INTRODUCCIÓN

La sociedad actual vive procesos evolutivos, revoluciones,  transiciones, o como quiera que llamemos a este cambio global que se presenta en los tiempos actuales, éstos no radican, en si un sistema político de gobierno es mejor o peor que otro, se trata a nuestro juicio, de la manera como éste se implanta y de cómo estos esquemas atienden las necesidades de los pueblos, los educan, pero no de una manera puntual o particular, sino de manera continua,  sostenida y de beneficio colectivo. Debemos por tanto entender, que el aprendizaje del ser humano, va desde su concepción hasta el final de su vida, lo que equivale a decir, que la adquisición de conocimientos es un proceso Antropagógico. Se requiere entonces, dar relevancia a la visión humanista que resalte los valores establecidos por la UNESCO, y que deben prevalecer en toda sociedad para una convivencia en armonía: Amor, Verdad, Rectitud, Paz, No Violencia y sus Subvalores Asociados.
 
Se debe a su vez, establecer relaciones justas, equitativas,  entre los distintos países, sin egoísmos y deseos de dominación o colonialismos que persisten aún en nuestros días. Esto último planteado, nos lleva a una mayor pobreza local y global.
 
Es menester hacer énfasis, en que a mayor crecimiento personal, mayor crecimiento económico colectivo. Lo que tenemos en la actualidad en muchas sociedades, son núcleos que soportados en antivalores influyen en la orientación del comportamiento social, político, cultural y económico, sirviendo como piedra de tranca a cualquier intento de cooperación e integración, por una limitada visión de lo que debe ser una relación económica entre comunidades y naciones, pues dicha relación debe ser amplia, transparente y de beneficio equitativo para ambas partes.
 
Comments