Calificaciones

Pre-inscripción on-line Junta Examinadora

!Nuevos trípticos informativos!

Renovaciones de Licencia, Patentes y PER

Verificación de certificados de Gente de Mar

Correo Institucional

Pronóstico del Tiempo

Aviso a los navegantes

Pre-cálculo de derechos de registro

Aguas de lastre

¿Que són las aguas de lastre?
Todos los buques de carga se ven obligados a navegar en diferentes condiciones, por lo que proyectan su navegación teniendo esto en cuenta. Si un buque tiene que navegar, parcial o totalmente, sin carga, necesita compensar su menor peso para evitar perder su estabilidad. Para conservar las condiciones de navegabilidad intactas, la falta de carga se compensa con el que le proporciona el lastre.
A buques de mayor porte y capacidad, mayor capacidad de admisión de lastre.
El agua se ha utilizado como lastre desde 1880, evitando así la carga de materiales sólidos, que lleva tiempo y la posible peligrosa inestabilidad del buque al desplazarse el lastre durante la travesía. El lastre se logra mediante el llenado, con agua de mar, de los tanques que poseen los barcos a tal efecto y que se toma directamente de la zona en la que se encuentre el buque en cada momento.

Problemática medioambiental
Se calcula que en todo el mundo se transfieren unos trece mil millones de toneladas de agua de lastre cada año. Cada buque puede transportar desde
varios centenares de litros hasta más de 100.000 toneladas de agua de lastre, según las dimensiones y finalidades del buque.

El agua de lastre, habitualmente bombeada a los tanques de lastre en el puerto donde se descarga la carga, suele contener sedimentos y organismos vivos en todas sus etapas de vida. A través del agua de lastre se pueden llegar a transportar hasta 7.000 especies, animales y vegetales, al día en todo el mundo, incluyendo virus, bacterias y huevos y larvas de diferentes especies. Es, por lo tanto, el mayor vector de transferencia de organismos marinos a nivel global.

La mayor parte de las especies transportadas en el agua de lastre no sobreviven al proceso de carga/descarga. Incluso en aquellos casos en los que siguen vivos al ser descargados, las probabilidades de mantenerse con vida en entornos hostiles, tanto climáticamente como por la competencia con otras especies, son muy bajas. Sin embargo, cuando se dan las condiciones oportunas, estas especies pueden llegar a competir de tal manera que se hacen invasoras, compitiendo con las especies nativas y afectando al equilibrio en el ecosistema debido a su gran capacidad de adaptación al nuevo medio.

Los diez más temidos

Abeto marino (Undaria pinnatifida)

Origen: Asia Septentrional
Introducido en: Australia meridional, Nueva Zelandia, Costa Occidental de los estados Unidos, Europa y Argentina.
Efectos: Crece rápidamente, tanto por reproducción vegetativa como mediante dispersión de esporas. Desplaza a las algas y a la vida marina autóctonas. Altera el hábitat, el ecosistema y la red trófica. Puede afectar a las poblaciones de mariscos de interés comercial al competir por el espacio y alterar el hábitat.

Cólera (Vibrio cholerae . Varias cepas)
Origen: varias cepas con una distribución muy amplia.
Introducido en: Sudamérica, golfo de México y otras zonas.
Efectos: algunas epidemias de cólera parecen estar directamente asociadas al agua de lastre. Un ejemplo es la epidemia que se declaró simultánea
en tre puestos del Perú en 1991, se extendió por toda Sudamérica afectando a mas de un millón de personas y en 1994 se había cobrado ya mas de 10000 vidas. Esta cepa sólo se detectado anteriormente en Bangladesh.

