Galletas de calabaza

Galletas con Chips de chocolate y Avellanas (para decorar)

Ingredientes 

      

      250 gr. de mantequilla (a temperatura ambiente)

      125 gr. de azúcar moreno

      125 gr. de azúcar normal

      500 gr. de harina

      2 huevos pequeños (a temperatura ambiente) 

      6 cucharadas soperas de puré de calabaza

      1/2 cucharadita de cardamomo en polvo

      1/2 cucharadita de canela

      1/2 cucharadita de clavo molido

      1/2 cucharadita de nuez moscada

      unas gotas de colorante naranja



Preparación


  • Batimos la mantequilla hasta obtener una consistencia de punto pomada
  • Incorporamos tamizando poco a poco, los azúcaes y batimos a media velocidad, obteniendo una mezcla esponjosa.
  • Añadimos los huevos batidos ligeramente en hilo, sin dejar de batir.
  • Continuamos batiendo para integrar bien los ingredientes, añadimos la mezcla de especias, el puré de calabaza, el colorante y también poco a poco la harina tamizada, batiendo a mínima velocidad. 
  • Dividimos la masa en 3-4 partes. Cada una de ellas, las estiraremos con el rodillo, y las llevamos al frigo durante al menos 1 hora.
  • Pasado este tiempo y mientras precalentamos el horno (a 180º) cortamos las galletas y las disponemos en la bandeja con o sin papel de horno.
  • Horneamos 10-12 minutos. Aún calientes las despegamos y dejamos en reposo un par de minutos para que se enfrien. 



OBSERVACIONES:

  • Mantequilla punto pomada: esta consistencia esta a caballo entre la mantequilla líquida y la sólida que encontramos en el súper. Para obtenerla debemos derretir la mantequilla previamente cortada en trocitos pequeños, metiéndolos en el microondas durante 10 o 20 segundos o calentándolos a fuego lentísimo en un cazo pero sin derretirlos todos. Después batiremos constantemente con un tenedor o con batidor manual de varillas, hasta obtener una especie de crema. También puedes hacerlo con la batidora eléctrica, con mantequilla a temperatura ambiente, sin usar el microondas y batiendo a máxima velocidad durante 1 o 2 minutos.
  • Huevos: los debemos introducir en hilo, es decir poco a poco formando un hilillo mientras los incorporamos. No debemos batirlos en exceso antes de añadirlos a la mezcla.
  • Aromas: podemos usar infinidad de aromas, el que más nos guste, líquidos o en pasta. Yo en este caso use semillas de vainilla.
  • Harina: si ves que la masa te sale muy líquida no dudes en echar un poquito mas de harina. A veces sucede que por la época del año, la temperatura de nuestra cocina, la clase de harina nos sale mas o menos consistente. 
  • Frigorífico: este paso es fundamental ya que si no lo hacemos al cortarlas se deformarán y no nos servirán para decorarlas, solo para comérnoslas! :))))  Puedes optar por cortarlas antes de meterlas en la nevera pero en ese caso debéis tener máximo cuidado para que no se deformen y usar una espátula. Yo lo he probado y debo decir que es complicado. Mejor enfriar la masa estirada y después cortarlas. Una vez cortadas en frío puedes llevarlas de nuevo a la nevera mientras se hornea la primera tanda y así sucesivamente. Sería conveniente que para enfriarlas las dispongas en una bandeja o plato lo más plano posible para que no adquieran formas raras durante el enfriado. Yo he usado papel de aluminio (trasmite mejor el frío) y las he apoyado sobre los propios estantes de cristal de la nevera. Si tienes estantes de rejilla piensa en algún tipo de contenedor que facilite la tarea.
  • Por otra parte, con esta preparación te deberían salir aproximadamente entre 30 y 40 galletas grandes, pero debes saber que, obviamente, eso varía en función del cortador que uses.

¡Que las disfrutes!
Comments