Sevilla Contra el derribo del 

Pabellon de Hungría


 

El Pabellón de Hungría es una de las joyas heredadas de Expo´92 que nos sonprenden al pasear por la Cartuja. Construido en principio como edificio efímero logró permanecer tas la muestra debido a su enorme belleza que encandiló a todos los que pudimos visitarlo. Está construido en madera y revestido de pizarra. Su arquitecto (Imre Makovecz) asemejó su aspecto exterior a una iglesia rural húngara en la que se alzan siete torres con campanas de bronce que tocan cada hora. Su interior está dividido en dos sectores perfectamente diferenciados: el oeste donde todavía se conserva el roble traído de las riberas del rio Danubio, cuyas raíces pueden verse a través de un suelo de cristal, y el sector este en donde se encuentran los contenidos del museo.

El Pabellón de Hungría es un espacio arquitectónico único, un espacio singular en el que se fusionan arquitectura y tecnología, diseño y medio ambiente, cultura y divulgación. En 2002 la empresa ExpoAn compra el pabellón para instalar en el la única iniciativa de ocio en España especializada  exclusivamente en la divulgación e investigación de las energías renovables y el medio ambiente: el Museo de la Energía Viva. Una iniciativa que ha tenido mucho exito y que ha sido alavada por la crítica internacional.

Sin embargo, el pasado día 10 de Enero la web www.sevilla21.com desvelaba que la empresa ExpoAn pretende derribar el pabellón para construir un edificio de oficinas, desde ese día han sido muchas las voces que se han alzado en contra del derribo de está joya sevillano-húngara y por el mantenimiento del Museo.

 

Días antes del cierre del Museo organizamos una recogida de firmas en la cafetería del pabellón con gran éxito de convocatoria y tuvimos oportunidad de visitar el pabellón y comprobar in situ la importancia del Museo y la belleza y monumentalidad del edificio:

    

 

 

El Museo cerro sus puertas el pasado 30 de Enero, pero aún podemos salvar el edificio. La asociación Adepa ya ha pedido la declaración del pabellón como BIC para evitar su derribo:

Adepa pide a la Consejería de Cultura que proteja el Pabellón de Hungría para evitar su demolición
El PGOU sólo protege cuatro pabellones de la Expo'92 frente a los 16 de la Exposición Iberoamericana del 29 que están catalogados
Europa Press
La Asociación en Defensa del Patrimonio (Adepa) ha solicitado a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía mediante un escrito que proteja los pabellones de la Expo'92 y evite así la demolición del de Hungría, considerado "una joya de la arquitectura en madera".

En el escrito remitido a la consejera del ramo, Rosa Torres, al que ha tenido acceso Europa Press, Adepa pide "la incoación de expediente para la inclusión del Pabellón de Hungría dentro del Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz", al tiempo que solicita "medidas de protección cautelar" para evitar su demolición.

El presidente de la entidad conservacionista, Álvaro López, recuerda en esta instancia que "de la Exposición Iberoamericana del 29 se encuentran protegidos y catalogados, aparte del propio recinto, 16 pabellones, que tras 80 años y, aunque con alguna alteración, siguen siendo útiles a la ciudad y manteniendo su diseño original".

Así, López considera que "nadie puede poner en duda el éxito de público y valoración de la Exposición de 1992, que además significó para la ciudad un impulso notabilísimo en comunicaciones, economía y patrimonio".

No obstante, lamenta que "a pesar de la importancia mundial de esta exposición, el nuevo PGOU sólo ha considerado dignos de protección cuatro pabellones --Navegación, Francia, España y Finlandia--".

Con respecto al caso concreto del Pabellón de Hungría, el presidente de Adepa argumenta que "representa, según valoración de diversas personalidades de la arquitectura, una de las edificaciones más originales de la Expo'92 y una obra singular realizada totalmente en madera por uno de los arquitectos europeos de mayor prestigio en una tipología constructiva de la que no existe ningún otro precedente en España".

Por tanto, considera que "significa una extraordinaria aportación al patrimonio artístico sevillano" e insiste en la necesidad de que se adopten "medidas cautelares que eviten su destrucción hasta la definitiva decisión de la Consejería de Cultura".

"GRAN NEGOCIO"

Por su parte, el portavoz de Adepa, Joaquín Egea, en otro escrito remitido a título personal, solicita también a la Junta que "se abra expediente para valorar los pabellones que aún quedan en pie de la Expo'92, protegiendo aquellos más destacados desde el punto de vista arquitectónico".

En esta línea, señala que "la función de Agesa como organismo estatal debe ser, además del recaudatorio, velar por la herencia de la Expo, aunque no lo haga, salvo que por velar se entienda las bodas, bautizos y comuniones que se celebran en el Pabellón de la Navegación".

De este modo, Egea critica "el gran negocio que se está haciendo con los terrenos de la Expo y el nulo rendimiento cultural, patrimonial y artístico que la herencia de la exposición universal está produciendo en la ciudad" y recuerda que "el PGOU ha catalogado diversos edificios de arquitectura 'moderna', entre ellos la nueva sede de Diputación, la Compañía Sevillana de Electricidad o el Colegio de Médicos, no estimando la herencia de la Expo".

APOYO DE ARQUITECTOS

La reivindicación de Adepa está reforzada por sendos informes de los arquitectos Enrique Nuere y Enrique Morales Méndez, a los que ha tenido acceso Europa Press, que se convierten en "base fundamental" de su planteamiento.

En el caso de Nuere, defiende el Pabellón de Hungría como "una joya de la arquitectura en madera" y afirma que "estamos necesitados de estos hitos que han supuesto un punto de inflexión en el aprecio de nuestro país por la madera".

"La especulación es todopoderosa y arrolla todo que se opone a su necesidad de fácil enriquecimiento, pero si no hay otro lugar para construir lo que ahora impide la pervivencia de este pabellón, al menos que se piense en su traslado y podamos conservar esta obra de un arquitecto singular que, sin duda, pasará a la historia de la arquitectura universal en madera y que Sevilla pueda contar con una de las pocas e irrepetibles obras que han salido de su cabeza", concluye el experto.

También se expresa en estos términos el profesor titular de la Universidad de Sevilla Enrique Morales Méndez, quien asegura que "son muchas las referencias aparecidas en revistas de arquitecturas de todo el mundo, que han elogiado este pabellón como muestra irrepetible de la construcción popular en madera".

 ____________________________________________________________________________________

¡¡¡SEGUIMOS EN LA LUCHA!!!

Más información: http://www.sevilla21.com/foro/especulacionencartuja93

Más fotos de la recogida de firmas: http://www.sevilla21.com/foro/recogidafirmas 

Más fotos de la quedada: http://www.sevilla21.com/foro/quedadacontraderribopabellon