Ctenóforo americano
(Mnemiopsis leidyi)
Origen: Costa oriental del continente
americano.
Introducido en: Mar Negro, mar
Azov y mar Caspio.
Efectos: Se reproduce rápidamente
en condiciones favorables. Se alimenta
con una voracidad excesiva de zooplancton , cuyas existencias
agota, alterando la red trófica y el funcionamiento del ecosistema. Contribuyó considerablemente al hundimiento de las pesquerías del mar Negro y el mar de Azov en la década
de 1990, con enormes repercusiones socioeconómicas. Actualmente amenaza con unos efectos similares en el mar

Gobio redondo
(Neogobius melanostomus)
Origen: Mar Negro, mar Azov y mar
Caspio.
Introducido en: Mar Báltico y Norteamérica
Efectos: Gran capacidad de adaptación e invasión. Se multiplica y se extiende con rapidez. Compite por alimentos y
hábitat con peces autóctonos, incluidas las especies de importancia comercial, alimentándose de sus huevos y alevines. Tiene múltiples desoves por temporada y sobrevive en agua de mala calidad.

Mejillón Zebra (Dreissena polymorpha)
Origen: Europa Oriental
Introducido en: Europa occidental y septentrional, incluidos Irlanda y el mar Báltico; mitad oriental de Norteamérica.
Efectos: Invade todas las superficies duras disponibles incrustándose en ellas en cantidades ingentes. Desplaza la vida acuática autóctona. Causa graves problemas de contaminación en infraestructura y buques. Bloquea las tuberías de captación de agua, esclusas y acequias. En los Estados Unidos de América entre 1989 y2000 causó daños económicos en el orden de 750 y 1000 millones de dólares.


Estrella de Mar del Pacífico Norte
(Asterias amurensis)
Origen: Pacífico septentrional.
Introducido en: Australia meridional.
Efectos: Se reproduce en cantidades ingentes, alcanzando rápidamente las proporciones de “plaga” a las zonas invadidas. Se alimenta de mariscos, y otras especies de interés comercial como las vieiras, ostras y almejas.

Pulga espinosa de anzuelo (Cercopagis pengoi)
Origen: Mar Negro y mar Caspio.
Introducido en: Mar Báltico.
Efectos: Se reproduce formando poblaciones muy extensas que dominan el zooplancton y obstruyen las redes de pesca, con los consiguientes efectos económicos.



Algas Tóxicas (rojas, pardas, marea
verde) (varias especies)

Origen: Varias especies con distribución
muy amplia.
Introducido en: se han desplazado a
diversas zonas en el agua de lastre.
Efectos: Según la especie, pueden causar
destrucción masiva de la vida marina mediante agotamiento
del oxígeno y liberación de toxinas y/o mucosidad. Contaminación
de playas, afectando el turismo. Algunas especies pueden
contaminar mariscos que se alimentan por filtración y provocar
el cierre de pesquerías. El consumo humano de marisco contaminado
puede causar graves enfermedades e incluso la muerte.

Cangrejo Chino (Eiocheir sinensis)

Origen: Asia septentrional.
Introducido en: Europa occidental, mar Báltico y costa occidental de Norteamérica
Efectos: emprende migraciones masivas para la migración . Penetra las orillas de los ríos y horadando en los diques causando erosión y embanque.
Ataca a peces e invertebrados, llegando a extinguir a especies autóctonas durante brotes de población. Entorpece con las actividades pesqueras.

Cangrejo verde europeo (Carcinus maenus)

Origen: Litoral atlántico europeo.
Introducido en: Australia meridional, Sudáfrica, Estados
Unidos y Japón .
Efectos: Gran capacidad de adaptación e invasión. Resistentes a los predadores debido a su duro caparazón. Compite con los cangrejos autóctonos, a los que desplaza, convirtiéndose en la especie dominante en las zonas invadidas. Consume y agota una amplia gama de especies de las que es predador. Altera el ecosistema rocoso internacional.

Legislación
Este problema fue manifestado por primera vez ante la OMI1 en 1988 y, desde entonces, los Comités de Protección al Medio Ambiente y de Seguridad Marítima de la OMI1, junto con los subcomités técnicos, han estado tratando este asunto, enfocándose inicialmente en las normas y posteriormente en el desarrollo del nuevo Convenio.

