ALLANAMIENTO Y SECUESTRO

ALLANAMIENTO y Secuestro

La inviolabilidad del domicilio es un derecho constitucional reconocido en la Declaración Universal de Derechos Humanos. El artículo 18 de la Constitución Nacional establece que el domicilio es inviolable y una ley determinará en que casos y con qué justificativos podrá procederse a su allanamiento y ocupación. En el artículo 51 de la Constitución de la Provincia está consagrada la garantía de que ninguna persona puede ser requisada en tiempo de paz, ni allanado o inspeccionado su domicilio sin orden escrita de autoridad judicial competente y sin que se labre un acta con firma de testigos. Esta garantía pretende proteger la intimidad de las personas.

Allanar: Significa registrar, inspeccionar, irrumpir, entrar, penetrar. El allanamiento es una medida judicial y consiste en ingresar en un sitio sin la voluntad del dueño u ocupante.

 

AUTORIDAD QUE DISPONE EL ALLANAMIENTO: De acuerdo con lo establecido en el Código de Procedimientos en lo Criminal y Correccional (artículos 169 al 175), el Juez ordenará con resolución fundada el registro de un lugar donde se presume con motivos suficientes, que hay cosas pertinentes al delito o donde pueda efectuarse el arresto del imputado. De la lectura se puede inferir que el allanamiento persigue como objetivos, el secuestro de elementos pertinentes al delito que se investiga o la detención del imputado.

 

QUIEN REALIZA EL ALLANAMIENTO:

El Juez puede proceder personalmente al allanamiento, disponiendo de la fuerza pública para llevar a cabo tal diligencia.

También puede delegar la tarea a funcionarios de la Policía, en este caso la orden contendrá el nombre del funcionario encargado de practicarla, el lugar, día, hora en que debe efectuarse. El funcionario delegado actuará con dos testigos.

 

HORA EN QUE SE REALIZA: La Constitución de la Provincia dice que en horas de la noche no podrá allanarse el domicilio sino por auto motivado, con la presencia y contralor de sus moradores. En caso de ausencia de los mismos, en presencia de vecinos. El Código de Procedimientos menciona que en lugar habitado o en sus dependencias cerradas, la diligencia se realiza desde que sale hasta que se pone el sol, salvo que el interesado o su representante presten su consentimiento. Sin embargo, en los casos sumamente graves y urgentes o en que se considere que peligra el orden público, el allanamiento podrá efectuarse a cualquier hora (artículo 170)

Entonces, la regla general para realizar el allanamiento es que se lleve a cabo durante el día, pero existen excepciones mencionadas en el C.P.C.C.

A) Cuando el interesado o su representante preste su consentimiento.

B) En casos graves y urgentes o en que se considere que peligra el orden público.

C) En edificios destinados al servicio administrativo nacional, provincial o municipal.

D) En edificios destinados a cualquier establecimiento de reunión o recreo.

E) En edificios o lugar cerrado que no esté destinado a habitación o residencia particular.

La orden de allanamiento se notificará al que habita o posee el lugar y en su ausencia, a un encargado. Si tampoco se encuentra el encargado, se notificará a cualquier persona mayor de edad que se hallare en el lugar, prefiriendo a los miembros de la familia del interesado. Se invitará al notificado a presenciar el registro. Si no se hallare nadie, se hará constar en el acta ante dos testigos, preferentemente vecinos (Art. 173 C.P.C.C.)

 
ALLANAMIENTO SIN ORDEN JUDICIAL: El artículo 172 del C.P.C.C. faculta a la Policía para ingresar en una morada sin orden de allanamiento, en los siguientes casos:

A) Cuando se denuncia que personas extrañas han sido vistas mientras se introducían en una casa, con indicios manifiestos de ir a cometer un delito.

B) Cuando se introduzca en alguna casa el imputado de delito grave a quien se persigue para su aprehensión.

C) Cuando se oigan voces de la casa que anuncien estar cometiendo algún delito o cuando se pida socorro.

Fuera de los casos mencionados en la ley, el allanamiento es ilegal, por lo que se debe tener presente lo establecido en el artículo 151 del Código Penal, que castiga con prisión de seis meses a dos años e inhabilitación especial de seis meses a dos años, al funcionario público o agente de la autoridad que allanare un domicilio sin las formalidades prescriptas por la ley o fuera de los casos que ella determina.

 

CASOS ESPECIALES: En procura de resguardar el secreto profesional y el respeto religioso, la Constitución de la Provincia establece el procedimiento a seguir para allanar en los siguientes casos.

1) SECRETO PROFESIONAL: No puede allanarse los estudios profesionales sin control del Colegio respectivo para resguardo del secreto profesional.

2) RESPETO RELIGIOSO: No pueden allanarse las iglesias ni demás locales públicos y registrados de culto, sin control de la autoridad religiosa respectiva.

 

 

SECUESTROS.

Secuestrar significa retener, decomisar, incautar, llevar, desposeer, quitar, despojar, y de acuerdo al artículo 176 del Código de Procedimientos recae en las cosas relacionadas con el delito o que puedan servir como medio de prueba.  Consiste en la retención de las cosas, realizada por el funcionario judicial.

El Código Civil denomina cosa a todo objeto material susceptible de tener un valor. Los objetos materiales se denominan bienes muebles, son los que por si mismos o mediante una fuerza externa son movibles y transportables de un lado a otro.

Bien semoviente: este concepto es aplicado a los animales, pues son los únicos que pueden moverse por si mismos y se refiere a ganado de cualquier especie.

Cuando un objeto es secuestrado, su propietario o poseedor no puede gozar ni disponer del mismo. Incluso puede perder el derecho a la propiedad en virtud de lo establecido en el artículo 23 del Código Penal, que dice “la condena importa la pérdida de las cosas que han servido para cometer el hecho y de las cosas o ganancias que son el producto o el provecho del delito”.

El procedimiento está a cargo del Juez de Instrucción en lo Criminal y Correccional, quien puede delegar la medida a un funcionario policial. Los elementos que se pueden secuestrar son:

Cosas determinadas que se conocen previamente o se supone que existen en un lugar determinado.

También se puede inspeccionar un lugar para asegurar una cosa que no se tiene certeza de que se trata.

Cosas relacionadas con el delito o que puedan servir como medio de prueba.

Las cosas secuestradas deben ser descritas en el acta, haciendo constar todos los detalles de las mismas, incluyendo características, estado de conservación, etc.; también tienen que ser inventariadas y colocadas bajo segura custodia a disposición del juez. En los casos necesarios, el juez podrá disponer el depósito del secuestro, generalmente al propietario o a una tercera persona.

Cuando el Juez delega la tarea de proceder al secuestro a un funcionario policial, lo hace mediante un oficio que dispone por lo general el allanamiento de una morada para llevar a cabo la medida.

 

SECUESTRO SIN ORDEN JUDICIAL:

El artículo 133 del Código de Procedimientos en lo Criminal y Correccional de la Provincia establece las obligaciones de los funcionarios de policía, entre ellas en el inciso 5º determina la obligación de “Recoger las pruebas y demás antecedentes que puedan adquirirse en los momentos de la ejecución del hecho”. En el artículo 134 se establecen las facultades del policía para cumplir las obligaciones del artículo anterior, en el inciso 3º dice que corresponde a los funcionarios de policía “secuestrar los instrumentos del delito o cualesquiera otros que puedan servir para el objeto de las indagaciones”. En estas circunstancias, el funcionario policial realiza el secuestro en el lugar del hecho sin orden escrita del magistrado competente.

 

 

Comments