Sesión clínica 18 diciembre 2007

Hospital Universitario Miguel Servet.  Servicio de Psiquiatría


Sesiones clínicas

servicio de PSIQUIATRÍA.

Aula planta 5ª

Hospital Universitario  Miguel Servet.

Zaragoza.

 

¡¡Los Martes¡¡.  

De 8:30 a 9:30 hrs.

 

Martes 18 diciembre 2007

 

             

Autores: Antonio Serrano MIR y Tirso Ventura Psiquiatra. Unidad de Psicosomática del Servet.

 

Tema: Actualización de los Trastornos de sueño en patología psiquiátrica.

 

            Nos vemos.

            jldia@able.es

En 1897 Krafft-Ebing junto con Meynert  proponen a un tan Sigmund Salomon Freud (1856-1939) para profesor extraordinario; el 5 marzo 1902 el emperador José lo ratificó. Empezaron entonces las famosas reuniones de la “Sociedad psicológica” de los miércoles. La vida de Freud ya se confundirá, a partir de entonces, con la historia del psicoanálisis. Pero sus obras están aquí para ser disfrutarlas, y nos hablan de nuestra vida sexual, represión, conflictos neuróticos  y de la interpretación de los sueños.

En 1895, publicó su “teoría general de las neurosis”, en las que opuso, las neurosis propiamente dichas (neurosis de angustia y neurastenia) cuyo origen sería la vida sexual actual del enfermo, a las Psiconeurosis (histeria y neurosis obsesiva) ligadas a un traumatismo sexual –real o fantasmagórico- que se remonta a la primera infancia.

 Vendrían después un “modelo teórico para la histeria”, y  “La interpretación de los sueños” (1900),  (donde analiza los sueños de sus pacientes y también muchos de sus propios sueños, registrados durante tres años de autoanálisis).  y la “Psicopatología de la vida cotidiana” (1904).

 

Rebasando lo individual, llegó a los dominios de la religión, de la cultura, el arte y la filosofía. Sus obras posteriores: “Tres ensayos sobre una teoría de la sexualidad” (1905), “Tótem y tabú” (1912), “Introducción a la metapsicología” (1915), “El tabú de la virginidad” (1918)  Más allá del principio del placer” (1920), “El yo y el ello” (1923), “Inhibición síntoma y angustia” (1926), “El porvenir de una ilusión” (1927) o “Malestar en la civilización” (1930).

A él le debemos conceptos esenciales tales como la noción de Represión, de Transferencia, la Libido, y el complejo de Edipo como núcleo central de la neurosis.

Sabemos de su dolorosa enfermedad terminal,  y de su exilio a Londres, a raíz de la invasión de los nazis de Austria, y por fin su final, incinerado en el cementerio de Goleen Grenn.