DENUNCIA

Denunciar es avisar, revelar, informar, dar la noticia a la autoridad obligada a proceder a la averiguación de un hecho del que se ha tenido noticia de cualquier modo. En general la denuncia delictiva es facultativa, es decir que se puede hacer u omitir libremente, sin que traiga consecuencias para el denunciante. Cualquier persona con capacidad penal puede denunciar, ya que al hacerlo está ejercitando un derecho público. En algunos casos la denuncia puede adquirir carácter de obligatoria, pues la ley contempla un grupo de personas obligadas a denunciar, como el caso de los funcionarios públicos o los profesionales que conocen los hechos de acción pública en ejercicio de sus cargos. Puede realizarse con indicación o no del autor o sospechoso del hecho.

En otros casos, la denuncia está prohibida por la ley, como en el de los descendientes con respecto a los ascendientes o viceversa, entre cónyuges o hermanos, salvo que el denunciante o un pariente más cercano a éste, fueren las víctimas del delito en cuestión.

 

FORMALIDADES LEGALES DE LA DENUNCIA:

 

            Están contempladas en el Código de Procedimientos en lo Criminal y Correccional desde el artículo 122 al 127. El funcionario policial debe conocer acabadamente su contenido para ajustar su actuación a lo que dice la ley y evitar que se dé por mal promovida la acción. Los artículos mencionados dan expresas directivas sobre lo siguiente:

v      Quien puede denunciar delitos de acción pública.

v      Autoridad se puede recibir la denuncia.

v      Procedimiento en los casos de delitos dependientes de instancia privada.

v      Contenido de la denuncia.

v      Formas en que se puede radicar la denuncia.

v      Obligación y prohibición para denunciar.

v      Obligaciones del denunciante.

 

1. Quien puede denunciar delitos de acción pública: El artículo 122 dice que TODA PERSONA CON CAPACIDAD PENAL que sea damnificada o que tenga conocimiento de un hecho perseguible de oficio puede ejercer la facultad de denunciar.

Entonces, el funcionario policial antes de recibir una denuncia debe tener la certeza de que la persona que tiene al frente tiene capacidad penal. Sin entrar a analizar definiciones jurídicas, el policía debe tener bien claro que la capacidad penal es la aptitud que tiene una persona para ser sujeto activo o pasivo de derechos y obligaciones en materia penal, es decir, que pueda hacer uso de los derechos penales y responder ante las obligaciones.

El tema de la capacidad se encuentra relacionado con el de la responsabilidad, para que la persona pueda ejercer la facultad de denunciar, debe ser apto para asumir la responsabilidad que este acto implica, en otras palabras debe ser apto para recibir la sanción prevista en la ley para los que denuncian con falsedad un hecho delictivo (artículo 245 del Código Penal)

La ley de Minoridad Nº 22.278 establece que el menor de dieciséis años no es punible, el menor que tiene entre dieciséis y dieciocho años lo es solo para los delitos graves con penas superiores a dos años de prisión. El artículo 245 del Código Penal castiga a los que denuncian falsamente con penas de dos meses a un año de prisión. Entonces se puede deducir que un menor de dieciocho años no puede ser responsable ante la ley por una falsa denuncia y como conclusión, podemos afirmar que puede denunciar un delito de acción pública cualquier persona que haya cumplido dieciocho años.

 

2. AUTORIDAD QUE PUEDE RECIBIR LA DENUNCIA.

 

El artículo 122 del C.P.C.C. establece que la denuncia se puede radicar ante el Juez de Instrucción en lo Criminal y Correccional, el Fiscal o la Policía.

            Entonces debemos asumir con responsabilidad que la omisión de recibir la denuncia cuando corresponda, puede tipificarse como el delito contemplado en los artículos 248 y 249 del Código Penal Argentino (Abuso de Autoridad y Violación de los deberes de funcionario público):

Artículo 248. Será reprimido con prisión de 1 mes a 2 años e inhabilitación especial por doble tiempo, el funcionario público que dictare resoluciones u órdenes contrarias a las constituciones o leyes nacionales o provinciales o ejecutare las órdenes o resoluciones de esta clase existentes o no ejecutare las leyes cuyo cumplimiento le incumbiere.

            Este delito exige que el autor sea funcionario público obrando dentro de su cargo y con obligación de ejecutar las leyes y el último párrafo describe la conducta consistente en no ejecutar las leyes cuyo cumplimiento está obligado.

