún temor?
-
Ella respondió:
La meta es la escalera,
hacia ella nadaremos,
con solo tres brazadas
la meta, alcanzaremos.
-
Él agregó temeroso
¿Podrás nadar con su peso?
Yo lo veo peligroso.
-
La señora se había propuesto
nadar con la niña en la espalda,
le parecía divertido
y dijo con alegría:
Ayuda a tu hija, querido.
Para que suba a mi espalda.
-
La señora creyó estar lista,
cuando su niña querida,
quedó a ella adherida.
-
Estaba la niña bien montada.
A su madre, del cuello abrazaba,
prácticamente la ahorcaba.
Y para estar más segura,
la cintura de su madre
con las piernas, apretaba.
-
Cuatro metros nadaremos.
Será fácil, es poca cosa,
rápido los cruzaremos,
pensó la señora graciosa.
-
El papá dio la señal.
En sus marcas, listos, ¡fuera!
La señora empezó a nadar,
a mostrar lo fuerte que era.
-
Alegre la señora nadó,
pero no pudo con el peso.
Solo un metro avanzó
y con la hija se hundió
-
Observé que al esposo
las rodillas le temblaron.
No se arrojó al agua,
sus piernas se rebelaron.
-
Permaneció fuera de la alberca.
Imagino que esperaba,
que su esposa, con su esfuerzo,
ella misma se salvara.
-
Yo tenía visor y aletas,
así que al agua me tiré.
En el sitio que se hundieron
rápido al fondo llegué;
y de inmediato observé:
-
Que la mamá estaba dispuesta
a realizar un acto de heroísmo,
ascender con la hija a cuestas
ó ahogarse con ella, ahí mismo.
-
Que grande es el amor maternal,
no hay amor que más valga.
Pues esta mamá angelical,
a pesar del gran peligro,
mantuvo a la niña en su espalda
-
Tomé a la hija, primero
y la lancé a la escalera,
después tomé a la mamá y
también la aventé a la escalera.
Llegaron a la meta,
de esta ruda manera.
-
Salí a la superficie del agua
y observé algo muy curioso:
el señor flaco miedoso
(Me refiero al esposo)
ahora, estaba furioso
-
Para ocultar su cobardía,
gritó mil groserías.
A su esposa acusaba.
Por culpa de ella, decía: 
su hija casi se ahogaba. 
-
Fue lógica esta reacción,
por una simple razón,
lo que realmente él quería,
era que ella no recordara
que cuando casi se ahogaban,
él de miedo, se moría.


Melodía de colores 

Autor David Gómez Salas

Hay  en mi huerto
un arroyo  saltarín,
que al escurrir suena
ron rin, ron rin. 

Ahí viven ranitas
color verde clorofila,
que alegres cantan 
ohlalá, lalá, lila.

Entre florecitas
blancas y rosadas,
existen abejitas
muy enamoradas.

Estas abejitas esparcen
el polen amarillo oro
y por ellas nacen 
los frutos que adoro.

Entre ricos aromas 
y hermosos fulgores.
Las aves cantan, 
melodías  de amores.

Disfruta dulce niña
el intenso colorido
de la primavera.

Corre, salta y juega;
haz lo divertido,
haz lo que tú quieras.



Karítsi kalosýni 

© David Gómez Salas

Una tarde en la playa
a los seis años de edad
—etapa frambuyosa—
conocí a Karítsi kalosýni
hada bondadosa
y bálsamo para los niños
que viven en orfandad.

Es una muñequita linda 
que irradia alegría y dulzura;
compuesta de azúcar morena,
crema de coco y espuma de mar.

Vive en el océano y sale a tierra,
todas las navidades, sin faltar;
para dar cariño y regalos
a todos los niños de cualquier lugar.

Sonrió amorosa, acarició
mi cabeza con suavidad
y me dio un puñado de arena,
miles de granitos de felicidad.

Pizquitas de mar, de estrellas, de luna, 
del universo y muchas cosas más;
chispitas de amor y bondad 
que alegres vuelan hacia los demás.

Con mis amiguitos yo deseo estar
para compartir la felicidad. 
que me regaló Karítsi kalosýni,
niña bondad, salida del mar.

Santa Claus, los reyes magos, el niño Dios y mi niña Karítsi kalosýni traen regalos a los niños. 


La vaquita

© David Gómez Salas
-
En mi huerto vive una vaquita súper inteligente, es inventora; es capaz de transformarse en avioneta impulsada con energía solar que vuela sin contaminar. Así desafía la fuerza de gravedad  y respeta el planeta ¿Lo puedes imaginar?
-
Por medio de su linda y negra piel captura la energía del sol,  almacena en su panza energía hasta para cuatro horas de vuelo. Su cola en rotación es la hélice impulsora y con su cabeza da dirección al vuelo.
-
Tiene gran habilidad para aterrizar, inclina la cola para aumentar la fuerza de sustentación, para bajar lentamente y no de sopetón; gira la cola más despacio para disminuir la velocidad horizontal, hasta detenerse en un punto final; y como precaución, además de las maniobras, reza una oración. Se parece a mi abuela, le apuesta a la ciencia y la religión.
-
Vaquita con gafas de aviador y bufanda roja al cuello; como avioneta eres muy eficiente, como piloto eres habilidosa y como aeromoza eres capaz y bondadosa.
-
Vaquita de mis amores, mil  virtudes rebosas. Desde la primera vez que te vi, supe que eras muy ingeniosa. Porque puedes producir dentro de ti, leche nutritiva y sabrosa.
-
Vuela, vuela vaquita divertida, que bonitas piruetas haces en el aire; sé que las haces por alegría no por hacer alarde. Que lindo disfrutas, desde la alturas, los bellos paisajes y el sol cenital; acompañada de águilas, halcones y muchas aves más, con belleza natural.
-
A mis sueños, a mis amigos y a los sueños de  mis amigos les gusta volar contigo. Gozamos el aire limpio, el canto de las aves y el ambiente de alegría que inspira a componer música, cuentos  y poesías.
-
¿Quien no disfruta al tocar las nubes? al sentir en el rostro las caricias de esos algodones blancos y grises, formados con ligeras moléculas de agua libres y felices.             
-
En una ocasión pasaron muchos días que no llovía y mis frutales de sed se morían y al ver lo que pasaba emprendiste el vuelo para ir a las montañas a buscar alguna nube en zonas lejanas. Trajiste una nube que mojó todo el huerto y salvaste la vida en mi semidesierto.       
-
Para que sigan tu ejemplo platico sobre ti, a niñas, niños, amigos y a mis invenciones; deseo que todos sean dichosos y entonen muchas canciones. Vuelen, vuelen y vuelen, todos los optimistas llenos de ilusiones.



Comments