PROCEDIMIENTOS POLICIALES

            A diferencia de otras profesiones, las obligaciones del policía no se limitan a su horario de trabajo, pues tiene el deber de “adoptar en cualquier lugar y momento, inclusive franco de servicio, el procedimiento policial correspondiente para evitar el delito, interrumpir su ejecución o reprimir a sus autores, partícipes o encubridores” de acuerdo a lo establecido en el artículo 14 inciso “c” del Reglamento de la Ley 4794.

            Es tan amplio este concepto, que ni aún en situación de retiro el Policía queda liberado de esta obligación, el artículo 75 inciso “c” de la Ley 4794 establece que el personal en retiro activo tendrá la obligación de “Proceder con arreglo a la ley en todo delito o falta que ocurra en su presencia o en lugar inmediato y colaborar con el personal que deba intervenir”

 

            De acuerdo con la Ley Orgánica Policial Nº 4793 y su reglamentación, la Policía de la Provincia de Santiago del Estero es una Institución civil armada que tiene a cargo el mantenimiento del orden público, la seguridad general, colaborando con la obtención de la paz social (artículo 1º de la Ley 4793) Tiene dos funciones: Policía de seguridad y judicial y como tal tiene obligaciones que las leyes, decretos y reglamentos establece para resguardar la vida, los bienes y otros derechos de la población, actuando como  auxiliar permanente  de la administración de justicia (artículo 1º del Reglamento de la Ley 4793)

            La tarea primordial asignada a la Policía es SEGURIDAD, es decir EVITAR QUE SE COMETA EL DELITO, tarea que se denomina PREVENCIÓN, consiste en poner un obstáculo para defender el orden jurídico existente y evitar las causas que producen turbación del orden público, daño o peligro en las personas, sus bienes o sus derechos. Para realizar esta tarea, el policía tiene cierto margen de discreción para aplicar criterios personales frente a determinadas situaciones. El despliegue que se realiza para evitar que se cometa el delito depende del tipo de hecho que se pretenda prevenir, el lugar, el horario, los medios con los que se cuenta, la época del año, etc.

            Una vez que una persona ha sobrepasado todas las barreras colocadas para evitar la comisión de un hecho ilícito, le toca actuar como policía JUDICIAL, la que tiene como objetivo restaurar el orden jurídico alterado y colaborar con el Poder Judicial para determinar los autores del hecho y procurar su castigo. Esta tarea se encuentra perfectamente establecida por el derecho. Existen leyes que le indican la forma de proceder en cada caso y el policía no puede apartarse de ellas, nada librado a su criterio personal. Es decir que actúa dentro de una órbita rígida.

Algunos estados han separado perfectamente esta actividad y tienen dos Instituciones independientes: un cuerpo de Policía de Seguridad que depende del Poder Ejecutivo y la otra función la cumple la Policía Judicial, que depende del Poder Judicial. En nuestra provincia la misma Institución cumple las dos funciones a la vez.

Cuando la tarea de prevención se ve sobrepasada, el policía debe adoptar EL PROCEDIMIENTO, que consiste en una serie de operaciones con que se pretende  restaurar el orden y tomar las medidas necesarias para llegar a la verdad del hecho. Las pautas de los procedimientos policiales están establecidas en EL CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO EN LO CRIMINAL Y CORRECIONAL en caso de delitos, EL CODIGO DE FALTAS en caso de contravenciones y en el REGLAMENTO DE LA LEY ORGÁNICA POLICIAL.