Artículo 249. Será reprimido con multa de $ 750 a $ 12.500 e inhabilitación especial de 1 mes a 1 año, el funcionario público que ilegalmente omitiere, rehusare hacer o retardare algún acto de su oficio.

            Hay tres conductas descritas en este artículo: omisión cuando el funcionario no realiza los actos que la ley obliga a hacerlos. Retardo, cuando el acto se realiza fuera del plazo fijado y rehusarse cuando el funcionario se niega en forma explícita a la realización de sus funciones y se completa con la omisión posterior.

 

3. DENUNCIA EN LOS CASOS DE DELITOS DEPENDIENTES DE INSTANCIA PRIVADA:

 

El artículo 122 del C.P.C.C. dice que en estos casos sólo podrá denunciar el ofendido por el delito o su representante legal: padres, tutor o guardador, entendiéndose como tal la persona que por cualquier motivo tiene el menor a su cuidado.

En este caso surge una cuestión que da lugar a dos opiniones: de la lectura del segundo párrafo del mencionado artículo, se entiende que solamente puede denunciar el damnificado por el delito, salvo que éste sea menor. La primera opinión sostiene que el denunciante debe ser mayor de veintiún años, es decir cuando adquiera plena capacidad civil, dejando afuera al damnificado que tiene entre dieciocho y veintiún años, que si bien es apto para ser responsable ante la ley penal, no puede hacer el uso del derecho de denunciar un hecho del cual es damnificado. Entonces nos encontramos en la situación de que una persona de entre 18 y 21 años, puede denunciar cualquier delito de acción pública, aún sin ser damnificado, y no puede denunciar un hecho dependiente de instancia privada siendo damnificado.

Otros sostienen que para denunciar basta con tener dieciocho años como en los delitos de acción pública, ya que a esa edad se es apto tanto para ser responsable como para hacer uso del derecho penal.

En la práctica, suele recibirse denuncia por delitos dependientes de instancia privada a los mayores de veintiún años, pero en definitiva quien decide si la acción está bien promovida es el Juez de Instrucción en lo Criminal y Correccional de turno.

 

4. CONTENIDO DE LA DENUNCIA.

 

            El artículo 123 del C.P.C.C. dice que la denuncia debe contener de un modo claro y preciso las siguientes circunstancias:

a) Relato detallado del supuesto hecho delictivo.

b) Detalle del lugar, tiempo, modo como fue perpetrado el hecho y con que instrumentos.

c) Nombre de los autores, cómplices o encubridores del delito.

d) Identidad de las personas que presenciaron el hecho o que pudieren tener conocimiento de su perpetración.

e) Todas las indicaciones y demás circunstancias que pueden conducir a la comprobación del delito o a la determinación de su naturaleza o gravedad y a la averiguación de las personas responsables del mismo.

            Como primera medida, el funcionario policial debe tener la certeza de que la noticia que recibe no requiere su inmediata presencia en el lugar del hecho para realizar el procedimiento por prevención: Por ejemplo, una persona concurre a la dependencia y da el aviso de un delito contra la propiedad recién ocurrido, antes de recibir la denuncia por escrito, el funcionario policial debe concurrir al lugar del hecho a efectos de procurar la identificación de los autores, testigos, etc.

            Una vez que se tiene la certeza de que por la naturaleza o las circunstancias del hecho no es necesaria la presencia inmediata en el lugar donde ocurrió, se debe proceder de la siguiente manera:

  1. Escuchar con atención el relato del denunciante: Debe tenerse en cuenta que en la mayoría de los casos la persona está nerviosa y su relato puede ser enredado o confuso. La atención que le preste el funcionario policial y el trato que le da al denunciante, deben procurar calmarlo para aprovechar todos los datos que pueda aportar. El lugar donde se atiende al denunciante debe ser cómodo y privado, para evitar distracciones.
  2. Interrogar al denunciante sobre los sucesos que hayan sido nombrados vagamente y sean de interés para la investigación. De ese modo, el funcionario policial ordena mentalmente el relato en forma cronológica, selecciona los sucesos más importantes para la tipificación del hecho y su investigación.
  3. Se comienza el acta de la denuncia y generalmente es necesario repreguntar mientras se encadena el relato para volcarlo al escrito.

 El relato:

El relato que realiza el denunciante sobre el supuesto hecho delictivo tiene los siguientes elementos:

1º) Personajes: son las personas que intervienen en la acción y su detalle responde a la pregunta ¿quién?, pueden ser:

*El denunciante: Es la persona que viene a exponer el hecho. Generalmente el denunciante resulta ser a la vez damnificado, pero en algunas ocasiones el denunciante no es la víctima del hecho.