En 1991 el Comité de Protección del Medio Ambiente Marino (MEPC en sus siglas en inglés), adoptó la resolución 50(31) - Normas para prevenir la
introducción de organismos no deseados y patógenos por la descarga del agua de lastre y sedimentos de los buques - mientras la Conferencia sobre Medio Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas (UNCED), llevada acabo en Río de Janeiro en 1992, reconoció el asunto como una preocupación internacional mayor.
En Noviembre de 1993, la Asamblea de la OMI adoptó la resolución A.774 (18), basada en las normas adoptadas en 1991. La resolución solicitó, a los Comités de Protección del Medio Ambiente y Seguridad Marítima, mantener las normas bajo revisión con la visión de desarrollar la aplicación internacional de las disposiciones legales obligatorias.

En Noviembre de 1997, la Asamblea de la OMI adoptó la resolución A.868 (20)2 – Normas para el Control y Manejo del agua de lastre de los buques para minimizar la transferencia de organismos acuáticos dañinos y patógenos. Habiéndose identificado como una de las amenazas más grandes a los mares y océanos del mundo, la introducción de especies marinas invasoras a nuevos ecosistemas transportadas en el agua de lastre de los buques, en el año 2004, se adoptó el Convenio Internacional para el Control y Gestión del Agua de Lastre y Sedimentos de los Buques (BWM Convention) que exige a todos los buques implementar un Plan de Gestión de Agua de Lastre y Sedimentos aprobado por la Administración Marítima de los Gobiernos.

La entrada en vigor del Convenio será a los doce meses después de su ratificación por 30 Gobiernos miembros, representando el 35 % del tonelaje de la Industria Marítima Mundial (Art. 18)3.

El nuevo Convenio pretende prevenir los efectos potencialmente devastadores originados por la propagación de dichos organismos acuáticos dañinos a través del agua de lastre y sedimentos de los buques. Entre los principales aspectos, destaca el compromiso de:
  • Dar un efecto total e íntegro a las disposiciones del Convenio y al Anexo, con el propósito de prevenir, minimizar y a largo plazo eliminar lapropagación de organismos acuáticos dañinos y patógenos, a través del control y gestión del agua de lastre y sedimentos de los buques.
  • Tomar medidas más estrictas con respecto a la prevención reducción o eliminación de la propagación de organismos acuáticos dañinos y patógenos a través del control y gestión del agua de lastre y sedimentos de los buques, en conformidad con la legislación internacional.
  • Asegurar que el ejercicio de la gestión de agua de lastre no cause mayor daño del que se pretenda prevenir al medio ambiente, la salud humana, la propiedad y recursos naturales, o los intereses de otros Estados.
  • Asegurar que los puertos e instalaciones portuarias donde se proporcionen servicios de limpieza y reparación de tanques de lastre, tengan facilidades adecuadas para la recepción de sedimentos de buques.
La Convención para el control de Agua de Lastre y Sedimentos, regula las descargas de agua de lastre de los buques con el objetivo de reducir la introducción de especies marinas no nativas al descargar dicha masa de agua.
Para ello, el análisis del descargue de aguas de lastre no deben superar los estándares establecidos por la Regulación D-2 de la convención. El tipo de
tratamiento de aguas de lastre requerido dependerá según tonelaje del buque en cuestión.

Las tecnologías de tratamiento de agua de lastre han de ser aprobadas a través del proceso específico de la Organización Marítima Internacional (OMI) diseñado para asegurar que estas tecnologías alcanzan los requerimientos de la Regulación D-2.

Este procedimiento va a diferir en caso de que el tratamiento use sustancias activas (como desinfectantes químicos, clorificación, ozono, etc.). En tal caso, el procedimiento pasará por mayores requerimientos. Estos requerimientos administrativos se exigen para evitar el gran peso una gran inversión en tecnologías que puedan ser encontradas subsecuentemente peligrosas para el medioambiente.

El Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos (INEA), trabaja  actualmente en la implementación del Programa para la Gestión y Control de Aguas de Lastre y Sedimentos Generados por los Buques, el cual tiene como función gestionar y ejecutar las estrategias necesarias, en materia de manejo de aguas y sedimentos generados por las embarcaciones (buques), a fin de reducir al mínimo la transferencia de las especies acuáticas originarias de otras países (exóticas) a nuestros espacios acuáticos, dicha información fue ofrecida por la Lic. Yoana Ugarte, Especialista Ambiental del INEA.

Para mayor información presione aquí