* El damnificado: Es la persona que ha sido lesionada o dañada por el hecho que se pretende denunciar.

* El testigo: Es quien tiene alguna información de los hechos investigados.

* El imputado: Es la persona señalada como autora del hecho.

* Cómplices y encubridores: son los que han prestado su ayuda o colaboración antes, durante o después de cometido el hecho.

2º) El tiempo: (¿cuándo?) El tiempo en que transcurre la acción debe ser establecido en forma precisa, especificando día, mes, año y hora en que se cometieron los hechos denunciados, si no es posible determinar exactamente esta información, se debe mencionar la fecha probable. La información tiene importancia para dar intervención a los juzgados competentes por la fecha de comisión del hecho.

3º) Espacio:( ¿dónde?) Debemos describir en forma precisa el lugar donde se desarrolla la acción que se narra en la denuncia, detallando todos los elementos que tengan estrecha relación con el hecho que se investiga.

4º) Modo: (¿cómo?) Esta parte del relato se refiere a la forma en que sucedieron los hechos, es conveniente relatarlos en forma cronológica y ordenada.

 

5. FORMAS EN QUE SE PUEDE RADICAR LA DENUNCIA:  

 

El artículo 123 del C.P.C.C. establece que la denuncia puede hacerse personalmente o por medio de mandatario con poder especial, por escrito o de palabra.

DENUNCIA VERBAL: es la más común, el denunciante se presenta ante el funcionario policial y expone en forma verbal el hecho. En este caso la autoridad labrará un acta en la que en forma de declaración se expresarán las noticias que tenga el denunciante relativas al hecho y sus circunstancias, firmándola ambos a continuación. Si el denunciante no supiere o no pudiere firmar, lo hará otra persona a su ruego. La autoridad que recibe la denuncia hará constar la identidad del denunciante, si no fuere conocida, por medio de dos testigos.

DENUNCIA POR MANDATO: el denunciante por mandato lo hace en representación de otra persona y por eso se exige un poder especial realizado ante escribano público y referido especialmente al hecho que se va a denunciar, que se agregará a la denuncia. El poder general no es apto para radicar una denuncia por mandato. El poder especial debe contener lo siguiente:

-El relato del hecho con expresión de lugar, tiempo y modo como fue perpetrado y con que instrumento.

-Los nombres de los autores, cómplices y auxiliadores en el delito y de los testigos.

-Todas la indicaciones y demás circunstancias que pueden conducir a la comprobación del delito.

DENUNCIA ESCRITA: cuando la denuncia se hiciere por escrito deberá ser firmada por el denunciante y si no supiese o pudiere hacerlo, por otra persona a su ruego. La autoridad que la recibiere rubricará y sellará todas las fojas en presencia del que la presentare, que podrá rubricarlas también por sí o por otra persona a su ruego. En el mismo acto de la presentación de la denuncia, se puede labrar un acta de ratificación, donde se le impondrá de las penas de la falsa denuncia establecidas en el artículo 245 del Código Penal y se realizará la ampliación que se considere necesaria para el esclarecimiento del hecho.

 

 

6. OBLIGACIÓN Y PROHIBICIÓN DE DENUNCIAR:

 

OBLIGACIÓN DE DENUNCIAR: De acuerdo a lo establecido en el artículo 126, tienen obligación de denunciar:

1º) Los funcionarios o empleados públicos que en el ejercicio de sus funciones adquieran conocimiento de un delito perseguible de oficio.

2º) Los médicos parteras, farmacéuticos y demás personas que profesen cualquier ramo del arte de curar y conozcan tales hechos al prestar los auxilios de su profesión, salvo el caso de que adquieran el conocimiento en virtud de manifestaciones puestas al amparo del secreto profesional.

DENUNCIAS NO ADMITIDAS: El artículo 124 último párrafo del C.P.C.C. indica que no se admitirán denuncias de descendientes contra ascendientes o de éstos contra aquellos, del marido contra la mujer o viceversa y de hermanos contra hermanos, se entiende la excepción para los casos en que el denunciante o un pariente mas cercano que el denunciado fueren las víctimas del hecho.

 

7. OBLIGACIONES DEL DENUNCIANTE:

 

            El artículo 127 del C.P.C.C. dispone que el denunciante no contrae obligación que lo ligue al procedimiento judicial, ni incurre en responsabilidad alguna, salvo el caso de calumnia.        

Comments